Mi foto
Nombre:

viernes, marzo 23, 2007

Leyenda toledana

No hay lugar en el mundo que no tenga leyendas sobre sus personajes, sus edificios, montañas o ríos y aunque muchas son similares a pesar de las distancias geográficas, todas tienen un toque local que las hace más cercanas y entrañables. No hace mucho que leí esta que os voy a relatar, como siempre a mi manera, y que pertenece al grupo de leyendas de amor con final trágico.

Corrían los tiempos de la dominación árabe y Toledo era una ciudad próspera en la que convivían, eso si, sin mezclarse, moros, cristianos y judíos. La única relación entre unos y otros eran los negocios porque el dinero no entiende de religiones, por lo demás cada uno vivía en su barrio procurando no cruzar los límites que les separaban de los demás. Una de las calles de Toledo, llamada Bajada del Pozo Amargo, tenía por aquel entonces una pequeña plazoleta en cuyo centro había un pozo del que se contaba esta historia.

Había un judío muy rico que además poseía una gran cultura y un gran conocimiento de las leyes y la religión, lo que hacía que fuera respetado por sus vecinos hasta el punto de considerarlo como un rabino. Este hombre era viudo y sólo tenía una hija bellísima a la que amaba profundamente y a la que le dio una esmerada educación, pero en su afán de protegerla la condenó a vivir en su lujosa mansión sin tener amistad con jóvenes de su edad a los que consideraba de condición inferior. Esto hizo que la pobre chica se pasara los días bordando o leyendo cerca de la ventana contemplando a la gente que pasaba por la calle y deseando ser como ellos que parecían tener unas vidas mucho más agradables que la suya.

Un día en que como de costumbre miraba hacia la calle, protegida por una celosía para poder ver sin ser vista, vio pasar a un joven elegantemente vestido que no pertenecía a su comunidad, tenía todo el aspecto de ser cristiano. Llamó poderosamente su atención su belleza y elegancia y lo siguió con la mirada hasta que desapareció al entrar en la calle siguiente.

A partir de ese día su entretenimiento favorito fue intentar localizarle de nuevo entre la gente que pasaba por la calle, no lo conseguía todos los días y eso la ponía triste así que decidió convencer a su padre para que, debidamente acompañada por una persona de su confianza, la dejara dar unos paseos por la ciudad. Consintió el padre al fin y en uno de esos paseos se encontró frente a frente con el apuesto muchacho que a su vez reparó en ella sintiéndose atraído hasta el punto de que comenzó a indagar quien era aquella joven tan bella.

Una vez conseguida la información, todos los días pasaba lentamente ante la casa de la joven con la intención de verla, pero las celosías de las ventanas le impedían saber si ella se encontraba allí. Ella se dio cuenta y pensó que tendría que hacer algo para comunicarse con el muchacho sin que su padre se enterara. Una mañana en que le vio observando la casa, dejó caer un papel en el que había escrito que deseaba hablar con él. Pasados unos días la joven recibió respuesta citándola en una calle cercana junto al pozo.

No le resultó fácil escabullirse de casa, pero llegada la noche lo consiguió y en silencio y temblando por la emoción y por el miedo, logró reunirse con el joven que la esperaba junto al pozo y allí, protegidos por la oscuridad, se declararon su amor y se prometieron fidelidad. Estos encuentros se sucedieron noche tras noche procurando no ser descubiertos pues ambos sabían que las relaciones entre una judía y un cristiano no serían aprobadas por nadie, pero para ellos su amor era lo más importante y aunque quisieran ya no podrían dejar de verse y de amarse.

Pero como sucede siempre, los secretos no duran mucho y llegó una noche en que los enamorados fueron descubiertos por un amigo del padre de la joven que la reconoció y no tardó nada en ir a contárselo. La noticia le enfureció de tal manera que lo primero que le vino a la mente fue la venganza y aunque no dejaba de reconocer que su hija no estaba exenta de culpa al traicionarle con una relación amorosa totalmente prohibida para ella, su odio se volcó en el muchacho haciéndolo responsable de todo el daño.

A la noche siguiente el padre salió de casa antes que su hija y dirigiéndose hacia el lugar de las citas se escondió protegido por las sombras apretando en su mano un puñal que guardaba bajo su capa. El siguiente en llegar fue el joven que confiado se sentó en el brocal del pozo para esperar a su amada cuando de pronto se vio empujado hacia la boca del pozo, pero joven como era intentó defenderse de aquella sombra que le atacaba con furia y cuando parecía que lo iba a conseguir, sintió en las entrañas el frío del acero toledano que le arrancó la vida cayendo a los pies de su agresor.

Un grito espantoso rompió el silencio de la noche, el agresor se giró encontrándose de frente a su hija que había presenciado la lucha viendo con horror como su amado moría a manos de su padre. Volvió el silencio a la plaza mientras la joven caía desvanecida al suelo de donde la recogió su progenitor que envolviéndola amorosamente en su capa la trasladó a su casa. Día tras día intentaron hacerla revivir, pero ella estaba como muerta, no hablaba ni comía ni tan siquiera lloraba lo que hacía que la tragedia fuese cada vez mayor hasta que una noche la joven sin que nadie la viera abandonó la casa y se dirigió al pozo donde se encontraba cada noche con su amado, se asomó al brocal viendo la luna reflejada en el agua y sin dudarlo ni un momento se arrojó con la idea de reunirse con el que fue el amor de su vida.

Este suceso conmocionó a la ciudad, destrozó la vida del judío que nunca pudo perdonarse la muerte de su hija y el pozo recibió el nombre de “Pozo amargo”. Hay quien dice, que durante mucho tiempo, antes de que el pozo desapareciera, muchas noches se podían ver las figuras de los dos jóvenes que se dirigían hacia lugar, en donde se besaban apasionadamente y luego desaparecían como si de un retazo de niebla se tratara.

35 Comments:

Blogger Charles de Batz said...

Lugares tan llenos de encanto e historia como Toledo son el caldo de cultivo perfecto para que cualquier rincón de la ciudad cuente con su propia leyenda, llena de belleza y poesía. Lo bonito de ellas es hacer por creerselas a pies juntillas, visitar el lugar e intentar remomorar lo que la leyenda nos dice de él.

Da gusto leer estas historias contadas, como siempre, a tu manera.

Salud y buen fin de semana

marzo 23, 2007 10:33 a. m.  
Anonymous Marian said...

Que te puedo decir, Leo,es una narración tan real como mágica. Acaso así entendemos la fuerza del amor...hasta esos límites.
Te felicito hoy, sobre todo por el despliege imaginativo de la ilustración. Te lo has trabajado y eso ya es para añadir otro bravo!sí que lo valoro, fia... (una que es una patosa, jejejej)

Un besín y que disfrutes del fn de semana

marzo 23, 2007 1:30 p. m.  
Blogger Azusa said...

Me ha gustado mucho,y no la conocía, tiene un toque como las leyendas de mi querido Bécquer...

marzo 23, 2007 1:35 p. m.  
Anonymous Max said...

Mmmm...

Toc,toc... ¿Se puede?

marzo 23, 2007 5:30 p. m.  
Blogger AZUL said...

Maravillosa historia, lo tiene todo, y siempre nos llenas de cosas bellas.

Mil bikos y buen fin de semana!

marzo 23, 2007 9:53 p. m.  
Blogger Noa- said...

Leyendas que entretejen el tiempo y las voces de nuestros antepasados.

Saludos

marzo 24, 2007 9:13 a. m.  
Anonymous Trini said...

Los bellos de punta se me han puesto mientras leía esta triste historia de imposible amor. Lástima que haya gente, como este padre intolerante, que destruyan o intenten destruir el amor, cómo si este sobrara...

Besos leo. Me encantó esta leyenda, pero que se va a esperar de una romántica empedernida como yo:):):)

marzo 24, 2007 10:14 a. m.  
Blogger Ogigia said...

Sí,amiga,e sun aleyenda de la smás conocidas de esta ciudad que amo. Un saludo, besosssss

marzo 24, 2007 1:43 p. m.  
Blogger mixtu said...

estori atan bien contada que me senti en lo espacio e tiempo de l a estoria...

excelente

beijinhos

marzo 24, 2007 4:15 p. m.  
Anonymous unjubilado said...

Como siempre un relato precioso y por supuesto no conocía, he creido leer por algún sitio que los amantes se llamaban Fernando y Raquel, pero como en todas las leyendas, existen varias versiones.
Un saludo

marzo 24, 2007 8:16 p. m.  
Blogger Bohemia said...

Me encantan las leyendas ¡cuéntanos más...por fiiiiiiiiiiiii!

Toledo es sin duda una tierra con muchos misterios...

Besos Leo

marzo 24, 2007 10:00 p. m.  
Blogger TICTAC said...

Visite' Toledo hace muchos años tan llena de magia como de historia...no me extraña que tambien abunden las leyendas.

Siempre hay grandes amores tragicos contrastados en la vida que trascenden la muerte con su energia...se vuelven poema, leyenda, cancion donde siguen viviendo libres.

Preciosa historia.Gracias Leo.

Feliz domingo...con una hora extra..jajaja!!

marzo 25, 2007 9:00 a. m.  
Blogger TICTAC said...

Olvide' felicitarte por la imagen...la note' enseguida!
me encanta observarla...hace mucho efecto...

un abrazo!!

marzo 25, 2007 9:03 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Charles de Batz – Toledo es para mi una ciudad mágica y nunca pierdo la oportunidad de visitarla cuando me acerco a la zona y a pesar de ser una ciudad pequeña, siempre encuentro algo nuevo que me encanta.

Marian – Este tipo de leyendas con más o menos adornos existen en todos los lugares, pero siempre tienen ese algo que atrae.

Azusa – Tienes razón, si me hubieran dicho que era idea de Bécquer, me lo hubiera creído.

Max – Bienvenido, ¡claro que se puede!, ya estabas tardando en volver a aparecer.

Azul – Es la clásica historia romántica con final trágico.

Noa – Así es, estas leyendas nos trasladan a otros tiempos.

Trini – Los padres muchas veces pecan de proteccionismo en exceso con la buena intención de que sus hijos no sufran, pero algunas veces eso perjudica más que ayuda.

Ogigia – A pesar de no haber nacido ni vivido en ella, yo también amo Toledo.

Mixtu – Bueno, la historia no es mía, yo sólo la cuento a mi manera.

Unjubilado – Es muy posible que esos nombres fueran los de los protagonistas, pues son dos nombres muy comunes en aquella época.

Bohemia – Por supuesto que contaré más porque me encantan las leyendas.

Tictac – El amor da para muchas historias, poemas, música, pintura y toda expresión del arte, quizás es el sentimiento que mejor y más se puede reflejar.
Jaja, de una hora más nada, esta vez es una hora menos.
La imagen se podría haber mejorado si hubiera podido tener un poco más de tiempo, pero esta semana el tiempo me escasea más que de costumbre.

marzo 25, 2007 1:27 p. m.  
Blogger pietrapómez said...

Me encanta la historia y cómo está contada. Pasar por aquí es balsámico. Cuéntanos más, porfaaa!

marzo 25, 2007 8:18 p. m.  
Blogger Meigo y Druida said...

Leo aunque la historia, como tu dices, se repiten en cada epoca y hay cientos como ellas, pero, ciertamente, pocas narradas como esta. Me imagino esa plaza, el pozo, me imagino los besos, la luna y por fin la estupidez humana. Siempre hay alguien que se le da por pensar lo que es mejor para los demás. Pero fijate, el amor gana siempre, hoy, ficcion o realidad, ellos estan aqui y su amor y el amor sigue vivo.

marzo 26, 2007 10:08 p. m.  
Blogger ♦♦♦sol♦de♦soles♦♦♦ said...

Y pensar que el odio y el amor, juntos, crean las historias que nunca debieron suceder...Gracias por tu magnífica narración.
Besoooos.

marzo 27, 2007 9:24 a. m.  
Blogger Cris said...

Esta leyenda me ha traído a la mente la historia de un judío y una cristiana de nuestros días. No hay inquisición de por medio, pero si religión y familia en desacuerdo.

Ya ves que la historia se repite, más o menos con elementos de más o de menos, pero el fondo permanece.

Excelente narración e imágenes, Leo. He echado mucho de menos visitarte en estas semanas de intenso trabajo.
Un gran abrazo.

marzo 27, 2007 8:32 p. m.  
Anonymous Xa said...

Conmovedora historia de imposiciones paternas con trágico final, como tantas veces ha pasado y volverá a pasar.
Aprenderemos alguna vez a respetar vidas ajenas?, a dejar a los hijos que vuelen libres y no pensar que son nuestros???, acabo de recordar el poema de K. Gibrán, no te lo pego porque sé que lo conoces.

Me ha gustado tu particular y ameno estilo de contarnos la historia.

Llevo "días toledanos", nada que ver el uso del término con la historia ;-)

Abrazos.

marzo 28, 2007 2:24 a. m.  
Blogger Darilea said...

Estuve en Toledo e hice un paseo guiado que se llamaba Toledo Mágico y MIsterioso, en el que contaban pequeñas historisas acontecidas en la ciudad de las tres culturas.
Me encantó el itinerario es de noche y te puedo asegurar que el éxito esta asegurado.
La mágia de sus calles y sus subterráneos secretos te hacen viajar en el tiempo.
Pd: Me ha gustado esta historia.
¿Quien sabe si fue verdad o no?
El amor es así...
Besitos Leo.

marzo 28, 2007 8:48 a. m.  
Anonymous nina said...

Leo solo una pregunta ¿porque el amor es tan bonito y sin embargo tan trágico?
Es una palabra muy usada por los poetas y los que no somos poetas,pero siempre es una queja con sabor amargo.
Besitos Nina

marzo 28, 2007 8:53 a. m.  
Blogger Caboblanco said...

Hola Leo. Toledo es pródiga en leyendas de todo porte e incluso yo he tomado parte en un tour organizado que, durante una noche, te muestran aquellos lugares de la ciudad con mitos que merecen la pena conocerse.

¡Un abrazo!

marzo 28, 2007 9:14 a. m.  
Anonymous Gaviota said...

Tantas historias de amor tan trágicas. Por eso son leyendas de seguro. Si hubieran consumado su amor, ella habría descubierto tarde o temprano que su amado tenía mal aliento, o que le sudaban los pies jajaja. Ya maté el romanticismo. No me hagas caso, me encanta tu redacción, y en lo particular disfruté mucho la leyenda toledana. Saluditos.

marzo 28, 2007 8:56 p. m.  
Anonymous hell said...

¿Porqué será que los amores con finales trágicos nos parecen más fuertes y puros que los que acaban bien?
Un beso

marzo 29, 2007 11:24 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Pietrapomez – Jaja, no te preocupes, que contaré más.

Meigo y druida – Creo que todos tenemos en mayor o menor medida esa manía de intentar gobernar la vida de los demás, eso si, con buena intención la mayor parte de las veces, pero mejor sería que no lo hiciésemos.

Sol de soles – Es curioso, son historias que nunca deberían de haber sucedido pero que suceden con mucha frecuencia.

Cris – La religión, las costumbres, la familia queramos o no suelen influir en las decisiones a tomar y eso quita libertad para actuar.
Espero que ese intenso trabajo te de grandes satisfacciones.

Xa – Creo que es imposible porque los padres no suelen darse cuenta que sus hijos crecen y como personas adultas, sean responsables o no, tienen derecho a decidir su vida.
:-)) ¡Si yo te hablara de días toledanos!

Darilea – Pues mira, tantas veces como yo fui a Toledo nunca hice ese recorrido, tomaré nota para la próxima vez y seguro que Toledo todavía me enamorará más.

Nina – Hiciste la pregunta del millón, creo que nada que tenga que ver con el amor es sencillo. Tal vez el amor no siempre resulte bien porque se llame amor a lo que no lo es. ¿no crees?.

Caboblanco – Darilea me contó de ese recorrido y tomo nota para hacerlo yo también en mi próxima visita, que por cierto no se cuando podrá ser.

Gaviota – Jajaja, toda la tertulia tan romántica y vienes tú y nos transportas a la cruda realidad, tienes razón, quién sabe lo que hubiera sucedido.

Hell - ¿Será porque son mayoría?, los amores tarde o temprano, en estos tiempos temprano, terminan y no bien por cierto o puede ser sencillamente que nos gusten más las tragedias.

marzo 29, 2007 7:54 p. m.  
Anonymous Muyerina said...

Parece mentira la cantidad de veces que el amor y el odio van cogidos de la mano.
El relato es precioso, enhorabuena.

marzo 29, 2007 7:54 p. m.  
Anonymous Consumdor irritado said...

Hacia tanto tiempo que no leia tus historias que la he disfrutado doblemente...

marzo 29, 2007 10:03 p. m.  
Blogger schatz67 said...

Leo,

Como todas las historias que pasan por tus manos esta realza su interés por la forma tan coloquial y clara en la que lo expresas.

Cuando te leo pienso en la cantidad de historias que debes tener aún en el tintero por compartir.Y ya se me ha ocurrido un regalo por tu cumpleaños que se que te va a encantar.Todavía falta tiempo pero creo que no se me ocurrirá nada mejor.

Un abrazo

Schatz

marzo 29, 2007 11:04 p. m.  
Anonymous Maclovia said...

Hola, maravillosa leyenda, disfrute mucho leerla. Felicidades¡
Saludos¡¡

marzo 30, 2007 5:25 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Muyerina – Me alegra verte de nuevo por mi casa. Como se suele decir: “del amor al odio sólo hay un paso”.

Consumidor irritado – Pues me alegro por ello.

Schatz67 – Es cierto, son muchas las historias que conozco, me gusta mucho leerlas y luego contarlas, así que no os librareis de alguna más.
Jaja, eso del regalo de cumpleaños me encanta, pero tienes razón, aún queda un poco lejos.

Maclovia – Bienvenida a mi casa. Me alegra que hayas disfrutado.

marzo 30, 2007 7:41 a. m.  
Blogger Lebeche said...

Leo: Cuentas las historias magnificamente. Bien escritas, y relatadas de manera amena. ¡Lo que habrá dado de sí el tema de los amantes imposibles!. Un beso

abril 02, 2007 12:40 p. m.  
Blogger IRIS said...

Es maravilloso encontrarse historias tan bien narradas! Mi enhorabuena!!

abril 06, 2007 2:41 a. m.  
Blogger Carlos said...

Tras unas semanas ausente, regreso y leo la leyenda que me ha encantado.

besos Leo

abril 09, 2007 5:53 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Lebeche – Jaja, el amor sea imposible o no, siempre da mucho juego para inventar leyendas.

Iris – Bienvenida a mi casa. Me alegro que te haya gustado.

Carlos - :-)) Parece que esta temporada todos nos ausentamos de vez en cuando, me alegra que estés de vuelta.

abril 15, 2007 12:47 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

muy feo

agosto 29, 2008 12:12 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home