Mi foto
Nombre:

martes, octubre 02, 2007

Caprichos del poder

Los emperadores romanos, al igual que cualquier persona que alcanza un gran poder, solían caer en la tentación de creerse en el derecho de tomar todo lo que les apeteciera y en caso de no conseguirlo por las buenas, no dudaban en tramar, conspirar y asesinar para hacerse con ello.

Tiberio fue uno de esos emperadores con una mala fama ganada a pulso y no voy a entrar aquí a exponer ni a estudiar las causas que le llevaron a ser tan perverso, sencillamente voy a relatar uno de esos casos de “capricho” en el que fue parte más que interesada.

Sexto Mario era un español inmensamente rico, poseedor de minas de oro y cobre que trasladó su residencia a Roma relacionándose con los círculos más altos, incluso en un principio contaba con la amistad del emperador. Ya se sabe que las riquezas proporcionan una muy buena vida, pero también propician la envidia en aquellos que quieren hacerlas suyas y a Tiberio, que no le sobraba el dinero y tenía al pueblo un tanto revuelto, le pareció bien que dichas minas pasaran a su patrimonio.

Tramando, tramando, e intrigando, intrigando, empezó por querer conquistar a la hija de Sexto Mario que era una joven bellísima, pero tanto ésta como su padre le dejaron bien claro al emperador que a la nena ni tocarla y el emperador, que tenía mal perder, debió de pensar: “os vais a enterar”. Y vaya si se enteraron, cayeron en la trampa de Tiberio que aunque no le hacía ascos a la hija lo que quería eran las riquezas del padre y Sexto Mario fue acusado de incesto y como castigo se decidió que ambos, padre e hija, fueran despeñados desde la roca Tarpeya, uno de los lugares en Roma que estaban destinados a llevar a cabo las penas capitales por medio de las precipitaciones.

Dado el "gran pecado cometido por Sexto Mario" y el "justo castigo" recibido por ello, ¿quién podría poner en duda que la persona más adecuada para recibir su herencia fuera Tiberio?, pues ¡hala! como nadie se atrevió a decir ni esta boca es mía, las minas de oro y cobre pasaron a pertenecer al emperador.

A lo largo de la Historia hechos como este se repitieron muchas veces, el planteamiento es muy sencillo: yo quiero esto, si me lo das = bien, si no me lo das = peor para ti porque lo voy a conseguir sin reparar en medios. Triste, muy triste este comportamiento porque hoy en día hay personas con mucho poder que no dudan en hacer lo que sea, al precio que sea, para conseguir lo que quieren

39 Comments:

Blogger Martín said...

Dicen que la historia siempre se repite, y las ambiciones del poder siempre operan igual aunque tengan matices distintos y más sutiles que la codicia de Tiberio

octubre 02, 2007 12:43 a. m.  
Anonymous Marian said...

Echando un vistazo a la lista de damnificados por Tiberio, parece que casi todos formaban parte de “un paquete de medidas económicas”. Más negocio que capricho, la incautación de bienes , el terror y la especulación eran y son síntomas de los poderes corruptos…Tiberio optó, en este caso, por un pretexto vano, que en el supuesto de ser cierto me plantea una pregunta ¿Acaso la moral romana se rasgaba las vestiduras ante algunas prácticas incestuosas (en concreto las mantenidas por parte de hombres mayores con sus sobrinas o primas más jóvenes) , era inusitado.?... Entre los nobles, no era más que otra excentricidad de las muchas que podían cometerse entre los muros de un buen palacio, siempre que se guardaran las apariencias.
Y parece que algunos emperadores permitieron que sus colaboradores más cercanos se enriquecieran como esponjas, para poder exprimirlos después…”guardando las apariencias”; lo cual no justifica en absoluto, que Tiberio, no hiciera distingos entre lo público y lo privado, embolsándose la fortuna de Sexto (¿en concepto de “nacionalización forzosa”?) . Una jugada cruel e injusta …pero rentabilísma, para su bolsillo.

octubre 02, 2007 10:49 a. m.  
Blogger Darilea said...

Terrible verdad.
Besitos Leo.

octubre 02, 2007 12:46 p. m.  
Blogger IRIS said...

Es triste, pero el poder siempre tiende a corromper.

Un abrazo linda!

octubre 02, 2007 7:11 p. m.  
Anonymous Pesi Mista said...

"El PODER es como boñiga de la vaca, que cae igual sobre la ortiga que sobre la rosa"
¿De que me suena esta frase?

octubre 02, 2007 10:17 p. m.  
Blogger almena said...

Salvando las distancias... poco han cambiado las cosas...

Un beso!

octubre 03, 2007 11:45 a. m.  
Blogger Trini said...

Parece ser que esto es algo que no cambia, por muchos siglos que pasen. Y , es que la maldad siempre se regenera y si, para colmo, actuan la ambición o la envidía, acaba y vámonos...
Besos

octubre 03, 2007 1:32 p. m.  
Blogger Azusa said...

La historia tristemente se repite una y otra vez y las pasiones y deseos del pasado son los mismos que los de hoy...

octubre 03, 2007 3:38 p. m.  
Blogger Noa- said...

Mi padre es un apasionado de la historia( de donde supongo me viene a mi la misma pasión), y sobre todo de la época romana y la faraónica de los egipcios.

No he podido resistir la tentación de leerle tu post de hoy, y ha escuchado tan atento como los niños pequeños a los que se les lee los cuentos por la noche antes de dormir.

Gracias

Un abrazo

octubre 03, 2007 4:49 p. m.  
Anonymous Fusa said...

Me encanta conocer detalles de la historia de tu mano, eres una gran comunicadora, haces la lectura muy fácil y amena.

Ya lo hablamos muchas veces, no importa el tiempo, siempre caemos en los mismos "errores, horrores", el poder corrompe, menos mal que yo no tengo ninguno ;-)

Un abrazo entre bruma y niebla, no imaginas como he recordado hoy a nuestro queridísimo amigo :-(

octubre 03, 2007 5:33 p. m.  
Blogger carlitos said...

Hola Leo! creo que la historia en todas las grandes y pequeñas ciudades siempre ha estado llena de echos como el que nos acabas de contar.

Te mando Besos y abrazos

octubre 03, 2007 5:38 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Martín – Como siempre digo, la historia es como una obra de teatro que se repite una y otra vez cambiando el decorado y los personajes, pero siempre con el miso texto.

Marian – Desde luego que los caprichos no eran sólo personales, en realidad lo que se suele pretender es el dinero y el poder y si por añadidura te cae en las manos una perita en dulce, mucho mejor.
Es cierto que muchas veces se propicia el enriquecimiento de los allegados, :-) digamos que como un fondo de inversión, para luego cuando acucia la necesidad rescatar ese fondo sin miramiento ninguno.

Darilea – Trágica diría yo.

Iris – El ser humano es débil y cuando le llega a las manos un poder excesivo suele caer en este tipo de tentaciones.

Pesi mista – Una frase muy descriptiva que puede tener muchas lecturas.

Almena – Yo diría que nada, sólo cambia la decoración.

Trini – Es como una especie de cóctel explosivo cuando se le mezclan ingredientes como la envidia, el poder y la ambición.

Azusa – Es cierto, el mundo avanza en lo técnico pero los sentimientos y el comportamiento humano por desgracia no.

Noa – Espero que le haya gustado a tu padre aunque mis charlas sobre Historia no sean lecciones magistrales, la mayoría de las veces el contar algún hecho histórico, :-) eso si, a mi manera, es sólo para dejar claro que el mundo no cambia y que el dicho ese de “no hay nada nuevo bajo el sol” es cierto.
Me alegra tu regreso.

Fusa - :-) Muy bueno eso de “errores, horrores”. Tú no tienes poder y yo tampoco, jaja porque si yo lo tuviera ya se podrían ir preparando algunos que yo me se.
Nuestro queridísimo amigo siempre estará presente en nuestra memoria, las personas como él no se olvidan.

Carlitos – Por supuesto, la gente no cambia por vivir en lugares distintos.

octubre 03, 2007 7:33 p. m.  
Blogger Marta Salazar said...

Hola hola! Qué bueno tu blog! Te pondré entre mis blogs amigos! Y te seguiré leyendo, un abrazo!

octubre 03, 2007 8:16 p. m.  
Blogger Derain said...

"Casi todos podemos soportar la adversidad, pero si queréis probar el carácter de un hombre, dadle poder."
Vaya verdad más cruda.
Saludos leo, interesante como siempre.;)

octubre 04, 2007 5:12 a. m.  
Anonymous Gaviota said...

Hola Leo, desafortunadamente personas envidiosas siempre habrá, a veces ni por poder ni por dinero, simplemente por envidiar las cosas que uno tiene, como la felicidad o la libertad... me encantó, como siempre, tu relato. Besitos.

octubre 04, 2007 5:48 a. m.  
Anonymous Licinia said...

El poder es corrupto, muchos ejemplos nos ha dado la hitoria.Los que
tienen en su mano el poder rápidamente olvidan sus obligaciones, si no
del todo si en su mayor parte se convierten en tiranos y amorales
Tiberio fue un criminal desde
el momento que subió al trono, desilusionando al pueblo que había
puesto en el su fe dado su comportamiento anteriora ser nombrado
emperador, en defensa de Roma, pero no fue así.Su primer mandato fue que
asesinaran a Agripina Póstumo, a ella le siguieron otros miembros de la
realeza, dejó el poder en manos del desaprensivo prefecto Seyano que
hizo de las suyas, como matar a Druso hijo de Tiberio. Desde entonces,
la crueldad de Tiberio no tubo límites... ¿la causa? la ambición e
inmoderación.
Si no tan exsacerbado como en esa época, en la actualidad ocurre lo
mismo.Ya se encargan los medios de comunicación darlo a conocer. Un
abrazo.

octubre 04, 2007 9:06 a. m.  
Blogger Livaex said...

Me ha gustado la historia. Parece mentira que el mundo no cambie después de tanto tiempo...

octubre 04, 2007 9:20 a. m.  
Blogger Charles de Batz said...

Parece que el nombre le viene de una tal Tarpeya, que fue la primera en tener el dudoso honor de ser despeñada desde aquella roca por entregar a los sabinos la entonces ciudadela de Roma. Cuentan que la entregó !por unos brazaletes de oro!.

En ocasiones se dicen que el amor es el motor del mundo, pero quedariamos a medias sino dijeramos que en igual medida lo hace la ambición. Voltaire decía que le movía en la misma medida el amor y el rencor. De alguna manera ambas afirmaciones son muy parecidas, pues se habla de setimientos claramente opuestos, duales, como lo es el ser humano.

De la Tarpeya recupero un interesante artículo que explica como su nombre llegó a ser mencionado en el "Rinconete y Cortadillo", entrando a formar parte de una curiosa y divertida expresión.

http://cvc.cervantes.es/el_rinconete/anteriores/noviembre_05/11112005_01.htm

Salud

octubre 04, 2007 9:26 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Marta Salazar – Bienvenida a mi casa. Encantada de que te guste mi blog y que a partir de ahora formes parte del grupo de amigos en esta tertulia.

Derain – Algo tiene el poder que cambia a las personas, quizás será que las cosas no se ven igual desde distintos ángulos.

Gaviota – La envidia es mala compañera en la vida pues no te permite disfrutar de lo que tienes, sólo te hace desear lo que tienen los demás.

Licinia – Es muy difícil que el poder no corrompa a las personas y aunque en este artículo conté algo sobre Tiberio, hay una gran cantidad de ejemplos en la Historia de gentes que cuando logran el poder usan y abusan a su antojo.

Livaex – No cambia porque el comportamiento de la gente no lo hace, quizás es algo genético y no tiene nada que ver ni con la cultura ni con la educación.

Charles de Batz – Mas o menos esa es la versión que yo conozco, pero ¿sabías tú que en Toledo también había una roca Tarpeya?. Existe una leyenda que se desarrolla en tiempos de los romanos en España. Por si quieres conocerla te dejo la dirección de la página, tiene muchas leyendas muy interesantes, es ésta:
www.leyendasdetoledo.com.
Creo que la ambición mueve mucho más al mundo que el amor ya que es ella la que utilizando en muchos casos el amor, mueve los hilos.
Gracias por la dirección, es muy interesante, no conocía este artículo.

octubre 04, 2007 6:58 p. m.  
Blogger Voy Por Más said...

Por algo esa famosa frase..."Si quieres conocer a alguien dale poder". BESOS

octubre 04, 2007 7:38 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Voy por más - Exacto, por eso en muchos casos vale más quedarse sin conocer a algunas personas.

octubre 04, 2007 7:54 p. m.  
Anonymous Hannah said...

Parece que uno de los hilos conductores de la historia de la humanidad desde el principio hasta nuestros días, ha estado y está compuesto por la lucha por el poder, la ambición desmedida, la codicia, una escalofriante impunidad del poderoso frente a sus crímenes y una magnífica -por enorme- ignorancia. Otro de los hilos, que igualmente va de los comienzos hasta hoy, parece que es el de la lucha por la libertad, la entrega desinteresada de cantidades ingentes de personas para mitigar el sufrimiento humano y liberar a l a humanidad de sus cadenas de podredumbre, y la lucha, desde la ilustración por erradicar la oscuridad de la ignorancia. Parece que esos dos hilos se entrelazan y se entremezclan formando una trenza sin que ninguno de los dos logre eliminar al otro... Hablas de los emperadores romanos y yo analizo los rasgos de "esta Roma" actual de hoy... No lo puedo evitar: siento que hemos entrado en una nueva decadencia del imperio. Y, ¿la historia se repite? ¿Hasta cuando?

Un abrazo cálido
Hannah

octubre 05, 2007 11:34 a. m.  
Anonymous Consumidor irritado said...

Los abusos de poder han sido una constante a lo largo de la historia, Roma no podia ser diferente.

octubre 06, 2007 9:01 p. m.  
Blogger Caboblanco said...

¡Hola Leo!

Aquí estamos de vuelta. Y tú vas me "calzas" un post de temas romanos... ¡Ni hecho de encargo!

El que los emperadores herederan no era ni mucho menos inusual, ya que formaba parte del conjunto de sus derechos económicos, el "fiscus". En tiempos del joven Julio César, el Rey de Bitinia legó su reino a Roma, principalmente porque César le dejó ponerle mirando a Cuenca. Cierto es que no fueron todos los que hicieron uso de ese derecho y que durante los reinados de los emperadores más "normales" como Trajano o Vespasiano, no se usó esta prerrogativa más que en ocasiones excepcionales.

Un abrazo.

octubre 07, 2007 12:31 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Hanna – No se que tiene el poder, pero parece ser la meta de muchas personas y para conseguirlo hacen lo que sea. El que haya puesto como ejemplo a un emperador romano, no significa que hoy en día no tengamos muchos “emperadores” tan crueles como aquellos o más.
Con las luchas por la libertad hay que tener mucho cuidado porque, y casos hay, a veces los luchadores por la libertad terminan por dejar al pueblo en una dictadura, quizás de otro signo, pero igual de injusta y opresora.
Yo también pienso que estamos en una era de decadencia por falta de valores y de educación y es una pena porque se supone que viviendo en el siglo XXI deberíamos de estar más preparados para ser más justos y mejores personas.

Consumidor irritado – Ni Roma ni ningún otro, los abusos de poder son el pan nuestro de cada día y no sólo en los gobernantes de los países, también en otras esferas de niveles más bajos.

Caboblanco - ¡Que alegría verte de nuevo visitando mi casa!, seas bienvenido.
Por supuesto que no era inusual y creo que formaba parte importante de los “presupuestos” del estado. El dinero ya se sabe que es conveniente y necesario para cualquier gobierno, independientemente de que luego lo usen bien o no.

octubre 07, 2007 10:59 a. m.  
Blogger modes amestoy said...

lo malo es que de los emperadores romanos han aprendido muchos dirigentes modernos.
Un abrazo

octubre 07, 2007 6:04 p. m.  
Anonymous José Sans said...

Hola Leo:
Ciertamente la política de Tiberio se sigue aplicando en la actualiad y así nos va.
Besos
José

octubre 07, 2007 9:00 p. m.  
Blogger Franziska said...

No parece que nuestra especie sea muy original a la hora de apropiarse de lo ajeno. Con razón se dijo: ·los ladrones somos gente honrada" porque ellos asumen su vicio y sin embargo el poderoso busca hacerlo bajo las apariencias de castigar y hacer cumplir la ley.

Historias como la que cuentas habrá, desgraciadamente, a millares sembradas por todos los poderosos que en el mundo han sido. La codicia no tiene límites. Esto tiene que servir para hacernos pensar.

octubre 07, 2007 11:31 p. m.  
Blogger Detras Del Espejo said...

Muy buena historia esta que nos cuentas... Lamentablemente es así, y creo yo, que en su mayoría los seres humanos, en mayo o menor medida seguimos la regla.

Gran moraleja!

octubre 08, 2007 6:55 a. m.  
Blogger Isabel Romana said...

¡He borrado el comentario sin darme cuenta...! Bueno, decía que el incesto fue un gran tabú en la sociedad romana, igual que lo es en la nuestra. Sólamente a mitad del siglo I d.C. se dictó una ley permitiendo los matrimonios entre trios/sobrinos para autorizar precisamente el matrimonio entre Agripina la menor (madre de Nerón) y su tío, el emperador Claudio.
La Roca Tarpeya era el lugar que estaba reservado para ajusticiar a los traidores, arrojándolos desde ella, pues al parecer abajo había rocas puntiagudas, contra las que se estrellaban y destrozaban los reos. Esto era así porque la propia roca estaba vinculada al mito de la traición de Tarpeya. Si los arrojaron desde allí, será porque Tiberio consideraría su supuesto incesto como un crimen contra él y contra el estado. Hoy no es reconocible porque la colina del Capitolio, donde estaba, se ha transformado mucho con los siglos, pero aún se marca el lugar donde se cree que estaba.
Por último, decir que Tiberio es un personaje por el que siento especial aversión, cruel y vil, un campeón de la hipocresía.
Estupendo post, querida leo. Un abrazo.

octubre 08, 2007 9:07 p. m.  
Anonymous osset said...

Incluso en estos tiempos las guerras y la mayoria de los asesinatos suelen ser por intereses monetarios, y no fueron los romanos los primeros.

octubre 08, 2007 9:27 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Modes amestoy – Bienvenido a esta otra mi casa.
Lo malo creo que se aprende con más facilidad que lo bueno, por eso la maldad lleva ventaja.

José Sans – Es que el dinero y el poder que proporciona son muy golosos.

Franziska – Bienvenida a mi casa.
Nuestra especie no es nada original, su comportamiento se repite una y otra vez. Hay quien dice que el amor mueve el mundo, yo diría que es la ambición.

Detrás del espejo – Bienvenido a mi casa.
Desgraciadamente tendemos más a seguir las reglas con actos de maldad que con los de bondad. Me pregunto si algún día el género humano pueda cambiar.

Isabel romana – Yo no creo que en el caso que nos ocupa haya existido incesto, pero creo que era la mejor acusación que se les podía hacer para quitar de en medio tanto al padre como a la hija.
Quizás Tiberio mandó arrojarlos desde la Roca Tarpeya porque estaba seguro de que era un buen espectáculo y nadie dudaría de que había cometido pecado y por lo tanto el castigo era justo.
Si hacemos caso de la Historia, Tiberio era malo y cruel, pero los demás emperadores tampoco se quedaron atrás.

Osset – Ni fueron los primeros ni desgraciadamente serán los últimos. Todas las guerras tienen una causa digamos “oficial” y otra real. La oficial varía según las circunstancias, la real es siempre la misma, intereses económicos.

octubre 09, 2007 12:01 a. m.  
Anonymous unjubilado said...

De forma menos sangrienta la historia se repite en nuestros días.
Un abrazo

octubre 09, 2007 8:53 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Unjubilado - Por supuesto, hoy en día también hacen lo que pueden.

octubre 09, 2007 9:26 p. m.  
Blogger Antonio J. Muñoz said...

Con este poder maléfico y perverso, cualquiera multiplica su fortuna. Ciertamente, hoy día sigue pasando esto, aunque de una forma más discretita.

octubre 12, 2007 8:36 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Antonio J. Muñoz - Bueno, no se si tan discretita, pero si que sigue y seguirá pasando.

octubre 13, 2007 6:54 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Decir que Sexto Marius era natal de Cocentaina, descendiente de antiguos reyes indígenas. Y su bellísima hija se llamaba Mariola, denominación dada a la Sierra próxima.
Todo esto y mucho más en el fascinante libro " La nostra serra de Mariola i la seua llegenda bimil-lenaria" de Jordi Valor i Serra.

alcoyano

abril 19, 2011 5:10 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Anónimo alcoyano - Muchas gracias por la información que aportas.
Espero encontrar ese libro que citas y que esté en castellano.

abril 19, 2011 6:51 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Historia muy interesante... y bastante didáctica por aquello del que roba a un ladrón... o es que las minas las explotaba el amigo Mario?
saludos!

abril 22, 2012 9:47 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home