Mi foto
Nombre:

martes, enero 29, 2008

Corto reinado


Quizás sea Luis I el rey español que ocupó el trono durante menos tiempo, tal es así que casi nadie lo incluye en las listas de reyes y por lo tanto pasa desapercibido. Bien es verdad que tampoco hizo gran cosa para que se le recuerde.

Para situarnos un poco en este tiempo, diré que era el hijo primogénito del primer rey Borbón, Felipe V y de su primera esposa Mª Luisa de Saboya. Felipe V, de carácter más bien apático y melancólico y bastante indiferente en temas de gobierno que no tuvieran que ver con una guerra o una venganza, decidió abdicar en su hijo primogénito y retirarse a La Granja con gran enfado de su segunda esposa, Isabel de Farnesio, que al parecer era la que en realidad gobernaba. Esto sucedía en 1724.

En 1722, como parte de un pacto de alianza franco española, Luis se casó con Luisa Isabel de Orleáns, hija del regente francés y como contrapartida la infanta María Ana Victoria fue enviada a Francia como prometida del rey Luis XV. Esta solía ser la misión de las infantas de todos los reinos, servir como garantía de los tratados. Pues bien, el 9 de febrero de 1724 Luis I fue coronado rey, y el 31 de agosto del mismo año murió por causa de la viruela a los diecisiete años.

Os preguntaréis que tiene de interesante esto que os cuento, hasta aquí nada, pero hay un hecho que le da un cierto interés y es que su muerte fue profetizada en un almanaque.

Para entender esto tendremos que hablar de un personaje no muy conocido pero si muy interesante, Diego de Torres Villarroel. Nacido en Salamanca en 1693, fue un personaje inquieto, despierto, que realizó varios estudios y protagonizó un sinfín de aventuras. A los quince años ganó una beca de retórica. Se ordenó subdiácono en 1715, unos años más tarde se marchó a Madrid en donde desempeñó variados oficios. En 1726 ganó por oposición la cátedra de matemáticas en la universidad de Salamanca pero debido a tener pendientes cuentas con la justicia tuvo que huir a Portugal de donde no regresó hasta ocho años más tarde. En 1745 se ordenó sacerdote. Fue administrador del duque de Alba. Todo esto a groso modo, pero lo que nos interesa es que una de sus ocupaciones fue la de crear un almanaque a imitación de uno italiano en el que se incluían además de información astronómicas, noticias, augurios y predicciones. En el almanaque de 1724 profetizó la muerte de Luis I y este acierto fue muy comentado dada la importancia del personaje protagonista de la profecía y como sucede siempre en estos casos, cada uno opinaba sobre el tema como le parecía, unos decían que había sido casualidad y otros que cosas del diablo.

El acertar en esta profecía no le trajo más que problemas así que él intentó que no se hablara del tema, pero le resultó de todo imposible resistirse a hacer más pronósticos, y en el almanaque de 1756 profetizó la Revolución Francesa con bastante antelación, treinta y tres años, y lo hizo por medio de estos versos:


Cuando los mil contarás
con los trescientos doblados
y cincuenta publicados,
con los nueve dieces más,
entonces tú lo verás,
mísera Francia, te espera
tu calamidad postrera
con tu rey y tu delfín,
y tendrá entonces su fin
tu mayor gloria primera.


En el almanaque de 1766 volvió a acertar de pleno al pronosticar el Motín de Esquilache. Nadie supo nunca que método empleaba para acertar con estos pronósticos pero ahí están y al parecer no fueron los únicos.

28 Comments:

Anonymous Marian said...

Más que breve, visto y no visto…el pobre. Su destino vital lo truncó la viruela, pero mucho me temo que el político no se lo hubiera cedido con facilidad la Farnesio, que como madrastra se empleó a fondo en colocar a sus polluelos.
Respecto a Torres Villarroel, destacó en un género de moda y que le hizo tremendamente popular; ediciones baratas sobre temas de interés para un público con ese componente esotérico que le permitía conectar con el pueblo llano y como el mismo justifica, le daba de comer. Por otro lado, sin quitarle méritos, teniendo información privilegiada y un carácter analítico, se pueden hacer pronósticos. El mismo se burlaba de sus predicciones, pero sí que resulta curioso que, además de la muerte de Luis I y la revolución francesa, vaticinara su lugar en la historia cuando escribió su autobiografía de sabio y pícaro:
“Mi vida, ni en su vida ni en su muerte, merece más honras ni epitafios que el olvido y el silencio. A mí me toca morirme a oscuras, ser un difunto escondido y un muerto del montón, hacinado entre los demás…” Y parece que en parte, se han cumplido.
Un abrazo

enero 29, 2008 12:38 p. m.  
Blogger IRIS said...

Me ha encantado el tema del post de hoy, tanto que ya me ves ahora buscando más información, y la interpretación de la fecha de la Revolución Francesa es increíble la priximidad 1000 + (300 x 2) + (50 x 2) + (9 x 10) = 1790, año en plena Revolución Francesa, increíble!!
Siento no emocionarme tanto con Luis I, pero entre lo poco que reinó y lo poco que hizo, reconozco que me ha impresionado más las predicciones de Diego de Torres Villarroel.
Un post que me ha apasionado desde la primera hasta la última letra.
¡Buen trabajo!, mi dulce Leodegundia!
Un abrazo muy grande linda!!

enero 29, 2008 3:53 p. m.  
Blogger Azul said...

Fascinante y corta historia,hubiese sido interesante ver sus logros o decadencias en el trono si la viruela no se lo hubiera impedido.

Como siempre un post lleno de belleza en todo sentido Leo.

Bikos mil :D!!

enero 29, 2008 10:01 p. m.  
Blogger Tawaki said...

Menos mal que estás tú aquí para ir rellenando las múltiples lagunas que tengo en Historia.

Hay algo para ti en mi blog. Abrazos.

enero 30, 2008 12:28 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

La vida de Diego de Torres y Villarroel,tiene más sabor de novela picaresca que de una vida real, fue ermitaño, curandero, profesor de danza y torero, dedicándose después dado su espíritu inquieto, a la astronomía y a confeccionar pronósticos, como la muerte de Luis I, cuyo corto reinado duró siete meses y vaticinó
la revolución francesa en una décima, acertando en ambos casos.
El mismo se define en las MEMORIAS DE SU VIDA como :"atolondrado y travieso, cometiendo cuantos desatinos y propósitos se me presentaban, ni puertas, ni candados, ni paredes, ni ventanas me sujetaban en la universidad Salmantina"
Marcha a Portugal con el nombre de Gabriel Gilberto donde fue soldado, ermitaño y pícaro.
Pero tubo de bueno el mantener en alto la lírica que estaba en plena decadencia se mantuvo dentro del más puro clasicismo literario, tomando como ejemplo el estilo sátirico de Quevedo.
Y como siempre mi queridísima Leo me tira de la lengua,Que descanses preciosa y ¡como disfruto con tus post!Un abraciño de JTH

enero 30, 2008 1:16 a. m.  
Blogger Charles de Batz said...

Interesante como siempre, querida amiga. Por lo de Luis paso de puntillas, no sin antes hacer una pequeña reflexión: creo yo que la muerte de este joven monarca, nos alejó un poco del proyecto inicial de pactos de familia que se trazó con la llega del primer Borbón, lo cual a la larga tendría sus repercusiones. Además, el vernos privados de un monarca con nombre tan francés -hasta XVIII hubo en el país vecino-, tiene su punto de exotismo.

Pero para mi, quien realmente tiene interés es Villarroel, personaje que creo que ha quedado un poco relegado en el panteón de nuestras grandes figuras. Así que me parece maravilloso el homenaje que le dedicas.

Recuerdo haber leído su autobiografía hace ya tiempo, y me quedó en la memoria la sensación de haberlo pasado realmente bien. Con especial gusto me viene a la memoria el episodio en que pasó a Portugal y vivió con un ermitaño durante mucho tiempo.

Villarroel y Feijoo, sin ser iguales, creo que son dos de las figuras más relevantes de nuestra cultura del siglo XVIII, y desde luego leer a cualquiera de los dos es un placer que recomiendo encarecidamente.

Salud

enero 30, 2008 9:45 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Marian – Tienes razón, su madrastra era un poco como las de los cuentos y más teniendo en cuenta que tenía bastantes hijos por los que luchar para colocarlos bien, y lo logró con uno de ellos que llegó a ser rey, Carlos III.
La vida de Villarroel me recuerda un poco a la de Quevedo, ambos llevaron una vida de lo más ajetreada.

Iris – Es cierto que Luis I no da mucho de que hablar, pero creo que no está mal que se le de a conocer aunque lo más llamativo de su historia se deba a la predicción de su muerte.

Azul – Nunca sabremos que hubiera pasado de no morir ta joven, pero la historia es así y así hay que tomarla.

Tawaki – A mi la Historia me encanta, es la mejor novela que existe.
Pasaré por tu blog en cuanto pueda.

Jth – Gracias por tu aportación cargada de datos. Parece mentira que con la vida que llevó este personaje no sea mucho más conocido. Al menos hoy salió a la luz.

Charles de Batz – En cuestiones de política es muy difícil llegar a conocer toda la verdad porque alrededor de todos estos personajes se teje mucho misterio, muchas intrigas, muchos intereses y además cada participante en los hechos cuenta la versión que más le conviene, por eso la Historia hay que tomarla siempre con precaución dejando una puerta abierta a nuevos datos que pudieran cambiar la impresión primera.

El personaje de Villarroel es tremendamente interesante pues no es sólo estudiar su vida si no que al mismo tiempo hay que estudiar el ambiente en el que se desenvolvía y esto nos lleva a tener una visión muy esclarecedora de su época.

enero 30, 2008 11:56 a. m.  
Blogger Trini said...

Como a Iris, me ha interesado más la historia de Torres Villarroel que la del joven y efímero rey.

Nunca sabremos de donde sacaba sus profecías, lo cierto es que acertaba, al parecer, a menudo. Más de uno le temería al cruzárselo:):)

Como siempre, un placer leerte y aprender contigo

Un abrazo

enero 30, 2008 6:44 p. m.  
Blogger Maribel Sánchez said...

Un paseo por la historia que a veces olvidamos, interesante y bien expuesto.

Besazo

enero 30, 2008 7:23 p. m.  
Blogger Mityu said...

Interesante, formativo, inquietante, con un quiebro final que mata dos pájaros de un tiro, pues son dos historias que nos traes, unidas por el hábil hilo, no de un almanaque, sino de tu inteligencia.

Un abrazo.

enero 30, 2008 10:12 p. m.  
Blogger Hot Woman said...

Pero el rey en mención no pasó desapercibido para tí. Gracias por enseñarnos partes de la historia y que sobre todo son muy interesantes.
Un beso

enero 30, 2008 11:07 p. m.  
Blogger Caboblanco said...

Hola Leo. Efectivamente, apenas parace en las listas de Reyes. Al parecer murio de viruela pero hay fuentes que dicen otra cosa... A ver si las encuentro...

enero 30, 2008 11:28 p. m.  
Blogger almena said...

Qué curioso personaje Torres Villarroel. ¿Sabes? en Salamanca, su tierra natal, hay un Paseo que lleva su nombre.

Un fuerte abrazo, Leodegundia

enero 31, 2008 11:44 a. m.  
Anonymous unjubilado said...

He encontrado a otro Luis I pero este de Baviera, reinó desde 1825 a 1848.
En cuanto a Diego de Torres Villarroel según sus propias palabras "aprendí a bailar, a jugar la espada y la pelota, a torear y hacer versos: abría puertas, falseaba llaves; hendía candados y no se escapaba de mis manos pared, puerta ni ventana en donde no pusiese las disposiciones de falsearla, romperla o escalarla"
Menudo elemento.
Saludos

enero 31, 2008 7:35 p. m.  
Blogger Franziska said...

La explicación de las habilidades de Villarroel como son las predicciones a largo plazo y, además, explicado sin demasiada claridad, resulta que se puede encontrar algún suceso que case porque de otro modo, es dar por supuesto que todo está prefijado sin que el hombre sea otra cosa que una herramienta para la realización de los hechos.

De este modo, nadie sería culpable de nada y, en estos momentos, ni siquiera Bush sería responsable de lo que está sufriendo el pueblo iraquí e incluso sus propias tropas. Perdona, pero yo no puedo aceptar eso de que nuestro destino está marcado. Creo que los hombres somos responsables de lo que pasa aquí -en nuestro planeta-de lo que ocurre con nuestra vida y con la vida de los demás.

enero 31, 2008 10:10 p. m.  
Blogger Trini said...

Han premiado a mi blog de "Pequeñeces"con un premio de esos que pasan de blog en blog y te he nombrado entre mis favoritos. Por supuesto, no estás obligada a nada, es terrible tener que elegir cinco de entre todos y cada uno de nuestros favoritos. Pero te lo digo para que quede constancia:)

Besos

febrero 01, 2008 9:14 a. m.  
Blogger Robert Caldas said...

Leodegundia. Debes disculpar mi ausencia y que no haya venido a visitarte a pesar de haberlo hecho tu.

Disculpa, estaba un tanto alejado, prometo ya no estarlo. ¿De acuerdo? Te anexaré a mi blog para tenerte mas cerca jeje.

Nos vemos, un abrazo.

febrero 01, 2008 3:28 p. m.  
Blogger Robert Caldas said...

En cuanto al post. Muy interesante, y yo que pensaba que el mas "exacto" y famoso era Nostradamus...

Pero hasta sus predicciones venían rebuscados. Buena rima hacía este tipo.

Sin duda, con estos tipos de post uno aprende mucho. Debo de agradecerte ;)

Un Abrazo.

febrero 01, 2008 3:29 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Trini – Quizás la historia de Luis I sería más interesante si hubiera más material en el que indagar por eso la de Villarroel da para más.
No, que yo sepa nunca se supo como lograba hacer sus profecías.

Maribel Sánchez - :-) A mi pasear por la Historia me encanta, la pena es no disponer de más tiempo.

Mityu – No hay duda de que estas dos historias tienen un punto en común y eso es lo que las hace más interesantes.

Hot woman – Teniendo en cuenta lo que me gusta la Historia no es raro, de todas formas todavía me queda mucho por aprender.

Caboblanco – Si, y no sería raro, pero como no pude comprobarlo no lo puse. Si encuentras algo te agradecería me lo contaras.

Almena – No lo sabía. Una vez hice un artículo sobre el callejero y de lo poco que se conocía a los personajes que dan nombre a las calles. Tal vez será cosa de volver al tema.

Unjubilado – Te agradezco que hayas puesto ese párrafo de su autobiografía, creo que lo describe a las mil maravillas.

Franziska – No se puede explicar con más claridad en que se basaba Villarroel para sus predicciones porque él nunca lo explicó a nadie que yo sepa, así que sólo se puede comentar lo que el predijo y si acertó o no y está claro que en estas ocasiones citadas si acertó.
Por otra parte en ningún momento de mi artículo doy por hecho y ni siquiera digo que todo esté prefijado, yo no lo se y por lo tanto tampoco lo puedo afirmar y tampoco se me pasó por la cabeza ese tema. Y si quieres que te de mi opinión sobre el tema de la responsabilidad o culpabilidad, te diré que cada persona es responsable de sus actos y si hace algo mal es culpable, pero de todas maneras ese no es el tema a tratar hoy.

Trini – Gracias Trini, para mi lo importante no es el premio, si no el que tú me tengas en cuenta. Es el tercero que recibo estos días y a todos digo lo mismo, no soy partidaria de premios pero si me alegra contar con vuestra amistad que ese si es un buen premio.

Robert Caldas – No te preocupes, de vez en cuanto todos desaparecemos durante un tiempo pero eso no significa que cerremos las puertas de nuestros blogs para los amigos.
En cuanto al artículo me alegra que te haya parecido interesante, a mi todo lo relacionado con la Historia me lo aprece.

febrero 01, 2008 9:02 p. m.  
Anonymous Fusa said...

Recuerda que yo te pensaba historiadora ;-), es una gozada leer tus post, a pesar de la hora y que la neurona está espesita, me ha encantado.
Gracias por hacerme la historia amena y entretenida, nunca me gustó, la aprobaba justita pero contigo , es muy diferente.

Más abrazos insomnes.

febrero 02, 2008 3:31 a. m.  
Blogger Mónica...Cine Cuentos. said...

Vaya!! me impresiona es de las profesías!!

Muy buen relato y me encanta la historia.

Bsss.

febrero 03, 2008 4:45 a. m.  
Blogger Meigo,aprendiz de Druida said...

Personaje curioso Don Diego. Son vidas que sorprenden y no e extraña que en tanta compañía consigo mismo desarrollara habilidades proféticas. Yo creo en que, al igual que hay sensibilidades que te convierten en un excelente y único artista, tambien las hay que te hacen ver, si se puede decir así, ciertos futuros.
Como siempre un enorme placer estar en tucasa.
Un beso lleno de rosas.

febrero 03, 2008 12:43 p. m.  
Anonymous Pineda said...

Gracias a tu blog estoy saboreando cada vez más la historia.

Un saludín

Pineda

febrero 03, 2008 1:32 p. m.  
Blogger Livaex said...

Muy bueno el post, Leo. Lo de las predicciones a mí me dan un poco de yuyu, pero a veces dan en el clavo. Un abrazo

febrero 03, 2008 6:47 p. m.  
Blogger mixtu said...

há reis que vivem pouco, que reinam pouco e que nada hacen... que se recuerde...

abrazo serrano

febrero 04, 2008 12:22 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Fusa - :-) ¡Qué mas quisiera yo que ser historiadora!, pero ya sabes que no es así, sólo soy aficionada.

Mónica… cine cuentos – Lo de las profecías impresiona y creo que es un tema interesante en el que tal vez deba de profundizar más.

Meigo, aprendiz de druida – No hay duda de que algunas personas son capaces de hacer profecías aunque no se en que consiste, como le digo a Mónica me parece un tema interesante.

Pineda – Jaja, voy a empezar a cobrar las clases.

Livaex – Si, algunos aciertan y a mi me encantaría saber como lo logran.

Mixtu – Tienes razón, :-) claro que si duran poco tampoco pueden hacer mucho.

febrero 04, 2008 8:10 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Te quiero Gabri

octubre 01, 2009 4:35 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Sorry for my bad english. Thank you so much for your good post. Your post helped me in my college assignment, If you can provide me more details please email me.

abril 22, 2010 12:52 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home