Mi foto
Nombre:

martes, enero 08, 2008

Marinos y soldados (1ª Parte)

La Historia de España está llena de marinos y soldados que destacaron por su dedicación y profesionalidad, pero no en todos los casos sus trayectorias son suficientemente conocidas a pesar de la importancia de los servicios prestados. Uno de ellos es Gonzalo Méndez de Cancio, personaje de vida apasionante que se le conoce más por haber traído de América las semillas del maíz, planta que resultó ser tan importante para Asturias, que por otros hechos protagonizados por él y de gran relevancia para nuestro país. Cancio fue un hombre muy decidido, buen estratega y de una gran visión cara al futuro.

Tengo la gran suerte de haber conocido a uno de sus descendientes que tuvo la amabilidad de recibirme en su casa para hablarme del almirante, que es como la familia le llama a nuestro personaje cuando se refieren a él y por si esto fuera poco, me mostró algunos de los documentos de la época que obran en los archivos de la Casa de Casariego. No hará falta deciros que disfruté muchísimo con sus explicaciones y que me quedé gratamente sorprendida de la cercanía con la que habla del almirante, como si en vez de ser un personaje que vivió hace más de trescientos años, fuera contemporáneo nuestro.

Es una pena tener que resumir tanta información interesante como me proporcionó, pero no queda más remedio, así que empezaré por decir que los Cancio proceden de la parroquia de Nogueira de Burón en la provincia de Lugo, a finales del siglo XV un miembro de esa familia, Suero de Cancio Villar, vino a Asturias para contraer matrimonio en Castropol y así da comienzo la familia de nuestro protagonista.


Casa de Casariego, del linaje de los Cancio Donlebún en la que
nació y murió Don Gonzalo Méndez de Cancio

Hacia 1554 nace Gonzalo en la casa de Casariego, parroquia de San Esteban de Tapia. De su infancia no se conoce nada, pero a sus 17 años figura ya sirviendo con sus propios barcos en la carrera de las Indias en compañía del capitán general Sancho Pedro Osorio, pariente suyo.

En su servicio al rey, llegó a construir a su costa tres barcos, el primero, una nao llamada “El Apóstol Santiago” con la que protegía los barcos que venían de las Indias, y que se perdió cerca de Madeira. No se amilanó por ello y mandó construir otra similar a la que bautizó como “Nuestra Señora de la Encontrela” en la que llegó a ser capitán, marchando a Tierra Firme, pero esta nave también se perdió a la entrada del puerto del Nombre de Dios (Panamá). Y la tercera, otra nao que fue llamada “María Santísima de la Concepción” y que estaba dotada de trece piezas de artillería y otros pertrechos de guerra.

Sirvió a las órdenes de Alonso de Bazán y por tres veces fue comisionado para hacer levas para la Armada en Galicia y Asturias. En 1593 el rey le nombró capitán de infantería del galeón o fragata que le designase el capitán general Francisco Coloma y en 1595 el rey le da un nuevo nombramiento, el de almirante de la escuadra en la que era comandante Pedro Tello.

Los temporales fueron en muchísimas ocasiones los peores enemigos de las flotas españolas y en ese mismo año en que Cancio fue nombrado almirante, uno de esos temporales descargó sobre la flota de Tierra Firme que mandaba otro asturiano, Sancho Pardo Osorio, que habiendo salido de La Habana con un cargamento importante de oro y plata tuvo que buscar refugio en Puerto Rico. Se enviaron avisos para que mandaran ayuda desde España, pero estos avisos de socorro llegaron también hasta Inglaterra que por aquel entonces era nuestro peor enemigo después de los temporales y claro, no podían pasar esta noticia por alto, si preparaban una expedición, no sólo podrían hacerse con el oro y la plata si no también con Puerto Rico, lugar estratégico en el Caribe.


Ambas naciones deciden enviar una flota, la inglesa mandada nada más y nada menos que por Francis Drake y sir John Hawkins y la española, compuesta de cinco fragatas, bajo el mando de don Pedro Tello Guzmán que viajaría en la capitana y el recientemente nombrado almirante, don Gonzalo Méndez de Cancio. En ese momento ninguna de las dos flotas sabía de la otra, pero no tardarían en encontrarse.

Poco antes de llegar a las Islas Guadalupe, la flota española avistó a dos naves inglesas y el almirante no se lo pensó dos veces, les persiguió consiguiendo capturar a una de ellas. Con la ayuda del clérigo Ricardo Artar, capellán de la almiranta y conocedor de la lengua inglesa, interrogó a los prisioneros y por ellos se enteró de los planes de la flota inglesa. Avisó a la nave capitana y comunicó las novedades a Tello optando ambos por dirigirse rápidamente a Puerto Rico.

Llegados allí, se encontraron con que el general Sancho Pardo estaba enfermo, pero a pesar de ello ordenó que se reunieran los oficiales de más alta graduación para decidir las medidas a tomar ante la inminente llegada de la flota inglesa. Se fortificó lo mejor que se pudo la isla y se reforzaron las fortificaciones con 70 piezas de artillería, se cegó la entrada del puerto hundiendo la nave capitana de la Flota de Tierra Firme y el resto de las naves, con las fragatas que habían llegado de España se prepararon para defender el puerto bajo el mando de don Tello. Toda la artillería de tierra quedó bajo la dirección de Gonzalo Méndez de Cancio.

El día 22 de Noviembre llegó la flota enemiga que fue recibida con fuego de artillería desde los puestos del Morrillo y desde la caleta del Cabrón haciéndola retroceder hacia alta mar. Pero este primer encuentro no salió gratis al enemigo pues en él murieron sir John Hawkins (al que los españoles le llamaban Juan Aquines) y sir Nicholas Clifford, y otros tres capitanes, claro que esto jamás lo reconocieron los ingleses que se empeñaron y empeñan en decir que Hawkins falleció de muerte natural horas antes del ataque. Los ingleses por su parte como no podían hacer nada mejor, aprovechando la noche llegaron en unas lanchas con la intención de prender fuego a las fragatas españolas, pero Cancio que no dejaba de vigilarlos, desde el Castillo del Morro y desde el de Santa Elena se dedicó a convencerlos a golpe de artillería de que no lo hicieran, así que al final los atacantes sólo pudieron quemar una de ella, la llamada “Magdalena”.

Continuará la próxima semana.......

31 Comments:

Blogger Livaex said...

Genial la historia. Espero ya la segunda parte. Debe ser emocionante conocer de forma directa a los descendientes de un personaje histórico. Enhorabuena. Abrazos

enero 08, 2008 10:15 a. m.  
Blogger Sofi said...

La historia es apasionante y conocerla de primera mano mucho má. Genial tu escrito. Un saludo

enero 08, 2008 11:44 a. m.  
Blogger AdR said...

Qué magnífico viaje me acabas de proyectar :) No sabes cuánto me recuerda esa garita de vigía de la foto a las que pueblan las murallas de Cádiz :)

Besos
P.D.: Puedes creerte que no te tenía entre mis "Blogs que leo"? Eso se arregla ahora mismo :)

enero 08, 2008 4:20 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Asturias lo tiene todo, fue el corta fuegos del avance de los árabes, tiene un pequeño título nobiliario,E principado de Asturias, la virgen de Covadonga, un bello paisaje todo verde donde pastan unas hermosas vacas que dan leche riquísima, con unas buenas gentes acogedoras y generosas y además un descendiente vivo, aunque muy mayor,de una familia de navegantes que defendían los mares del Sur del teje maneje que se traían España y la "viva" de Inglaterra en los mares del Caribe. Este descendiente llamado Don Gonzalo Mendez de Cancio tiene que contarnos más cosas a través de la pluma de Leogundia, datos que esperamos con impaciencia.Un abrazo
JTH.

enero 08, 2008 5:51 p. m.  
Anonymous Fusa said...

Excelente post !!!!!!!

Me encanta saber de la historia de tu mano, ya te lo dije muchas veces, si me hubieran explicado la misma como tú lo haces estaría mejor preparada, hubieras sido una buenísima profesora.

Te imagino escuchando atentamente las explicaciones sobre el "almirante" sin perder ripio.

Sigo atentamente esta parte de nuestra historia ;-)

Abrazos.

enero 08, 2008 6:47 p. m.  
Anonymous unjubilado said...

¡Menuda tarea me espera!
Estudiar y volver a estudiar
para aprender un poquito más.
Este Gonzalo debía de ser un despistado mira que perder dos naves, como el que pierde un centimillo.
Me imagino lo bien que lo pasaste en casa de un biz... triz... nieto y me uno a los artilleros, aunque sea a llevarles agua con un botijo.
Espero la continuación y por si acaso me he llaevado otro recipiente de repuesto.
Un abrazo.

enero 08, 2008 7:31 p. m.  
Blogger Mityu said...

A veces me sorprendo llegando a este rincón donde espera una documentación probada, una pasión en el contar, una generosidad en compartir y una elegancia sobria.

Hasta la continuación :)

enero 08, 2008 8:28 p. m.  
Blogger IRIS said...

Me has dejado de piedra! Peazo de post hija!, si acabo de leerlo y ya estoy con unas ganas de leer la segunda parte. Bueno, y me recordó mucho a una compañera mía de COU que tenía como apellido Cancio, y era de Navia de Suarna (Lugo), a ver si van a ser parientes y todo. En fin, que magnífico trabajo!
Un abrazo enorme linda!

enero 08, 2008 8:47 p. m.  
Blogger Lady Zurikat said...

Lamentablemente la patente de dueños del mar la tienen en la historia los ingleses... que hicieron lo suyo porque asi fuera y cuando decaian una dama llamada Victoria la revigorizo por una causa de renombre: combatir la esclavitud. Vaya que lo merecia.
Pero si uno se aventura en los mares, ve a cada marino que tenia unas tripas de acero para soportar cualquier cosa... uno hoy lee Bouchard y por aca es el nombre de una calle, pero en siglo XIX era el terror de todo puerto español.

enero 08, 2008 11:24 p. m.  
Blogger mixtu said...

genial a historia
genial a gesta dos nossos descobridores...
este teu texto vale também pela pesquisa pessoal que fizeste...
genial...abrazo serrano

enero 09, 2008 10:24 a. m.  
Blogger Maribel Sánchez said...

Siempre me ha gustado sumergirme en la historia y al leer esta te he envidiado, creo que volveré a ella para releer detenidamente sin agobios de visitas inoportunas.

Besazos

enero 09, 2008 12:41 p. m.  
Blogger Trini said...

Una historia real de hace siglos, que nos trasmites tan maravillosamente, que parece que la estemos viendo ahora mismo.
Interesante personaje el que nos presentas hoy, espero conocer, la semana que viene, la segunda parte de sus hazañas.

Besos

enero 09, 2008 1:31 p. m.  
Blogger Nosotras mismas said...

Pasaba a saludarte y desearte Feliz 2008.

Un abrazo

enero 09, 2008 4:49 p. m.  
Blogger Caboblanco said...

Curiosísimo y trabajadísimo Post Leo... España ha sido un país íntimamente ligado a la marina y a los descubrimientos. Es una pena que no se incida más en explicarlo a ciertas edades.

Saludos

enero 09, 2008 5:40 p. m.  
Blogger Tawaki said...

Mi más sincera enhorabuena. No entiendo por qué no damos la importancia que merecen a nuestros héroes, investigadores, exploradores, científicos, etc. Parece que nos avergonzáramos de nuestra propia historia. Un aplauso por ti.

Un abrazo

enero 09, 2008 6:00 p. m.  
Blogger carlitos said...

Interesante historia, mas aún que hayas conocido a un descendiente! Tendre que esperar un semana!

Besos Leo

enero 09, 2008 7:45 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Sé que abordaste el personaje de hoy con entusiasmo, con el rigor que caracteriza todos tus artículos y además que disfrutaste la emoción de rescatarlo del olvido o del desconocimiento de la mayoría …Te felicito, por tu forma de vivirlo.
Así que no sólo le debemos el disfrutar de ese cereal tan bien adaptado a estas tierras ( me estoy acordando de ese pan de maíz que, como otros panes de los de antes, son una perdición :o)) sino que sus dotes de marino, su espíritu emprendedor y ese azaroso recorrido vital todavía nos depara más sorpresas. Espero con curiosidad el próximo artículo.
Un besín
Lafabariega

enero 09, 2008 9:09 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Livaex – Bueno, a mí es la primera vez que me pasa y fue algo inesperado, además es una persona encantadora con una conversación ta amena que el tiempo de la entrevista se pasó demasiado deprisa.

Sofi – La verdad es que la vida de Gonzalo de Cancio fue un no parar, era una persona con una capacidad de trabajo increíble y eso se puede comprobar por toda la documentación que existe.

Adr – Pues el viaje no terminó, todavía queda un buen trecho.

JTH – Jaja, fíjate si lo tiene todo que hasta me tiene a mi. Bueno, fuera de bromas es que Asturias es una maravilla, aunque con defectillos, por supuesto.

Fusa – Imagínate, imagínate que yo estaba casi sin respirar, pena de que el tiempo pasara tan deprisa pues este no es el único personaje de esa familia con una historia interesante.

Unjubilado – Uff, en aquellos tiempos perder una nave era de lo más corriente, :-) cuando no era por culpa de los temporales era que el enemigo se te echaba encima sin ningún miramiento, te tiraban un cañonazo a la línea de flotación y “au revorire”.

Mityu - :-) Demasiadas alabanzas para algo que yo sólo me limito a contar, las alabanzas para Javier Cancio-Donlebún Ballvé que es el que realmente conoce y transmite con entusiasmo la vida de Don Gonzalo.

Iris – Bueno, si tenemos en cuenta que el apellido Cancio viene de Lugo, es muy posible que quizás tengan alguna relación.

Lady Zurikat – En aquella época los tres países más importantes en cuanto al dominio del mar, si no estoy equivocada, eran los ingleses, los españoles y los portugueses.

Mixtu – De los marinos portugueses se podrían contar muy buenas e interesantes historias.

Maribel Sánchez – A mi también me gusta mucho la Historia, siempre digo que es la mejor novela que se puede leer.

Trini – Cuando hablaba con Javier, este personaje resultaba tan cercano que parecía que todavía estuviera vivo.

Nosotras mismas – Muchas gracias, lo mismo deseo para ti.

Caboblanco – Con lo que a ti te gusta la Historia, hubieras disfrutado de lo lindo en esa entrevista y creo que puedes comprenderme cuando digo que fue maravilloso tener en las manos por un momento documentos de aquella época, normalmente estos documentos se ven en una vitrina sin poder tocarlos, pero tenerlos en las manos es algo especial.

Tawaki – No lo dudes, sobre todo en estos tiempos es como si haber descubierto América fuera un pecado mortal. Cierto que hubo abusos, pero si no hubieran sido los españoles, otros lo hubieran hecho y con unas maneras no mejores que las nuestras. Pienso que entre los españoles que fueron a América había bueno y malo como sucede siempre, creo que la Historia hay que estudiarla sin apasionamiento de esa forma se podrían sacar mejores enseñanzas.

Carlitos - :-) Tranquilo, una semana pasa pronto.

Lafabariega – En realidad de lo que iba a tratar era sobre el maíz, pero cuando tuve oportunidad de conocer a este personaje más a fondo creí que él sólo se merecía un artículo y aplazar el del maíz que no descarto ya que para Asturias fue una verdadera revolución.
:-) El pan de maíz es bueno, aunque hoy compré uno que era de mezcla y no resultó como yo creía.

enero 09, 2008 10:24 p. m.  
Blogger Charles de Batz said...

Comienzas fuerte el año, querida amiga. La verdad es que después de leerte con atención, poco queda que añadir al interesante texto que has escrito.

Yo, personalmente, desconocía al personaje en cuestión, aunque prometo no dejarlo en esta lectura y buscar algo más sobre él mientras espero a la segunda parte.

Mis felicitaciones por tan excelente y trabajada historia.

Salud

enero 10, 2008 11:18 a. m.  
Anonymous Gaviota said...

A esperar una semana :(
Besos Leo :)

enero 11, 2008 4:47 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Charles de Batz – La verdad es que inexplicablemente con la vida ajetreada que llevó es raro que no sea un personaje mas conocido, por eso me pareció muy interesante hablar sobre él.

Gaviota – Una semana pasa pronto, bueno, en realidad ya sólo faltan cuatro días.

enero 11, 2008 11:31 a. m.  
Blogger Silvia said...

Hermoso rincon!! Muy interesante!!
muy bueno!!
Seguiremos leyendo!!

Gracias por pasar por mi blog!!
Gracias por tu permiso!!
Pero aviso creo que van a ser mas de una las fotos !!
Dejo mi comentario en este post,
ya me entere que los tres son la misma persona!!
Buena idea!!
El blog de Poesias Maaraavilloso tambien!!
Felicitaciones de corazon!!!!

Simplemente Feliz!! Silvia

enero 11, 2008 5:05 p. m.  
Blogger Chela said...

Querida Leo. La historía es muy interesante, y además la cuentas muy bien.
Bonita la casa solariega de los Cancio.

Tome nota de algunos nombres porque me huele que esta historía está muy entroncada con la de otros marinos gallegos.

Es estupendo que hayas rescatado estos acontecimientos del olvido

Espero con ansia la segunda parte.

Un beso muy fuerte. Lo mereces por este magnifico post.

enero 11, 2008 11:41 p. m.  
Blogger marieazul said...

Me encanta la historias que cuentas, tienes una forma de atrapar con tus palabras la historia que hace que uno se sienta parte.
Un abrazo.

enero 12, 2008 2:18 a. m.  
Blogger mixtu said...

a continuação depois de 22 de novembro...

abrazo serrano

enero 12, 2008 4:42 p. m.  
Blogger Mónica...Cine Cuentos. said...

Me encantó la historia y volveré para la parte que sigue...

Bsss. ¿Cómo te viene tratando el 2008??

Bss. Nos vemos.

enero 13, 2008 5:03 a. m.  
Blogger Meigo,aprendiz de Druida said...

Apasionante. Si en vez del Fraile queme daba tortas por no aprenderme las fechas en que el rey no se qué estornudó y ejecuto a varios por no decirle "Jesús", fueses tu mi profe de Historia, que distinto seria todo. Pero estoy recuperando el tiempo.
Conozco a unos Pardo de Donlebun. Es una familia de marinos. Les preguntaré y te diré algo.
Un beso.

enero 13, 2008 12:29 p. m.  
Anonymous Azusa said...

Es maravilloso que hayas podido conocer la historia de alguien tan de primera mano

enero 13, 2008 4:55 p. m.  
Blogger Héctor Ojeda said...

Cuánto valor, idealismo, ambición y tal vez mito revisten a estos personajes de la historia, pero, lo que vale es su trascendencia y la nobleza que hoy parece tan difusa, bello paseo, en corto tiempo me he visto una película de lo más entretenida, bonito, espero la continuación.

Un abrazo Leo.

Héctor.

enero 13, 2008 7:11 p. m.  
Blogger Franziska said...

Lo primero que se observa es que debía existir la costumbre de anteponer los apellidos de la madre.
Que fue un hombre importante en su época y que, como suele ocurrir para la Historia: "Son muchos los llamados -es decir los que cargan con el mochuelo del trabajo- y pocos los elegidos". Total que no somos nada... que se decía en los entierros.

Eh, y añado: Cancio también es el nombre de un río, afluente del Piloña por su margen derecha.

Espero con interés la II parte.

enero 14, 2008 1:44 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Silvia – Me alegra que te guste este rincón, yo le tengo mucho aprecio porque aquí viene gente encantadora a charlar un ratín conmigo en una amena tertulia.

Chela – Es muy posible que exista una relación con marinos gallegos ya que como indico al principio esta familia tienen sus ascendientes en Galicia.

Marieazul – Bueno, en realidad esta vez me limité a transmitir lo que a mi me contaron y que desde luego me atrapó desde el primer momento.

Mixtu - :-) Bueno, un poco antes, mañana si no sucede nada que lo impida.

Mónica…cine cuentos – Espero verte en la segunda entrega.
El 2008 no parece que venga demasiado bien, en fin, como acaba de empezar le daremos un poco más de tiempo.

Meigo, aprendiz de druida - :-) Tal vez en mi reencarnación me convierta en profesora y espero tenerte como alumno.
Es muy posible que esos Pardo Donlebún tengan que ver con Don Gonzalo, si es así, no dejes de informarme.

Azusa – No te puedes ni imaginar lo que disfruté escuchando su relato.

Héctor Ojeda – Eran otros tiempos con unas formas de comportarse muy diferentes y con unos ideales que hoy ya no existen.

Franziska – En esa época cuando se tenían varios hijos el primogénito llevaba siempre el apellido del padre, pero los otros podían llevar el de la madre si resultaba más conveniente.
La noticia que tengo sobre el río de Cancio es que nace en el Canto de Cadaval, en la parroquia de Carrandi y desemboca en el Colunga.

enero 14, 2008 9:37 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home