Mi foto
Nombre:

domingo, abril 08, 2012

Domingo de Pascua


Nikolay Koshelev (1840-1918)

"Pasado el sábado, ya para amanecer el día primero de la semana, vino María Magdalena con la otra María a ver el sepulcro. Y sobrevino un gran terremoto, pues un ángel del Señor bajó del cielo y acercándose removió la piedra del sepulcro y se sentó sobre ella. Era su aspecto como el relámpago, y su vestidura blanca como la nieve.
El ángel, dirigiéndose a las mujeres, dijo: No temáis vosotras, pues se que buscáis a Jesús el crucificado. No está aquí; ha resucitado, según lo había dicho".

Mateo 28-1,2,3,5,6

El Domingo de Pascua marca el final de la Semana Santa y en este día se celebra la resurrección de Cristo. Es una fiesta alegre por representar la vuelta a la vida y en su faceta religiosa se celebra con una Misa solemne y con algunas procesiones.

Pero esta fiesta tiene otra faceta aparte de la religiosa. Es el día en que los padrinos corresponden a sus ahijados que les habían regalado el domingo anterior el ramo o la palma bendecidos. Como todo en la vida, las costumbres van cambiando y las tradiciones desapareciendo, pero quedan todavía lugares en donde, no se por cuanto tiempo, todavía se mantienen.

El regalo más habitual tenía casi siempre como protagonista al huevo. Dado que esta fiesta celebra la resurrección, el huevo era el mejor representante, era símbolo de vida, por eso se elaboraban bollos de pan adornados con huevos cocidos para regalarlos a los ahijados.

Esta costumbre de regalar huevos no es nueva ni surgió para celebrar esta fiesta cristiana. En otras culturas como la china, la persa o la egipcia ya regalaban huevos al llegar la primavera porque como dije el huevo se le consideró siempre el símbolo de la vida.

Pero llegó un nuevo producto a Europa que acabaría cambiando la costumbre de los adornos hechos con huevos cocidos, el chocolate, que hizo furor convirtiéndose en una de las golosinas mas apreciadas.


Así que los huevos empezaron a fabricarse de chocolate y se regalaban solos o adornando una tarta. Luego llegó otro símbolo que también encontró hueco en estas fechas, esta vez un animal que tiene una gran capacidad de crear vida, el conejo. Y el chocolate tomó también su forma encontrando sitio en las tartas al lado o sustituyendo a los huevos.

Hay una leyenda en relación al conejo de Pascua y os la voy a contar porque ya sabéis mi gusto por las leyendas. Dice así:

No se sabe como, pero un conejo quedó encerrado en el sepulcro cuando enterraron a Jesús y tuvo la suerte de presenciar su resurrección. Dado que había sido espectador de este acontecimiento tan importante, al salir del sepulcro fue elegido para que comunicara a todos los niños la buena nueva, cosa que hace con su presencia en todas las casas en estas fechas.

Aunque estas dos representaciones siguen estando en primera línea, van teniendo que dejar paso a otras figuras de chocolate que los niños demandan y que representan a sus personajes preferidos de los cuentos o las películas.

En Asturias este intercambio de palma o ramo por regalo de Pascua entre ahijados y padrinos, se mantiene hasta que los ahijados se casan, momento en que los padrinos hacen un regalo importante que sirve no sólo como regalo de boda si no también como despedida de esta tradición entre ellos.

No todos los padrinos corresponden de esta manera, hay padrinos que después de la ceremonia del bautismo no vuelvan a acordarse más de los ahijados, ni siquiera en una fecha tan señalada como esta. Este comportamiento da lugar a que a veces entre hermanos haya como ciertos celos o envidias porque unos hayan tenido padrinos que cumplen y otros no.

En el caso en que los padrinos hayan sido unos padrinos atentos, cariñosos y cumplidores, sus ex ahijados los eligen como padrinos para sus hijos.

Yo no tuve mucha suerte con los míos, ya que mi madrina poco se acordó de mi y mi padrino nada de nada.

18 Comments:

Blogger Alejandra Sotelo Faderland said...

No conocia como fue que los conejos se habian colado en la fiesta de la Pascua de Resureccion. Gracias por la informacion, siempre con datos mas que interesantes.

abril 08, 2012 6:28 a. m.  
Blogger Senior Citizen said...

Aquí no hay esa tradición de los regalos entre padrinos y ahijados en estas fechas, y lo lamento porque me encanta el chocolate y también esos bollos con huevos, que aquí llamamos hornazos.

(Off topic: Te habrás puesto morada con esos huevos...)

abril 08, 2012 9:07 a. m.  
Blogger Ligia said...

Había leído por algún lado con respecto a la leyenda, que el conejo iba escondiendo huevos para que los niños los encontraran. Por aquí también se empieza a ver esa costumbre. Abrazos

abril 08, 2012 10:01 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Alejandra Sotelo Faderland – No creas, yo tampoco hasta hace poco ya que en mi tierra esto de los conejos de chocolate es moda nueva.

Senior Citizen – No creas que donde hay esa tradición todos los padrinos cumplen, yo no recuerdo que me hayan regalado nunca uno.
Jaja, no lo sabes bien, estaban buenísimos. Si de niña no me los regalaron, ahora los compré yo.

Ligia – Estas modas van pasando de un lugar a otro, aquí tampoco sabíamos nada de este animalín de chocolate hasta hace poco.

abril 08, 2012 11:29 a. m.  
Blogger Francisco Espada said...

Me has hecho recordar mi infancia y aquellos domingos luminosos de la Pascua y el "hornazo", regalo de mis padrinos: un huevo cocido al horno en medio de una especie de cestilla de masa de pan. La tarde el domingo de Resurrección salíamos de excursión los chiquillos con nuestros "hornazos". ¡Feliz Resurrección y felicidades a los padrinos!

abril 08, 2012 2:15 p. m.  
Blogger fonsado said...

Nuestros padrinos debieron ser familia. Nada de nada.
Feliz domingo de Pascua!
Un abrazo.

abril 08, 2012 2:25 p. m.  
Blogger Tawaki said...

Qué bueno aprender de dónde vienen las tradiciones. Estoy en Münich y tienen un árbol decorado con huevos en la entrada.

En cuanto a la Resurrección, será una fiesta alegre, pero yo mañana vuelvo al trabajo, y alegría hay poca...

abril 08, 2012 4:51 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Francisco Espada – Yo espero que esas tradiciones no se pierdan, aunque eso si, habría que decirles a las personas que aceptan ser padrinos que tienen que cumplir con todo lo que ser padrino representa, que no sólo es el regalo de Pascua.

Fonsado – O sea, que tu eres otro de los que no tuvo suerte con los padrinos, una pena, porque ahora hubiéramos tenido un bonito recuerdo de la niñez.

Tawaki – Lejos andas, supongo que de vacaciones.
:-) En cuanto a regresar al trabajo no te quejes, que al menos lo tienes y en estos tiempos es algo que agradecer.

abril 09, 2012 9:19 a. m.  
Blogger Senior Citizen said...

He recordado que antiguamente los hornazos los regalaban -creo que para Navidad- los basureros que se llevaban la basura de los domicilios. Con eso le agradecían a sus "clientes" el favor de dársela. Igual que ahora, que tenemos que pagar al Ayuntamiento por retirarla...

abril 09, 2012 9:47 a. m.  
Blogger GUILLE said...

Mira Leo me has puesto los dientes de a metro porque me gustan los huevos, sobre todo los de chocolate. Mi madre ya los trajo de Barcelona y en el pueblo donde era Inspector Farmacéutico Municial
no lo conocian tenían otras costumbres para celebrar el domingo de Resurección.Durante todo el año no comian pollo, tan solo cuatro veces : El Domingo de Pascua,el día del patrón, para Navidades y Reyes a mi abuelo le gustaba un arroz con pollo muy peculiar.El guión de la elícula era el siguiente: se desplumaba el animal, se cuarteaba,se ponía en la sarten con todos los aditivos y cuando se echa el arroz al pollo cogia la cabeza y le ponía un grano en cada oido, "hecho el arroz" cogía la cabeza le quitaba los granos y se comía la carne o tiraba la cabeza y comía el resto de carne que quedaba.Y muy satisfecho exclamaba ¡así me gusta el arroz con pollo! era un pueblo chiquitillo,Hoy ya es conocido en casi todo el mundo por su Semana Santa viviente y como contraste tiene una playa nudista que no tiene mada que ver con tu precioso relato del que conocía lo de los huevos pero no lo de los conejitos. Hoy me dió por escribir
mañana pondré solo hola. Besos y abrazos a la persona más íntegra del planeta tierra. Guille

abril 10, 2012 12:17 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Senior Citizen - ¿Eran los basureros los que hacían el regalo? esto si que es una novedad, que yo sepa en mi tierra nunca se hizo de esa manera.

Guille - Menuda historia que nos cuentas hoy, nunca supe que se comiera la cabeza del pollo, en fin, siempre se entera una de algo nuevo.
Serás bien recibida tanto si escribes mucho como si sólo dices hola.

abril 10, 2012 8:21 a. m.  
Blogger Salamandra said...

Como casi todos desconocía lo del conejo. Es una gran pérdida de categoría, de testigo de la resurrección a la estantería del supermercado.

Donde vivo no hay tradición de hornazos ni de monas.

abril 10, 2012 10:03 a. m.  
Blogger Senior Citizen said...

Leodegundia: Efectivamente. Los que recogían la basura venían con carros de los pueblos y tenían sus clientes, las familias que les daban la basura con la que ellos supongo que harían abono. Y en agradecimiento por eso, tenían la costumbre de regalar un hornazo creo que por navidad, cosa que a algunos no nos hacía mucha gracia, pues esos hombres solían ir muy sucios, como es lógico, ya que andaban con las basuras, que entonces no iban en bolsas, sino que se les entregaban en los cubos y ellos mismos los echaban en el carro.

abril 11, 2012 12:12 a. m.  
Blogger unjubilado said...

Me he enterado de un montón de cosas que no conocía. Con respecto a las figuras de personajes famosos reproducidos en chocolate, he leído que la SGAE se ha metido por medio y ha multado a unas cuantas pastelerías.

abril 11, 2012 9:35 a. m.  
Blogger Maca said...

Yo tampoco sabía lo del conejo, siempre pensé que era una "americacización" màs.
LO DE LOS PADRINOS QUE NO CUMPLEN ESTÁ BASTANTE EXPANDIDA :).
BESOS

abril 11, 2012 8:18 p. m.  
Blogger Senior Citizen said...

unjubilado: ¿Y con las fallas de Valencia no se mete la Bruja Mala?

abril 12, 2012 5:08 p. m.  
Anonymous unjubilado said...

Senior Citizen La bruja vieja y mala, ya no es lo que era, le nacen enanos por todas partes, está perdiendo credibilidad y lo que es peor, los juicios en los que está metida, muchos socios se están dando de baja y se están repartiendo las migajas, bueno aunque sea el pan de sus hijos (te he contestado en tu blog).
Lo de las fallas lo ignoro, pero ante la duda de que la bruja mala termine en la hoguera, seguramente se abstendrán de cualquier tipo de reclamación. Los pasteleros "pobres" o cuando menos ingeniosos ya lo habían tenido en cuenta y a determinadas figuras y logotipos de todos conocidas simplemente le han cambiado algún color, una letra o algo parecido para evitar que sean iguales y así se evitan el pago de canon.

abril 13, 2012 8:23 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Salamandra – Y yo también, pero encontré esa leyenda y no me resistí a contarla.
:-) Supongo que desde el supermercado también se puede dar el mensaje.

Senior Citizen – Gracias por la explicación. No me extraña que algunos recibieran el hornazo con ciertas reservas pues la higiene no parecía mucha. Intenté averiguar si por aquí se hacía algo parecido pero todavía no logré enterarme de nada.

Unjubilado – Si, yo también oí esa noticia. La verdad, los de la SGAE andan a todo, parecen urracas.

Maca - :-) ¿Tus padrinos como los míos? pues lo siento porque si en algo tan sencillo no cumplen, supongo que en la misión que tienen de responsabilidad de atender al ahijado si los padres mueren, brillará también pos su ausencia.

Unjubilado/Senior Citizen - :-) Parece que a ambos os gustaría echar a la Bruja Mala a la hoguera.

abril 13, 2012 12:55 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home