Mi foto
Nombre:

lunes, octubre 22, 2007

El poder de algunas mujeres

John Singer Sargent (1856-1925)

Dijo Ponson du Terrail:

“El hombre reina y la mujer gobierna”

Tal vez esto fue lo que le pasó a Solimán el Magnífico ya que cuando apareció en su harén una esclava joven, pequeñina, de no excesiva belleza pero poseedora de una atracción especial, el gran Solimán, el que durante su vida fue temido en oriente y occidente, el terror de la cristiandad, el que se alió con Francisco I de Francia contra Carlos I de España, el conquistador de Rodas, conquistador de la ciudad de Bagdad que le llevó a convertirse en el ser más admirado del mundo islámico, aquel ante quien todos temblaban, cayó rendido ante esta esclava que hizo y deshizo a su antojo en la corte del sultán.

¿Y quién era Roxelana?. Hay división de opiniones sobre su procedencia, unos dicen que era de origen polaco, otros que era rusa, otros que ucraniana e hija de un predicador de la Iglesias Ortodoxa y que había sido capturada por los tártaros con la intención de venderla, junto con otras muchas, en el mercado de esclavos de Estambul. Lo cierto es que llegó al harén del sultán en donde tuvo que luchar mucho en ese ambiente tan cerrado, ese mundo de mujeres que intentan conseguir el favor del sultán no sólo para mejorar una posición de poder para ellas, si no también y sobre todo para sus hijos. Que nadie piense que la vida en un harén es placentera, allí viven en un espacio limitado un montón de mujeres encerradas de por vida con la única misión de dar hijos y entretener a su dueño, así que las rivalidades, las intrigas, los odios, las zancadillas, las conspiraciones son, por decirlo de alguna manera, las diversiones y las metas de estas mujeres.

Pues bien, allí llegó Roxelana, joven, pequeña y no demasiado hermosa, pero algún poder tienen algunas mujeres que consiguen lo que se proponen. Fue apartando de su camino a todas las que se interponían entre ella y la favorita del momento y su lucha debió de ser grande pues logró apartarla del sultán a pesar de ser la madre del hijo mayor de Solimán, Mustafá, y por lo tanto sucesor al trono.

La cosa no paró ahí, se dice que tuvo mucho que ver en la muerte de Mustafá ordenada y presenciada por su propio padre que más tarde dio instrucciones para que estrangularan a su otro hijo Beyazid y a los cuatro hijos de éste para asegurar la subida al trono de Selim. Aunque a nosotros esto nos parece una atrocidad, y lo es, en aquellos tiempos era lo normal dado de que al tener muchos hijos y querer todos heredar el trono, se producían muchos complots y rebeliones, así que se practicaba el asesinato para evitar conflictos de sucesión.

Y su camino continuó logrando ser la esposa legal de Solimán, cosa que ninguna había conseguido antes y ya digamos que el colmo fue que su marido no volvió a gozar de las inquilinas el harén. ¿Se puede lograr más en un ambiente como ese?.

Paul Louis Bouchard (1853-1937) Fragmento


Pues si, al parecer ella era la que gobernaba y decidía no sólo en cuestiones internas, también en política exterior y llegó a mucho más, a quitar de en medio al visir Ibrahim Pashá que no contaba con su simpatía, así que lo acusó de querer derrocar al sultán y éste creyendo a su esposa, lo mandó ejecutar.

Roxelana tuvo cinco hijos, el mayor Selim, nombrado antes, en el que ella puso todo su interés para que sucediera a su padre, fue un verdadero fracaso ya que fue un sultán al que lo único que le interesaba eran las juergas, así que tanto luchar, tanto escalar posiciones para poner en el trono a un sultán conocido por el nombre de Selim el Borracho. Claro que ella no llegó a enterarse porque murió unos años antes dejando a Solimán sumido en la tristeza que refleja en unos versos que dicen así:

Languidezco en la montaña del pesar
donde suspiro y gimo día y noche;
preguntándome qué destino me aguarda
ahora que mi amada se ha ido.

Solimán encargó al arquitecto Sinán la construcción en Estambul de la mezquita Solimaniya, conjunto monumental que tardó siete años en terminarse y en la que hay dos tumbas reales, la del propio Solimán y la de Roxelana.

35 Comments:

Blogger Azul said...

El amor suele gobernar imperios...sin duda.

Bikos mil.

octubre 22, 2007 10:03 p. m.  
Blogger mixtu said...

excelente artigo
hoy, escribo, hay siempre una mujer que gobierna bien...

abrazo europeo

octubre 22, 2007 10:39 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

REFRANILLOS
Detrás de un gran hombre hay una gran mujer.
Mientras el hombre reina(se atizan bofetadas)la mujer gobierna (lleva escondidas en las sallas las llaves dela alhacena)Se ha demostrado en la historia estos dichos.El hombre que es agresivo por naturaleza, las guerras les encantan, ya sea a estacazos
o de palabra, la mujer es más cuca, sonrisas y caricias y lo tienen lo tienen en el bolsillo

¿te has dado cuenta que tanto en la realeza como en el pueblo,la de bofetadas que se atizan?

Me gustan las fábulas y esta que nos relatas es novedosa para mi.Licinia01

octubre 23, 2007 12:06 a. m.  
Anonymous Hannah said...

El relato está muy bien y la historia es interesante pero gracias a frases como esas, "el hombre reina y la mujer gobierna" o "detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer, hemos sido invisibles milenios... Y depués de todo, nunca dejó de ser una esclava y el un Sultán que tenía un Haren...
Un abrazo entrañable
Hannah

octubre 23, 2007 2:28 a. m.  
Anonymous Gaviota said...

La suerte de la fea a la bonita no le importa jaja. No, la verdad que es muy interesante ver como hay mujeres que engatusan (literalmente) a los hombres y son la cara oculta del poder. Ejemplos: Hillary y Marthita. No pongo apellidos porque no es necesario. Besos y buen inicio de semana.

octubre 23, 2007 7:18 a. m.  
Blogger Azusa said...

Nunca había oído esa historia, es muy interesante, Leo...
Un besote

octubre 23, 2007 10:13 a. m.  
Anonymous Marian said...

Desde luego, escalar desde esclava a reina absoluta, no es para quitarle méritos, por muy poco ortodoxos que nos parezcan ahora los métodos, eran los que se estilaban.
En el harén, el poder de la mujer se medía por el buen servicio que prestaba al sultán: ser madre del heredero. Era la única manera de ser considerada esposa.
Como madre del heredero, adquiría a través del hijo una autoridad tan grande que el mismo sultán la temía...por aquello que reza el Corán de que el paraíso está a los pies de una madre. Así que, sin desdeñar la personalidad seductora de Roxalena, que fue capaz de apasionar a un hombre tan poderoso, quisiera destacar el papel de la madre… Y Solimán, adoraba a su madre Hafise (que por algo la conocían por “La sabia). Como suegra, creo que pensaba que la primera mujer de su hijo, no estaba a la altura de él, y con mucho tacto, propició la entrada en escena de Roxelana, en ella vió una mejor sucesora , la instruyó y Roxalena que además de tener una sonrisa cautivadora, según dicen, era una excelente bordadora, empezó con audacia a no dar puntada sin hilo. :o). Solimán, pasó de ver el paraíso a los pies de su madre a verlo a los pies de Roxalena, así son algunas grandes pasiones, creo.
Un abrazo

octubre 23, 2007 11:50 a. m.  
Blogger Livaex said...

Muy interesante esta historia, Leo. ¿De dónde sacas toda la información? Besos

octubre 23, 2007 2:25 p. m.  
Anonymous unjubilado said...

Al morir Solimán , su imperio iba desde la frontera austriaca hasta el Nilo y desde Bagdad a Túnez y Argelia. No obstante, Solimán, fue un guerrero que llevó a sus pueblos los beneficios de la paz - la llamada Pax Ottomanica -, que construyó puentes y caminos por los que circulaban las caravanas, desarrolló oficios y extendió el comercio; por último, implantó algunos servicios sociales, lo que permite decir que fue el primer Estado Benefactor.

Y todo ello:
Por el amor de una mujer
jugué con fuego sin saber
que era yo quien me quemaba,
bebí en las fuentes del placer
hasta llegar a comprender
que no era a mí a quien amaba...
Seguro que amaba a su marido o al poder que representaba?
Un saludo

octubre 23, 2007 7:04 p. m.  
Blogger IRIS said...

Una historia fascinante,y ahí es donde se demuestra que muchos hombres que gobiernan tienen detrás grandes mujeres. La gran pena de esta historia, es que su hijo como gobernador fuera tan desastroso, a lo mejor esto sucedió porque no encontró una mujer como su madre, que lo encauzara en su gobierno.

Un abrazo enorme linda!

octubre 23, 2007 9:31 p. m.  
Blogger Trini said...

Pues sí que tenía poder Roxelana. Tanto poder que da miedo pensarlo.

Besos

octubre 24, 2007 12:27 p. m.  
Blogger Charles de Batz said...

A pesar de la crudeza de algunas de las imagenes, tu relato encierra una maravillosa belleza, de esa que huele a aire fresco y especias, a flores frescas y luz.

Casualmente, una de las imágenes más hermosas y sencillas que conservo en mi memoria nació allá, en el cementerio que hay junto a esa mezquita que mencionas al final de tu escrito. Mientras lo visitaba un atardecer, vi a una joven vestida a la usanza del lugar, detenida ante una tumba. Del sencillo pañuelo que cubría parte de su cabello escapaban unos mechones rizados y negros, y sus ojos brillaban con una intensidad difícil de imaginar, mientras oraba en silencio con los brazos extendidos y las palmas de las manos abiertas hacia el cielo.

Imaginé que estaba ante la tumba de algún familiar, o por lo menos de un ser muy querido, por lo que reprimiendo mi curiosidad dejé de mirarla y continué mi camino fuera de aquél cementerio.

Desde entonces, no han sido pocas las veces que he vuelto a acordarme de ella, de aquella imagen, pues en cierta manera ha quedado impresa en mi memoria como aviso de que, a pesar de todo lo que vemos, todavía existe en algún rincon de nuestras vidas lugar para la belleza, el amor y la armonia.

Salud

octubre 24, 2007 4:11 p. m.  
Anonymous natalia (cenicienta) said...

hl he vuelto y pasaré por aquí siempre que pueda, porque me dejas enganchada a la pantalla leyendo cosas como estas.. Desde luego hay mujeres q son una especie de "bruja" y son capaces de dominar a sus hombres a su antojo. besos

octubre 24, 2007 4:15 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Azul – Si hacemos caso a lo que de ella cuentan, dudo mucho de que el amor fuera su sentimiento más fuerte.

Mixtu – Bueno, hay mujeres que gobiernan bien y otras muy mal, no creo que dependa del sexo, si no del seso de cada persona.

Anónimo – Me pega que todos esos refranes y frases están hechos por los hombres para intentar contentar a las mujeres aunque no crean en absoluto que sea cierto pero creen que con ello quedan bien y no gastan un duro.
Y esto no es un fábula, Roxelana existió y por eso la tomé como ejemplo del poder que algunas mujeres tienen sobre los hombres aunque sigo sin saber el por qué.

Hannah – Me temo que tomaste la frase inicial por dónde no debías, sólo la usé como introducción a un caso real en el que se cumple pues Solimán reinaba y ella gobernaba. Como dije en el comentario anterior, esas frases están hechas por los hombres con la intención de quedar bien con las mujeres, pero no todas las mujeres somos tontas y muchas no nos las creemos.
Pero si hay una cosa cierta y es que algunas mujeres no se lo que hacen o como se arreglan, logran lo que quieren en la vida y hombres de la catadura de Solimán caen rendidos a su pies y dicen amén a todo lo que ellas quieren y eso sucedió entonces y sucede todavía.
Y otra cosa, ella si dejó de ser esclava e incluso favorita para convertirse en esposa oficial cosa que ninguna hasta entonces había conseguido.
Y es cuanto a lo de ser invisibles durante milenios es un tema que daría lugar a un gran debate pero no me parece que sea este artículo el lugar en donde hacerlo pues no se ajustaría a la historia contada.

Gaviota – Roxelana no es más que un ejemplo, hubo y hay muchas mujeres que de una forma o de otra consiguen no sólo hacer lo que quieren si no, y esto es lo que más me llama la atención, que los hombres que las rodean se vuelvan tan ciegos y sordos que sólo ven y oyen lo que ellas quieren.

Azusa - :-)) No te extrañe, la Historia es la novela con más personajes de todas las que existen, así que siempre se puede encontrar alguno nuevo.

Marian – Gracias por toda la información que aportas, tu comentario es muy enriquecedor. Yo de pasada sólo dije que la vida en los harenes no era placentera en absoluto porque hablar de un harén sería tema más que suficiente para un artículo y el de hoy sólo se refería a Roxelana, pero quizás algún día toque el tema.

Livaex – Me gusta leer sobre todo Historia y luego suelo trasladar al blog algunas de las cosas que leo, eso si, contadas a mi manera que es como si más que un artículo fuera una tertulia con todos vosotros.

Unjubilado - :-)) Muy buena tu pregunta final que si merecería un buen debate, sigo opinando que al amor se le confunde con otros sentimientos que nada tienen que ver con él, no quiero ser mal pensada, pero no se si ella le amó o sólo lo utilizó para conseguir el poder, pero lo que me intriga en casos como este es ¿cómo logran embobarlos hasta el punto de que no vean ni oigan nada más que lo que ellas quieren?. Jaja, en su testamento podría haber dejado la receta ¿no?.

Iris – No se si ellas son “grandes mujeres” o ellos unos mentecatos, :-) todavía no logré aclararme.

Trini – :-) Como dije antes podría haber dejado un manual de instrucciones porque algunas no somos tan espabiladas.

Charles de batz – Precioso ese recuerdo que tienes y que espero nos relates alguna vez en tu blog con la maestría que sueles emplear siempre y así leeremos una historia llena de belleza, amor y armonía aunque partas sólo de una imagen que te quedó grabada.

Natalia - ¡Pero que sorpresa!, apareces y desapareces como el Guadiana, espero que todo te vaya bien y vuelvas ahora con más frecuencia.

octubre 24, 2007 4:39 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Leo el hecho de decir fábula, no lo escribí como narración de la que se saca una moraleja, mi intención era la de exaltar en demasia la vida de Roxelana. No la conocía,se me ocurrrió mirar el diccionario de Mujeres Célebres de Cristina Segura y la tiene seleccionada. Así que ha sido un fallo mio de expresión.

En cuanto al segundo punto puede que hubiera amor y después ambición al ver que con sus métodos empleados era un ser maleable, no hay que confundir amor con sexo. ¿Y los métodos empleados los de toda la vida.Vete a Josefina Beauharnais, Cleopatra, la pompadour...Un abrazo Licinia 01

octubre 24, 2007 11:30 p. m.  
Anonymous fracasado said...

Pueden más 2 tetas que 2 carretas

octubre 25, 2007 12:41 a. m.  
Blogger Lady Zurikat said...

Habia que tener el coraje de un leon para sobrevivir asi, encerradas, la mayoria sin pena ni gloria en calidad de odaliscas, sentadas en cuclillas, comiendo dulces y perdidas en el hachis. Y que no tuvieran un solo derecho a su favor, y todo lo tuvieran que conseguir por medio de un hombre. Aunque hombres, tampoco la tenian facil en esa epoca, sino preguntenle a los principes asesinados.

octubre 25, 2007 4:27 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Anónimo - :-) No fue mi intención llamarte al orden porque emplearas la palabra fábula, sólo fue una aclaración.
El amor y las reacciones que éste provoca siempre me desconciertan, así que no se si había amor o no, pero en este caso dudo de que el sexo fuera el atractivo principal porque tenía muchísimas mujeres en el harén dispuestas a ofrecérselo, creo que en estos casos hay algo más que reconozco no saber lo que es pero que les da a algunas mujeres un poder enorme sobre los hombres.

Fracasado – Eso es lo que dicen pero como le dije a Licinia en este caso concreto no creo que fuera la causa principal.

Lady Zurikak – Tienes razón, aunque de pasada, dije en el artículo que la vida en los harenes no era ni fácil ni agradable: poco espacio, muchas mujeres, ningún futuro y ningún derecho, ¿quién quiere vivir así?.
La diferencia con los hombres era que las mujeres no tenían ninguna posibilidad de elegir mientras que los hombres (hijos, nietos, etc.) podían salvar la vida siempre y cuando no intentaran trepar al trono.

octubre 25, 2007 7:37 a. m.  
Blogger AdR said...

Preciosa historia, sobre todo porque cuando oímos la palabra harén se nos viene a la cabeza sexo, desenfreno y multitud de cosas "placenteras" pero nada más lejos de la realidad. Un harén es un nido de artimañas.

En cuanto a Roxelana... el estribillo de una canción de Queen:

"Fat bottomed girls you make the rockin' world go round"

;)

octubre 26, 2007 10:55 a. m.  
Anonymous Miau said...

Yo adoro a los humanos Pulsa Aquí-Miau, feliz fin de semana.

octubre 26, 2007 1:17 p. m.  
Anonymous BATIOLA said...

No sé si ellas son unas "grandes mujeres" o ellos unos "grandes mentecatos"; lo has escrito tú.

Yo tiraría por ahí; es curioso que no se haya mencionado el tópico de que a los hombres se les conquista por el estómago (que sois como sois y no queréis mostrar vuestras armas), pero como es de suponer que la comida se la hacían otros, ¿cual es el siguiente método para dominar a los hombres?.

No hace falta que contestéis, que ya se sabe que la inteligencia no está a la vista (ni tiene formas redondeadas).

Si, ya he leido que la chica no era muy agraciada, pero ... ¡hay que ver como se lo hace!.

jejejeje

O Sulimán era tonto, o Sulimán no era tan tonto y se daba la gran vida sin rascar bola, al estilo de los leones, o mejor, porque hasta era la hembra la que eliminaba a los rivales y le ahorraba las broncas.

Encantado de leerte de nuevo, LEODEGUNDIA.

Saludos.

octubre 27, 2007 12:13 a. m.  
Anonymous Fusa said...

Como soy una romántica me quedo con esa parte de la historia, el triunfo del amor, lo demás me parece muy muy desagradable, más de lo mismo, es que siempre hay que dejar cadáveres en el camino? :--(
Interesante la historia y los comentarios. Gracias.

Besinos.

octubre 27, 2007 2:13 a. m.  
Blogger carlitos said...

Interesante post Leo. Y sigue pasando, en Mexico el sexenio pasado con el anterior presidente parecía que la esposa hizó un poco de lo mismo.

Y respecto del post anterior que lo acabo de leer, suena bastante bien conocer Valencia.

Besos Leo que tengas un agradable fin de semana

octubre 27, 2007 5:36 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Adr – Un harén es una cárcel adornada como un palacio, pero cárcel.
Jaja, quise traducir la frase que dejaste y me quedé peor que estaba porque la traducción que logré fue menos inteligible que el inglés.

Miau – Gracias por la foto de los gatinos, es preciosa.

Batiola - ¡Hola marinero! me alegra que hayas llegado a puerto, larga singladura la tuya.
:-) Si descartamos el estómago y el sexo quizás nos quede la mucha inteligencia de ella y la poca de él, pero tampoco me parece que sea eso. Ese poder de algunas mujeres sigue existiendo hoy pero para mi sigue siendo un misterio.

Fusa - ¡El amor! ¿será verdad lo que dicen de que el amor vuelve a la gente ciega y tonta?. Dejar cadáveres en el camino es algo nada raro en la historia de la humanidad.

Carlitos – Claro que sigue pasando, en México y en cualquier parte.
Conocer Valencia es conocer una bella ciudad.

octubre 27, 2007 7:57 a. m.  
Blogger almena said...

Es una gozada conocer de tu mano estas "historias de la historia"!

Un besazo!

octubre 28, 2007 11:14 a. m.  
Blogger Tastavins said...

Me ha gustado mucho la historia.
Supongo que a todos nos parece triste que las mujeres hayan tenido que "gobernar" así durante tanto tiempo. Aunque era lo que había y Roxelana utilizó con inteligencia las armas de las que disponía para asegurar su vida, su posición, y la de su hijo.
Saludos.

octubre 28, 2007 1:03 p. m.  
Blogger Isabel Romana said...

La vida de las mujeres en un harem tiene que ser (o a mí se me antoja) espantosa. Y un gran dolor ver matar a los propios hijos sin poder hacer nada para impedirlo. Era muy injusto el trato que recibían estas mujeres, y desde luego el alcanzar la cima de ese poder soterráneo, oculto, tampoco les garantizaba que fuera para siempre. Y lo que me parece lo peor de todo, es que en esos espacios asfixiantes, las mujeres sacaban lo peor de sí mismas. Besos, querida amiga.

octubre 28, 2007 8:44 p. m.  
Blogger Chela said...

Siento que cuando estuve en Estambul, hace más de 10 años, y visité la mezquita de Solimaniya,desconociese la historia que tan bien nos cuentas en este post.
¡Hubiera puesto más interes en la visita, sin lugar a dudas!

Un abrazo.

octubre 28, 2007 11:23 p. m.  
Anonymous osset said...

Lo que quizas buscara en realidad es poner en el trono a un hijo devil al que pudiese manejar mejor que al padre, pero la parca todo los planes desvarata.
Naturalmente en aquel tiempo, e incluso en este, muchas mujeres tienen que usar su inteligencia para poder llegar aunque sea por la puerta trasera al lo que quieren realmente.

octubre 29, 2007 11:49 a. m.  
Blogger Lebeche said...

Es cierto, no me cabe ninguna duda, que el poder en la sombra siempre han sido las mujeres, dotadas más de astucia, en la mayoría de los casos, que los especímenes de sexo masculino. Ya lo decía, no sé quién, que detrás de todo gran hombre siempre se esconde una gran mujer.
Interesante relato, como es habitual en esta casa.
Un abrazo

octubre 29, 2007 2:37 p. m.  
Blogger celebrador said...

Si esta moza hubiera montado una academia de "hágase político en 15 días"....

octubre 29, 2007 4:22 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Un abrazo.Licinia

octubre 30, 2007 7:47 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Almena – La Historia en si lo es, no hay novela mejor ni con mas personajes.

Tastavins – Si en la inteligencia residía su poder, la verdad es que tenía bastante, pero usó con demasiada frecuencia de la muerte.

Isabel romana – No dudes que en un espacio tan reducido, sabiendo además que no hay salida, todos nos comportaríamos sacando lo peor de cada uno, así que daremos gracias por no haber caído en un harén.

Chela – Por eso es tan necesario preparar bien los viajes, para luego no perderse nada, :-) aunque hay tanto que ver en todas partes que algo siempre se queda.

Osset – Tal vez fuera eso, pero ¿merece la pena tanta lucha y tanta muerte?.

Lebeche – No estoy de acuerdo en que las mujeres en general tengan más astucia, si fuera así, no habría mujeres maltratadas. Sólo algunas son las que no sólo no se dejan dominar, si no que dominan ellas, pero creo que a veces con bastante crueldad.

Celebrador – Bienvenido a mi casa.
:-) Supongo que con su carácter podría haber montado una academia de cualquier cosa.

Licinia – Gracias.

octubre 30, 2007 8:23 a. m.  
Blogger Franziska said...

Desde nuestra mentalidad occidental no podemos comprender que la vida en el harén no sea otra cosa que un lugar perverso.

Por lo que cuentas, la historia de esta mujer no deja lugar a dudas de que consiguió deshacerse de todos sus rivales. Creo que su secreto fue dar con el talón de Aquiles de Solimán: pudo suceder que fuera la única persona que siempre le decía la verdad y que no intentaba ganárselo con halagos. Esa es una postura que parece tan simple pero que pocos se atreven a usar ante el poderoso y Solimán lo era y mucho. Quizás porque ella nunca estuvo enamorada, conservó su sangre fría y la determinación de salir de su situación de esclava y de librar a sus hijos de la misma opresión.

Todo esto que, por otra parte, nadie sabe es sólo una especulación que yo aporto sin darle ninguna importancia: porque puede ser o no ser.

Ah, se me olvidaba: era un ser de una astucia y de una inteligencia fuera de lo normal.

Besos.

noviembre 04, 2007 12:33 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Franziska - Que tenía astucia e inteligencia no hay duda ninguna.
En cuanto a lo de la mentalidad occidental no se que te diga, leí algunos libros sobre el tema y las mujeres que hablaban sobre los harenes, después de haber vivido en ellos, opinaban como nosotras. Encerrar de por vida a un montón de mujeres sin posibilidad de salir ni de realizarse de ninguna manera no creo que sea lo mejor para sacar lo más positivo de ellas.
Gracias por tu opinión sobre el tema.

noviembre 05, 2007 9:02 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home