Mi foto
Nombre:

martes, enero 15, 2008

Marinos y soldados (2ª Parte)

Al día siguiente los ingleses lo intenta de nuevo durante la noche, con unas 25 lanchas que portaban unas 50 personas cada una tratan de entrar en el puerto para prender fuego a las fragatas pero sólo lo logran con una y esto en lugar de darles ventaja sirvió para que con la luz de las llamas los defensores tuvieran mejor iluminación para usar su artillería, así que Gonzalo de Cancio y los suyos dispararon a placer causando mucho daño a los ingleses.

Visto lo visto y después de dos intentos más que también resultaron fallidos, los ingleses después de reunirse en consejo decidieron que las uvas estaban verdes y que se marchaban a buscar otras más maduras en otro huerto. Así lo hicieron y después de unos cuantos ataques por el Caribe de los que no sacaron gran cosa, unas fiebres se apoderaron de los marineros contagiando al mismísimo Drake que llegó a su final el 28 de Enero de 1596. Pero como no es la vida de Drake la que nos interesa, regresaremos a Puerto Rico en busca de nuestro protagonista.

Una vez desbaratada la flota inglesa y por lo tanto ahuyentado el peligro, a los españoles sólo les restaba regresar a casa, pero antes tenían que realizar unas cuantas reparaciones en los barcos y preparar el avituallamiento necesario para el viaje. Dado que la nave capitana de Sancho Pardo Osorio se había perdido en la defensa del puerto, decidió regresar en la fragata Santa Clara que había traído Cancio como almiranta y que así se convertía en capitana. El viaje debió de ser bastante placentero y exento de problemas ya que no hay noticias de él, podemos suponer que ambos parientes disfrutarían de su mutua compañía, sobre todo después de la victoria sobre la flota inglesa, de haber librado a Puerto Rico del ataque y de poder regresar con el cargamento intacto.

Llegaron a España en febrero de 1596 y con ellos las noticias de lo ocurrido, premiando Felipe II a los participantes en tan importante suceso. El Consejo de Indias aconseja a su majestad que:
“…se podía hacer merced al general Sancho Pardo del hábito de Santiago en consideración a sus servicios..”
cosa que aceptó el rey
“Hágole merced del hábito y acude a Francisco Gonçalez que tiene orden de lo que ha de hazer”

Quizás nos parezca un premio bastante pobre y un tanto extraño la concesión de ese hábito, por eso es bueno saber que en aquella época era muy importante el vestir un hábito de las Órdenes Militares pues con eso se conseguía dar más prestigio a un linaje.

A Gonzalo Méndez de Cancio, por Real Cédula dada en Toledo a 22 de marzo de 1596, el rey Felipe II le nombra gobernador y capitán general de La Florida convirtiéndose así en el sexto gobernador de esa zona.

Poder leer documentos de la época nos puede proporcionar datos tan curiosos como la carta de embarque de Cancio y su familia con destino a La Florida que dice así:

“Blas de Urieta, mercader, recibí en una nao por pasajero a Gonçalo Méndez de Cansso, natural del qoncejo de Castopol en Asturias y a doña Magdalena de Luances, su muger, natural de la ciudad de Mondoñedo, y Antonio su hijo, natural de la dicha ciudad, que pasan a la provincia de la Florida. Dáseles licencia en virtud de la cédula de Su Majestad desta otra parte escripta y el dicho Gonzalo Méndez de Cansso será de heredad (sic, por edad) de cuarenta y dos años, de buen cuerpo y gruesso, y doña Magdalena de Luances será de hedad de treinta y tres años, de buen cuerpo, los hojos grandes, y Antonio de nueve años. Echo en Sevilla a veynte y dos de junio de mill y quinientos y nobenta y seis años”

Llegaron a la ciudad de San Agustín en La Florida el 2 de Junio de 1597 tomando posesión de su cargo siguiendo el protocolo establecido para estas ocasiones. Se presentó ante los jueces, oficiales reales, el contador, el tesorero y demás cargos y él con su título y provisión real puso el título sobre sus cabezas en señal de acatamiento, le tomaron juramento del cargo y le dieron las llaves del fuerte en el que se encerró en señal de posesión en presencia de los testigos. Este cargo lo desempeñaría durante seis años.

No fueron precisamente años de ocio y placer, desde su llegada fueron muchos los problemas a los que tuvo que enfrentarse pero dada su capacidad y su carácter emprendedor fue enfrentándose a todos ellos. Al año de su llegada muere Felipe II y su sucesor Felipe III le comunica por medio de una Cédula de 26 de septiembre que ratifica en el cargo y por otra Cédula de la misma fecha “para que… os pongays luto y ordeneys que todos los vecinos de es provincia se lo pongan y se hagan exequias según costumbre…” y para su proclamación como nuevo rey le ordena que “se alcen pendones, y hagan las otras solemnidades que se requieren y acostumbran en semejantes ocasiones….”
En cumplimiento de esta orden, el 24 de mayo de 1599 “hízose la proclamación solemne de Felipe III en San Austín saliendo la tropa con banderas desplegadas, y alzó el Gobernador la bandera en el fuerte. Disparando toda la mosquetería y arcabucería y artillería”.

Tuvo que hacer frente a una rebelión de los indios de la provincia de Guale; a un tremendo incendio en la ciudad de San Agustín; construyó una casa de piedra en la fortaleza para seguridad de la pólvora y municiones; solicitó permiso, que le fue concedido, para nombrar cuatro prácticos de marina “para cuando han menester desembocar las flotas y armadas”; mandó construir a su costa un hospital para sustituir al del convento de los franciscanos que se destruyó en el incendio de la ciudad; construyó una iglesia de madera que según un testigo “no hay otra más decente ni mejor en todas las Indias”; habiendo conocido el maíz y viendo la utilización que los indios hacían de esa planta, promovió su cultivo proporcionando herramientas y semillas y además mandó construir un molino para moler el cereal. Todas estas cosas están reflejadas en distintos documentos que son muy valiosos pues gracias a ellos podemos conocer todo lo que sucedió durante aquellos seis años de mandato de Cancio en La Florida porque era una persona minuciosa a la hora de apuntar todos los detalles.

Fotografía del arca original que todavía se conserva

Regresó don Gonzalo a España en 1604 y a su vuelta trajo en su equipaje dos arcas de madera que portaban las semillas del maíz. Una de ellas, en madera de castaño, todavía se conserva en el solar de los Cancio, mientras que la otra que era de madera de cedro, tristemente desapareció, aunque en 1729 todavía constaba en el inventario de la casa. No volvió a viajar a América pero eso no quiere decir que haya permanecido inactivo pues ocupó algunos cargos públicos. Además promovió el cultivo del matiz en Asturias que supuso una gran riqueza y la eliminación del hambre en una zona de difícil cultivo de otros cereales, pero esa ya es otra historia.

Muere Gonzalo Méndez de Cancio en su casa natal de Casariego el 31 de marzo de 1622, siendo enterrado en un sepulcro del presbiterio de la Iglesia de San Esteban de Tapia, de la que hoy sólo se conserva la capilla mayor.

Iglesia de San Esteban

24 Comments:

Blogger Lady Zurikat said...

Asi que te gustan los marinos? Pues de corsarios, tambien hay historias trepidantes de accion, circunnavegaciones, nadar en rios infestados de cocodrilos, fiebres, y tormentas en el Cabo de Hornos. algo de eso habre heredado.
¿asi que te ha gustado la introduccion a la historia de Dido en lo de Isabel? bueno, puedes quedarte con esa parte si prefieres porque es mas larga, pero te aseguro que no le di el gusto a Virgilio de dejarla en los Infiernos, lugar que no se merecia. Eso te lo aseguro. Palabra de gata, diria mi niña Lizzie.

enero 15, 2008 2:43 a. m.  
Blogger Livaex said...

Muy interesante la historia de Cancio. Ahora leyéndola, recordé la derrota de Horacio Nelson (al parecer la única en su vida militar) en el puerto de Santa Cruz de Tenerife, donde perdió un brazo debido al disparo que recibió de un cañón apodado "El Tigre", que hoy día todavía se conserva aquí como pieza de museo.
No sé lo que hubiera pasado si la isla hubiera sido ocupada por los ingleses... A lo mejor estaría yo escribiendo en inglés. Besos

enero 15, 2008 9:13 a. m.  
Blogger Trini said...

Cuántos personajes hay que marcaron la historia y casi todos desconocemos, a no ser por gente como tu que los rescatas y nos los das a conocer.
Ahora, tan acostumbrados al maíz, por ejemplo, o a la patata, no concebimos que no existieran aquí desde siempre.
Me gustó esta historia y, cómo no, tu amena manera de narrarla.

Besos

enero 15, 2008 1:03 p. m.  
Blogger Azul said...

Cuantas cosas pueden contarnos los marinos, el mar y sus aventuras. Tu nos las transmites como siempre con calidez y gracia.

Un abrazo fuerte Leo!

enero 15, 2008 5:33 p. m.  
Blogger Isabel Romana said...

He le�do seguidas las dos entradas y, como siempre, querida leo, he de quitarme el sombrero. Comprendo que te sintieras emocionada al entrevistarte con los descendientes de este hombre singular y poder ver algunas de sus pertenencias. A veces los nombres de personas suya actividad ha sido tan positiva para su pueblo, como �sta de traer el maiz e implantar su cultivo, quedan en el olvido, injusto olvido hay que decir. Y es un aut�ntico placer que nos los traigas a nuestros d�as. Besos, guapa.

enero 15, 2008 8:11 p. m.  
Blogger AdR said...

Madre mia, como y que bien te has documentado para todo esto :) Los extractos de documentos de la epoca me han recordado a mis años universitarios, cuando ibamos a leer a archivos de Sevilla :)

Besos sin tildes.

enero 16, 2008 10:14 a. m.  
Blogger Tawaki said...

Me vienen a la memoria tantos y tantos libros ingleses contando sus hazañas y me da lástima que no haya apenas ninguno donde encontrar las nuestras.

Precisamente por eso, tu entrada tiene aún más valor.

Un abrazo.

enero 16, 2008 11:24 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Como Ingeniero Agrónomo ofrezco mis respetos a su labor, y eso en el año dedicado por la ONU a la patata, sí, sí, a la patata, a la misma patata que viste y calza y que, originaria (se supone) de las orillas del gran lago Titicaca, aplacó ella sola solita el hambre sistemática de toda centroeuropa permitiendo así su posterior desarrollo económico

Es la importancia del comer (o el buen yantar de aquellas épocas), que minimizamos alegremente dándolo por supuesto hasta que se le ven otra vez las orejas al lobo. ¿Se han fijado en la subida del pan y de la leche y de...?

felizahora

enero 16, 2008 5:06 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Curiosísimo ese documento de identificación y otros tantos que supongo habrás tenido la oportunidad de ver preparando el artículo. No se puede negar que además de emprendedor y buen marino, en tierra supo ser un administrador minucioso; prueba de ello es el reconocimiento del rey. Una vida apasionante y desconocida como la de muchos contemporáneos suyos. Y me ha encantado saber que un asturiano le bajó los humos al mismísimo Drake. Eso me hace pensar en que novelar la Historia no es lo mismo que investigarla a palo seco, y gracias a tu artículo resulta, además de ameno certero. Te felicito.
Lafabariega

enero 16, 2008 8:34 p. m.  
Anonymous fusa said...

Reitero una vez más lo bien que explicas la historia, se hace muy amena y me quedo con ganas de saber más.
Me hizo gracia leer en el documento datos como"...de buen cuerpo y gruesso, y doña Magdalena de Luances será de hedad de treinta y tres años, de buen cuerpo, los hojos grandes, y Antonio de nueve años."hay que ver que detallistas eh?
Supongo que tocar el arca te habrá producido tremenda emoción, no sabía yo que el maíz llegó aquí precisamente en un arca de castaño ;-), si es que….( vale también en otra de cedro peeeero ::))

Te felicito por tu labor de divulgación y el cariño que pones en cada post.

Ha sido un gusto leer un trozo de nuestra historia de tu mano.

Abrazos.

enero 16, 2008 9:19 p. m.  
Blogger Caboblanco said...

Me lo he pasado muy, muy bien con ambos post leo... Un fuerte abrazo.

enero 17, 2008 6:03 p. m.  
Anonymous unjubilado said...

“...se podía hacer merced al general Sancho Pardo..." Esto fué en el 15 de Agosto de 1596 ¿verdad?.
El rey se expresa sobre la casa de piedra "Pues dezís que aprueba tan bien la piedra y cal que ay en esa tierra, será bien que deis toda la prisa posible a hacer la fortaleza en la forma que está acordado y ordenado que al Gobernador de la Habana escribo que envíe..."
He encontrado cosillas en internet, pero me gusta mas tu relato.
Saludos.

enero 17, 2008 8:38 p. m.  
Blogger Lady Zurikat said...

Se ve que nos gusta la navegacion, hoy mi jefe me dejo un comentario en mi post, si habia mirado Master and Commander ultimamente!!!
Lo que es no tener un gramo de fantasia, me digo yo. Y como si fuera poco, meta a explicarle (a un griego, justamente) la cosmovision de la epoca y hasta donde llegaba la fantasia...
Pero si, muero por los barcos a vela, un yate de ultima tecnologia no me mueve un pelo, un bote a vela y se me cae la baba...

enero 17, 2008 11:23 p. m.  
Blogger IRIS said...

Joooolinn!! Como te informas! He vuelto a leer la primera parte para así contínuar la lectura con esta. Y es increíble, no solo lo que te has documentado, sino la vida de este hombre. Me ha impactado lo del maíz, ya que gracias a el se alimentarón muchas bocas, en épocas en las que desgraciademente había escasez de alimentos. Y es una pena que se perdiera la otra arca, pero bueno. En fin que un 10 a este hombre y otro 10 para ti, bueno no, para ti MATRÍCUlA DE HONOR!! Gracias por compartir con todos nosotros la historia de Gonzalo de Cancio.
Un abrazo enorme linda, ya estoy deseando saber con que nos sorprenderas en el próximo post! :)

enero 17, 2008 11:28 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Lady Zurikat – No es que me gusten los marinos exactamente, me interesan todas las personas que tomaron parte en cualquier hecho histórico y son tantos que siempre se puede descubrir alguno nuevo.
Tu relato en la historia de Dido en el blog de Isabel me gustó muchísimo y vuelvo a felicitarte desde aquí.

Livaex - :-) Pues me alegra que no fuera así porque a mi se me dan mal los idiomas y no tendría ningún sentido que visitara tu blog porque no entendería nada y eso sería una pena.

Trini – Personajes hay montones, algunos conocidos y otros muchísimos anónimos que también tomaron parte en estos hechos y que sin ellos no se hubieses podido realizar. Imagínate conocer las historias personales por ejemplo de cada una de las personas que viajaban con Cancio en aquellos barcos, seguro que algunas serían de lo más interesante.
Lo del maíz en Asturias fue toda una revolución y de la patata creo que sólo se pueden decir cosas buenas.

Azul – Si se prestara atención son muchas las cosas que podríamos aprender de nuestros antepasados y quizás así aprenderíamos de sus errores y aciertos para llevar nosotros una vida mejor.

Isabel romana – Creo que todos estos personajes deberían de ser rescatados del olvido pues es una pena que muchas veces conocemos más a los extranjeros que a los de casa.

Adr – Es un placer poder conocer esos documentos de primera mano, lo que pasa es que no suelen estar al alcance de todos pues no es fácil acceder a los archivos.

Tawaki – Opino lo mismo que tú, si gente famosa hay en otros países, en el nuestro también, así que saquémoslos a la luz.

Felizahora – Como ya comenté antes, la llegada tanto del maíz como de la patata fueron una revolución en Europa y además una salvación pues ambos quitaron mucha hambre por eso es bueno no olvidarlo.

Lafabariega - :-) Es que los asturianos somos cosa fina, bueno, con humildad tengo que reconocer que nos gusta más la juerga que el trabajo, ya sabes eso de “gaita y tambor” que se dice de nosotros, pero el que sale trabajador lo es más que nadie y el Sr. Cancio era de los buenos.

Fusa - :-) Claro bobina, antes no había foto de pasaporte y no era cosa de ir cargando con un cuadro para adjuntar a la documentación, así que había que dejarlo a la interpretación del capitán del barco.

Caboblanco – Pues me alegro por ello.

Unjubilado – Así parece que el 15 de agosto de 1596 se le concedió el hábito de Santiago a Sánchez Pardo.
En la siguiente frase a la que aludes se refería a que el Almirante había construido una casa de piedra en la fortaleza para seguridad de la pólvora y escribe al Gobernador de La Habana para que envíe al ingeniero Cristóbal Desgoda y al maestro mayor Joan de la Torre así como a algunos oficiales “por el tiempo que fuese menester” para que hagan la fortaleza en piedra.

Lady Zurikat – :-) Bueno, personalmente no soy muy marinera, puedo admirar la belleza de un velero y la del mar, pero hay demasiada agua en él para mi.

Iris – Cuando hablo del maíz resalto la importancia que tuvo en Asturias, pero lo mismo sucedió en Galicia, quizás deberíamos de hablar del tema dada la importancia que tuvo en nuestra zona.

enero 18, 2008 12:38 p. m.  
Blogger Lady Zurikat said...

Leo, la historia esta en el Pasquin, ocupa toda la edicion o extension de pantalla, pero desmentir a virgilio no 'es moco de pavo'. Las fotos me quede con las ganas, pero pensandolo bien hubiera sido un plagio para Isabel a quien respeto demasiado para ello, de modo que lo ilustre con fotos y cuadros famosos.
por eso el recuento de que paso en la semana esta en la pagina de las fotos, invertimos el orden por este mes pues hay mucha gente (por aqui) de vacaciones.
.
2) por cierto un marino español por aca, y su novia, hicieron inspirar la obra El si de las niñas....

enero 18, 2008 6:31 p. m.  
Blogger Franziska said...

Es muy interesante la vida de este marino ejemplar y su iniciativa de traer el maíz fue, sin ningún género de duda, muy importante y no hay que olvidarse de las patatas que también llegaron de América.

Gracias por el intenso trabajo que has realizado. Me parece estupendo.

enero 18, 2008 9:46 p. m.  
Blogger Charles de Batz said...

Buen trabajo, querida amiga. Esto es lo primero que se me ocurre decirte después de haber aguardado hasta hoy para poder volver a leer la primera parte antes de entrar con la segunda. Me gusta seguir el hilo de la historia desde el principio.

Como creo que ya sabrás, las historias que tienen que ver con el mar son algo que me apasiona, y el encontrarme con una que desconocía totalmente es para mi un verdadero gustazo.

He disfrutado de los fragmentos documentales que extractas: le dan mucho sabor a la narración, y he enviadiado muy sanamente la maravillosa experiencia que tuvo que ser para tí el conocer aquella historia de tan primera mano.

Ese tipo de experiencias son cosas que se guardan siempre en uno de los rincones más cálidos de la memoria.

Salud

enero 18, 2008 10:57 p. m.  
Anonymous Pineda said...

Holaaaa, cuánto tiempooo,y sigues con tu blog!!! cómo prestaaaa!!!eres de las pocas que aún siguen escribiendo,bueno yo he vuelto a abrir mi blog, asi que te haré una visitilla más a menudo, muchos besinesss.
Pineda

enero 19, 2008 8:24 p. m.  
Blogger schatz67 said...

Hola Leo,
En primer lugar quiero felicitarte por la detallada informacion que nos brindas sobre estos sucesos historicos.A falta de las fotografias de pasaporte veo que las descripciones escritas funcionaban bastante bien en esas epocas.
Solo me queda reflexionar que diferentes hubiesen sido los recuerdos de la conquista y epoca colonial si mas visitantes hubiesen tenido la sapiencia y buen tino del buen Gonzalo de Cancio.

Un abrazo

Schatz

enero 21, 2008 12:32 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Lady Zurikat - :-) A estas alturas ya no hace falta que te comente nada sobre tu artículo, ya lo hicimos por correo.

Franziska – Son muchas las buenas cosas que se trajeron de América y creo que también allí se recibieron otras tantas igual de buenas.

Carles de Batz – Si, tienes razón, este artículo fue muy importante para mi por muchas razones y siempre lo recordaré con agrado.
La pena es tener que poner sólo extractos de algunos documentos pues esos documentos son en su totalidad de lo más interesante.

Pineda – Me alegra tu regreso, en cuanto pueda te devolveré la visita.

Schatz67 – Tanto en las conquistas como en las épocas coloniales hubo gente buena y mala. Algunos, aunque fueran a conquistar y colonizar nuevos territorios, no lo hacían por el único motivo de enriquecerse, eran buenos organizadores y dirigentes que se preocupaban por las gentes de las tierras ocupadas quizás porque sabían que si las colonias iban bien y sus gentes también, era beneficio para todos, los conquistados y los conquistadores. Cancio fue una de estas personas.

enero 21, 2008 12:59 p. m.  
Blogger cancio said...

me encanto tu relato, saber tanto de un antepazado no es algo comun muchas gracias, manuel cancio

mayo 21, 2009 9:19 p. m.  
Blogger Senior citizen said...

Interesante historia, muy bien narrada y muy documentada. Supongo que para retener tantos detalles tendrías que tomar notas en la conversación con el descendiente. ¿Se la sabía de memoria él?

noviembre 26, 2011 12:05 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Cancio - No es común pero si muy interesante.

Senior Citizen - Claro que tomé notas y otras me las proporcionó él y si, él se sabía toda la historia y daba verdadero gusto escucharle, disfruté muchísimo en aquella entrevista.

noviembre 26, 2011 3:51 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home