Mi foto
Nombre:

domingo, noviembre 11, 2012

Líos de familia


La familia, ese grupo de personas emparentadas entre si que viven juntas y a las que se suman los ascendientes, descendientes, colaterales y afines de un linaje, no siempre es ese núcleo maravilloso en el que se apoyan unos a otros formando lo que se llama una piña. En muchas familias aparentemente bien avenidas en cuanto surge algún problema o cuando se presentan las consabidas herencias, la piña que formaban antes se abre soltando los piñones convertidos en balas que hieren y a veces matan.

Trasladémonos a la Edad Media para conocer a una de estas familias. Empecemos por el paterfamilias:

Alfonso I, al que apodaron el Católico y que no debía de serlo tanto ya que tuvo un hijo fuera del matrimonio, bueno, uno a saber, que es el que nos interesará más tarde. Casado con Ermesinda, hija de Pelayo, tuvo tres hijos, Fruela, Vimarano y Adosinda. 

Sigamos con sus hijos:

De Fruela dicen las crónicas que era un hombre decidido, obstinado y de carácter violento y quizás el no tener eso que se llama mano izquierda le llevó no sólo a matar a su hermano Vimarano, si no a que tiempo después le asesinaran a él.

De Vimarano poco se sabe pues entró y salió de la historia quedando sólo reflejado en ella la certeza de que lo mató su hermano con sus propias manos y la sospecha de que la causa fue que de alguna manera o con alguna treta le quiso quitar la corona a Fruela que como hijo primogénito la había heredado a la muerte de su padre Alfonso I.

La historia de Adosinda es corta ya que como mujer de aquella época hizo todo lo que pudo en medio de aquellos dos hermanos que se llevaban tan mal y al final después de que la casaran con Silo y a su lado fuera reina por un corto tiempo, por defender los derechos de su sobrino Alfonso, acabó como tantas otras encerrada en un monasterio. 

Mauregato, hijo bastardo de Alfonso I y una sierva, que consideró que bastardo o no tenía derecho a colocarse la corona una vez muertos los dos hijos varones de su reconocido padre.

Su nieto:

Alfonso II, apodado el Casto, que desde su infancia llevó una vida difícil pues tenía enemigos dentro y fuera del reino. Así y todo tuvo el reinado mas largo de la monarquía asturiana, cincuenta y un años.

Y conocidos los personajes, conozcamos los hechos.

Muerto Alfonso I, recibió la corona su hijo primogénito Fruela. Dicen las crónicas que era un hombre "recio de ánimo y con las armas". Derrotó y aniquiló a un ejército cordobés y obtuvo muchas victorias. Sometió a los vascones que se habían rebelado y entre los rehenes que trajo a su regreso venía una muchacha llamada Munia de la que se enamoró casándose con ella y con la que tuvo a su hijo Alfonso.
Como ya apunté antes, su carácter no era precisamente conciliador y a eso hay que añadir que quiso poner orden en unas cuantas cosas, entre ellas en el clero, que por lo que se ve vivía en barraganía y Fruela les dejó bien claro que eso se había acabado y al que no obedeció lo castigó con azotes y encierro creando así bastantes personas descontentas. Por otro lado al parecer su hermano Vimarano no estaba de acuerdo con que la corona no se la hubieran dado a él y debió de ponerse bastante molesto, casi como una mosca cojonera que molesta y molesta hasta que se la quita uno de encima con un manotazo, cosa que hizo Fruela mandándolo a mejor vida. Pero la suma de todo esto fue que al cabo de once años de reinado él moría asesinado en Cangas de Onís.

Dado que su hijo entonces era todavía un niño, y que por aquel tiempo no estaba bien asentado que la corona fuera hereditaria, se decidió que el nuevo rey sería Aurelio, primo de Fruela. Este rey fue considerado el primero de los cuatro reyes holgazanes ya que no hizo nada por la Reconquista. Su reinado fue corto, seis años, muriendo de muerte natural y dejando de nuevo la corona sin rey.

Y aquí entra Adosinda. Quizás por ser hija de Alfonso I, se decidió que se nombrara rey a Silo su esposo. Trasladaron la corte a Pravia y si bien al parecer tuvo paz con los árabes no la tuvo con los gallegos que se le sublevaron. En esta corte y a la sombra de su tía, creció Alfonso que según cuentan gobernaba el palacio y gestionaba los asuntos de Silo y muerto este después de un corto reinado, unos nueve años, su tía, apoyada por los magnates del palacio le otorgaron la corona a Alfonso por ser el descendiente directo de Fruela.

La cosa parecía fácil pero no lo fue, porque Mauregato, hijo bastardo de Alfonso I y hermanastro de Fruela le quitó la corona logrando que Alfonso tuviera que refugiarse en Alava, tierra de la familia de su madre Munia y que su valedora, Adosinda ingresara "voluntariamente" en un monasterio. Reinó Mauregato seis años y fue entonces cuando se expandió la herejía del adopcionismo marcando una ruptura entre la iglesia asturiana y la de Toledo.

A su muerte la corona volvió a quedar sin rey siendo elegido Bermudo, hermano de Aurelio, que según dicen no tenía interés alguno por llevarla en su cabeza y que acabó renunciando a ella para ingresar en un monasterio. Claro que también hay quien opina que debido a la gran derrota que sufrió en Burbia frente a los árabes, los partidarios de Alfonso le recomendaron que dejara el trono, consiguiendo así una larga vida.

Y por fin, después de tanto tiempo y tantos avatares, Alfonso, hijo de Fruela y nieto del otro Alfonso fue ungido rey el 14 de septiembre del año 791.

¡Ay la familia! que no nos falte, pero cuidémosla un poco mejor.

23 Comments:

Blogger Ligia said...

Los líos de familia dan lugar a muchas situaciones curiosas, sobre todo en cuestiones de herencia, que yo he visto a más de una familia enfrentarse entre sus miembros (si tienen algo que heredar, claro). Abrazos

noviembre 11, 2012 9:59 a. m.  
Blogger Casía said...

¿Como es que conoces tan bien la historia de Asturias? me ha encantado pasar por tu blog

noviembre 11, 2012 10:27 a. m.  
Blogger Senior Citizen said...

Una agitada Edad Media que Granada no vivió porque por esas fechas era la Cora de Elvira, una de las provincias en que estaba dividido el Emirato de Córdoba, en donde probablemente hubo también esas luchas de poder y de "quítate tú para que me ponga yo"

noviembre 11, 2012 10:31 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Ligia – Aunque el ejemplo que puse es de una familia de la Edad Media, todos sabemos que no hay que irse tan lejos para encontrar líos de familia, por desgracia siempre existieron y seguirán existiendo.

Casía – Bienvenida a mi casa.
En primer lugar porque soy asturiana y luego porque me gusta la Historia, sobre todo la Edad Media.
:-) Me encanta el gatín que tienes en el avatar.

Senior Citizen – Por supuesto que existieron esas luchas de poder por tu zona, de hecho muchas épocas que se pueden considerar de paz durante la Reconquista se deben a la ausencia de ataques musulmanes por estar entretenidos estos en sus propios problemas. Por ejemplo en tiempos de Aurelio el emir de Córdoba Abd al Rahman I estaba muy entretenido en aplastar las rebeliones que intentaban apartarle del trono, entre ellas la de Yusuf a quien él había apartado del emirato.

noviembre 11, 2012 11:51 a. m.  
Anonymous unjubilado said...

Me lo he tenido que leer tres veces para enterarme que Fernando se hizo católico para tener un hijo, y luego tuvo tres, Fuera, Unmarrano y Cosalinda.
Después he sabido que uno de Fuera atizó con las armas a todos los cordobeses y se los llegó a las cataratas Victoria...
En serio, me ha gustado el desarrollo de todos los líos, si me los hubieran descrito así cuando estudiaba, posiblemente ahora recordaría algo, en esta ocasión con todas la reglas mnemotécnicas que me he inventado seguro que recuerdo muchas más cosas.

noviembre 11, 2012 7:49 p. m.  
Blogger TriniReina said...

¡Ojú, que trapatiesta, por Dios!
Vamos, que leyendo esto me alegro una enormidad por no tener herencia que llevarme al cuerpo:):)

Me gusta la Historia y he de felicitarte porque tu manera de narrarla es genial.

Qué fácil se eliminaban los problemas en esta época. Así me molestes, así te mando al más allá y a otra cosa.

Besos

noviembre 12, 2012 8:55 a. m.  
Blogger Francisco Espada said...

Detrás de esta, así como de todos los líos de familia está la avaricia. El dios Dinero tiene un poder extraordinario que todo lo mueve y manipula a su antojo. En la escuela nos enseñan a compartir, pero es tan gigantesco el ego que toda la educación recibida es insuficiente para controlarlo.
¡Trágica y divertida historia.
Un abrazo

noviembre 12, 2012 5:33 p. m.  
Blogger Javier 16 said...

Nos quejamos del estrés actual pero, vaya con la edad media, supongo que por las noches tendrían que adoptar el modelo de descanso de los búhos; nada de dormir, sólo dormitar, con un ojo abierto y los oídos alerta.

Tienes una manera muy amena de relatar la historia, seguro que te atreverías también con los reyes Visigodos, aquello si que fue traumático (más para los estudiantes, claro).

Saludos.

noviembre 12, 2012 7:46 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Unjubilado - :-) Me temo que tendrás que repasarlo otra vez y esta vez un pelín más despacio, si no tendré que darte mala nota.

TriniReina – No creas que les resultaba tan fácil porque igual que unos se quitaban de encima a los que les molestaban, luego había otros que por venganza o por quitarles el sitio los mataban a ellos, como le sucedió a Fruela.

Francisco Espada – La avaricia y el ansia de poder son dos grandes defectos del género humano que existieron siempre y que no llevan camino de desaparecer.

Javier 16 – Dices: por las noches tendrían que adoptar el modelo de descanso de los búhos; nada de dormir, sólo dormitar, con un ojo abierto y los oídos alerta efectivamente, y uno de ellos fue Alfonso II, porque como dije, tenía enemigos dentro y fuera de casa.
Pues aunque no lo creas la lista de los reyes godos no fue nunca un trauma para mi, en realidad la época visigoda es de lo mas interesante y amena.

noviembre 13, 2012 9:34 a. m.  
Blogger Merchi said...

Líos de familia, hoy, mañana, pasado mañana y siempre. Eso está a la orden del día, aunque agradezco proceder de una familia humilde y trabajadora en donde de herencias no se habla porque no hay nada que heredar jajajaja.
Menudos historias, madre mía si es que hay de todo...avaricia,asesinatos, luchas por el poder, venganza.
Un poco triste la cosa ¿verdad?.

un besin guapa

noviembre 13, 2012 12:19 p. m.  
Blogger Senior Citizen said...

Quizá por ahí arriba no lo creáis, pero yo no aprendí la lista de los reyes godos, en mis libros de Historia no venía o nos la saltamos.

noviembre 13, 2012 10:28 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Ser Católico nada tiene que ver con mantener relaciones fuera del matrimonio, la fidelidad y abstinencia es la condición menos observada por las propias jerarquías eclesiásticas, la historia está llena de hijos de Papas y demás escalafón. Tal es así que la cristiana es la única religión que en su regulación legal, Código de Derecho Canónico, contempla los derechos de los llamadas hijos extramatrimoniales para recortarlos, y no sólo eso ,regula la barragania que era el derecho a tomar esposa y procrear por parte del párroco sin que los descendientes de tan bendecida unión pudieran heredar los bienes eclesiales y hacer a la institución más pobre, para pobres ya estaban los tontos sometidos a sus dictámenes y creyentes de sus fantasías, como puede ver la cosa no ha cambiado mucho, tontos sigue habiendo, eso si los hijos extramatrimoniales ahora pueden ser tan dignos de la corona como los creados en el seno de la familia, espero que esto no ponga nervioso al Príncipe de Asturias, Don Felipe, que esté tranquilo seguimos siendo tan hipócretas como cuando comenzaban a reinar en Asturias sus colegas de profesión, en fin la familia que gran fuente de amor y problemas.

noviembre 14, 2012 12:10 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Merchi – Como ya dije, aunque tomé como ejemplo una familia de la Edad Media eso no quiere decir que en nuestros días los líos de familia sean menos y menores.
En cuanto a que haya de todo como tu dices, es cierto, no dudes que la mejor novela es la Historia misma.

Senior Citizen – A mi entender la manía que los estudiantes le tenían a la lista de los reyes godos era precisamente que sólo se les daba esa lista pero no se ahondaba en las vidas de esos personajes y en los acontecimientos de esa época, lo que hacía que resultara aburrida e incómoda de aprender. Pero explicado con detalle te puedo asegurar que es apasionante.

Anónimo – Vamos por partes, el catolicismo tiene unas normas y unas reglas entre las que mantener relaciones fuera del matrimonio no está permitido. Ahora bien, que la gente se las salte e incluso se las salten precisamente los que las pusieron eso es otra cosa. En cuanto a que los hijos nacidos fuera del matrimonio tengan derechos me parece muy bien porque ellos no son culpables de nada ni en nada fallaron a esas normas y reglas del catolicismo. Y en cuanto a que se siga siendo hipócrita eso me temo que seguirá por los siglos de los siglos porque todos protestamos en contra de la hipocresía pero misteriosamente y a pesar de tener a todo el mundo en contra, la hipocresía sigue existiendo en primera línea del comportamiento humano.
Siempre dije y mantengo, que el mundo es como un gran teatro en el que se van cambiando los actores y los decorados pero la trama siempre es la misma porque el ser humano no cambia, sigue mostrando los mismos sentimientos, buenos o malos y las mismas actitudes.

noviembre 14, 2012 8:52 a. m.  
Blogger Francisco Arsis said...

Conozco detalles del post que nos ocupa, gracias al libro "Moros y Cristianos" de José Javier Esparza (por cierto, libro que recomiendo a todos los apasionados por la Historia).
Me encanta como describes estas situaciones familiares tan escabrosas, ajaja, además de que no dejan de impresionar por lo "ciertas". Por cierto, ojalá que viaje algún día a Asturias de una vez, y pueda recalar en Cangas de Onís, lugar que siempre me ha maravillado aún sin estar allí en persona...

noviembre 14, 2012 11:58 a. m.  
Blogger Tawaki said...

Siemre me llamaron la atención los nombres que se gastaban por aquél entonces. Como de costumbre, se trata de una parte de nuestra Historia poco conocida por los españoles.

noviembre 14, 2012 11:36 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Francisco Arsis – Tendré que buscar ese libro, gracias por nombrármelo.
Pues nada, Asturias está aquí para cuando quieras o puedas venir. :-) Pero eso si, Cangas de Onís nada tiene que ver ahora con lo que era en esa época.

Tawaki – Pues fíjate que cuando escucho eso de que es una parte de la Historia desconocida a mi me suena raro, quizás porque soy asturiana y esto me toca de cerca.

noviembre 15, 2012 12:03 p. m.  
Blogger PEPE LASALA said...

Las herencias dan lugar a líos como éste, aunque no debería de ser así. Me ha gustado mucho tu entrada. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

noviembre 16, 2012 5:19 p. m.  
Blogger GUILLE said...

Y nos quejamos de la sociedad actual,si cogemos un libro de historia cualquiera vemos los tejemanejes que se traen los padres y demás familias por un cachito de terreno.
Como me ha gustado tu exposición¡ así me hubiera gustado estudiarla, la haces muy amena, no tan árida como la estudiamos nosotras.
Abrazos Guille

noviembre 17, 2012 4:43 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Pepe Lasala - Las herencias suelen llevar consigo bastantes problemas que acaban en líos familiares.

Guille - La Historia no es árida, en realidad es la mejor novela aunque nunca le hayan dado ningún premio.

noviembre 17, 2012 4:03 p. m.  
Blogger Maca said...

Me dá un poco de pena que cerraras el blog "naturaleza marevillosa",porque realmente SI, era maravilloso, pero bueno,se que mantener varios blogs, toman mucho de nuestro tiempo:)
Seguiré leyendo en éste tus maravillosas historias. Un beso

noviembre 17, 2012 10:15 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Maca - Mantener tres blogs me estaba resultando demasiado agobiante, así que no me quedó más que cerrar dos de ellos y decidí quedarme con este.
Me alegrará verte por aquí.

noviembre 18, 2012 3:07 a. m.  
Blogger Tawaki said...

Yo estudié en un buen colegio, pero pasábamos de la prehistoria a Roma y de allí a la Edad Media, etc, pero prestando poca atención a los reinos españoles anteriores a la Reconquista. Y yo no era muy buen estudiante en aquél entonces. Ahora intento ir cubriendo mis lagunas.

noviembre 21, 2012 8:26 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Tawaki - Como a mi la Historia me gusta tanto, siempre creo que no se enseña como debiera y por eso a los estudiantes es una asignatura que no les suele gustar y es una pena porque de ella se puede aprender mucho.

noviembre 22, 2012 10:16 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home