Mi foto
Nombre:

jueves, enero 25, 2007

Premonición


En la vida de algunas personas suceden cosas que nadie puede explicar y que terminan por dar lugar a leyendas más o menos fantásticas y eso es lo que le sucedió a María Hore Ley.

Esta mujer, nacida en Cádiz en 1742, era hija de Miguel Hore y María Ley, irlandeses establecidos en la zona y dedicados al comercio. Fue bautizada con los nombres de María, Gertrudis, Catalina, Margarita, Josefa y Sabad, pero, a pesar de tanto nombre, fue mas conocida por el apodo de “La Hija del Sol”, con el que firmaba sus escritos.

Para la época en que le tocó vivir, parece que tuvo una formación bastante amplia, que complementada con su gran afición a la lectura y facilidad para versificar la convirtió en una poetisa que escribía bajo el seudónimo ya citado. Físicamente estaba dotada de una gran belleza lo que quizás propició el sobrenombre de Hija del sol.

En agosto de 1762, Maria Hore se casó con Esteban Fleming, hombre de negocios de origen inglés, del Puerto de Santa María en donde fijarán su residencia. A poco de la boda Esteban tuvo que viajar a La Habana por asunto de negocios y para no dejar sola a su mujer, la llevó a casa de su madre que vivía en la isla de San Fernando, quizás los celos promovidos por la belleza de su esposa y por el apasionamiento que ella reflejaba en sus versos le llevaron a alejarla lo más posible del círculo de amistades, pero cuando las cosas tienen que suceder, suceden.

Allí conoció a un apuesto oficial de la marina Real, don Carlos de las Navas, que como suelen decir en todas las historias de amor “se enamoró perdidamente de ella” y por lo que se ve María aceptó sus galanteos permitiéndole incluso entrar en su casa, utilizando una pequeña puerta trasera que daba a un pantano llamado “La Albina” que separaba la ciudad del mar. El secreto de estas visitas estaba apoyado por Francisca, la criada negra de María, que era la que abría la puerta cuando sonaba la señal convenida.

Un día, el marino tuvo que desplazarse a Jerez para asistir al entierro del que había sido su capitán general por lo que María se extrañó al escuchar la llamada de costumbre en la puerta que daba al pantano, consultó con la mirada a Francisca y esta decidió abrirla viendo como entraba don Carlos embozado en una capa y seguido de otros dos hombres también embozados que sin decir palabra dieron unas cuantas puñaladas al enamorado desapareciendo a continuación tan en silencio como habían llegado.

Las dos mujeres asombradas y asustadas apenas si podían reaccionar, pero temerosas de lo que les pudiera pasar, cogieron el cadáver y lo arrojaron al pantano para a continuación limpiar toda la escena del crimen procurando que no quedara señal alguna de lo que había ocurrido.

La sorpresa fue mayúscula cuando al día siguiente María, que pálida y nerviosa estaba sentada en el mirador, vio aparecer en la calle a la brigada de Marina procedente de Jerez y al frente de cuya formación iba don Carlos que con su discreción habitual la saludó con una sonrisa.

Repuesta del susto, ella y Francisca se dedicaron con toda la prudencia posible a comprobar los movimientos de don Carlos para averiguar si en algún momento había salido de Jerez aquella noche, cosa que no había hecho. Luego indagaron por si hubiera aparecido algún cadáver en el pantano, pero el resultado también fue negativo. Todas estas pesquisas con resultado negativo alteraron a María hasta el punto que en pleno ataque de nervios confesó su pasión y su culpa decidiendo escribir una carta a su marido explicándole su infidelidad y pidiéndole licencia para entrar en un convento.

Como es de suponer, su marido se la concedió a toda prisa y Roma mandó una bula especial para que pudiera profesar en el convento franciscano de Santa María de Cádiz, donde ingresó en 1779 y vivió hasta su muerte el 9 de agosto de 1801, siendo enterrada en un patio de dicho convento.

Lo que le pasó, ¿fue un sueño o una premonición de lo que podía haber pasado si siguiera encontrándose con su amado?, no se sabe ni creo que llegue a saberse jamás, pero la historia está ahí y quedó reflejada en un cuento escrito por Cecilia Böhl de Faber titulado “la Hija del sol”, en el que asegura que la historia es cierta.

No por entrar en el convento dejó de componer, al parecer durante veinte años siguió escribiendo versos tristes que enviaba a veces al “Diario de Madrid” firmados con las letras: L.H.D.S., iniciales de su apodo La Hija del sol.

Su fama como poetisa quizás no fue grande aunque fue incluida en una Antología de Poetisas que publicó la Real Academia Española, la mayor fama por lo que se ve se la dio su hermosura y dicen que José María Pemán escribió sobre ella: “Yo estoy seguro que fue su gran belleza física la que le valió su apodo. Aunque se ha repetido desde los manuales de literatura hasta la Antología de Poetisas de la Real Academia que sus versos eran bellos, la que era bella, indudablemente, era ella”.

Sólo pude conseguir el final de una de sus obras, la titulada “Aviso a una joven que va a salir al mundo” y que dice así:

“Esta es Filena mía
la ignorante ambición de nuestro sexo;
a esta ruina impía
la incauta joven vuela
cuando al mundo se entrega con exceso.

Huye de aquel embeleso
con que al alma la abisma,
y cuando en él vieres
evita sus placeres:
sé custodia severa de ti misma,
que si te encuentra fuerte,
perderá la esperanza”.

42 Comments:

Blogger AZUL said...

Me encanto la pintura....me fascino, casi tanto como tus palabras, me voy con una sonrisa, la belleza existe, cuando te leemos.

Bikos :)

enero 25, 2007 11:37 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Creo que Cecilia bolh de Faber conocida con el seudónimo de Fernan Caballero narra un hecho real.

Las premoniciones existen y lo dice alguien que pasó por una experiencia similar:cutro meses antes que mi hijo sufriera un accidente con politrumatismo en todo el lado derecho,yo vi como ocurria el accidente y su estancia en el hospital, como la entrada en coma . Fue dantesco pero hoy tengo un chicarrón con una nieta y un nieto que me parece mentira . Besos y has tocado un tema que da para amucha imaginación, de una manera muy delicada.Ahora un abrazo Nina

enero 26, 2007 1:28 a. m.  
Anonymous Xa said...

Seguro que era guapísima, para lo que le valió.... :-(, todas las historias bonitas tienen un trágico final, veamos, no era mejor un divorcio????, vale, ya sé que no existía peeeero, un convento???, seguro que había otra solución.
Mira que me gustan las historias románticas, pero con final feliz ;-), al estilo de Oficial y Caballero..., va , no me hagas caso, dejo volar la imaginación y :-)

Dos abrazos, venir a tu casa es como ir a la Uni, siempre salimos con alguna enseñanza.

Gracias amiga y 2 besinos.

enero 26, 2007 1:30 a. m.  
Blogger TOROSALVAJE said...

Creo en las premoniciones. He vivido una tan impactante que jamás la olvidaré.

Me ha gustado saber de la hija del Sol.

Besos.

enero 26, 2007 10:25 a. m.  
Anonymous marian said...

He pensado más en la Infelicidad que en la expiación de una Infidelidad; más que en la premonición y la leyenda, en una renuncia... en un esconder el sol en la clausura.¿Por qué?, quizá porque en su poesía no se palpa el misticismo inspirado de forma tardía. Se especula a cerca de la pérdida de un hijo de 7 años a causa de la viruela. De haberse producido este hecho tan doloroso e imposible de superar, tal vez buscase refugio en su propio mundo, en el que no cabe continuar con un matrimonio de conveniencia. También me ha llamado la atención que el marido se apresurara a perder a su mujer de vista de forma tan conciliadora, que no viera ningún inconveniente en el hecho de que la separación canóniga implicaba también para él la aceptación del celibato y que no podría rehacer su vida hasta el fallecimiento de esta. Pero es fácil imaginar que tal vez sólo compartieron una Compañía comercial y que esta separación le aportó compensaciones económicas suficientes como para ir haciendo mutis por el foro y rehacer su vida en las Américas.
Tal vez por eso, como dices, escribía versos tristes, y su existencia de poetisa casada, madre y monja profesa siga siendo una incógnita.
El poema en el que hace mención a la muerte de ese hijo, es este



Estas hermosas flores,
que adorno fueron mío,
y hoy con trémula mano
entretejo y matizo;
A esas tus yertas sienes,
conforme, las dedico;
último don funesto
del maternal cariño.
Entre tus fríos dedos,
conforme, sólo aplico
esta flor, que retrata
la aflicción que reprimo.
Por lo que me has costado,
por lo que te he querido.
resistencia me implica
el Hacedor divino.
Y a las dos veces y¿... madre?
pues más que yo lo ha sido
fuerza con que resista
a dolor tan cetrino
tomad, piadosa gente,
ya os entrego mi hijo,
y ni tocar su rostro
a mis labios permito.
Ya su espíritu habita
en más dichoso sitio:
y tras sí se ha llevado
sentimiento y sentido.
De la naturaleza
ceda el impulso altivo
al superior decreto
De quien así lo quiso.


Un besín y buen fín de semana

enero 26, 2007 11:24 a. m.  
Blogger Noa- said...

Me ha encantado conocer a esta mujer a través del peculiar estilo de tus letras.

Saludos

enero 26, 2007 11:45 a. m.  
Anonymous Gaviota said...

Muy interesante, leer este post ha sido una muy buena manera de empezar el día. Me encantó la pintura. Un abrazo

enero 26, 2007 4:01 p. m.  
Blogger Darilea said...

Leo no conocia la historia de la Hija del Sol, que lástima que su amor tuviese el triste final de las paredes de un convento.
La única forma de libertad de su amor, fue plasmada en unas letras con ella se hizo efímera.
Besitos Leo.

enero 26, 2007 4:08 p. m.  
Blogger ka said...

Curiosa historia que desconocia...
me alegra que la dejaras por aqui,
saludos

enero 26, 2007 9:44 p. m.  
Blogger almena said...

Interesante, Leodegundia.
Ayudando a que se conozca la historia de esta mujer.

Un beso

enero 27, 2007 12:29 a. m.  
Blogger ¨*+Fairytale*Princess*+ said...

♥ !que lindo post!

enero 27, 2007 3:00 a. m.  
Blogger Carlos said...

Creo que alguna vez oí hablar de ella pero nunca con detenimiento, y creo que l o que hizo fue un gran acto de conciencia pues cuantos no viven hoy en medio de mentiras y engaños.
Que tengas un lindo fin de semana Leo! Un gran abrazo desde Morelia

enero 27, 2007 5:02 a. m.  
Blogger Ogigia said...

Ufffffffffff, creo que a veces quizá si sucedan esas cosas....Da algo...

Pero lo mejor: lo bien contado que está el suceso

enero 27, 2007 6:12 p. m.  
Blogger Azusa said...

Qué bonita historia... y qué extraño suceso...

enero 27, 2007 6:39 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Azul – Pues la pintura es un fragmento de un cuadro de Jean Honoré Fragonard titulado “El beso robado”, me pareció muy adecuado para el tema de hoy.

Nina – Gracias por poner el seudónimo de Cecilia Böhl de Faber, este detalle se me pasó a mí. Da gusto tener tan buenas colaboradoras.
Yo también creo que las premoniciones existen, aunque tengo que reconocer que yo no tuve ninguna.

Xa – Siento que esta historia no tuviera final feliz, pero en la vida real pocas lo tienen, además en este caso concreto, quizás no fue todo tal y como se cuenta, hay que pensar que las costumbres de aquella época eran bastante diferentes a las de ahora así que quizás la única salida que le quedó fue irse al convento como mal menor o sencillamente porque ella misma quiso aislarse de un mundo que no le gustaba.

Torosalvaje – Como ya le dije a Nina yo también creo en ellas aunque nunca tuve ninguna.

Marian – Muy interesante lo que comentas, pero no creo que al marido le importara nada esa aceptación de celibato mientras ella viviera pues seguro que no era mas que papel mojado, ya sabes que en aquellos tiempos las leyes para los hombres eran mucho menos rígidas que para las mujeres.
No se como encontraste el poema, yo no fui capaz por más que revolví en libros y en Internet, así que te lo agradezco mucho pues el fragmento que yo puse no creo que fuera la muestra más representativa de su obra, aunque sea interesante.

Noa – Siempre es interesante conocer las vidas de algunas personas pues además nos muestran los ambientes y las costumbres de la época en que les tocó vivir.

Gaviota – Me alegra que te haya gustado, como ya le comenté a Azul es obra de Jean Honoré Fragonard.

Darilea – Quizás las paredes del convento, más que un castigo para ella, fueron un refugio.

Ka – Bienvenida a mi casa. Me alegra que te haya gustado la historia.

Almena – Hay tantas historias interesantes que no se si me dará tiempo a contar muchas de ellas, así que procuro contar las menos conocidas.

*+fairytale*princesa*+ - Bienvenida a mi casa, :-)) complicado escribir tu nombre.
Me alegra que te haya gustado mi casa.

Carlos – Lo de la infidelidad es algo que existió a lo largo de los siglos y seguirá existiendo, lo que pasa es que no todas las historias terminan igual y la de María Hore terminó de forma triste.

Ogigia - No se lo que se sentirá teniendo premoniciones, pero me parece que tiene que ser bastante preocupante.

Azusa - Si, extraño si lo es y no se si algún día se podría conocer la verdad de lo que existió.

enero 27, 2007 7:06 p. m.  
Anonymous Trini said...

Como me sucede con muchos de tu sposts, esta es otra historia de la que no tenía ni idea.

Yo si creo en las premoniciones, pero no creo que dos personas distintas las tengan del mismo caso en el mismo momento.

Besos

enero 27, 2007 7:07 p. m.  
Anonymous unjubilado said...

Como siempre el artículo me ha gustado mucho, quiero aportar un pequeño poema de María Hore.
“Si la mano no ociosa
a la labor aplica,
lo útil no elige, sí lo delicado;
y tal vez oficiosa
su trabajo dedica
para interprete fiel de su cuidado.”
María Hore.
Un abrazo

enero 27, 2007 8:13 p. m.  
Blogger Isabel Romana said...

Una historia muy propia del romanticismo, cuando lo sobrenatural ejerce una fascinación especial. Pero, a lo que parece, el muerto debió ser verdadero, o soñaron ama y criada al mismo tiempo. Un enigma con muerto. Fascinante. Besos, querida amiga.

enero 27, 2007 9:30 p. m.  
Anonymous Noa con las mujeres en la sombra said...

Yo siempre pensé que esta historia era una de esas leyendas que con el tiempo se engordan, pero ya veo que tiene sus bases...pues nada, yo no entro en esos temas de si existen los presentimientos o no, jeje!
A algunas personas les ha pasado claro; pero dos a la vez...son cosillas de la leyenda que le engordan alrededor, creo. También pienso que este tema es un rasgo romántico de la época.
Em fin Leo, muchas gracias por habérnosla expuesto al debate.
Voy despidiéndome, que el uno de Febrero me marcho de la red hasta después de algunos meses, no creo que pueda estar por aquí.
Ha sido un placer entrar a tu blog donde siempre aprendí cosas curiosas.
Abrazo

enero 28, 2007 2:24 a. m.  
Blogger Charles de Batz said...

Me ha parecido maravillosa la historia, auqnue he de decirte que me ha dejado un tanto con la mosca detrás de la oreja... Como siempre que te leo, he saltado al Google a ampliar un poco lo que nos cuentas, pero de quién era aquél misterioso hombre que apuñalaron al entrar en su casa, nada de nada... ¿Realidad o ficción?: la historia encierra tantos sucesos que parecen haber salido de la imaginación más desbordada, que no tengo duda alguna de que ocurrió tal y como nos lo cuentas.

Gracias por tan interesante texto.

Salud

enero 28, 2007 1:44 p. m.  
Blogger Meigo y Druida said...

No conocia a tu protagonista a esta Hija del Sol. Si creo y he vivido mas de una premonicion, ¿cual es el secreto,o en que parte de nuestro mundo vivie nuestra lama?.. nolo se.
Estyu de acuerdo contigo que en aquellos tiempos, él viviendo en las Americas,poco le importaria esa consecuencia de celibato y mas la posible compensacion económica por su silencio.
Una delcia visitarte.
Mi rosas y muchos besos.

enero 28, 2007 6:29 p. m.  
Anonymous José Sans said...

Hola Leo:
¿De donde sacas todas esas hermosas leyendas? Que además con tu forma de contar aún las haces más hermosas.
Como siempre felicidades y muchos besos
José
PD: Igual que con las meigas, no creo en las premoniciones, pero haberlas, hailas.

enero 28, 2007 7:03 p. m.  
Anonymous peggy said...

preciosa poesia y comentario , si muy de la epoca del romanticismo , con esa irracionalidad sentimental :)

enero 28, 2007 7:58 p. m.  
Anonymous Consumidor irritado said...

Una historia muy romantica, y muy de su epoca tambien.

enero 28, 2007 8:43 p. m.  
Anonymous natalia (cenicienta) said...

hacia tiempo q no pasaba por aquí.. pr tus posts siguen teniendo la misma fuerza.. me atrapan desde el principio... esta historia triste de amor me ha encantado besos..

enero 28, 2007 11:01 p. m.  
Blogger schatz67 said...

Hola Leo,
Parece que los versos que publicas fueron escritos al influjo de la experiencia infiel que relatas. De otro modo no se entiende tanta advertencia a una persona que precisamente esta en edad de vivir.

Nunca había escuchado de la hija del sol.Pero creo que la belleza retratada hubiese opacado al mismísimo astro rey y en previsión a un disgusto mayor la mandaron de clausura.A veces la belleza que nos es tan cara y ambiciada parece que solo trae problemas.

Me encantan tus historias Leo,tienes alguna de la época de la guerra civil?

Un abrazo

Schatz

enero 29, 2007 11:13 p. m.  
Anonymous diego said...

Pues yo confieso que no conocia la historia, pero que me ha gustado, y como muchas veces, he ampliado el conocimiento leyendo los comentarios tambien.
Saludos!

enero 30, 2007 2:22 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Trini – Bueno, lo de que las dos personas la hubieran tenido quizás no fuera así, tal vez sólo la tuvo María y su criada que la quería tanto hasta el punto de entrar en el convento con ella, según las noticias que tengo, lo único que hizo fue acompañarla en la investigación para tranquilizarla.

Unjubilado – Otra aportación que se agradece pues como ya dije yo no encontré nada más que lo que puse que además es sólo un fragmento.

Isabel romana – Lo de ama y criada se lo comenté a Trini que opina como tú que es difícil que dos personas tengan la misma premonición, pero con las cosas que pasan en este mundo, tampoco sería de descartar que alguien montara esta representación para darles el susto de su vida y por eso no se encontró muerto alguno. Puestos a buscar explicaciones, creo que se podrían encontrar muchas mas teniendo en cuenta que la noticia no se cuenta con demasiados detalles.

Noa con las muejres en la sombra – En las respuestas a los comentarios anteriores ya expliqué lo que puede haber pasado, aunque sólo como hipótesis.
Siento que te marches de la red, pero sea cual sea el motivo que te aleja de ella, te deseo mucha suerte.

Charles de Batz – Como ya dije en la respuesta a otro comentario, no quita que ese misterioso apuñalado no fuera más que una representación para asustar a María o bien el producto de un sueño de ella del que hizo partícipe a su criada. Imposible saber más porque las noticias sobre el tema no son muy claras.

Meigo y druida – Yo tampoco tuve ninguna, pero no dejo de creer que existen y por supuesto, en cuanto al marido no creo que tuviera problemas para rehacer su vida.

José Sans – Como casi todo lo que cuento lo saco de los libros, lo único que yo aporto, además de intentar contrastar las noticias, es contarlo a mi manera, tal y como si estuviéramos en una reunión de amigos.

Peggy – Sin duda es una historia muy propia del romanticismo.

Consumidor irritado – Así es, como se lo acabo de comentar a Peggy.

Natalia - ¡Cuánto tiempo sin venir por mi casa!, me alegra saber de ti de nuevo.

Schatz67 – Desde luego a ella experiencia negativa con el mundo no le faltaba y por ello quiso avisar a esa chica con la intención de que no le pasara lo mismo, claro que estos avisos casi nunca sirven de nada pues la gente no suele escarmentar en cabeza ajena.
Así de repente no recuerdo ninguna, la guerra civil no es un tema que me guste tratar pues no siempre se entiende lo que se quiere decir ya que los ánimos, a pesar del paso del tiempo, siguen muy vivos.

Diego – Tienes razón, algunos comentarios ayudan mucho a la ampliación del tema con datos que ni yo, que fui la que escribí el artículo, conocía y que agradezco mucho porque así yo también aprendo más.

enero 30, 2007 12:29 p. m.  
Blogger Mardolo said...

Me ha encantado la historia y la ilustración del post es maravillosa.
Desconocía la leyenda aunque fíjate que si he leído (mejor dicho recuerdo haber leído) a Cecilia Bohl de Faber en mi época de instituto.
Te debo un e-mail, pero no podía dejar sin comentar tu historia. Como siempre, interesante y sorprendente.
Un abrazo.

enero 30, 2007 4:13 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Mardolo - Me alegra que te haya gustado.
Claro que me deves un e-mail y estuve a punto de reclamártelo, pero luego pensé que no es justo porque debes de estar muy ocupada, así que seguiré esperándolo.

enero 30, 2007 4:28 p. m.  
Anonymous lamima said...

Bonita historia Leo, pero triste. Leer sobre mujeres oprimidas de otro tiempo siempre me acongoja: ¿acaso ese esposo guardó fidelidad?..alejarla de sus amigos para evitar tentaciones...pedir licencia para ingresar en un convento...que duro amiga. Aunque bien pensado, a veces, parece que no hemos avanzado mucho ¿verdad?.
Besos.

enero 30, 2007 7:31 p. m.  
Blogger Adrià Urpí said...

Hola querida amiga, de nuevo pro aquí...hoy tenemos la tarde un poco nublada en Barcelona, así que me apetecía pasar a tomar un café sentado en tu mesa camilla...así que intentaré ponerme al día de forma cronológica con tus post. LA razón de mi nueva desaparición ya la cuento en uno de mis aburridos post...así que nada, de nuevo en la brecha. Muchos besos.

enero 31, 2007 3:27 p. m.  
Blogger Isabel Romana said...

¿Te animarías a tener el papel de Barce? Creo que te iría muy bien. Si es así, contéstame en mi blog, ando mal de la espalda y de tiempo. Besos, querida amiga.

enero 31, 2007 7:06 p. m.  
Anonymous Matías Z said...

Yo a diferencia de muchos que comentaron, no conocía la historia, pero me pareció bastante interesante.
La ventaja principal de venir por este blog es que uno siempre se va con más conocimiento y sonrisas de las que tenía al llegar.
Y eso es muy bueno.

enero 31, 2007 9:31 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Lamima – Creo que la mujer avanzó mucho en sus derechos, pero también creo que muchas no saben aprovecharlos, no se puede esperar que todo te lo den hecho, cada mujer tiene que aprender cual es su sitio en la sociedad y luchar con uñas y dientes para que nadie se lo arrebate.

Adrià Urpí – Mi querido “ojos del Guadiana”, por fin vuelves a aparecer. Ya me enteré de las causas de tu ausencia, espero que ahora no vuelvas a desaparecer en mucho tiempo. Tómate el café o un buen té, lo que prefieras.

Isabel romana – Acepto encantada el papel de Barce, ya te lo comuniqué en tu blog.

Matias Z – Como siempre digo, todos aprendemos con las visitas realizadas a otros blogs, esa es una de las grandes ventajas de esta forma de comunicación.

febrero 01, 2007 7:30 p. m.  
Blogger Bohemia said...

wow, historias d emi provincia que no conocía...ha sido genial leer sobre ello...

BSS

febrero 02, 2007 9:09 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Bohemia - En realidad yo la conocí hace poco tiempo. Cada vez me doy más cuenta de las muchas cosas que me quedan todavía por conocer.

febrero 03, 2007 3:16 p. m.  
Anonymous hell said...

¿Una premonición? Pero su supone que la criada negra también se sorprende al ver a Carlos ¿no?, con lo cual que fue ¿una premonición compartida? Porque si la sirvienta se sorprende es porque la ayudó a tirarlo al pantano, quiero decir que no fue sólo un sueño de María...
Un saludo

febrero 05, 2007 4:41 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Hell - Bienvenida a mi casa.
Que las dos hubieran tenido la misma premonición es difícil de creer, por eso apunté en la contestación al comentario de Trini que quizás lo de que las dos personas la hubieran tenido no fuera así, tal vez sólo la tuvo María y su criada que la quería tanto hasta el punto de entrar en el convento con ella, según las noticias que tengo, lo único que hizo fue acompañarla en la investigación para tranquilizarla.
Pero esto es sólo un posiblidad porque la historia no lo aclara demasiado.

febrero 05, 2007 7:19 p. m.  
Blogger TICTAC said...

Se' que llego tarde a comentar este post, que me ha impresionado mucho...

Me recordo' algo parecido que le paso' en juventud a una amiga de mi madre.
Me conto' que el dia de la muerte de su novio, quien se encontraba en otro pais en ese momento, el se le aparecio' en la puerta de la casa con un ramo de flores y luego se fue'...sino hubiera sido que inmediatamente corrio' a la cocina a contarselo a su madre, lo hubiera creido un sueño. En la noche le llego' la triste noticia.

La vida es maravillosa, los sentimiento como el amor son tan fuertes que sobreviven la muerte!!
Bellisimo post!

Un abrazo Leo!!

febrero 06, 2007 12:01 p. m.  
Blogger Lebeche said...

Hola Leo:

pasaba a saludarte. Sigo leyendo con interés estos retales que sabes coser con tanto arte.

Después de una mala época creo que va lle gando la hora de desempolvar mi teclado. Gracias por la palmadita... quizás no me creas pero ayuda y reconforta... y me anima a seguir escribiendo.

Un beso

febrero 07, 2007 7:33 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Tic tac - Nunca es tarde para venir a mi casa, siempre me alegro de recibir a una amiga.
Interesante el caso que cuentas, tal vez tú podrías elaborar una historia con este tema de fondo.

Lebeche - Pues ¡hala! a desempolvar el teclado que te está echando de menos lo mismo que nosotros. Ánimo.

febrero 08, 2007 12:55 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home