Mi foto
Nombre:

domingo, febrero 20, 2011

Cocinar

Emilio Turpo (1963- )

Aunque hay quien piensa que es otro el oficio más viejo del mundo, yo diría que el cocinar si no es más antiguo al menos irá a la par. Supongo que desde que se inventó el fuego, y no se si a propósito o por casualidad, los humanos empezaron consumir los alimentos que conseguían de una forma un tanto mas sofisticada y con el paso del tiempo y con el intercambio de ideas la cosa se fue complicando hasta llegar a la cocina que conocemos hoy.

A lo largo de todos estos años, tanto por la forma de vida como por los adelantos en cocinas y utensilios los menús fueron variando tanto que se pasó de un casi “hablar” con los ingredientes, tocarlos, estudiarlos y dedicarles tiempo, a un aquí te pillo y aquí te como sin dedicarles apenas tiempo y estoy segura que ni a saborearlos como se merecen. No hay más que ver los anuncios de la tele que nos ofrecen esos caldos esblanquiñaos (descoloridos y tristes), ese pollo que sin ningún miramiento ni interés se mete en una bolsa añadiéndole un mejunje y al horno, ese arroz que se mete dos minutos en el microondas y ¡listo!, etc. etc.

No, eso no es cocinar, cocinar es primero pensar en el menú, luego elegir los ingredientes, prepararlos con buen estilo, cocinarlos empleando el tiempo que sea necesario…. o lo que es lo mismo, cocinar con interés y con el amor que la elaboración de los alimentos se merecen. Y así me gusta cocinar a mi, por eso cuando me llamó mi amiga Marian y me ofreció masa madre para la elaboración de un bizcocho que tarda en hacerse diez días, la acepté encantada.

Ese ofrecimiento de un vaso de la masa madre del bizcocho que ella estaba elaborando venía acompañado de sus buenos deseos de suerte y salud. Ese compartir los alimentos en señal de amistad ya apenas si se hace, ahora todos vivimos demasiado deprisa y demasiado encerrados en nuestro propio mundo y una entrega sencilla como esta incluso llama la atención por olvidada para unos y desconocida para otros.

Yo no puedo daros a cada uno un vaso de masa madre, pero si os puedo pasar la receta del bizcocho que unos llaman de las Carmelitas Descalzas y otros del Padre Pío y que yo llamaré a partir de ahora “el de los diez días”. Y con la receta os entrego mis mejores deseos de suerte y salud para todos.


RECETA

Se requieren 10 días para su elaboración. Sin usar batidora ni frigorífico.

1º día----Se vierte el contenido del vaso entregado en un recipiente y se añade un vaso de azúcar y otro de harina. NO SE MEZCLA

2º día--- Se mezcla con una cuchara

3º día –NO SE TOCA

4º día—NO SE TOCA

5º día- Se añade un vaso de azúcar, otro de leche y otro de harina. NO SE MEZCLA

6º día—Se mezcla con una cuchara

7º día—NO SE TOCA

8º día- NO SE TOCA

9º día- NO SE TOCA

10º día—Se aparta de la masa obtenida tres vasos que se entregarán a tres personas para desear suerte y salud. Al resto de masa añadir:

2 vasos de harina
1 vaso ó ½ de azúcar (al gusto)
1 vaso de aceite
1 vaso de leche
1 vaso de nueces o almendras
1 vaso de uvas pasas sin pepitas enharinadas previamente
1 sobre de levadura
1 manzana troceada
1 pizca de sal
1 pizca de canela
1 ralladura de naranja
2 huevos
Se mezcla con una cuchara y al horno a 170º entre 40-45 minutos

Y ahora como no podía ser menos os voy a dar mi opinión sobre este bizcocho después de haberlo hecho:

a) está muy bueno

b) haría unas modificaciones en las cantidades que hay que añadir el día 10 y son las que siguen:

de azúcar pondría sólo ½ vaso
de aceite el vaso no lleno
de nueces medio vaso
de uvas pasas medio vaso

El resto tal y como indica la receta.

Aunque al parecer esta es una receta antigua, me llama la atención que se utilice 1 sobre de levadura, yo más bien creo que en su tiempo usarían una mezcla de bicarbonato y cremor tártaro que era lo que se usaban antes de aparecer el Royal.

No puedo daros la prueba real así que os tendréis que conformar con disfrutar de ella por medio de esta fotografía.



¡Buen provecho!

28 Comments:

Anonymous unjubilado said...

Como soy muy laminero, me temo que cuando vuelvas a ver si hay comentarios, me habré comido toda la tarta. ¡¡¡Huuuumm!!! Deliciosa.
Buen dia.

febrero 20, 2011 5:04 a. m.  
Blogger Senior Citizen said...

Tienes razón en lo que dices de que ahora buscamos la rapidez en la cocina, pero también es verdad que los tiempos son otros y tenemos otras ocupaciones y otras aficiones que antes no se tenían.

Perdón.... tengo que irme a hacer unas tostaditas para el desayuno, ya que el aspecto de ese bizcocho me ha abierto el apetito. Buen domingo para todos.

febrero 20, 2011 9:22 a. m.  
Blogger Alejandro Kreiner said...

Pues tiene muy buen aspecto... me está entrando el apetito.

Saludos.

febrero 20, 2011 9:31 a. m.  
Anonymous Marian said...

Estoy de acuerdo contigo, cuando me dieron la masa madre y la receta lo primero que pensé fue ¿qué invento es este?; pero al momento recordé algunas tradiciones basadas en ese principio de compartir que aún se conserva en pueblos y aldeas. Se horneaban pan y empanadas una vez por semana en un horno comunitario y se observaba la costumbre de, con la masa restante reservar una parte para la siguiente hornada y otra para elaborar una especie de torta que se entregaba a los pobres de la parroquia. Entre vecinas, en el barrio de mi infancia, se intercambiaban esquejes de plantas, de manera que no faltaban macetas floridas en ventanas y balcones. En fin, aquellos gestos de buena vecindad que se basaban en la confianza y la colaboración que tan infrecuentes son hoy en día en cualquier “comunidad de vecinos”.
Pero a lo que íbamos… el bizcocho está muy rico y aunque esos diez días de espera paciente puedan desanimar, el proceso es sencillísimo y el resultado merece la pena. Confirmo que esas sugerencias de reducir la cantidad de pasas y nueces mejoran el corte. Yo lo hice así pensando que el bizcocho es muy esponjoso y puede perder consistencia a la hora de desmoldarlo y cortarlo si hay exceso de “tropezones”. Las pasas añaden suficiente dulzor para rebajar el azúcar, aunque eso es cuestión de gustos.
Los dos vasos que me sobraron después de “liarte” para que probaras a hacer el bizcocho los he congelado. Según he leído en alguna página que publica la receta, sólo hay que dejar la masa madre un día a temperatura ambiente e iniciar el proceso. No lo he probado como tampoco la posibilidad que también mencionan de poder elaborar la masa madre cuando no puedes recibirla de nadie. Pero por si a alguien le interesa el invento y quiere probar, se haría así
1 vaso de harina
1 vaso de leche
1/2 Vaso de azúcar
1/2 sobre de levadura
Elaboración:
Se junta todo en un bol se remueve y se deja un día en un lugar fresco fuera de la nevera.
Al día siguiente empezamos con el paso 1º día.
Ya te contaré cuando lo pruebe porque independientemente de la historia con la que se quiera adornar el origen o la intención de esta receta, está delicioso y merece la pena “programarlo y mimarlo” para cualquier reunión familiar. Se me ocurre incluso que es un buen recurso y muy original para explicar el proceso de la fermentación a los niños.
¿Todavía te queda un poquito para endulzar el desayuno del domingo?:o)
Un besín

febrero 20, 2011 10:12 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Unjubilado – Estaba tan bueno este bizcocho que ya no queda nada, claro que en mi casa somos muy golosos.

Senior Citizen – Si, pero a pesar de nuestra acelerada vida deberíamos de encontrar siempre un tiempo para la cocina, uno porque tenemos que alimentarnos bien y dos porque disfrutar de la comida es muy agradable.

Alejandro Kreiner – Pues si te gusta lo dulce adelante puedes hacerlo que sale muy bueno.

Marian – Gracias por poner la receta de la masa madre por si alguien no la consigue por mediación de familiar, amigo o vecino.
Razón tienes en que antes las relaciones entre vecinos eran más fluidas, ahora apenas si se conocen y por lo tanto no existe relación.
Yo te agradecí mucho tu regalo más por lo que significa de amistad que por lo bueno que sale el bizcocho y eso que sale bueno de verdad.
Y no, del bizcocho ya no nos queda ni una miguina que llevarnos a la boca.

febrero 20, 2011 11:03 a. m.  
Blogger almena said...

mmmm ¿sabes? se me antoja una receta casi mágica, casi de alquimista. Esa masa que "no se toca" que se la deja evolucionar, ese rito de regalar al final una parte acompañada de buenos deseos...

¡me encanta!
:)

Aunque sin masa... aquí te envío mis mejores deseos, querida Leodegundia

febrero 20, 2011 11:05 a. m.  
Blogger Senior Citizen said...

Vuelvo con el estómago lleno a ver más despacio el bizcocho. Por cierto, a las tostadas les he untado una mermelada hecha por mí con pieles de naranjas. Mermelada de crisis, barata la materia prima....

febrero 20, 2011 11:48 a. m.  
Anonymous nirene said...

Comer es necesario y en ocaciones motivo de satisfación, que se duplica cuando puedes compartir tu "creación" con familia o amigos.
Y hablo de crear porque siempre pones tu toque personal en lo que elaboras. Qué son si no tus sugerencias?
Gracias por permitirme conocer tu blog que prometo recorrer.

Saludos desde el hemisferio sur, donde aún hoy tenemos la costumbre de intercambiar recetas y lo que logramos con ellas.Al menos en las comunidades del interior del país.

febrero 20, 2011 1:30 p. m.  
Blogger Ligia said...

Yo lo hice el año pasado y quedó buenísimo. Supongo que no sería de la misma masa... Ese tiene una pinta estupenda. Abrazos

febrero 20, 2011 2:08 p. m.  
Blogger Fran said...

ME ENCANTAAAAA que hables así de la cocina. He venido corriendo en cuanto he visto el fogón de la bisabuela. Muy bien ambientado para esta antigua receta.
Gracias por compartir esta receta que voy a hacer aunque no tenga masa madre. Pensé hacer mi propio vaso de masa madre y precisamente Marian ha sido tan amable de dar la receta. Yo haría una puntualización, la levadura para masa madre debe ser de la de panadería o prensada, que es la que metemos en el congelador para que se conserve ya que la levadura es un microorganismo que muere. Es la que sirve para fermentar la masa poco a poco.
Desde luego la vista del bizcocho dice lo bien que te ha salido y por los ingredientes que lleva ya se sospecha que debe estar ¡buenísimo!

febrero 20, 2011 2:13 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Almena – Todo eso que dices me enamoró a mí de esta receta.
Gracias por tus buenos deseos que se que los mandas de corazón. Yo también te deseo salud, suerte y felicidad.

Senior Citizen – Probaré a hacer esa mermelada y si es “especial para épocas de crisis” mejor que mejor que los tiempos no están para despilfarros.

Nirene – Bienvenida a mi casa.
Es cierto que en cada receta uno suele poner un toque personal, eso si, procurando que la receta original no pierda su encanto.
Yo siempre comparto mis recetas con el que las quiera, lo del resultado de ellas ya es más difícil aunque se hace con todo el que se puede. Es algo hermoso compartir.

Ligia - :-) Vete tú a saber de donde partió la primera masa madre que dio lugar a tantos bizcochos hechos después, pero por lo que veo el resultado es siempre un bizcocho buenísimo.

Fran – Yo utilizo la levadura prensada cuando hago las empanadas y desde luego sale una masa de pan buenísima. Ya me dirás si por fin te decidiste a hacer el bizcocho y como te salió.

febrero 20, 2011 3:30 p. m.  
Blogger RosaMaría said...

Cuánto amor y cuánto gusto! La pintura preciosa, las fotos buenísimas y ahora mismo copio la receta. Besos, felicitaciones y Gracias!

febrero 20, 2011 6:43 p. m.  
Blogger fonsado said...

Todo un ritual. No puedo imaginar estar 10 días a "vueltas" con un bizcocho.
Es peligroso, después de tanto tiempo juntos a lo mejor le coges cariño y al final no te lo comes.
Un abrazo.

febrero 20, 2011 6:53 p. m.  
Anonymous nirene said...

Una aclaración: cuando no existían las levaduras comerciales el pan se preparaba con la masa madre. Para obtenerla solo hace falta harina y agua hasta formar una masa bien lisa, colocarla en un recipiente tapado en un sitio templado durante ocho o diez días.Una vez que se produce la fermentación se prepara el pan y antes de moldearlo se separa un trozo de masa que se convertirá en levadura por el mismo procedimiento

"De Wikipedia".

"La masa madre es un cultivo simbiótico de las levaduras presentes de manera natural en alimentos, como los cereales, y los hongos presentes en el medio ambiente, en especial levaduras como la Saccharomyces cerevisiae, responsable también de la fermentación del vino y la cerveza".

Contaba mi abuela que la colocaban en una cazuela tapada con hojas de parra en un sitio templado, donde no le diera aire.

febrero 20, 2011 9:54 p. m.  
Blogger GUILLERMINA said...

¿Diez días para hacer un bizcocho ?¡Imposible! yo no lo aguanto, me lo como antes.Ni lo he comido, ni lo conocía pero lo pienso hacer(cuantos "lo" llevo?) aunque estoy un poco liada. Yo tenía un amigo panadero y recuerdo como hacía el pan y como en un rincón de la artesa dejaba masa tapada con un trapo para que fermentara y hacer el pan del día siguinte, cuando yo digo no había fermento artificial.¿como se puede trabajar durante tantos días sin que fermente la masa?.Aparte de elucubraciones, tíene una pinta de "cómeme ya".
Como siempre te digo: eres capaz de sacar algo provechoso y bonito incluso de una piedra.
Un abrazo y feliz semana.

febrero 20, 2011 10:31 p. m.  
Blogger Oréadas said...

Que pinta tiene el bizcocho, en mi casa son muy golosos, y se comerían la masa sin cocer jeje
Un besito Leo

febrero 20, 2011 10:46 p. m.  
Blogger Senior Citizen said...

Lo que no entiendo en esta receta es que lleve la masa madre y además el sobre de levadura. A ver si las cocineras me lo aclaran.

febrero 21, 2011 10:52 a. m.  
Blogger GUILLERMINA said...

Con tu permiso añado algunas cosillas sacadas de mi caja de trastos viejos. Esto que comento lo viví hace unos "pocos de años."
Los Sacristanes, panaderos y sacristanes a la vez, muy amables ellos, nos explicaban como se hacía el pan.Primero y principal contar con la masa madre que ellos mismos fabricaban, mezclando cierta cantidad de harina con agua caliente muy trabajada y guardada en un lugar caliente y tapada con unos paños especiales para mantener el calor. A las 12 horas,creo recordar, se ha convertido en levadura floja, siendo necesario repetir el proceso,pasadas las 12 horas ya se puede utilizar. Se echan los ingredientes en la artesa mas la levadura y se amasa, esta masa se deja reposar hasta que "sube" o sea aumenta de volumen, ya puede hacer el pan. En mi plueblo la hogaza no existe , es el pan chico o el grande, (se guarda un pan grande de masa madre para la otra hornada), se hacían los panes y se dejaban reposar, y antes de metrelos en el horno se les hace las rayas que lo adornan. Para mi corto entender, esos días que no se toca la masa del bizcocho sigue fermentando y resultará un pan agrio.

¿Ves que lio me he formado?.

Y como es que os sele tan bueno?.

No digo nada sobre los microorganismos que producen la fermentación porque ya han sido mencionados .

Antes de meterme en lios de cocina, digo una cosa, que cuando se ha hecho y se come y está tan bueno por algo será.

Otro abrazo

febrero 21, 2011 5:01 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Rosa María – Me encantó ese cuadro en cuanto lo vi, no conocía a ese pintor.
Espero que me digas si hiciste el bizcocho que te pareció.

Fonsado - :-) No lo creas, la relación durante todos esos días es buena y amigable y el bizcocho en realidad está deseando que lo comas.

Nirene – Gracias por toda esa información que enriquece mi artículo. Aún hoy se prepara pan siguiendo ese sistema de la masa madre.
En mi tierra a esa masa fermentada para hacer el pan se le llama formientu.

Guillermina – Como le digo a Nirene, esa masa que se apartaba es lo que aquí se llama formientu, lo que pasa es que hoy en día se utilizará en pocos sitios ya que la cambian por la levadura prensada.

Oréadas – Jaja, no, es mejor esperar a cocerla y además esperar también a que enfríe porque queda mucho más sabroso.

Senior Citizen – Bueno, yo no te lo puedo decir son seguridad, pero a mi también me llamó la atención y pienso que pueda ser porque esa masa madre no es para hacer pan si no que al ser un producto dulce y con pasas y nueces necesite una pequeña ayuda para su suba porque la pasta es bastante pesada. De todas formas si pasa por aquí alguien que lo sepa con seguridad por favor que nos lo explique.

Guillermina – Gracias Guillermina por tu explicación que es muy interesante. Así es como se hacía el pan antes y sabía distinto del que hacen ahora, era un pan con más sabor. :-) Entre unos y otros estamos aprendiendo un montón sobre la elaboración de algo tan rico como es el pan que no debería de faltar en ninguna mesa.

febrero 21, 2011 6:38 p. m.  
Blogger Mayte said...

Pues con tu permiso....si me dejas (ya me dirás) tomaré tu receta prestada y la publicaré en el blog de cocina :D

Eso si, por ahí tengo masa madre...solo hay que reavivarla un pelin.

Un abrazote!!!

febrero 21, 2011 8:38 p. m.  
Blogger RosaMaría said...

Cuando lo haga te lo diré. Por ahora no enciendo el horno hasta que no bajen las temperaturas. Todo fresco y que no aporte calorías. Me parece una idea genial. Ya lo archivé en favoritos. Gracias.

febrero 21, 2011 10:33 p. m.  
Blogger Salamandra said...

Al leer la receta he pensado de forma automática en levadura prensada. Y al leer los comentarios he descubierto que no soy el único.

El domingo por la noche me puse ha hacer pizza, pero empezando la receta con harina, agua, aceite y levadura. No salió mal , pero descubrí dos cosas, primero que un año después no me he traído el rodillo a la casa nueva, segundo que sin rodillo es muy difícil hacer masa fina. (ya sé que se puede usar una botella)

febrero 22, 2011 9:46 a. m.  
Blogger TriniReina said...

Ay, Leo, que a mi me diron esta masa madre y a los tres días la tiré a la basura. Me puse a pensar en la fermentación y el calor que hace en mi tierra, y eso sin frío y...
En fin, que no lo cociné y te prometo que no fue por pereza sino por eso que te digo.

El tuyo, por lo queveo en la foto, te ha salido de lujo. Te felicito.

A mi me gusta cocinar y diariamente lo hago, aunque este niño mío, y sus cortos gustos, me limitan mucho el esmero en el trabajo y repito los platos continuamente.

Besos

febrero 22, 2011 10:20 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Mayte – No necesitas pedir permiso, puedes copiar la receta y ya me dirás si te decidiste a hacer el bizcocho.

Rosa María – Comprendo que ahora no es tiempo para que tú lo hagas, pero puedes copiar la receta y cuando el tiempo sea propicio hacerla.

Salamandra – Si, se puede hacer con una botella pero no te lo recomiendo, puede romper cuando menos lo esperes y te cortarías las manos, mejor que te agencies otro rodillo ya que es más seguro.

TriniReina – Te entiendo, es una lata que la gente de casa no quiera salirse de cuatro menús, yo se de eso también, pero a pesar de ello intento aunque sólo sea para mi probar recetas nuevas, merece la pena.

febrero 24, 2011 8:56 a. m.  
Blogger Balovega said...

Hola y buenas noches..

Uff.. que rico debe estar y para desayunar, estelar !!.. me quedo con la receta... puede que lo haga en cuanto tenga tiempo...gracias

Bello fin de semana sin lluvia y con el color de la primavera flotando en el aire..

Buen fin de semana y dulces sueños

febrero 25, 2011 12:29 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Balovega - Si te gusta lo dulce este bizcocho te gustará.
Buen fin de semana para ti también.

febrero 26, 2011 11:14 a. m.  
Blogger Tawaki said...

Ñam! Me viene que ni pintado a la hora de merendar.

Abrazos.

febrero 26, 2011 6:28 p. m.  
Blogger Mayte said...

Pues mañana empiezo con la masa madre, porque la mía no la encuentro :/ soy un desastre, así que me iré con los diez días antes de hacer el bizcocho tan rico.

Ahora que vuelvo a leer la entrada reparé en el detalle histórico de el cremor tártaro y bicarbonato que nos dices antes de la levadura química de hoy :D!!

Estupendo, ves siempre aprendo algo nuevo incluso de mi otra pasión que es la cocina.

Buen fin de semana, cuando lo haga te aviso, supongo que en cuánto tenga la masa madre :D

marzo 05, 2011 12:24 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home