Mi foto
Nombre:

viernes, agosto 25, 2006

Paciente o pasota


Cuando las cosas en la vida de una persona no van bien y los problemas, las preocupaciones y las enfermedades se le acumulan haciendo que se sienta agobiada y por si esto fuera poco echa la vista a su alrededor y lo que ve no sólo no le consuela, si no que no le gusta en absoluto pues se encuentra con guerras, con políticos corruptos, con gente poco o nada responsable, con injusticias, con sentencias judiciales poco entendibles, con los bosques ardiendo, los mares sucios, animales maltratados, en fin, ¿suficientemente negro el panorama?, pues bien, ¿qué actitud se supone que debe de adoptar?.

En estos casos casi todo el mundo recomienda a la persona agobiada ser paciente y tarde o temprano sale a la luz un personaje que es el modelo de paciencia, el Santo Job. No se si todos recordaréis lo que le sucedió y por qué se convirtió en ejemplo de persona paciente, pero seguro que mas de uno habrá oído con frecuencia esta frase: “Tiene o tienes (según los casos) más paciencia que le Santo Job”.

Pues al bueno de Job las cosas empezaron a salirle rematadamente mal, pierde su hacienda, se mueren sus bueyes, sus asnos, corderos, camellos y siervos, luego mueren sus hijos y su salud también se resiente cubriéndose su cuerpo de llagas y para rematarlo, su mujer que es la única que al parecer no se muere no deja de gritarle: “¿Aún sigues tú aferrado a tu integridad? ¡Maldice a Dios y muérete!”. No hay duda de que su esposa era buena compañera y compasiva a la vez.

Pero aquí no queda todo, por si el pobre Job no tenía bastante, vinieron a visitarle tres amigos para consolarle por sus pérdidas y durantes siete días y siete noches entablaron con Job un debate sobre si Dios es justo o injusto, sobre si sus males son un castigo a sus pecados o si por el contrario son una prueba, en fin, para no alargarme más, que le estuvieron dando la vara en lugar de ayudarle.

Todo esto me llevó a preguntarme si Job fue en realidad paciente o si simplemente se convirtió en un pasota que llegó a un punto en que ya le daba igual ocho que ochenta y quizás se había apuntado a las pastillas que mucha gente se toma hoy en día, las pastillas de “a mi plin”.

¿Qué opináis vosotros?, en casos extremos ¿paciencia o pasotismo cargado de pastillas de “a mi plin”?.

36 Comments:

Blogger Aniwiki said...

creo q hay q tener paciencia, será q soy como job y no me agobio por prácticamente nada. no sé supongo q es la forma de ser de cada uno no?

agosto 25, 2006 8:00 a. m.  
Anonymous unjubilado said...

Hay que ser paciente pero a veces es bueno decir aquello de ¡¡ A mí plim, yo duermo en picolín !!
Pacientemente espero un besito tuyo

agosto 25, 2006 10:45 a. m.  
Blogger TOROSALVAJE said...

Sin duda pasotismo, pero sin pastillas, cuando todo te viene al revés e intentas solucionarlo, y sigue vieniendo al revés, no hay que refugiarse en la paciencia o en la pena, pienso que hay que saber ver que todo es relativo y sobre todo temporal, intentar colarte por alguna rendija mental que te permita ver el sol, porque aunque mucha gente no quiera oir hablar de ello, todos acabaremos igual y se trata de aprovechar al máximo la vida.

Besos.

agosto 25, 2006 11:07 a. m.  
Blogger reina said...

Creo que en principio sería paciencia, y llegado un punto más allá de la desesperación y con todo perdido, llegaría el pasotismo como medida de defensa.

Si es que lo de ser santo es duro, no hay camino fácil.

Un besete.

agosto 25, 2006 11:31 a. m.  
Blogger incondicional said...

Cómo explicarme sin parecer egoísta?, he pasado por los dos extremos y una vez más creo que el famoso término medio es la clave de todo, lo que pasa es que muchas veces te coge a tí con el cable cruzado y ...
Realmente creo que hay gente en éste mundo a la que le ha tocado sufrir mucho más que a otra y fíjate suelen ser las que menos se quejan, por el contrario hay otra , que por un simple resfriado, es capaz de amargarte la tarde, no sé si me explico.
Ya sabes que yo soy de la botella siempre medio llena ;-), y dar gracias por todo lo bueno que tenemos, me ha venido al escribirte el fragmento de D: Pedro, te lo dejo como final, me parece perfecto.

Vuelvo a los fogones, tengo invitad@s de lujo :-).

Abrazos y un muy buen finde.

Pedro Calderón de la Barca

Cuentan de un sabio que un día
tan pobre y mísero estaba,
que sólo se sustentaba
de unas hierbas que cogía.
¿Habrá otro, entre sí decía,
más pobre y triste que yo?;
y cuando el rostro volvió
halló la respuesta, viendo
que otro sabio iba cogiendo
las hierbas que él arrojó.
Quejoso de mi fortuna
yo en este mundo vivía,
y cuando entre mí decía:
¿habrá otra persona alguna
de suerte más importuna?
Piadoso me has respondido.
Pues, volviendo a mi sentido,
hallo que las penas mías,
para hacerlas tú alegrías,
las hubieras recogido.

agosto 25, 2006 12:18 p. m.  
Blogger incondicional said...

Y a todo esto.....se me fué la pinza y no te respondí, o si?,si ej keeeeee.

Más besinos.

agosto 25, 2006 12:21 p. m.  
Blogger bohemiamar said...

Cuando el problema es personal y no tiene solución, suelo desconectarme muy bién del tema. Pero con respecto a los conflictos en el mundo, soy incapaz de decir "a mi plin".
Muy bueno tu post.

Te dejo mi cariño.

bohemiamar.

agosto 25, 2006 12:58 p. m.  
Blogger Carmen said...

No se si es obligatorio dar una respuesta u otra, pero en mi opinión ninguna es válida. Con tantos desastres y malas gestiones que estamos padeciendo en nuestros días, no hay que quedarse impasible como si no pasara nada, y no hay que esperar que pase lo siguiente. Hay ser proactivo, por lo menos revelarse, no dejar que nos condicionen a nosotros y a nuestros hijos.
NO al pasotismo y tampoco demasiada paciencia.
(Esta claro que hablo de los problemas que tú has planteado en tu post, porque lo que es paciencia en otros aspectos tengo mucha y nada de pasotismo)
Un abrazo

agosto 25, 2006 7:24 p. m.  
Blogger Miguelon said...

No creo que fuera pasota, más bien resignación.
Besos

agosto 25, 2006 11:51 p. m.  
Blogger AZUL said...

Ya lo dice el dicho mi querida Leo...al mal tiempo buena cara, osea paciencia pura y dura!

Un abrazo muy fuerte....;)

agosto 26, 2006 4:53 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Aniwiki – Si, supongo que tiene mucho que ver con el carácter de cada uno o quizás con el momento en que te lleguen todos los problemas juntos.

Unjubilado - :-)) Pues por ser tan paciente, aquí tienes un besito muuak (si es que se escribe así).

Torosalvaje – Colarse por alguna rendija mental que te lleve a un lugar plácido y agradable sería la solución ideal, pero no siempre se logra. En cuanto a las pastillas supongo te habrás dado cuenta de que las que yo nombro no existen realmente, sólo son una forma de representar la indiferencia o el pasotismo.

Reina – Tienes razón, ser santo es muy difícil pues no basta con aguantar a pie firme todos los problemas si no que además se debe de hacer sin refunfuñar.

Incondicional – Tienes toda la razón, no el que más se queja es el que más problemas tiene, como suele decirse, muchos se quejan de vicio, el que verdaderamente está agobiado no suele quedarle tiempo para quejidos.
:-)) ¿Qué tal los invitados de lujo?, espero que todo te haya salido perfecto.
Gracias por dejarnos con Calderón de la Barca, elegiste muy bien.
Y si, respondiste, perfectamente.

Bohemiamar – Hay muchas veces en la que uno no es capaz de decir “a mi plin”, sobre todo cuando los problemas te vienen de personas a las que quieres.

Carmen – No es obligatorio contestar, como tampoco lo es elegir sólo entre paciencia o pasotismo, hay otras muchas salidas para los problemas, lo que sucede es que a grandes rasgos y cuando las cosas vienen realmente mal muchas veces sólo tienes esas dos soluciones, o tienes paciencia y esperas a que el tiempo solucione o por lo menos rebaje la presión de los problemas o te encoges de hombros y ante la imposibilidad de poder solucionarlo, lo dejas pasar. Cuentan que en una ocasión un jesuita hablando de los problemas lo resumía así: “si se te presenta un problema soluciónalo con rapidez y si no tiene arreglo olvídalo”. Está muy bien si no fuera que la mayor parte de las veces no se puede llevar a cabo de una forma tan sencilla.

Miguelón – Es posible, pero la resignación y el pasotismo ¿no tienen muchos puntos en común?.

Azul – Es cierto, ese dicho circula con mucha frecuencia pues el mal tiempo suele aparecer con demasiada frecuencia ¿o será que somos demasiado quijicas y aguantamos poco?.

agosto 26, 2006 10:48 a. m.  
Blogger Caboblanco said...

Uno de los profesores de los que guardo buen recuerdo solía decir que "no había que preocuparse, solo había que ocuparse" y además añadía que "el 90% de los problemas que nos acongojan tienen solución por nosotros mismos y el resto, al no poder intervenir para solucionarlos, debían dejar de preocuparnos inmediatamente..."

Difícil seguir esta filosofía pero, en cierto modo, acertada.

Un abrazo

agosto 27, 2006 12:32 p. m.  
Blogger Ogigia said...

Ah, leo, conozco esas pastillas, recetadas, además...

agosto 27, 2006 12:38 p. m.  
Anonymous mark66 said...

Seguro que fue el primero en decir: ¡Sólo me queda el pataleo! Pero me parece que ni eso ;o)
NO me extraña que lo hicieran santo, jajajaja.
Por cierto, aunque parezca mentira, ni había escuchado hablar de él ni de la famosa frase.
Gracias a que te tengo a ti, Leo!

agosto 27, 2006 4:26 p. m.  
Blogger Azusa said...

La verdad es que muchas veces más que paciencia o pasotismo en esas ocasiones (y en otras mil veces menos graves) veo que la gente tiende a ser quejica en exceso. Incluso algunos tienden a buscar problemas donde otros ni los veríamos. Suelo ser optimista y ante las cosas más graves, veo que incluso ahí hay que buscar el puntito, más que paciencia, resignación y ver lo bueno que has tenido en lugar de sólo lo malo.

agosto 27, 2006 4:48 p. m.  
Blogger Isabel Romana said...

Hay un refrán español que dice: "A la fuerza ahorcan". Pues eso es lo que debió pasarle a Job, que tuvo paciencia porque no podía hacer otra cosa. Si la paciencia es pasividad, no me parece buena idea. Si se trata de respetar un proceso (porque todas las cosas precisan tiempo) me parece mejor. Pero no sé. Dicen que Job se rascaba las pupas con un trozo de teja y así se le representa en el arte. ¿De qué te parece que puede ser síntoma? Un besito, super leo.

agosto 27, 2006 8:54 p. m.  
Blogger mixtu said...

pienso que hay que tener mucha paciencia, e como es necessaria en nuestras dias...

beijinhos

agosto 28, 2006 12:38 a. m.  
Blogger Carlos said...

Si yo hubiera sido Job.... no se que hubiera pasado pero lo hubiera perdido mi fé lo mas probable. Realmente no se si hubiera tomado una pastilla de a mi plin... creo que hubiera echo algo mas drástico de efectos irreversibles.
Cuando eh tenido una mínima cantidad de esos problemas, me deprimo mucho, lloraría, realmente no se que me pasaría, pero intuyo que terminaría mal.

besos y abrazos desde el otro lado del oceano!!

agosto 28, 2006 5:32 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Caboblanco – Eso es más o menos lo que decía el jesuita y que mencioné en la contestación del comentario de Carmen y quizás sería la mejor solución, pero es bastante difícil a mi modo de ver y no tanto el poner solución al problema, creo que es bastante mas complicado olvidarlo cuando no la tiene.

Ogigia - :-)) Creo que esas pastillas las recetamos todos cuando los problemas no son nuestros, pero cuando nos toca de cerca resulta bastante difícil decir “a mi plin”.

Mark66 - ¿Es posible que nunca hayas oído hablar del santo Job?, bueno pues ahora cuando en tu entorno se hable de personas pacientes y resignadas ya sabes quien es el prototipo.

Azusa –Estoy totalmente de acuerdo contigo, muchos problemas se podrían arreglar sólo con poner buena voluntad de hacerlo sin recurrir a tanto quejido, pero hay otros problemas de no tan fácil solución y lo peor creo que es cuando los problemas, aunque sean pequeños se acumulan y vienen todos al mismo tiempo.

Isabel romana – Bueno, se puede tener paciencia y resignación, se puede uno volver pasota, pero también y por desgracia se puede tomar la decisión de acabar de una vez, límite al que yo creo que no se debe de llegar, pero claro, no todas las personas tienen el mismo aguante.
Lo del síntoma ¿a qué te refieres, al picor o rascarse con una teja? :-).

Mixtu – Bueno, pues entonces intentaremos practicarla un poco más porque hay que reconocer que la paciencia es un bien escaso.

Carlos – En realidad ninguno de nosotros sabemos como hubiésemos reaccionado en el lugar de Job, pero yo no soy partidaria de las soluciones drásticas ya que muchas veces no arreglan nada. Deprimirse un tanto y llorar algunas veces es normal ¿quién no pasó por ello? pero sin pasar a mayores.

agosto 28, 2006 10:17 a. m.  
Blogger Dianora said...

Preocuparse muchas veces el algo prácticamente inevitable. Pero digamos que hay que poner empeño en mirar al frente y superar los obstáculos, que siempre se puede hacer, lo que pasa que no nos paramos a analizar la mejor forma de hacerlo.
Besos

agosto 28, 2006 7:20 p. m.  
Anonymous white said...

¡pues vete tú a saber! la historia está escrita según conveniencias así que si lo que se necesitaba era un ejemplo de paciencia, pues van y se inventan al pobre Job, aunque si fue alguien real, creo que necesitó un montón de pastillas, pero¿se habían inventado ya?

agosto 28, 2006 7:56 p. m.  
Anonymous nina said...

Hay que echarse el alma a la espalda porque hay gente buena y vamos a decir menos buena que siempre está dispuesta a echarte una mano en los momentos duros y otras te la echan al cuello si pueden, por eso en la mitad esta el equilibrio el apoyo de la persona que se ofrece hasta el final y tu vuluntad puedes hacer mucho, pero eso no queda aqui, existe otro factor que la gente no entiende y es el factor genético, el santo Job tenia los genes a prueba de bomba, otro con menos están agobiadísimos y luchan más que el santo JOb, pero no llegan. HAs expuesto un tema de debate psicológico y cierro porque intervienen mucho factores a discitir y no psicóloga Un beico Nina

agosto 28, 2006 9:40 p. m.  
Blogger Bohemia said...

No sé si pasota o paciente, yo cada vez que he oído la historia de Job he pensado que quizás era una persona inconsciente, siempre me dejó un poco alucinada...

Saludos

agosto 29, 2006 4:18 p. m.  
Blogger digler said...

yo creo que job solo se resignó y pensó que ya nada peor le podía suceder

agosto 29, 2006 8:00 p. m.  
Anonymous diego said...

Yo trato de ser muy paciente, pero no siempre me sale... Ahora mismo tengo un problema personal, fuerte, que requiere de mucha paciencia, no se si tenga tanta... Un abrazo Leo!

agosto 30, 2006 5:39 a. m.  
Blogger Tastavins said...

Supongo que no todas las personas tienen el mismo carácter, hay gente que se ahoga en un vaso de agua y otros más prácticos. Lo ideal sería seguir la recomendación de un libro infantil, Ami: el amigo de las estrellas, que leí hace muchos años y que decía que no hay que pre-ocuparse, sino ocuparse de las cosas tal y como vienen. Si miras todo lo que hay que hacer te desesperas, no sabes cómo empezar... Es mejor fijar objetivos razonables para cada día en función de como vienen las cosas, y si todo viene de golpe aprender a priorizar, si se mira adelante es posible que uno vea que hay muchísimo por hacer, pero también te das cuenta de que pasito a pasito pero de forma constante al final se hace mucho.
No se trata de "a mi plin" ni "Hakuna Matata, ningún problema de be hacerte sufrir" como en el Rey León :P uno debe comprometerse con lo que puede, si unas veces es más bien, pero si otras veces no se puede con tanto y hay que ocuparse más de uno mismo también, tampoco hay que martirizarse.
Un abrazo!

agosto 30, 2006 10:50 a. m.  
Blogger Seilgard said...

Ante todo, asumir nuestras responsabilidades y mucha coherencia personal.

Para ti, un entrañable abrazo de reencuentros.

agosto 30, 2006 3:57 p. m.  
Anonymous Trini said...

Y cuándo no te alivian ni tan siquiera las pastillas "a mi plin"(las de verdad) ¿qué se puede hacer?...
A veces más que pacientes o pasotas, sólo somos seres resignados pues, o acatas lo que te pasa o revientas...

Besos muchos

agosto 30, 2006 7:09 p. m.  
Blogger Raúl said...

Yo no podría dejar a un lado mi preocupación por el mundo. Más bien me gustaría hacer más cosas para cambiar la realidad. La indiferencia le hace daño a nuestra sociedad...

Pero lo que si es verdad, es que uno no debería permitir que la situación lo agobie a tal punto de que no aporte nada al mundo...

Saludos

(Bonito post el de Becquer)

agosto 30, 2006 7:30 p. m.  
Blogger eloryn said...

Paciencia para hacer lo que hay que hacer aunque las circunstancias sean adversas.
No vale con contemplar la botella y pensar en si está medio llena o medio vacía. Mejor levantarse y llenarla.
Como han dicho por ahí, 'más que preocuparse, ocuparse'
Un abrazo

agosto 30, 2006 11:02 p. m.  
Blogger Darilea said...

Paciencia, que para algo es el don de los de mi barrio según una leyenda, jaja lo que pasa que no me la sé, solo se el dicho.
Besitos.

agosto 30, 2006 11:59 p. m.  
Blogger Cris said...

Yo en esos casos quisiera poder ser paciente, sería lo ideal... pero reconozco que muchas veces me abono a las pastillas de "a mi plin", pues lo tengo claro, la vida es corta y no me quiero pasar la mitad de ella sufriendo, agobiándome y preguntándome qué puedo hacer.
También es cierto que a veces es complicado diferenciar una cosa de la otra, asi que mejor no planteárselo...
Un abrazo!

agosto 31, 2006 9:02 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Dianora – Es cierto, pero en algunas ocasiones es francamente difícil mantener la serenidad lo suficiente como para analizar la situación con frialdad, la acumulación de problemas muchas veces nos pueden.

White – No se si el santo Job fue real o inventado, pero las pastillas de “a mi plin” seguro que existieron toda la vida, siempre hubo gente que se encoge de hombros y pasa de todo.

Nina – Claro que hay gente buena que procura ayudar y otros que aprovechan para echar mas leña al fuego y como tu dices los “genes” también deben de tener algo que ver ya que ante la misma situación no todo el mundo responde de la misma manera. :-) Puede que este sea un debate psicológico pero sin grandes pretensiones.

Bohemia – Inconsciente no se, pero si poco habitual y quizás por ello precisamente tiene tanta fama.

Digler – Posiblemente sea eso, pero mira, al final todo le salió bien.

Diego – Siento que estés pasando por un momento difícil, espero que se solucione pronto y bien.

Tastavins – Muy buena tu explicación en la que pones como ejemplo, el libro de Ami, que reconozco desconocido para mi, y la frase de “Hakuna matata” de El rey León que desde luego viene que ni pintada para el tema de hoy. Esperemos que después de este debate, hayamos aprendido algo.

Seilgard - ¿Se acabaron ya las vacaciones?.
Lo de la coherencia personal está bien, pero a veces difícil de mantener.

Trini – Soy una persona totalmente opuesta a la toma de pastillas de verdad, creo que no sólo no arreglan los problemas si no que los empeoran, pero este tema tan serio requeriría de un artículo para él sólo, así que como mucho, de vez en cuando alguna pastillina de “a mi plin” o lo que es lo mismo, encogimiento de hombros.

Raúl – Bueno, aquí más que de los problemas del mundo se trata de los problemas personales que agobian a cada persona y de la forma en que se deberían de afrontar sobre todo cuando tienen difícil o ninguna solución.

Eloryn – Si, es buen consejo, pero ¿se está siempre en situación de poder reaccionar de esa manera?, cuando la situación llega a ser extrema, mantener la cabeza fría es muy pero que muy difícil.

Darilea – Jaja, pues deberías de enterarte de esa leyenda y contárnosla, a lo mejor nos serviría para poder pasar los malos ratos con más facilidad.

Cris – Lo ideal supongo sería arreglar los problemas que tienen solución y dejar de lado los que no la tienen, pero ¿hay alguien que sea capaz de hacerlo así?, me temo que no mucha gente.

septiembre 01, 2006 7:38 a. m.  
Anonymous natalia (cenicienta) said...

la verdad es q las pastillas te dan eso... pr dp todo es más dificil.. yo creo q es mejro tener fe y agarrarte a algo y así ir saliendo.. besos

septiembre 01, 2006 9:35 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Natalia - Por supuesto, hay que luchar por salir adelante de todos los contratiempos, pero eso si, de pastillas reales poquitas, las menos posibles pues aunque al principio ayuden, al final son perjudiciales.

septiembre 02, 2006 9:38 a. m.  
Anonymous nina said...

Leodegundia ¿te importaque te conteste en este post? en el de NO MÁS no quiero contestar a los comentarios para que cuando lleguen a su destino se vea claramente la limpieza de pensamiento,expresada libremente. Perdon por mi intromisión, si te ha molestado dímelo con franqueza. Mi blog lo tienes para lo que necesites
UN abrazo Nina

septiembre 09, 2006 10:47 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home