Mi foto
Nombre:

domingo, mayo 21, 2006

Violencia

Nuestra sociedad está escandalizada por la tremenda violencia existente en estos momentos y no es de extrañar ya que se está produciendo a todos los niveles y en todos los ámbitos; en los hogares, en los centros de enseñanza, en los estadios, en la calle….., y a nuestra mente viene enseguida esa frase de “violencia engendra violencia” y es cierto, tú me atacas y yo respondo con la misma agresividad, gente que normalmente es pacífica, al verse agredido o amenazado reacciona violentamente y no voy yo a poner cara de asombro ante esta reacción porque supongo que si yo o alguien de mi familia es atacado violentamente, posiblemente mi respuesta sería violenta también.

Pero esta actitud no es nueva, la humanidad arrastra la violencia desde el principio y yo me pregunto cuantas muertes se podría haber evitado de haber usado más el raciocinio que la pasión. Casos de violencia los hay por miles, pero a mi no se por que razón, me impresionó uno en concreto. Fue en un viaje a Salamanca, maravillosa ciudad tan llena de cosas que ver que, cuando se la visita es necesario llevarse una guía para no perderse ninguna de ellas; y así íbamos guía en mano, siguiendo sus indicaciones, cuando llegamos a una plaza, Plaza de los Bandos y en ella esta casa que la guía definió como Casa de María la Brava. Las explicaciones que aportaba no eran muy extensas y como me picó la curiosidad, intenté averiguar algo sobre quién era esa mujer y los pocos datos que conseguí son los que relato a continuación y que sirven para ilustrar el tema de la violencia.

Cuentan que en el siglo XV la ciudad de Salamanca estaba inmersa en una guerra entre dos bandos – el de San Benito y el de Santo Tomé - dirigidos por familias de la nobleza que estaban enfrentadas a muerte para conseguir el control de la ciudad, era tanto el odio entre ellos que existía un plaza que separaba las zonas ocupadas por dichos bandos y nadie se atrevía a pasar por allí por lo que las hierbas crecieron tanto que le dieron el nombre de Corrillo de la Hierba.

En uno de esos bandos, el de Santo Tomé, militaba una mujer viuda, María de Monroy que tenía dos hijos, Pedro y Luis. Un día su hijo Luis estaba jugando un partido de pelota con los hijos de Los Manzano (perteneciente al otro bando) y como en todo buen partido que se precie, se acabó en una disputa agravada por el odio existente entre los bandos rivales. Los Manzano, ayudados por sus criados dieron muerte a Luis y temiendo que viniera su hermano, se emboscaron en una callejuela esperando a que apareciera cosa que no tardó en suceder, cogido por sorpresa, acabó muerto como su hermano. Los asesinos temiendo represalias huyeron de la ciudad.

Cuando María de Monroy se enteró de la muerte de sus hijos, no dijo nada, ni tan siquiera lloró, los enterró y a continuación dijo que se retiraba a una de sus posesiones lejos de la ciudad para llorar su muerte. Lo que hizo en realidad fue dar órdenes a sus criados para que buscaran a sus asesinos y una vez estos fueron localizados en Viseu escondidos en una posada, María y sus hombres entran en tropel, cogen a los Manzano por sorpresa y María ordena ejecutarlos y cortarles la cabeza, recoge ella las cabezas y regresa a Salamanca depositándolas sobre la tumba de sus hijos. Es por ello que se le comenzó a llamar María “la Brava” y como podréis suponer aquí se hizo cierta la frase “violencia engendra violencia” pues el bando contrario respondió con más muertes y así siguieron matándose unos a otros durante cuarenta años hasta que apareció un predicador, Juan de Sahagún que consiguió que los bandos firmaran la paz.

Y digo yo ¿no hubiera sido mejor hablar de paz y firmar el pacto mucho antes evitando así tantas muertes inútiles?, eso sería lo lógico, pero la lógica creo que está reñida en muchos casos con el género humano.

42 Comments:

Blogger Sacri said...

No se que nos ha pasado este finde, pero estoy leyendo varios post que hablan de violencia, yo tambien colgue uno "Fanatismo". Ojala podamos acabar algun dia con ella.

Un beso

mayo 21, 2006 9:08 a. m.  
Anonymous Consumidor irritado said...

Ciertamente la violencia engendra violencia y no parece que la humanidad este por la labor de terminar con el proceso, sino todo lo contrario.

mayo 21, 2006 10:29 a. m.  
Anonymous Trini said...

Pues muy cierto eso hubiese sido lo lógico pero como bien dices muchas veces la lógica no concuerda con la pasión.
Siempre, siempre la violencia genera violencia y así nos va...

Besos muchos, Leo

mayo 21, 2006 1:49 p. m.  
Blogger Azusa said...

Claro que tienes razón, pero quizás es algo innato al ser humano, no lo sé, ojalá fuéramos en ocasiones capaces de poner barreras a los sentimientos de odio... pero lo veo tan difícil...

mayo 21, 2006 4:01 p. m.  
Blogger Ogigia said...

Ah,Leo, en esta ciudad también se dieron esos casos entre familias, entre los Silva y los Ayala, por ejemplo...como siempre, estupendamente contado

mayo 21, 2006 4:46 p. m.  
Blogger Aniwiki said...

:O siempre descubrimos algo nuevo en tu blog. por cierto lo de bloglines consiste en un página en la q puedes tener todos los blogs q lees y cada vez q hay algo nuevo en alguno de ellos te avisa, al principio cuando no tenía muchos podía ir a todos directamente, pero así los tengo más controlados :)
hace un tiempecito puse un post sobre bloglines en el blog.
bueno nada más q me lío a hablar y no paro.
saluwikis

mayo 21, 2006 6:12 p. m.  
Blogger Caboblanco said...

Hola Leo. ¿Por qué firmar la paz que me dará, a lo sumo, la mitad de mis pretensines, si jugándomela quizás consiga hacerme con todo el pastel?... Ese ha sido el pensamiento humano desde Adán, y causa de todos los males que en el mundo han sido. Al parecer, los sucesivos asesinatos provocaron un estado de sitio en Salamanca que se prolongó durante al menos, treinta y cinco años después de la muerte de los hijos de María Monroy. Un día, el agustino Juan de Sahagún consiguió que los dos bandos firmaran la paz.

Un abrazo.

mayo 21, 2006 6:53 p. m.  
Anonymous Aitor said...

Lo que no hayan conseguido los Agustinos!!!!

Bonita historia de venganza...si es que las historias de venganza pueden llegar a ser bonitas.

Un saludo

mayo 21, 2006 7:53 p. m.  
Anonymous Tucuñi said...

"Lo que se obtiene con violencia, solamente se puede mantener con violencia"........."Ojo por ojo y todo el mundo acabará ciego".......
Ahí te envío dos frases de Gandhi que, según creo, resumen muy bien tu magnífico post, ¿no te parece?.
Pero resulta tan dificil permanecer en paz o dialogar cuando hacen daño a nuestros seres queridos.
Muchos besinos de Tucuñi.

mayo 21, 2006 9:16 p. m.  
Anonymous Julio said...

Pues menos mal que los bandos llevaban nobres de santo, que si no...
Muy interesante
Un abrazo

mayo 22, 2006 12:08 a. m.  
Blogger incondicional said...

Tienes mucha razón, como siempre, peeeero, ( ya está Paco con la rebaja)con honradez te digo que es imposible mantener la cabeza fría cuando te dañan en lo más sagrado, en lo más profundo, en lo más preciado de tu vida.....yo no sería capaz de perdonar ,nunca.
Jo, ha salido la loba que llevo dentro y adora a sus cachorros, voy a enfriar la cabeza, debería borrar el comentario, ha sido visceral, como los odios, la violencia, poldioxxxxxxxx.

Besinos para compensar el mal rato ;-)

PD/ Hoy no hay deberes, se me ha nublado la vista.

mayo 22, 2006 1:33 a. m.  
Anonymous Marian said...

Siempre hemos estado expuestos a la violencia de los demás y generando violencia en distintas formas (según el propósito: atacar o defender). No por ello debemos creer que somos portadores de algún gen de la violencia, porque ésta se aprende; tanto la que nos escandaliza a diario como la que se manifiesta en la terrible historia de tu artículo.Una mayoría, por fortuna confía a la Justicia su deseo de venganza,porque si no, esto sería un caos.

Un besín

mayo 22, 2006 9:06 a. m.  
Blogger TOROSALVAJE said...

Si te fijas firmaron el pacto después de que la madre hubiera satisfecho su deseo de venganza.

Y que como consecuencia de ello se generan sin remedio innumerables muertes.

Hasta que se aplacó la sed de sangre.

Por desgracia creo que firmarlo antes hubiera resultado imposible.

No tenemos remedio.

Un beso.

mayo 22, 2006 9:47 a. m.  
Blogger Miguelon said...

El sentido común es el menos común de los sentidos, y la violencian no necesitas grandes incendios para propagrase, sólo necesita una chispita para que se provoque una reacción en cadena.

Besos

mayo 22, 2006 11:29 a. m.  
Anonymous Superchef said...

La violencia... alguien se paro siquiera a pensar en la cantidad de violencia que recibimosa travez de las hondas televisivas??? Tal vez va siendo hora de ofrecer la otra mejilla como ya hiciera jesus. Una y otra vez. hasta qeu a nuestro agresor le tiemble la mano, y se sienta estupido ejerciendo su violencia.

mayo 22, 2006 1:26 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Sacri – No quisiera ser pesimista, pero a las pruebas me remito, me temo que la violencia no se acabará nunca.

Consumidor irritado – A decir verdad es que tampoco es tan fácil y más en tiempos de gran tensión creo que la vena violenta aflora con rapidez.

Trini – Cuando la gente está soliviantada ¿cómo imponer la lógica?, sólo podría imponerse cuando se ve aparecer el problema, una vez éste en marcha, rara vez se puede parar.

Azusa – Lo malo de las personas es que casi nunca ponen barreras a los sentimientos y tan malo es no llegar como pasarse; cualquier sentimiento llevado al grado máximo es malo, incluido los sentimientos que a priori parecen buenos, así que imagínate los que ya desde el principio son malos.

Ogigia – Si, este odio entre familias era corriente e historias como esta de María La Brava seguro que hay muchas más.

Aniwiki - :-))) Aquí puedes hablar cuanto quieras.
Gracias por tu explicación sobre Bloglines, siempre soy la última en enterarme de todas estas cosas de la informática.

Caboblanco – Cierto, esa es una de las razones, el egoísmo y también el ansia de poder, lo triste es que para que unos se sientan satisfechos con sus logros, otros muchos tienen que morir y la mayor parte de las veces sin que nadie les pregunte si están dispuestos a ello.
A decir verdad, las muertes empezaron mucho antes de las de los hijos de María Monroy y cierto que siguieron mucho después.

Aitor – Bueno, bonitas, bonitas no lo se, pero suelen tomarse como base para el entretenimiento en libros, películas, teatros y demás.

Tucuñi – Me alegra verte de nuevo por aquí y espero que sigas haciéndolo.
Es cierto, mantener la paz cuando dañan a los tuyos es tan difícil que casi nadie lo consigue, pero estas luchas entre familias la mayor parte de las veces empiezan por otros problemas como el dinero, las tierras, el poder, etc.etc. y luego se termina por atacar a los miembros de las familias y así ya estamos en el lugar de María Monroy.

Julio – Jaja, lo menos es el nombre del bando.

Incondicional – Nada de borrar el comentario. Te comprendo y entiendo que reacciones así ante el dolor de una madre a la que le matan sus dos hijos y tú piensas por un momento lo que harías en su lugar, pero al hablar de ser más racionales y menos pasionales, me refería a intentar arreglar los problemas antes de llegar a estos extremos en los que mueren muchas personas de forma violenta y además estas muertes no soluciona el problema, si no que lo incrementan, total para que al final y después de muchos años y muchas muertes firmen la paz, ¿no sería mejor haber intentado llegar a un acuerdo antes?.

Marian – No se si portamos un gen que incita a la violencia o no, pero ella está presente a lo largo de toda la historia de la humanidad. En cuanto a confiar en la justicia me temo que como los jueces no empiecen a afinar un poco más en sus sentencias no se si no se empezará a tomar la gente la justicia por su mano, hay decisiones judiciales que la gente de a pie no entiende en absoluto.

Toro salvaje – La muerte de los hijos de María Monroy fue consecuencia de las desavenencias que tenían esas familias desde mucho tiempo antes por eso pienso que con un poco de cabeza y buena voluntad, se podría haber intentado llegar a un acuerdo antes de producirse estos hechos y la venganza de sangre no aplacó a los contendientes ya que la paz se firmó unos treinta y tantos o cuarenta años después.

Miguelón – Tienes toda la razón, un buen ejemplo de esa reacción en cadena son esas peleas en las que dos empiezan riñendo y al final son montones dándose de golpes y la mayoría sin saber por que se están pegando.

Superchef – Bienvenido a mi casa. Por supuesto, ese tema ya se trató en varios blogs, tanto en la tele como en el cine la violencia es tremenda.
En cuanto a lo de la otra mejilla lo veo muy difícil, me contaron de una persona muy religiosa a la que le dieron un sopapo y le preguntaron riéndose si iba a poner la otra mejilla como mandó Jesús y esa persona dijo que sí, entonces le volvieron a pegar pero lo que no esperaban fue la reacción, dijo: “Jesús dijo que había que poner la otra mejilla, pero no dijo lo que había que hacer después” y le dio una somanta de palos al agresor. Además me temo que al que da tantas bofetadas con placer, nunca le tiembla la mano ni mucho menos se siente estúpido ejerciendo su violencia, como mucho se cansaría de pegar, pero nada más.

mayo 22, 2006 5:44 p. m.  
Anonymous Consumidor irritado said...

Si Leo, fuiste mi primer comentario. Y me alegra ver que un año despues sigues ahi. Muchas, muchas gracias.

Yo disfruto cada entrada de tu blog, trabajada y sumamente interesante. Por eso tambien ¡gracias!

mayo 22, 2006 8:54 p. m.  
Blogger Isabel Romana said...

Extraordinaria la forma en que has contado esta historia, leo. Creo que no debería extrañarnos esto, cuando el mundo parece haberse fundado sobre un crimen fratricida: Caín y Abel, según la religión judía y cristiana, o Rómulo y Remo según la mitología romana. Es muy cierto que la violencia engendra violencia,entendiendo por esto que se produce una respuesta violenta a la violencia recibida. Pero no es menos cierto que la violencia se "enseña", constituye un modelo de conducta. No podemos extrañarnos de la violencia en las aulas cuando los niños ven la violencia en su casa, o en el deporte. No digamos ya la violencia en la televisión, y no me refiero sólo a las imágenes de las películas o las terribles de las noticias diarias, sino a la agresividad verbal con que nos regalan tantos personajes en tantos programas deleznables... y con índices de audiencia fantásticos. En fin, yo creo que hemos de luchar para erradicarla, pero hay muchos frentes. Quizá el primero que habría que atacar, (por tenerlo más asequible, quizá) es el de la alta tolerancia social hacia la violencia verbal: la falta de respeto, la impunidad con que se "juzga" a las personas, la desconsideración en la manera de decir las cosas, el tratar al discrepante como a un enemigo... en fin, hay una buena lista.
Me ha parecido una idea excelente tocar este tema y hacerlo de la manera en que lo has hecho.

mayo 22, 2006 9:02 p. m.  
Anonymous jose said...

La lógica está reñida con el orgullo y el orgullo está reñido con la razón.
El mundo está ahora mismo dirigido por políticos orgullosos y su razón cargada de pólvora.
Nos está matando la prosperidad. Antes no había tiempo para el orgullo sino para la necesidad y todo era mejor.
No aprendemos.

mayo 22, 2006 11:27 p. m.  
Blogger Cris said...

Lo que me parece bastante paradójico es que ambos bandos tuvieran nombres de santos, a resultas de la evolución de la historia...
La verdad, es escalofriante y no lo es menos darse cuenta de hasta donde podemos llegar los seres humanos en determinadas ocasiones. Tienes razón, supongo que en circunstancias extremas incluso yo misma sería capaz de responder con violencia, incluso siendo consciente de que eso no lleva a ningún sitio.
Supongo que la rabia que a veces llevas dentro es lo que te hace obrar así, en caliente. Si te detienes a pensar, posiblemente otro gallo cantaría.
Un abrazo Leo.

mayo 23, 2006 11:10 a. m.  
Blogger almena said...

cuántas historias similares... demasiadas.
Sí, la violencia no es capaz de concebir otra cosa que reproducirse a sí misma.

Un beso, Leodegundia

mayo 23, 2006 2:55 p. m.  
Blogger Anazia said...

Yo creo que la violencia se produce por falta de justicia... ¿Pero quién es el majo que se pone en medio para producirla?

mayo 23, 2006 3:45 p. m.  
Anonymous muchachillo said...

Una historia muy interesante que no conocía, lamentablemente los actos violentos necesitan poco para empezar y mucho para que acaben. Un saludo para ti, que hacia tiempo que no te visitaba.

mayo 23, 2006 5:16 p. m.  
Blogger Dianora said...

Pues sí, tienes toda la razón Leo. Pero somos viscerales, pasionales, y cuando son las entrañas las que mandan, pocas veces puede pausarlas el raciocinio...
Eso no quiere decir que sea imposible, solo que no ponemos de nuestra parte... ¿aprenderemos?

Un beso

mayo 23, 2006 8:33 p. m.  
Blogger Andrea Recol said...

Que interesante post! El tema que presentas siempre me ha interesado. ¿Por qué sacamos nuestra parte más animal, en vez de razonar? Deberíamos mutar para evitarnos tantas líos y guerras innecesarias. Un abrazo fuerte

mayo 23, 2006 8:44 p. m.  
Anonymous nina said...

La violencia implica intimidación de tal forma que deja sin voluntad de reacción al contrario,implica venganza y puede llevar al sujeto a la agresión física y la muerte.Yo creo que la violencia es imnata en el hombre aunque otros discrepan , sea lo que sea siempre acaba haciendo daño.Un beso nina

mayo 23, 2006 10:53 p. m.  
Blogger AZUL said...

La violencia....nos ronda, no es nuestra naturaleza, pero la practicamos tanto que corremos el peligro de que se vuelva parte de ella.

Un biko fuerte Leo y que tengas buena semana!

mayo 23, 2006 11:12 p. m.  
Blogger muralla said...

Alguien dijo que la violencia es la peor de todas las obscenidades.
Gandhi y su doctrina de la no violencia lograron metas que parecían impensables...
Bicos.

mayo 23, 2006 11:20 p. m.  
Blogger Darilea said...

La violencia un mal que debemos extirpar entre todos.
Besitos.

mayo 24, 2006 5:36 p. m.  
Anonymous valentina said...

¿Y que nos está pasando?
Debe haber un porque en alguna parte..
Besitos

mayo 24, 2006 7:24 p. m.  
Anonymous mark66 said...

Si te fijas, la mayoría pensamos igual. Esta actitud de la violencia por violencia es tremendamente injusta y terrible. Pero bien es sabido que cuando nos toca cerca... a quién no le hierve la sangre.
Lo de saber perdonar parece no ser muy sencillo. Y menos con casos como los que describes. La sed de venganza acaba lamentablemente, apareciendo.
En cualquier caso, lo triste es que en niveles menores a los de este ejemplo, ocurre exactamente igual, y eso resulta imperdonable. El ser humano aún tiene mucho que aprender, y a veces incluso diría que vamos hacía atrás, como los cangrejos.
Pero que podemos esperar, viendo el tipo de educación que están recibiendo los jóvenes. Lo extraño es que no ocurran cosas peores. Lo que yo veo es un salvajismo incontrolable y una falta de civismo increíble.
Y así nos va...
Un beso muy grande, leodegundia. Eres un sol.

mayo 24, 2006 7:32 p. m.  
Anonymous unjubilado said...

El hombre es un animal racional, de animales tenemos mucho, pero la razón muchas veces la hemos perdido por el camino.
Saludos

mayo 24, 2006 8:39 p. m.  
Blogger Raúl said...

¿Sabes? Eso pienso yo también cuando veo lo que pasa en mi país.

Y cuando veo que hay líderes políticos que proponen claramente la confrontación como solución a nuestras dificultades, no puedo más que sentir tristeza por el futuro inmediato de mi patria.

Saludos,

mayo 25, 2006 12:29 a. m.  
Blogger Carlos said...

Un hombre que es lo contrario a la narración es Ghandi que en su lugar se daba por hacerlo de manera pacífica. Y es que realmente es díficil no responder con violencia. "es hablandonos y no matandonos como debemos entendernos"

muchos besos y un gran abrazo!

mayo 25, 2006 12:53 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Consumidor irritado - :-))) La alegría es que ambos seguimos aquí disfrutando con nuestros blogs y espero que sigamos mucho tiempo más.

Isabel romana – Yo creo, no se si estaré equivocada, que todos nacemos con una amplia gama de sentimientos que a lo largo de nuestras vidas vamos desarrollando y que dependiendo de nuestro carácter, de nuestra educación, de nuestro entorno y de otras situaciones se pueden inclinar más a la violencia.
Cierto es que en estos momentos a pesar de que se supone que la humanidad va evolucionando, el entorno no es el mejor campo de cultivo para la paz, el egoísmo es enorme, la educación escasa, el respeto brilla por su ausencia y con estos y otros componentes no se llega precisamente al diálogo, si no a los gritos, a los insultos y al final a las manos o a las armas.

José – Tienes razón en lo que dices, pero no pierdas de vista que la violencia no es de ahora, lo triste es que se supone que a estas alturas ya deberíamos de haber encontrado la manera de erradicarla y no sólo no la hayamos si no que está en auge.

Cris – Por supuesto que la violencia no es siempre igual, para mi no es lo mismo la violencia que se genera por un hecho puntual y como quien dice “en caliente” y que todos aunque pensemos lo contrario podemos ser capaces de llevarla a cabo, que la que se produce “en frío”, pensada, calculada y premeditada. Esta es la peor porque ni siquiera necesita un motivo que la cause.

Almena – Lleno está el mundo de violencia y no le veo yo muy buena solución a pesar de que todos digamos que no nos gusta, así de raritos somos los humanos.

Anazia – Por falta de justicia puede que si, pero más bien creo que por exceso de egoísmo, por falta de educación y por no querer ver para nosotros nada más que los derechos y nunca las obligaciones.

Muchachillo – Bienvenido de nuevo a mi casa. Basta una chispita pequeña para que se produzca un gran incendio de violencia y lo malo es que de tanto verla a diario, al final llegaremos por no prestarle atención.

Dianora – Me temo que no aprenderemos, o al menos nos está llevando mucho tiempo, fíjate cuantos siglos de historia y todavía seguimos igual.

Andrea Recol – Jajaja, creo que ni mutando, o al menos eso es lo que se saca en conclusión de las pelis de mutantes, ellos también son violentos.

Nina – Yo también creo que viene de fábrica y luego a lo largo de la vida algunos practican tanto que llegan a grados tremendos.

Azul – No se que te diga, yo si creo que forma parte de nosotros y de lo que se trataría sería de intentar arrinconarla haciendo surgir al mismo tiempo otros sentimientos mucho mejores.

Muralla – Puede, pero de que poco le sirvió a él ¿no?

Darilea – Así debería de ser.

Valentina – Claro que lo hay, pero no queremos verlo ni mucho menos llevarlo a cabo pues es muy trabajoso y los humanos somos muy vagos, preferimos ir a lo fácil.

Mark66 – Si, la mayoría pensamos igual pero está claro que no basta con pensar, hay que hacer y ¿qué hacer?, lo primero, educar y después otras muchas cosas más, pero como digo en otros comentarios, eso da mucho trabajo y la gente no se quiere molestar.
:-))) Gracias, pero debo de ser un sol con poco brillo.

Unjubilado – Creo que si tuviéramos más de animales tomada la palabra como seres vivientes y no como necios, incapaces o estúpidos, no seríamos tan malos ni usaríamos la violencia con tanta alegría como la usamos, los animales usan la violencia sólo en casos puntuales, nunca por placer.

Raúl – Totalmente de acuerdo contigo, pero eso no sólo sucede en tu país, en los demás también.

Carlos – Si, pero desgraciadamente a pesar de sus enseñanzas y de su predicación, el mundo sigue siendo violento, así que algo más debe de hacer falta para que la cosa funcione.

mayo 25, 2006 1:41 p. m.  
Anonymous Paky said...

Muchas gracias por tu visita a mi página. Yo conocía la tuya, también de Incondicional. La encuentro magnifica. El post de hoy ojalá no hubieras tenido que escribirlo, señal de que no habría violiencia. Un abrazo,

mayo 25, 2006 6:20 p. m.  
Anonymous azzura said...

Mallorca donde yo vivo, está dejando de ser la isla de la calma.. esta violencia está llegando a todos los rincones por desgracia.. y no lo entiendo porque suele decirse que la violencia engendra violencia y los isleños eran sumamente pacíficos.. en fín, yo espero que termine algún día

Deseo un lindo fin de semana para tí ;)
Un abrazo Leo

mayo 26, 2006 12:01 p. m.  
Anonymous Fley said...

Yo también lo he notado, y no entiendo esta extraña oleada. Quizá sea la información, que al tener ahora mejor comunicación, nos enteramos más que antes. No lo se, prefiero pensar que es pasajero.
Cuidate Leo

mayo 26, 2006 2:09 p. m.  
Blogger incondicional said...

Buenos días amiga.
Vengo a dejarte mi saludo, ya sabes ...la media hora de inactividad forzosa ;-).
Abrazos y excelente fin de semana.

mayo 27, 2006 9:39 a. m.  
Blogger mixtu said...

a mi me parece que la violencia trás violência...
porquê que el hombre es violento? non lo sey...
excelente texto...
beijos

mayo 27, 2006 3:34 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Paky – Tienes razón, pero me temo que sobre este tema se seguirá escribiendo durante mucho tiempo más.

Azzura – La violencia está llegando de forma desmedida a todas partes y no me parece que estén haciendo mucho por erradicarla antes de que pase a mayores.

Fley – La información nos muestra la violencia de otros lugares, es en nuestros lugares de residencia donde podemos comprobar su aumento.

Incondicional – Gracias y que tú también tengas un buen fin de semana.

Mixtu - ¿Y quién lo sabe?, parece que naciera con esa violencia que luego desarrolla con el paso de los años.

mayo 28, 2006 7:12 a. m.  
Blogger Sara said...

hola!!
Me gustaria saber en que siglo o epoca los hombres usaban esas pelucas de pelo largo con rulos en los lados.

octubre 26, 2008 8:07 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home