Mi foto
Nombre:

viernes, agosto 04, 2006

Osos y ositos


El oso es un animal de la familia de los úrsidos, corpulento, de gran tamaño y muy musculoso, lo que le hace parecer un animal pesado y torpe, pero que sin embargo tiene una gran rapidez de movimientos. Habita en territorios montañosos y por ello los asturianos podemos contar con una población osuna, que desgraciadamente en estos momentos se encuentra en el grupo de animales en peligro de extinción ya que su hábitat se reduce cada vez más y se ve amenazado por el turismo que va en aumento y también por la caza furtiva que colaboró bastante a esta situación y por si esto fuera poco, los lazos puestos para cazar jabalíes y los venenos que se colocan con la intención de matar a los lobos también les perjudica. Gracias a Dios se está poniendo remedio y la población osuna parece que se está recuperando.

Aquí se le conoce con el nombre de osu y a sus crías se les da dos nombres dependiendo de su edad: a los recién nacidos, que suelen pesar entre 300 y 400 gramos, se les llama nalgaños pero al año pasan a llamarse esbardos y alcanzan los 12 o 15 kilos. A los 3 años y con unos 50 kilos se separan de la madre y se les considera ya adultos, así que a llamarse osu como todos.

Su fortaleza es muy grande, sus manos son más cortas que las patas por cuya razón el oso corre muy bien cuesta arriba, aunque cuesta abajo ya tiene más dificultades lo que produce que en algunos lugares con piedra suelta (pedrizas) o con vegetación corta, el oso “acula”, es decir, se sienta en el suelo y se deja deslizar ayudándose con las manos para mantener el equilibro. Sin embargo para trepar no tiene problemas, a pesar de su peso trepa a las hayas, a las higueras y a los cerezos silvestres. Aunque su forma de caminar es tambaleante y un tanto vacilante, aparentemente cansino y lento, es capaz de recorrer grandes distancias, deteniéndose únicamente para hacer sus necesidades o para tomarse un aperitivo con los frutos del primer arbusto que encuentre.

Su alimentación está basada prácticamente en bellotas, castañas, avellanas, bayas, tubérculos, brotes tiernos de gramíneas, que luego completa con insectos, miel, aves, y huevos. En algunas ocasiones se acercan a las aldeas si en sus cercanías existen panales pues la miel les gusta mucho, pero lo normal es que no se les vea y sólo se sabe de su existencia por las huellas que van dejando. Entre las acciones que se están llevando a cabo para su recuperación, quizás la más eficaz es la plantación en las zonas oseras de árboles frutales con lo que se evita que los osos tengan que acercarse a las zonas habitadas en busca de alimento.

Los osos, que tienen buen oído y mejor olfato, de vista al parecer andan bastante mal. Siempre gozaron de mala fama en cuanto a su carácter, son solitarios y agresivos en cuanto se sienten amenazados tanto ellos como sus crías, por eso me llamó mucho la atención el que haya sido elegido como el compañero mas habitual de los niños al ser tomado como modelo para uno de los juguetes mas entrañables: “el osito de peluche”. Eso me llevó a investigar para saber cual había sido el motivo de dicha elección y lo que encontré fue lo que os relato a continuación, aunque a mi no me aclara el por qué se eligió el oso y no otro animal de carácter más apacible.

Entre los que se disputan el origen del oso como regalo están los rusos, al parecer el Zar Nicolás II obsequió un oso de madera al Presidente de Francia con ocasión de la firma del Tratado franco-ruso; este dato no me parece que tenga nada que ver con lo que estamos tratando de averiguar.

Otros opinan que fue en Estados Unidos en donde el oso se convirtió en el antepasado del osito de peluche y se cuentan dos versiones, una dice que el presidente Theodore Roosevelt acudió como invitado a una cacería en Louisiana y como no fue capaz de cazar nada, sus anfitriones queriendo quedar bien con él le pusieron a tiro un oso joven, pero el presidente sintió pena por el animal y le dejó escapar, los periódicos se hicieron eco de esta noticia con una caricatura y un avispado juguetero, Morris Mitchom decidió crear un osito de peluche al que bautizó como Teddy; la otra versión cuenta que el hijo del presidente Roosevelt tenía un oso al que quería mucho y cuando se murió, el niño estaba tan triste que su padre queriendo aliviar su dolor mandó a un carpintero que le hiciera un oso de juguete al que bautizaron con el nombre del niño, Teddy; bien, esta leyenda pudiera tener mas relación con lo que andamos buscando.

El origen que nos queda es el alemán, también con dos versiones diferentes, una simplemente lo achaca a que como el oso es el símbolo de la ciudad de Berlín, los jugueteros decidieron fabricar unos osos de juguete; la otra versión nos cuenta que una costurera decidió hacer unos muñecos de trapo que tuvieron mucho éxito, aunque en realidad el primer modelo no fue un oso, si no un elefante. El cambio de elefante a oso dicen que se debe al sobrino de esta costurera que era un gran admirador de los osos. Por indicación suya se sustituyó el fieltro usado para su fabricación por mohair (tela hecha con pelo de cabra de angora) para que los ositos fueran más suaves. Bueno, a mi entender parece que esta última versión pudiera ser la mas acertada, pero en fin, sea como sea, los ositos de peluche creo que seguirán siendo uno de los juguetes mas entrañables que cualquier niño pueda tener.

45 Comments:

Blogger Anazia said...

Creo que tiene mucho que ver lo fuertes que parecen para proteger a los niños de los monstruos nocturnos, pero eso es conjetura mía y no tiene base histórica.

agosto 04, 2006 8:57 a. m.  
Blogger Tastavins said...

Pues esa pregunta me la había hecho muchas veces. Me alegra mucho que hallas puesto las explicaciones. Todas parecen tener su lógica.
Personalmente me encantan los ositos de peluche y los osos reales también, aunque estos no para abrazarlos, claro!
Los nombres que se les da según la edad son muy curiosos.
Un abrazo!

agosto 04, 2006 12:39 p. m.  
Blogger TOROSALVAJE said...

A mi me producen ternura, probablemente es una imagen idílica, pero es así, otra vez, no me cansaré, muchas gracias.


Besos.

agosto 04, 2006 12:41 p. m.  
Blogger Noa- said...

A mi me regalaron un koala de peluche en vez de un osito, y le tengo mucho cariño.

Saludos

agosto 04, 2006 3:04 p. m.  
Blogger Elen said...

Es curioso, los osos junto con los hipopótamos son los animales que aunque tengan aspecto amigable me resultan de lo más feroces.

Hola Leo! volví.

Un beso.

agosto 04, 2006 5:34 p. m.  
Blogger vitore said...

Bonitas historias las que cuentas. Se está bien en este blog.

Como curiosidad, recuerdo que un compañero de trabajo que tuve hace años aprovechaba "todas" sus vacaciones para ir a "ver" osos a Canadá. Un enamorado auténtico.
Un beso.

agosto 04, 2006 6:20 p. m.  
Blogger Aniwiki said...

Me encantan los ositos, hace un tiempo puse algo sobre ositos, pero eran un poco diferentes. Un saluwiki y espero seguir leyendo tus lindas historias.

agosto 04, 2006 6:25 p. m.  
Blogger digler said...

yo me inclino por la ternura que inspiran los osos pequeños (aunque creo que todo animal pequeño inspira ternura) como fuese, los osos serán siempre el motivo preferido de los niños (y muchos adultos)

agosto 04, 2006 7:14 p. m.  
Anonymous nina said...

¿tu tienes un osito de peluche?yo si me lo regalaron mi hijo y nuera cuando estaban novios y ahora se dan bafetadas por Piti mis nietos.Les puedes preguntar lo más esencial que lo saben. Somos buenos pedagogos. Si no te importa lo voy a imprimir para leerselo. Besos nina

agosto 04, 2006 8:55 p. m.  
Blogger reina said...

Los ositos pequeños son lindos de verdad, aunque al crecen se conviertan en temibles. Muy interesante la investigación, sobre todo la versión de Roosvelt, ya que siempre me había intrigado la costumbre de los anglosajones de llamar "Teddy Bear" a los ositos de peluche.

Me alegro de la recuperación del osu, algo bueno para celebrar.

Un besote, guapa.

agosto 05, 2006 11:12 a. m.  
Anonymous darilea said...

Querida Leo entrar en tu página es aprender cada día una cosa nueva.
Me encantan los ositos de peluche.
Besitos.

agosto 05, 2006 1:19 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Anazia - Tu explicación es tan buena como cualquier otra, vistas las que encontré.

Tastavins – A mi también me gustan los osos, bueno, a decir verdad, casi todos los animales aunque a algunos no sea muy recomendable darles un abrazo :-).

Torosalvaje – Si, ternura, ese es el sentimiento que producen los ositos de peluche quizás influya la idea que de ellos nos dieron siempre.

Noa – Los Koalas son otros animales que al verlos apetece acariciarlos pero no se si eso sería muy recomendable, tendré que investigar un poco sobre su carácter.

Elen - ¡Qué alegría!, creí que ya lo habías dejado para siempre, en cuanto pueda pasaré por tu casa. Bienvenida.

Vitore – Aunque no es muy recomendable acercarse mucho a las zonas oseras y no por el peligro que se pueda correr, si no por el daño que la presencia humana representa para ellos, no está mal que alguien utilice sus vacaciones para ir a visitarles en su hábitat natural.

Aniwiki – Gracias por dejarme la dirección de la página en donde escribiste sobre los osos, la visitaré.

Digler – Cualquier cachorro produce ternura y unas enormes ganas de acariciarlos y los esbardos no son una excepción.

Nina – No, ahora no tengo ningún osito de peluche porque los que tenía se los fui regalando a los hijos de mis amigos y ya no me queda ninguno. Puedes copiar lo que quieras y espero que a tus nietos les guste.

Reina – Yo espero que la recuperación del oso pardo, que es el que habita en Asturias, sea una realidad, sería una pena que desaparecieran y creo que con buena voluntad hay sitio para todos sin molestarnos unos a otros.

Darilea - Me alegra que te guste venir a mi casa y que seas una enamorada de los ositos de peluche.

agosto 05, 2006 1:35 p. m.  
Anonymous Trini said...

Pues no sé de donde viene la costumbre ni que leyenda es la real, pero yo duermo con un osito de peluche... Lo tengo sobre mi cama y cuando me siento triste me consuela abrazarlo. Fijate, a mi edad y con esas... Pero es la verdad.
Siempre me han gustado los peluches y desde luego el oso es mi preferido.

Besos muchos

agosto 05, 2006 4:50 p. m.  
Blogger Ogigia said...

el oso...el hijo de la ninfa calisto...otro día te lo cuento

agosto 05, 2006 5:10 p. m.  
Blogger AZUL said...

Definitivamente...son animales dentro de todo su poderío, sumamente compañeros, tiernos, fuertes y protectores, que más podria pedirse para acompañar las noches de un niño como un hermoso mito...de peluche.

Mil bikos Leo y buen fin de semana:D

agosto 05, 2006 11:50 p. m.  
Blogger incondicional said...

Gracias una vez más por contarnos cosas que no sabemos.
Recuerdas cuando en el Campo San Francisco tenían osos?, se me olvidó el nombre, cachisnamarrrrrrr.

Bueno me gustan mucho los ositos y adoro los abrazos de oso, son tan envolventes...;-), comprueba , te dejo uno.

agosto 06, 2006 2:08 a. m.  
Blogger Enrique Rosero said...

Pues yo los he regalado y recibido.. y puedo asegurar que tiene poderes curativos y reconciliadores..mi novia me quiere de nuevo.! :-)

agosto 06, 2006 3:11 a. m.  
Blogger Martín said...

Definitivamente hasta para escribir sobre el reino animal y hacerlo ameno hay que saber contarlo, hay que tener buena pluma, como se dice… Felicitaciones, Leo, por tu bien documentada crónica. Con relación a los ositos de Peluche, sabía que el Osito Teddy fue bautizado así por el presidente Teddy Roosevelt. Pero desconocía el contexto…

Saludos cordiales

Martín

agosto 06, 2006 5:28 a. m.  
Blogger Matías Zelick said...

Yo sólo conocía la historia de Teddy Bear. Tengo un amigo al que llamo así desde pequeño porque siempre tenía un oso en su cuarto que era más grande que nosotros.
Un abrazo Leo.

agosto 06, 2006 5:51 a. m.  
Blogger bohemiamar said...

Ay los osos! qué pena me dan, qué perseguidos están por el destructivo ser humano. Cuídenlos mucho por favor para que se puedan reproducir y salvar.
BELLO POST!!!

Un abrazo.

bohemiamar.

agosto 06, 2006 10:40 a. m.  
Blogger almena said...

Leodegundia, me ha encantado lo que cuentas sobre los nombres de los osos según sus edades. Hasta llegar a ser "osu" adulto. Nalgaños y esbardos...
¡me encanta!

Un beso. Feliz domingo

agosto 06, 2006 1:23 p. m.  
Blogger TICTAC said...

Aunque sea acogedor abrazar un suave oso de peluche, no pega con el caracter poco docil del original..y eso me lo he preguntado tambien yo algunas veces. Ahora tu me lo aclarastes...siempre he oido hablar de Teddy bears, y Teddy es el diminutivo de Theodore, asi' que el relato sobre el presidente americano seguramente es la razon verdadera.
Este es otro de los tantos angulos cautivadores que tienes para enfocar temas interesantes y espinosos como este de preservar los osos asturianos en peligro de extincion y concientizarnos al respecto.
Un abrazo!

agosto 06, 2006 8:46 p. m.  
Blogger Carlos said...

Impresionate! quizá los ositos de peluche es que también para muchos son "apapachables". Creo que me convence mas la última teoría. En un lapso no mayor a 2 días pondré fotos de Guadalajara Leo ;).

besos!!

agosto 07, 2006 4:56 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Trini – No hay edad para exteriorizar los sentimientos y si tu osito te consuela cuando estás triste pues no dejes de abrazarlo, te entiendo perfectamente.

Ogigia – Encantada con que me lo cuentes y por favor que no se te olvide, me encantan las historias.

Azul – Si, quizás es esa fuerza la que hace que los niños se sientan protegidos, sea lo que sea la verdad es que es un juguete muy amoroso.

Incondiconal – Jaja, los osos de Parque San Francisco eran dos, una pareja y se llamaban Petra y Perico, Petra era muy gruñona, pero Perico era muy paciente con los niños. Gracias por el abrazo.

Enrique Rosero – Bienvenido a mi casa.:-))) No está mal saber que los ositos de peluche tienen esos poderes curativos y reconciliadores, habrá que tenerlo en cuenta.

Martín – Me alegra que te guste mi forma de contar las cosas, es gratificante saber que los que te visitan se sienten a gusto, espero poder seguir contando más.

Matías Zelick - ¡Qué sorpresa!, me alegra mucho volver a verte por mi casa. La verdad es que esos osos tan grandes suelen ser un poco molestos pues es difícil encontrarles sitio, pero no dejan de ser entrañables.

Bohemiamar – Bienvenida a mi casa. Si sólo fueran los osos los perseguidos la cosa no iría tan mal, pero son muchos los animales a los que no se les respeta ni se les cuida, pero en fin, todos tendremos que hacer lo más posible para que no desaparezcan estos animales tan bellos.

Almena – Bueno, supongo que en cada lugar tendrán unos nombres diferentes, pero como hablé de los asturianos, me pareció bien dar a conocer los nombres que aquí son habituales.

Tictac - :-))) Supongo que abrazar a un oso grandote de verdad no debe de ser muy recomendable pero lo que si hay que hacer es procurar no dañarles, la gente piensa que ir a visitarlos es algo bueno pero no se dan cuenta que a los osos les gusta la soledad y el gritería de los visitantes que para nada tienen en cuenta eso del silencio, las fotos que les hacen y la suciedad que dejan (bolsas, latas, papeles…) son un gran perjuicio para ellos. No todo el mundo sabe contemplar la naturaleza respetándola.

Carlos - :-)) Simpática palabra esa de “apapachables”. Estaré pendiente para ver las fotos, muchas gracias.

agosto 07, 2006 9:56 a. m.  
Blogger Carlos said...

Siempre quise tener un osito de peluche para abrazarlo por las noches...Al final termine superandolo yo solo. El miedo a la oscuridad vaya.
Saludos!

agosto 07, 2006 11:09 a. m.  
Blogger Bohemia said...

Te dejo aquí un gran abrazo de oso por enseñarnos que todo tiene su historia.
Besos

agosto 08, 2006 3:31 a. m.  
Blogger Dianora said...

A mí me encantan los osos. Cuando me escapo al zoo de Madrid lo primero y último que hago es ir a ver a los osos pardos, que siempre, pese a lo grandes y temerosos quepueden llegar a ser, tienen una actitud muy graciosa :-)

Y si ya hablamos de osos de peluche, todavía no he encontrado ninguno que no sea entrañable :-)

Besos

agosto 08, 2006 11:46 a. m.  
Anonymous diego said...

Yo tengo un osito de felpa desde hace ya varios años que me regalaron en un cumpleaños. Me tardé más de un año en descubrir que tenía un abolsa secreta en la espalda en la que venía el verdaero regalo que era una carta. En esa bolsita ahora, escondo algunas cosas, con la esperanza de que alguien las descubra pronto.
Un abrazo Leo!

agosto 08, 2006 4:45 p. m.  
Anonymous unjubilado said...

A raiz de la suelta de media docena de osos en el Pirineo francés, (que pasaban al español, al ser un clima más cálido en invierno) empecé a preparar un artículo sobre estos animales, pero al consultar diversas fuentes, desistí ya que los ganaderos se quejaban de que la administración no les pagaba el valor de las reses muertas, esta a su vez alegaba que aquellos se aprovechaban de las reses en malas condiciones para decir que las habían atacado los osos. Incluso leí las manifestaciones del cazador que había matado al último de los osos, eran tal las contradiciones que borré el artículo ya que en mi ignorancia no sabía quien tenía la mayor parte de razón.
Saludos

agosto 08, 2006 5:32 p. m.  
Blogger Raúl said...

Me parece incríble leer este blog hoy... Ayer estaba bromeando con un amigo, y le decía que el que había hecho la abstracción de un muñeco tierno, a partir de un oso, definitivamente estaba muy drogado...

La verdad sigo pensando eso, aunque la historia de Teddy me gusta más... A pesar de que T. Roosvelt no haya sido nada tierno con Colombia, me alegra pensar que al menos lo fue con un osito joven...

Saludos,

agosto 09, 2006 2:41 a. m.  
Anonymous Adrià Urpí said...

Hola Leo, vuelvo a tener problemas con el Blogger, y cuando te enlazo, sólo me muestra el post del "motín de los Gatos"...pero bueno, ya he vuelto ha encontrar la manera de visitarte.

Por lo que sé, la que tiene más visos de ser cierta es la de el Oso Americano...al menos por los ejemplares antiguos que he visto en subastas. Los europeos son siempre más modernos.

Besos.

agosto 09, 2006 10:10 a. m.  
Blogger Cris said...

Me ha encantado este post... No sabía el porqué de la denominación Teddy Bear, y ahora que la conozco la verdad es que lo de Teddy ya no me parece tan tierno, pero es bueno conocer los orígenes.
Yo tengo un claro favorito, también con historia: el oso Paddington. Surgido a partir de un personaje creado por el escritor británico Michael Bond. En sus libros para niños y mayores cuenta las andanzas de un oso que llega en barco a Inglaterra, desde el Perú profundo. Un matrimonio inglés se lo encuentra en la estación de trenes londinense de Paddington y se lo llevan a vivir a su casa, como uno más de la familia.
Un abrazo!

agosto 09, 2006 12:52 p. m.  
Blogger Azusa said...

Jejeje, con la miel me has recordado al oso Yogui y a Winnnie the Pooh...
La leyenda americana me sonaba de algo, supongo que porque allí les llaman Teddy Bears a los ositos de peluche, pero las otras ni idea

agosto 09, 2006 1:22 p. m.  
Blogger Mazeekeen said...

Los de peluche son muy monos, sí, pero, como dijo alguien más arriba, ¡mira que tienen mala leche los osos de carne y hueso!
Desde luego, un oso de peluche sigue siendo el regalo más amoroso que se puede hacer ^_^.
¡Ah! No sabía que eras asturiana (puedo equivocarme, pero lo de "osu" me suena muy asturiano).

agosto 09, 2006 10:27 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Carlos – Bienvenido a mi casa. Está bien que hayas superado tus miedos nocturnos, pero no está mal tener un osito de peluche en casa por si algún día vuelven.

Bohemia – Gracias por el abrazo osuno y no lo dudes, todo tiene su historia mas o menos interesante.

Dianora – Lo bueno de los osos, como de cualquier otro animal sería que pudieran vivir en libertad pero algunos zoos son bastante aceptables.
Tienes razón en que todos los de peluche son entrañables.

Diego - :-)) Si quieres que alguien especial descubra los secretos de tu osito, no dejes de darle algunas pistas para que no tarde tanto como tú en descubrirlos.

Unjubilado – Pues no estaría mal que pensaras de nuevo en escribirlo pues sería bueno que todo el mundo conociera todas esas diferentes versiones que rodean a la vida de los osos que viven en una supuesta libertad. Como en todos los asuntos, cada uno intenta sacar provecho, los campesinos, la administración, los cazadores, todos menos los osos que no tienen forma de defenderse. Anímate y escribe sobre ello.

Raúl – Los políticos no son nada tiernos con nadie a no ser que estén en campaña electoral, pero al menos no dejaremos de aplaudir al presidente americano por haber salvado la vida del oso.

Adrià Urpí – Quizás sea el diañu burlón el que anda por los medios para impedir que tus visitas a mi blog no estén exentas de problemas, menos mal que encontraste el camino.
Gracias por la información de las subastas, ese es un buen dato.

Cris – Todos los personajes de los cuentos protagonizados por animales son encantadores, muchos son los que yo tengo leído a mis sobrinos entre ellos el de una nutria muy lista que al finalizar cada una de sus enseñanzas terminaba con esta frase “y si la nutria lo sabe, por algo será”.

Azusa – Tienes razón, las aventuras de oso Yogui que nunca se veía harto de comer y robaba las cestas de los visitantes del parque acompañado por su inseparable amigo que si no recuerdo mal se llamaba Bubú.

Mazeekeen – Bueno, tienen mala leche cuando se les molesta, en realidad a ellos les gusta la soledad y la libertad dos cosas cada vez más difíciles de conseguir.
Si, soy asturiana y como digo en el escrito en nuestra tierra todavía nos quedan unos cuantos osos.

agosto 10, 2006 7:22 a. m.  
Blogger MAURA_ said...

Leerte siempre deja esa sensación de aprender algo nuevo.
Mi hijo tiene un osito(tiene 18 años)
se lo regaló su polola(uf defino polola noviecita sin intenciones de algo serio "adolescencia pura" y le regaló para su cimpleaños un osito con un parche de IRON MAIDEN eso según yo refleja es un niño aún y duerme con el oso y no es chiste.
Besitos Leo... me encanta leerte.

agosto 10, 2006 6:52 p. m.  
Anonymous José Sans said...

Hola Leo:
Al igual que las palabras que expongo en mi diario, el origen de todas estas cosas muchas veces se pierde en lo más remoto y lo que afloran son esas leyendas.
Quizás nació sin ninguna intención definida, si no que simplemente cuajo y ahí quedo.
Besos y felices vacaciones, el domingo marcho 15 días.
José

agosto 10, 2006 9:18 p. m.  
Blogger Mazeekeen said...

¡Qué suerte tenéis! En Galicia, con la que nos ha caído últimamente no sé yo si nos quedará ya mucha cosa. ¡Sniff!
¡Con las ganas que tenía yo de volver allá y reencontrarme con mis bosques! Es que aquí en Zaragoza no es que haya mucho verde :P.

agosto 11, 2006 2:47 a. m.  
Blogger AZUL said...

Un bikiño fuerte Leo...y buen fin de semana!

agosto 11, 2006 7:33 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Maura – No importa los años que se tengan, en muchas ocasiones apetece abrazarse a algo y un osito siempre te recibe con agrado de forma amorosa.

José Sans – Tienes razón, puede ser que haya sido elegido sin más y yo estoy dándole vueltas en busca de una explicación, pero lo importantes es que está ahí como un buen y fiel acompañante.
Te deseo que lo pases muy bien en tus vacaciones.

Mazeekeen – El tema de la quema de bosques es algo que me pone de un humor horrible, no me cabe en la cabeza que la gente no se de cuenta del alcance de la tragedia que suponen los incendios pues no sólo es la pérdida de los árboles, también está la pérdida de los animales y sobre todo la desertización que cada vez es mayor, en fin, quizás debería de tratar esto en un artículo.

Azul – Buen fin de semana para ti también.

agosto 11, 2006 8:25 a. m.  
Anonymous Consumidor irritado said...

Leo permiteme una pequeña corrección, aunque hay cabras de Angora, la lana de Angora no es la de las cabras sino los conejos del mismo nombre. La nana de Angora (angorina) es pelo de conejo. http://www.puc.cl/sw_educ/prodanim/notrad/siv5.htm

agosto 14, 2006 8:41 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Consumidor irritado – Gracias por tu corrección, eso me deja claro que leíste lo que escribí con toda atención.
Yo me refería al mohair y según la Enciclopedia Larousse dice en sus tres puntos:
1 . Pelo de cabra de angora con el cual se fabrican telas ligeras y lanas para hacer punto.
2. Lana fabricada con este pelo.
3. Tela hecha con esta lana.
Si buscamos por angora dice entre otras cosas: La cabra de angora o cabra mohair, presenta un pelaje espeso y sedoso y también que el carácter de angora está presente en diversas especies particularmente en el gato y en el conejo y que a los conejos se les esquila cada dos años y su pelo mezclado con lana se utiliza en la fabricación de géneros de punto.
¿Es posible que haya alguna pequeña diferencia entre mohair y angorina?, intentaré averiguarlo, pero creo que el mohair es un tejido de lana con menos pelo que la angorina quizás por eso se había utilizado en la fabricación de los ositos, entre tanto, repito que gracias por tu corrección.

agosto 18, 2006 8:34 a. m.  
Blogger marioalbarez said...

Me pareze muy monos esos ositos pero as escrito mucho te as devido esforzar mucho

septiembre 04, 2006 6:54 p. m.  
Anonymous natacha said...

saben yo se una leyenda de los osos de peluche cuando alguien haceun osito de peluche y le pone un liston de colr rojo y se lo regala a la persona que mas quiere claro que tambien tiene q estar bautisado con tu nombre para que la persona a quien se la regalas pueda tenerte algo de amor acia ti yo lo intente y funciono

noviembre 07, 2008 11:52 p. m.  
Blogger Julian Castro said...

Siempre y todos los dia son fechas para no pasar por alto, vivamos una epoca de armonia, acompañamineto y detalles, celebra compartiendo y regalando
Regalos con Peluches o Chocolates en familia y para todos.

octubre 27, 2015 9:54 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home