Mi foto
Nombre:

domingo, mayo 13, 2012

¡Ay, el amor!


Cuando se habla del amor, ese sentimiento intenso y tan deseado, parece que todo en él sea positivo y que las personas que hayan caído en sus redes sólo encontrarán felicidad, una dicha tan intensa que no habrá inconveniente ni tropiezo que los pueda bajar de esa nube que los envuelve.

Pero eso no es más que un sueño que no siempre se cumple. El amor a veces puede convertirse en un camino que desemboca en tragedia y creo que todos conocemos algún caso de amores desventurados ya sean reales o ficticios. Casos como los de Eloisa y Abelardo, o Isabel de Segura y Juan Martínez de Marcilla, o Romeo y Julieta ilustran muy bien ese infortunio amoroso.

Pero no son las únicas, gracias a una foto que Agripina publicó en Flickr, y que publico a continuación, conocí una nueva leyenda en la que los protagonistas no tuvieron un final mejor que el de las parejas ya citadas. 


La foto nos muestra un cartel que está en el Parque Cabañas Carcaraes y el río que se ve detrás es el Carcarañá, en la Provincia de Santa Fe, en Argentina. En este cartel se relata una leyenda que viene a demostrar lo que dije al principio, que el amor puede acabar en tragedia.

Cuenta la leyenda que una noble andaluza, Lucía de Miranda, se enamoró del soldado Sebastián Hurtado, pero sus amores no eran bien vistos por la familia de ella. Y como sucede siempre, cuanta más oposición hay en la familia mas empeño tienen los enamorados en no separarse, así que actuaron como tantos otros decidiendo huir juntos. 

Enterados de que partiría una expedición desde Sanlúcar de Barrameda no se lo pensaron dos veces, abandonaron su ciudad y terminaron formando parte de ella. Al mando de la misma, compuesta por cuatro navíos y unos doscientos hombres, estaba el veneciano Sebastián Gaboto. El destino elegido eran las Molucas, conjunto de islas famosas por la gran cantidad de especias tan preciadas en esa época en Europa, y la ruta elegida, cruzar el Atlántico y utilizar el estrecho de Magallanes para entrar en el Pacífico.

Pero no hay ruta que no se pueda modificar y esta lo fue. Llegados al Puerto de los Patos en la isla de Santa Catalina (hoy perteneciente a Brasil), se encontraron con dos náufragos de otra expedición que les contaron de un lugar lleno de fabulosas riquezas en la zona Sierra de la Plata. Tanto contaron y con tanto entusiasmo que el capitán Gaboto no lo pensó dos veces, puso rumbo al sur hasta la desembocadura del Río Solís al que ya se le estaban nombrando como Río de la Plata.

Después de muchas peripecias llegaron al río Carcarañá y allí, en la margen izquierda, en el ángulo que forma este río con el Coronda, fundaron el fuerte Sancti Spíritu. Nada se sabe de la pareja de enamorados en todo este tiempo, podemos suponer que fueron felices disfrutando de poder estar juntos y soñando con su futuro, pero si fue así, esa felicidad poco les iba a durar.

Lucía debía de ser una joven muy atractiva porque, instalados ya en el fuerte, Magoré, el cacique de la región se enamoró de ella y aquí empieza el amor a tomar ese camino que desemboca en tragedia. Lucía rechazó a Magoré y éste, que era de esos hombres que no aceptan un no por respuesta, decidió destruir el fuerte y raptar a Lucía. Logrado su propósito no le duró mucho porque el cacique tenía un hermano, Siripo, que también se enamoró de Lucía y pensó que el amor y la posesión de aquella mujer era más importante que el amor a su hermano, así que no dudó en matarlo.

Y mientras esto sucedía entre los hermanos, Hurtado intenta rescatar a su amada, pero es hecho prisionero y castigado y posiblemente hubiera muerto en ese momento si Lucía no hubiera intervenido intercediendo por él logrando que le perdonen la vida, pero a cambio ella promete casarse con Siripo y no volver a tener relación con Hurtado.

Pero no se si fue a causa del amor o de la pasión, la promesa fue rota y al ser descubiertos los condenan a  muerte. Hurtado se llevó la mejor parte porque lo mataron de un mazazo, no digo yo que esta muerte fuera buena, pero fue peor la de ella que la quemaron viva colgada de un árbol.

Y así termina esta historia de amor que empezó en Andalucía y terminó trágicamente al otro lado del océano.


21 Comments:

Anonymous Anónimo said...

EL AMOR NO EXISTE,SI LA PASIÓN. En la novela y poesia romántica lo encuentras pero siempre trágico y eso no es amor. El amor existe si hay comprensión,entrega, sacrificio, satisfacción,amistad, sexualidad, devoción, afecto... y eso es dificil encontrarlo. Es una mezcla de sentimientos dificil de sobre llevar.

Un abrazo Guille.

mayo 13, 2012 5:03 a. m.  
Blogger Senior Citizen said...

Si ya decía yo que los andaluces estamos en todas partes... Mira esta andaluza lo lejos que fue a morir la pobre y de que forma más terrible.

mayo 13, 2012 9:02 a. m.  
Blogger Francisco Espada said...

¡Tremendo! Aunque no casos tan señeros como este y los históricos que se mencionan, todo conocemos algunos casos trágicos de amor, casi siempre por la oposición de una o ambas familias.
¡Feliz domingo!

mayo 13, 2012 9:14 a. m.  
Blogger Ligia said...

Espero que solo haya sido leyenda, porque el final, trágico como es cualquier clase de muerte, no tiene que ver con el "dolor de amor" de Romeo y Julieta. Abrazos

mayo 13, 2012 9:43 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Guille – Yo, más que decir que no existe, diría que no a todo lo que se le llama amor lo es. Y en cuanto a encontrarlo, hay personas que si lo encuentran y del bueno, pero no deben de ser las más.

Senior Citizen – :-) Si, lejos llegó, pero para lo que consiguió, mejor se hubiera quedado en casa.

Francisco Espada – Si, efectivamente creo que todos conocemos algún caso de amores desgraciados y es que el amor no sólo depende de la pareja de enamorados, los de alrededor también opinan y de ahí surgen muchos problemas.

Ligia – Puede que sea leyenda o puede que sea realidad o que de ambas cosas tenga.

mayo 13, 2012 11:16 a. m.  
Blogger Senior Citizen said...

También en su tierra andaluza hubo amores desgraciados

mayo 13, 2012 11:47 a. m.  
Blogger Alicia Susana Ruiz said...

Es muy emocionante para mí ver cómo a partir de una de mis fotos, en la que se cuenta una historia, o leyenda... quién podrá saberlo después de tanto tiempo...has hecho una bellísima nota.
La historia, como ya sabes, involucra a mi patria y a la tuya, que es también la patria de mi padre.
Un beso grande, y gracias por esta publicación.

mayo 13, 2012 3:28 p. m.  
Anonymous Charles de Batz said...

Y luego se andan volviendo locos escribiendo guiones de cine rocambolescos cuando existen leyendas e historias populares llenas de interés como esta. Eso si, a pesar de lo terrible que resulta.

Salud

mayo 14, 2012 11:32 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Alicia Susana Ruiz - Bienvenida a mi casa.
No, gracias a ti que me la diste a conocer y me cediste la foto. Me alegra que te haya gustado como quedó.

Charles de Batz - Si no hay como revolver por la historia para encontrar cosas interesantes, aunque algunas te dejen en la duda de si existieron realmente o no.

mayo 14, 2012 5:42 p. m.  
Anonymous unjubilado said...

Triste leyenda, claro que con lo que está cayendo hoy en día, no hace falta irse al año 1527 para que lo asen a uno vivo.
Me ha gustado y como siempre he buscado otras fuentes de información y al ser leyenda difieren un poco pero todas son idénticas en lo fundamental.

mayo 15, 2012 8:41 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Unjubilado - :-) En toda leyenda hay diferencias porque cada uno que la cuenta añade su granito de arena, pero la base suele ser la misma.

mayo 15, 2012 11:43 a. m.  
Blogger Salamandra said...

Senior Citizen, los andaluces estamos por todos lados, de ahí que funcione lo de "andaluces por el mundo".

Por otra parte si se hubiera quedado en casa se hubiese rendido y no hubiera tenido ni un segundo de felicidad.

mayo 15, 2012 1:01 p. m.  
Blogger TriniReina said...

Tantos años sabiendo esto y las familias siguen oponiéndose a ciertas relaciones que, de no oponerse, durarían dos telediarios.
Si es que no aprendemos:):)

Fuera de broma, creo que estas tragedias amorosas seguirán sucediéndose en el tiempo y, acaso por ellas, por las que ya conocemos, el amor se haya endiosado aún más.

Sí que debería de ser hermosa Lucía para prender tantos corazones

Besos

mayo 16, 2012 8:53 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Lleva toda la razón Trini, si no hubiera oposición ese amor duraría
medio telediario.¡Pero si no existe el amor¡.
Si eres joven la pasión, llega la ancianidad y salta el soportarse...
Es una palabra muy bonita pero poco efectivo.
Besos Guille

mayo 17, 2012 12:16 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Salamandra – No te quito la razón, pero ¡caro segundo de felicidad!

TriniReina – Pero es inevitable, no creo que no haya familia que no se meta queriendo aconsejar lo mejor aunque luego meta la pata.
Claro que seguirán sucediendo, el género humano no cambia así que siempre cometerá los mismos errores.
:-) Para que luego digan de la suerte de las guapas, en casos así mejor ser la fea del pueblo.

Guille – Yo diría que el amor es demasiado complicado y que aunque se supone que da la felicidad no siempre es así.

mayo 17, 2012 1:15 p. m.  
Blogger PEPE LASALA said...

Me ha gustado la historia, la verdad es que siempre han existido desamores por oposición de las familias, por distinción de clases, etc. Me ha gustado mucho la historia amiga, gracias por compartirla con todos. En el blog de la Tertulia estamos de celebración. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

mayo 18, 2012 10:26 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Pepe Lasala - Siempre existieron y siempre existirán porque el comportamiento de las personas no cambia con el tiempo.

mayo 19, 2012 5:52 p. m.  
Blogger Tawaki said...

¿Qué tendrán las tragedias que nos llaman tanto la atención?

mayo 20, 2012 7:48 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Tawaki - :-) No lo se, pero gustan a todo el mundo

mayo 21, 2012 7:55 p. m.  
Blogger nfer said...

Neike es una palabra guarani que significa "¡Vamos!" en modo imperativo, la voz que el capanga da a los mensu . El capanga es el capataz del obrero o mensu, y mucho mejor que yo lo dice esta cancion (perdon la falta de tildes):

El Mensú (Ramón Ayala) - galopa

EL MENSÚ
- galopa -
Letra: Ramón Ayala
Música: Vicente Cidade

Selva, noche, luna
pena en el yerbal
el silencio vibra
en la soledad
y al latir del monte
quiebra la quietud
con el canto triste
del pobre mensú.

Yerba verde yerba
en tu inmensidad
quisiera perderme
para descansar
y en tus hojas frescas
encontrar la miel
que mitiga el surco
del latigo cruel.

¡Neike!
el grito del capanga va resonando,
¡neike, neike!
fantasma de la noche que se acabó.
Noche mala
que camina hacia el alba de la esperanza
día bueno
que forjaran los hombres de corazón.

Río, viejo río
que bajando va,
quiero ir contigo
en busca de hermandad,
paz para mi tierra
cada dia más
roja con la sangre
del pobre mensú.

¡Neike!
el grito del capanga va resonando,
¡neike, neike!
fantasma de la noche que se acabó.
Noche mala
que camina hacia el alba de la esperanza
día bueno
que forjaran los hombres de corazón.
---

Registrada el 03/01/1957
Smolarchik Brenner Moisés Editor

http://youtu.be/y1YmetkZ8d4

Muy recomendada oirla de la boca del autor :)

julio 28, 2012 4:48 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Nfer – Bienvenida, me alegra verte por mi casa.
Te agradezco tu comentario porque nos aclara algo que no hizo nadie, darnos a conocer el significado de la palabra Neike que figura en el cartel de la foto y al conocer su significado, como el de capanga y mensú, se logra captar todo el sentido de la canción que también aportas, canción cargada de sentimiento.
Este artículo quedará como un homenaje a Agripina, a la que tengo entendido que tú conocías, y cuya foto sirvió como punto de partida para realizarlo.

julio 29, 2012 9:40 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home