Mi foto
Nombre:

domingo, mayo 09, 2010

Reír o no reír

No se si es a causa de la crisis que nos tiene a todos con el semblante un tanto serio, que últimamente nos llueven mensajes para que practiquemos la risoterapia técnica que al parecer sirve para todo. Dicen que rejuvenece, relaja, elimina tensiones, ansiedad, depresión e incluso elimina o ayuda a aliviar algunas enfermedades vasculares y respiratorias y un montón de cosas más y claro, como también está de moda, nos dicen que liberamos las muy llevadas y traídas endorfinas, esas que hasta hace poco no teníamos ni idea de poseer y que el diccionario nos aclara que: son sustancias peptídicas producidas de forma natural en el encéfalo, que bloquean la sensación de dolor y están relacionadas con las respuestas emocionales placenteras. ¡Ahí es nada!.

Así que nos animan a reunirnos para reír siguiendo unas técnicas que al parecer provocan la risa. No hay duda de que ver reírse a la gente es mucho mas agradable que verla llorar o verla enfurecida o amargada, pero ¿realmente esa risa que no es espontánea logra el efecto deseado o por el contrario cuando terminas de reír te sientes triste?, triste porque sabes que fue una risa forzada y falsa. Según el doctor Madan Kataria (fundador del Club de la Risa, conocido antes como Yoga de la Risa), quince o veinte minutos diarios de risa te hacen sentir fresco el resto del día porque inhalas más oxígeno y se activa el sistema inmunológico. Comenta que los ejercicios empiezan con una risa falsa y terminan con una risa verdadera y que tanto en un caso como en otro se liberan los mismos agentes químicos porque el cuerpo no nota la diferencia, así que su lema es: finge, finge hasta que la risa sea verdadera.

Al parecer esto de utilizar la risa para mejorar la salud y el estado de ánimo ya viene de antiguo, en China y en India ya existían en tiempos muy lejanos unos templos en dónde la gente iba a practicar la risa y hoy en día parece que esta práctica se está imponiendo en hospitales, escuelas, empresas y centros de la tercera edad. Si, creo que reírse es muy positivo, pero hay ocasiones en que malditas las ganas que tienes de soltar la carcajada, porque dime ¿qué carcajada puede soltar un trabajador al que le pagan una miseria y le obligan a trabajar más de catorce o quince horas? ¿no sonreiría más y mejor si le pagaran un sueldo razonable y tuviera más tiempo libre?.

No quiero ser negativa, no va con mi carácter, así que investigué aquí y allá y después de varias lecturas y ver varios vídeos me enteré de que al menos hay un lugar en donde esta terapia ayuda mucho y es en los hospitales infantiles donde los niños se olvidan por un momento del miedo y del dolor y eso ya sería causa suficiente para alabar los beneficios de la risoterapia.

Pero como todo en esta vida creo que la risa hay que administrarla y utilizarla con moderación no vaya a ser que se haga realidad esa frase que todos escuchamos alguna vez: Morirse de risa. Si, si, si es verdad lo que cuentan alguno se fue al otro mundo por tan alegre causa. Haré referencia a dos casos concretos.

El primero es el de Calcas, importante adivino griego cuyas predicciones tuvieron mucha importancia en la guerra de Troya. Pero no era el único adivino, un vecino suyo le predijo que no bebería del vino de las viñas que estaban plantadas en ese momento ya que moriría. Cuando los viñedos dieron su fruto y este se convirtió en buen vino, Calcas decidió invitar a su vecino para que viera que seguía con vida y este, cabezón él, volvió a decirle que no probaría el vino ya que moriría. Ante tal empecinamiento, Calcas comenzó a reírse cada vez con más fuerza hasta que las carcajadas terminaron por asfixiarle y así se despidió de este mundo y sin probar el vino.

Otro caso hay que es el de Zeuxis, pintor griego muy famoso pues sus pinturas tenía un gran realismo, eran originales y sabía utilizar muy bien los contrastes de luces y sombras, se dice que pintó unas uvas que incluso engañaban a los gorriones. Pero esta maestría le llevó a la muerte por medio de la risa que le dio cuando contempló su última obra, el retrato de una anciana fea como ella sola que quiso que le pintara un retrato de Afrodita pero tomándola a ella de modelo.

Bueno, después de leer todo esto creo que se puede sacar en conclusión que risa si, pero sin pasarse.

25 Comments:

Blogger Senior Citizen said...

Cuando de niñas reíamos mucho, siempre alguien decía: no riais tanto que mañana lloraréis. Parece una tontería, pero a lo largo de mi vida ha habido veces en que eso se ha cumplido.

Muy buen post, Leodegundia.

mayo 09, 2010 9:10 a. m.  
Blogger almena said...

si es que cualquier exceso no es nada bueno... ni siquiera la risa, por lo que vemos.
Me encantan estas curiosidades de las historia que nos traes.

Un besito!

mayo 09, 2010 11:18 a. m.  
Anonymous Marian said...

Cuando la risa es así de efervescente e incontenible; pero no forzada, es como un bucle…al menos a mi me pasa que termino llorando, pero de risa.
Besinos y feliz domingo

mayo 09, 2010 1:26 p. m.  
Blogger clariana said...

¡Hola Leodegundia!
Original tu post, me ha gustado, aunque de momento no me estoy riendo, yo es que soy demasiado seria, es uno de mis fallos.
Es muy cierto lo que dices sobre la moderación de la risa y que sea auténtica. Me acuerdo en temporadas del trabajo que no lo pasaba bien, lo que me molestaba ver a mi marido riéndose y feliz. Es un egoismo grande e injusto por mi parte el sentir éso, pero me pasaba. Quiero decir que sí, que cuando una persona tiene problemas, no le va a ser muy fácil practicar la "risoterapia", quizás lo que más le gustaría es que la escuchen.
(Pasé mi post al castellano, pues fui deprisa y no me había dado ni cuenta.) Besos y buen domingo.

mayo 09, 2010 2:18 p. m.  
Blogger Ligia said...

Cada día encontramos menos motivos para reir, y en mi caso reconozco que es así. Me has recordado el caso del doctor Patch Adams (se hizo una película sobre él) que hacía reir a los niños enfermos y se demostrabaja que se sentían mejor. Abrazos

mayo 09, 2010 11:36 p. m.  
Anonymous unjubilado said...

Esta entrada me ha recordado, que cada vez me río menos.
En las residencias de ancianos hay un taller dedicado a la risoterapia, (no he estado en ninguno), sin embargo tienes razón, donde de verdad la risa es espontánea es en los hospitales infantiles.
Por cierto las imagenes que publicas me han recordado al reloj, todos ellos en las exposiciones marcan las diez y diez (sonrisa) y nunca se ven marcando las ocho y veinte (tristeza).
Saludos

mayo 10, 2010 8:34 a. m.  
Blogger TriniReina said...

Hace poco me negué a asistir a un curso de risiterapia que daban en mi pueblo. Para qué voy a ir a aprender una cosa que ya sé hacerla sola y la ejercito, gracias a Dios, muy a menudo.
La verdad es que creo que parte d emi curación ha sido la ris ay creo que es beneficiosa casi siempre.
Conocí a una señora, que por cierto, se llamaba como yo, que murió de risa, mientras miraba un programa de televisión; Claro que, esto fue hace mucho tiempo, si llega a ser hoy, se muere de asco:)

A ejercer la sonrisa y a regalarla, que no se diga.

Besos

mayo 10, 2010 8:45 a. m.  
Blogger Azusa said...

No sé, yo suelo sonreír mucho, más aún que reír, siempre me lo han dicho, y la verdad es que suelo tener una actitud bastante positiva ante la vida... Hasta las malas cosas intento tomarlas buscándoles un lado (aunque sea pequeñito) que sea positivo. Quizás tenga que ver con lo de sonreír tanto.

mayo 10, 2010 7:12 p. m.  
Blogger Fran said...

Qué verdad es ¡Lo bien que se siente una después de unas risas!
Pero yo creo que aquí en España, en vez de empezar con fingimientos, preferimos unos chistes o un poco de guasa y la risa está servida.

mayo 11, 2010 12:05 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Senior Citizen – Tienes razón, yo escuché muchas veces esa frase y nunca me gustó porque era como desplazar la alegría por una tristeza que posiblemente nunca se produjera y de producirse ya lloraríamos entonces.

Almena – Tienes razón, nada en exceso es bueno, ni la risa.

Marian – Si, a veces se llega a llorar de risa pero a mi me sucedió muy pocas veces.

Clariana – Para mi la risa forzada no es buena y por otra parte creo que no soy persona de reírse demasiado, más bien de sonrisa, lo que no quita que me sienta feliz y contenta, no creo que por dar más carcajadas se sienta uno mejor.
Por la traducción no te preocupes, leyendo despacio entendí casi todo.

Ligia – Oí hablar de él y tengo entendido que su labor con los niños era muy positiva y alguien que haga reír a un niño, sobre todo si está enfermo, merece todo mi respeto.

Unjubilado – Una de las cosas que está más de moda precisamente es poner talleres de risoterapia en los centros de la tercera edad, no se si tendrá resultados positivos claro que dependerá mucho de la personalidad de cada uno.
La imagen de este artículo la hizo mi sobrino, yo sabía lo que quería e intenté hacerla yo misma pero no me había quedado como yo quería así que aprovechando la visita de mi sobrino lo puse delante del ordenador y en pocos minutos la hizo y a mi me pareció que le quedó muy mona, ahora sólo falta que me venga a explicar un día como se hace para poder aprender yo.

TriniReina – Jaja, muy gracioso tu comentario, tienes razón, la buena señora con la televisión de ahora se moriría de asco.
Me encanta que digas que la risa te ayudó tanto, eso es una buena señal de que la risa ayuda a vivir mejor.

Azusa – Yo también soy mas de sonrisa que de risa y espero que me sirva como si me riera a carcajadas pues lo que no creo que pudiera hacer ni me valdría para nada es reír sin ganas, o sea, con una risa falsa.

Fran – Tienes razón, aquí el cachondeo nos va cantidad y sobre todo si empieza la juerga tomándole el pelo a los demás.

mayo 11, 2010 4:08 p. m.  
Blogger La Gata Coqueta said...

Estoy contigo la risa pero sin pasarse...

Donde lo veo muy acertado es en los hospitales para acercar a los niños un poco de ilusión, pero para los adultos reírse por medio de técnicas no le veo que sea muy autentico, soy una persona muy positiva pero también me fijo en los limites de las cosas y sus realidades eso me pasa por ser muy observadora.

Un abrazo de jazmines recién cortados para que su aroma te recuerde que es primavera.

Marí

mayo 11, 2010 8:17 p. m.  
Anonymous Senior citizen said...

El domingo, cuando vi el post, lo primero que pensé fue: ¿De donde habrá sacado Leodegundia este dibujo?

Imperdonable, por tanto, que no estuvieras al lado mientras la hacía tu sobrino y ahora podrías explicarnos como se hace. ¿Ni idea del programa?

mayo 11, 2010 10:25 p. m.  
Blogger Senior Citizen said...

Perdón. He comentado como si fuera mi blog. Completo mis señas de identidad.

mayo 11, 2010 10:28 p. m.  
Blogger Goathemala said...

Pues eso, a reír mucho pero con límite para no pasar por descerebrado o indolente.

Cuesta hacerlo, cuesta mucho hacerlo. Es como si la vida y los medios de comunicación nos aplicaran muescas de seriedad con los años y las noticias.

Un cachondo el Zeuxis, :-)

mayo 12, 2010 11:53 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Pues tiene una gran demanda, todas las asociaciones hacen cursillos de risoterapia y salen contentísimas.
Como tu dices al principio del post buscamos la tranquilidad ante esta tensión que nos rodea. Nos aferramos a todo aquello que nos dan, si es positivo.
El verano pasado nos lo pasamos pintando mandalas y a mi aquello no me hizo "na". Otro método de relajación. Un besazo Guille

mayo 12, 2010 10:41 p. m.  
Anonymous Fuga said...

Me gusta mucho reír, lo considero la mejor terapia para cualquier dolencia.Huyo de la gente amargada, la que se regodea contando las mil y una penas, lo siento pero esa gente me desgasta, me deja fatal.
Prefiero morirme de la risa como los 2 que mencionas ;-)
Felicita a tu sobrino, me encantan esos smiles, se escribe así?
-------------------

Ando muy liada, ya te contaré.
Besinos.

mayo 13, 2010 11:40 p. m.  
Blogger La Gata Coqueta said...

Te entregaría
una urna
llena de estrellas

Y al abrirla
te encontrarías
hipnotizada

Acompañada
de mariposas encantadas
que te bordearían

Batiendo ufanas sus alas
por el fin de semana
que se avecina

Y al cerrarla
se iría
la belleza y la magia

Que guardan
esmeradas hadas
entre sedas rosadas
el resto de los días...

María del Carmen

mayo 14, 2010 10:42 a. m.  
Blogger Maca said...

Pues eatán los tiempos para reirse!!, pero bueno, yo còno tú, soy positiva y río mucho, (de forma natural y espontánea) , aunque en algunos casos riamos por no llorar.
Las flores que me preguntas son de la familia de esas margaritas silvestres, las que crecen en los campos, pero son dobles y de floristería claro.
Biquiños

mayo 14, 2010 12:21 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Se dice que otro que murió de risa fue Aretino ¿Será?

mayo 14, 2010 4:04 p. m.  
Blogger Darilea said...

Leo, ahora me siento como una niña.
Por motivos de salud he tenido que dejar mi empleo y estoy preparándome para ocupar otro puesto de trabajo, el curso que estoy realizando tiene mucho que ver con niños y como ellos me comporto.
No sabes lo que llego a reir cada día. Me esta sirviendo de terápia.
Un besito, siempre es un gusto leerte, con mucho cariño alguien que te aprecia mucho. Charo :-)

mayo 14, 2010 9:14 p. m.  
Blogger GUILLERMINA said...

Querida Leo perdona que me fuera por los cerros de Úbeda y no contestara a tu post, y paso a ello: me encanta reir pero con risa espontanea, como la de un bebe, pero cuando aparece la palabra terapia, algo falla, no sabemos reir y necesitamos clases de risa.

Yo fui siempre una gran "reidora" y mi madre me decia no rias tanto,y una amiga le aconsejaba que me dejara reir que la vida me haría llorar.¡y que razón llavaba!

Pero me gusta reir, aun hay humor en el mundo.

Un abrazo muy fuerte Guille

mayo 14, 2010 10:20 p. m.  
Anonymous Toupeiro said...

Reir es muy bueno no solo para la salud, también para las relaciones sociales y para un montón de cosas; yo procuro reir y ayudar a hacer reir a los demas, siempre que puedo, y me satisface tanto lo uno como lo otro. Pero, como todo en la vida, hay un momento y un lugar, no me gusta reir por reir, no me gusta la risa forzada.

Que pases un carcajeante fin de semana.

mayo 14, 2010 11:53 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

La Gata Coqueta – Yo nunca practiqué la risoterapia pero por lo que se de ella no creo que a mi me hiciera mucho efecto, sigo pensando que una risa forzada no puede ser buena, aunque como ya comenté, creo que con los niños están haciendo una labor excelente.

Senior Citizen – Si, estuve al lado de mi sobrino, pero va a tales velocidades que al poco de empezar yo ya me había perdido, dijo que volvería para enseñarme, claro que con los jóvenes esas promesas siempre van para largo. No te preocupes que cuando lo sepa te lo cuento.

Goathemala – Claro que cuesta hacerlo sobre todo en los tiempos que corren, pero al menos hay que intentar aunque solo sea sonreír.

Guille – Soy de la opinión de que por mucho que los demás intenten que alguien se relaje o se ría como el “paciente” no ponga de su parte mucha colaboración, ningún método sirve de nada.
Por cierto, gracias a ti aprendí hoy otra palabra pues no sabía lo que significaba “mandala” así que me fui al “tumbaburros” y ahora ya se lo que es.

Fuga – No creo que seas tú precisamente una persona que necesite de la risoterapia, eres una de las personas más positivas que conozco y además lo transmites a los que te rodean.
Se que estás muy liada y espero que todo te salga bien.

La Gata Coqueta – Guardaré esa urna y la abriré siempre que necesite belleza y magia.

Maca – Si, a veces ríe uno por no llorar pero incluso así es mejor reír.
Gracias por la explicación de las flores, son preciosas.

Anónimo – :-) No tengo ni idea, cuando murió no me mandaron el parte de defunción.

Darilea – Tratar con niños puede ser estresante por la mucha vitalidad que tienen, pero eso si, se disfruta un montón con su alegría y sus ideas, son una maravilla y espero que tu trabajo con ellos sea de lo más placentero y deseo que tu estado de salud en estos momentos sea muy bueno.

Guillermina – Hija a estas alturas, tú sabes como yo que la risa y el llanto forman parte de la vida, lo que hay que procurar es que sea la risa la que ocupe más tiempo y no desaprovecharla quejándonos por adelantado de lo malo que nos pueda llegar a pasar.
Ríete todo lo que puedas que a llorar siempre hay tiempo.

Toupeiro – Tienes razón cada cosa tiene su momento y a mi la risa forzada me daría más tristeza que alegría.
:-) No se como será mi fin de semana pero carcajeante no lo creo, me conformo con que sea pacífico.
Elige tú como quieres el tuyo y yo desearé que se cumpla y esperemos que de resultado.

mayo 15, 2010 12:08 p. m.  
Blogger Senior Citizen said...

Qué me vas a decir de los jóvenes y su concepto del tiempo...

Cuando compre este portátil le pedí a un pariente, que sabe mucho de estas cosas, que viniera conmigo... y estuve esperándolo 9 meses. Como un parto.

mayo 15, 2010 11:06 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Senior Citizen - :-) Yo espero no tardar tanto en recibir la clase magistral.

mayo 16, 2010 7:13 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home