Mi foto
Nombre:

jueves, marzo 23, 2006

El símbolo de París

A pesar de las muchas críticas que recibió durante su construcción, hoy en día esta torre se convirtió en el símbolo de París y es quizás el monumento más contemplado y fotografiado de esa ciudad.

Fue proyectada para que sirviera como arco de entrada a la Exposición Universal de París que se celebró en 1889. El primer proyecto de construcción fue concebido por dos colaboradores de Gustave Eiffel, los ingenieros Emile Nouguier y Maurice Koechlin, el último de los cuales dibujó el primer plano en 1884. Eiffel continuó trabajando en la idea de la torre y presentó el proyecto al ministro de Industria y Comercio siendo aprobado el 12 de Junio de 1886.

El 26 de Enero de 1887 se iniciaron los trabajos que finalizaron en Marzo de 1889. Es una estructura abierta, de hierro, sin pisos intermedios a excepción de dos plataformas. Su peso inicial era de unas 7.341 toneladas aunque hoy en día creo que supera las 10.000 debido a las tiendas, restaurantes, museo y almacenes que alberga. Tiene forma de pirámide cuadrangular de caras cóncavas, constituida por tres tramos situados a 57 m. 116 m. y 276 m sobre el nivel del suelo. La última planta lleva la cúpula que corona la torre, así como la linterna del faro. El punto más elevado se hallaba en 1889 a 300 m. del suelo, pero hoy debido a las antenas de radio y televisión su altura llega hasta los 324 m. Se puede subir cómodamente a la segunda planta por medio de dos ascensores, pero el que se sienta con ánimos puede hacerlo ascendiendo por la escalera que tiene nada más que 1.665 escalones.

El mantenimiento de la torre incluye la pintura de la misma cada siete años. En un principio su color era amarillo, pero en estos momentos muestra una tonalidad marrón. Al parecer esta torre tenía que ser demolida una vez finalizada la Exposición Universal, pero unas pruebas de transmisión radiofónica efectuadas por el ejército francés realizadas antes de la fecha de demolición, salvaron la torre.

Las fotos que ilustran este reportaje, me fueron cedidas por Israel Alonso que las hizo el mes pasado en su visita a esta bella ciudad.


56 Comments:

Blogger incondicional said...

Me encantan las fotos , felicita al fotográfo.Como ya has dicho tú lo más interesante, te dejo algo sobre el creador que encontré en la red.
Un abrazo.

Gustave Eiffel: el ingeniero creador

El ingeniero y constructor francés Gustave Eiffel nació en la ciudad de Dijon, Francia, en el seno de una familia de artesanos parisinos y mercaderes de madera y carbón.

Después de estudiar en el Licée Royal de Dijon, y luego en el Collège Saint - Barbe en París, en 1855 se graduó en la École Centrale des Arts et Manufactures y se unió a una compañía que fabricaba máquinas de vapor, herramientas y otros productos.

En 1958, esta compañía recibió un contrato para alzar un puente férreo en Burdeos. Así las cosas, Eiffel fue designado para supervisar la construcción y lo hizo tan bien que en 1866 fundó su propia compañía, con la que se hizo famoso rápidamente, sobre todo por sus estructuras de metal.

Desde 1872 comenzó a atraer contratos extranjeros y en 1877 levantó un puente sobre el río Duero en Portugal, un arco individual de acero de 160 metros de altura. En 1884 su fábrica ya era famosísima en el mundo entero. Fundió la Estatua de Libertad en 1886, luego de lo cual comenzó a trabajar en la Torre que lleva su apellido, y el que fue su mayor proyecto.


A principios de 1890, Eiffel abandonó la dirección diaria de sus negocios y se dejó absorber por la nueva ciencia de la aerodinámica, a la que contribuyó en medida notable.

Por Chile también ha pasado su mano: la ex aduana en Arica, hoy Casa de la Cultura, la Catedral de San Marcos de esa misma ciudad y la Estación de Ferrocarriles de Santiago (Estación Central) llevan el sello de su empresa.

¿Alguna técnica?... Combinar la artesanía inigualable con un elegante diseño.

Gustave Eiffel murió en 1923.


Soy la primeeeeeee ;-)

marzo 23, 2006 5:00 p. m.  
Blogger Azusa said...

No he entendido bien lo de las pruebas de transmisión de radio y por qué se salvó (estoy tontita, jeje)
Un besote, Leo

marzo 23, 2006 6:41 p. m.  
Blogger Aniwiki said...

La primera vez q fui a Paris fue lo q más me impresionó :)
Me acuerdo q nos contaron eso q has dicho q al principio la torre no estaba muy vista, y los q no la querían ver se subían en ella, y así no podían verla :O curioso no?
Aquí te dejo el link q puse de unos compañeros de lyon que escalaron por dicha torre.
saluwikis

marzo 23, 2006 6:57 p. m.  
Anonymous Consumidor irritado said...

¡Oh la la!Paris.... realmente tiene mucha magia y la torre, hay que verla y subir para entenderlo. ¡Gracias Leo por los recuerdos!

marzo 23, 2006 7:25 p. m.  
Blogger Caboblanco said...

Me gusta la torre, Leo. Es muy estilizada, muy hermosa y pelín altiva... Muy francesa vamos. Curiosamente ellos me gustan menos.

Un abrazo

marzo 23, 2006 8:09 p. m.  
Blogger Legabal said...

Una historia amena la de Eiffel, como todas las que escribes. La torre Eiffel es un icono que identifica a París, yo diría que a toda Francia.
Es curioso como el humano ha buscado siempre grandes edificios con los que identificarse.

marzo 23, 2006 8:12 p. m.  
Blogger Turulato said...

Sí hay que subir, ¡se sube!; pero no recomiendo a nadie una segunda visita. Aunque "para gustos, colores".

"Leo", "Army" -en inglés- como "Armée" -en francés- no designan a la Armada -"Navy", en inglés y "Marine", en francés- sino al Ejército.
Uno de los mayores problemas de la novísima traducción literal es trasladar palabras parecidas de un idioma a otro.
Así, traducir "rabbit" -inglés- por "rabito" -español-, "honest" -inglés- por "honesto" -español-, o "to arrest" -inglés- por "arrestar" -español-.
Con lo que cuando un inglés se refiere a un lindo conejo, nosotros entendemos.. nada dentro del contexto; o sí hablan de una persona honrada, un español culto entendería que tiene voto de castidad; o, finalmente, cuando ellos se refieren a una detención policial, nosotros pensamos en una sanción penal.

Cada día estoy más "gagá".

marzo 23, 2006 8:49 p. m.  
Blogger Dianora said...

Pues yo no he estado en París, menos mal que es algo que se puede remediar.
En cuanto a la torre, recuerdo en el colegio un trabajo de marquetería. Ahí me tenías, serreta en mano, cargada de "pelos" dale que te pego a la madera. Un poquito de cola... Te puedes imaginar cuántos agujeritos tuve que serrar? Quedó muy bonita con algo de barniz, pero desde entonces, no me digas por qué, le tengo cierta manía a la dichosa torre.
Besos

marzo 23, 2006 8:53 p. m.  
Blogger AZUL said...

"Siempre nos quedará París.."

Y siempre nos quedará tu blog para disfrutar de cosas tan bellas como esta.

Un bikiño :)

marzo 23, 2006 8:58 p. m.  
Anonymous Marian said...

Un símbolo del arte industrial, para mi gusto, un pelín "frío". Sin embargo no me importaría cambiar de opinión viéndolo de cerca y apreciando todos los datos que aportas en el artículo. Da gusto acercarse a tu rincón.
Un besín

marzo 23, 2006 9:14 p. m.  
Blogger akachen said...

preciosas esas fotos y muy instructivo el post, ¡un saludo!

marzo 24, 2006 12:22 a. m.  
Anonymous aitor said...

La Torre Eiffel es uno de esos casos en los que el objeto cambia su función original -puerta-, por otra aun mas emblemática -símbolo de una ciudad-

Al contrario de Turulato, cada vez que he ido no he dejado de subir. Las vistas de la ciudad siempre son distintas. La estructura de la Torre siempre me descubre algo nuevo. Lo que menos me gusta, es como está pintada. Es un color triste, apagado. pero ya se sabe....para gustos estan hechs los colores!!

marzo 24, 2006 12:53 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Incondicional - :-)))) ¡Qué miedo me tienes!, hoy si volviste a hacer los deberes. Te felicito, toda esta información amplía mucho el tema de hoy que así queda mucho más completo.

Azusa – La torre sólo era para la exposición y acabada esta, ya no tenía ningún objeto, pero el ejército hizo unas pruebas de transmisiones radiofónicas poniendo una antena sobre la torre y como las pruebas resultaron bien la torre se salvó.

Aniwiki - :-))) Pues si ya no me parece a mí buena cosa subir por la escalera no te quiero decir que pienso sobre lo de escalar por ella, gracias por el link.

Consumidor irritado – Hay que reconocer que tiene su atractivo y sobre todo mucho éxito y ya ves, muy poca gente estaba a su favor, así son las cosas.

Caboblanco – Tú lo dijiste, muy francesa. En cuanto a los franceses, a mi tampoco me gustan mucho que digamos.

Legabal – Todos los lugares buscan algo que los identifique y por lo que se les reconozca con rapidez, pero no se cual es la causa.

Turulato – Confieso que yo subí en ascensor aunque reconozco que de los ascensores no me fío mucho, pero estaba demasiado cansada para subir a patuca.
Gracias por la lección magistral de inglés y francés que se le agradece, los idiomas no son mi fuerte. Como verá, ya hice una corrección cambiando armada francesa por ejército francés.

Dianora - :-))) No me extraña, supongo que habrás quedado de la torre en cuestión hasta el gorro, pero estoy segura que si vas a París cuando la veas te reconcilias con ella.

Azul – De vez en cuando hay que poner estas cosas bellas para alegrar un poco el espíritu.

Marian – En principio pensaba como tú, pero luego cuando la contemplas bien, algo tiene que atrae y deja de ser un montón de hierro para convertirse en algo bello.

Aranzazu – Bienvenida a mi casa. Me alegra que te haya gustado.

Aitor - :-))) No se si habrá mucha gente que opte por las escaleras y eso te favorece pues no tendrás que esperar cola como en el ascensor.
En cuanto al color, tengo entendido que en la primera planta pusieron unas urnas en las que la gente puede votar por el color que quieren que se ponga la próxima vez que se pinte, pero esto no te lo puedo asegurar.

marzo 24, 2006 10:48 a. m.  
Blogger Bohemia said...

Espero ir algún día a Paris para verla en persona, pero mientras las fotos son un consuelo...
Saludos

marzo 24, 2006 5:12 p. m.  
Anonymous Max said...

Estoy considerando volver a visitar París. Ahora que te leo, me reafirmo.

Besos

marzo 24, 2006 5:31 p. m.  
Blogger Miguelon said...

Hola Leo, sabías que en Badajoz hay un edificio diseñado por Eiffel, era el antiguo Edificio metalico que estaba en la Plaza Alta y que fue llevado al Campus Universitario donde en la actualidad se utiliza para actos varios.

Besos

marzo 24, 2006 5:37 p. m.  
Blogger Ogigia said...

Sí, a mí también me gustan las fotos...y la torre...es especial.. besos, leo

marzo 24, 2006 6:48 p. m.  
Blogger Carlos said...

Si mi hermana me trajo un llavero miniatura de la torre, en las fotos se ve "pequeña" no tan alta, espero un día poder contemplarla. Y subir sus 1,665 escalones. Se ve muy simple la torre pero tiene algo cautivador definitivamente. Y en color amarillo se vería bien, pero com oque ese tono marrón asienta mucho mejor.

Besos Leo que tengas buen fin de semana

marzo 24, 2006 7:30 p. m.  
Anonymous brisaenlanoche said...

París no es una ciudad que me llame la atención, pero por ver la Torre Eiffel sí que iría de visita allí...

No sabía que fuera amarilla en un principio... ¿y si la pintán cada x años por qué no lo hacen de su tono original?

Un abrazo.

marzo 24, 2006 8:15 p. m.  
Blogger mixtu said...

amiga, excelenet resenha historica, tenho una torre en miniatura
bueno fin de semana

marzo 24, 2006 10:31 p. m.  
Blogger Kuan said...

París tiene para mí un encanto especial, y la torre impresiona en directo más de lo que imaginaba. Me gustan las fotos

Un besito, Leo

marzo 25, 2006 1:16 a. m.  
Anonymous Aitor said...

pues tres veces he subido....y nunca me he fijado en las urnas que dices. La próxima, las buscaré, y si estan, mi voto será que la pinten color kiwi. O malva. O algo asi :P

marzo 25, 2006 1:58 a. m.  
Anonymous unjubilado said...

La torre actualmente está iluminada por 352 proyectores de 1.000 watios cada uno; y en la cumbre 4 reflectores con luces de xenon de 6.000 watios que giran de manera permanente, además de otras luces parpadeantes cada cierto tiempo.
Un saludo

marzo 25, 2006 8:45 a. m.  
Blogger reina said...

La primera vez que la vi, fue algo inovidable, desde la plaza del Trocadero, nos asomamos a la explanada entre los palacios de Chaillot, y allí estaba, inmensa y espectacular.

Digna de verse es la imagen de la iluminación nocturna desde la planta 56 de la torre de Montparnasse, aunque la última vez que fui los ventanales estaban tomados por restaurantes de alto copete, quedaba la posibilidad de subir a la azotea y disfrutar de la vista de París iluminado y la torre Eiffel destellando como una joya de orfebrería.
Que bella ciudad, en general.

Un abrazo.

marzo 25, 2006 12:43 p. m.  
Blogger Anazia said...

Fotos bonitas para un monumento bonito. Siempre me ha intrigado saber más de ella, pero nunca se ha dado el caso de la coincidencia de tener los medios en el momento de la intriga.

Muchas gracias.

marzo 25, 2006 12:54 p. m.  
Blogger Pol said...

Desde luego la visión desde abajo es espectacular o la visión de la torre iluminada...pero verla desde lejos, por ejemplo desde los alto de la torre de Montparnasse, es impresionante.
Me impactó ver París de noche y lloviendo, desde lo más alto de la Torre Eiffel...es inolvidable.

marzo 25, 2006 7:36 p. m.  
Blogger Andrea Recol said...

Entro aquí y me persigue una atmósfera culta, rica que conocimientos de historia, geografía, literatura, etc. y etc. No hay nada más grato para mí. ¡Jolínes, Leo cómo nos enseñas! A veces creo que piensas: Mira, esta tiene tiempo para visitar a Cristina y no a mí. (Jejeje) Quizá son sólo imaginaciones mias. En fin, que no; que tus posts (como los mios) son para digerirlos y me tomo mi tiempo para leerlos. Si no tengo tiempo durante la semana, al menos asomo la nariz por aquí y veo qué has hecho. Luego, vuelvo el fin de semana.

Veo el comentario de incondicional y ya me callo. ¿Qué más se puede añadir? Yo subí a la Torre Eiffel cuando tenía, creo, veinte años y me encantó. Fascinante, sin duda, como todo Paris. Besitos miles

marzo 25, 2006 11:39 p. m.  
Blogger Mazeekeen said...

Cuesta imaginársela amarilla (¿qué tonalidad de amarillo? Porque no es lo mismo amarillo canario que amarillo limón), es algo que debía de ser, cuanto menos, llamativo.
De todas formas, seguro que no soy la única en alegrarse de que no la tiraran. ^_^

marzo 26, 2006 10:22 a. m.  
Anonymous Trini said...

Debe de ser un sueño viajar a Paris y admirar de cerca esta emblematica torre. A ver si algún día puedo visitar la ciudad, es mi deseo.
Afortunadamente no la destruyeron, sin ella, Paris no sería lo mismo.

Besos muchos

marzo 26, 2006 1:15 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Bohemia – París es una bella ciudad que merece una visita y no sólo por esta torre.

Max – París, como todas las grandes capitales, siempre nos ofrece nuevas cosas aunque la visitemos con frecuencia.

Miguelón – No, no lo sabía, pero ya pasé por tu blog y me puse al día. Muchas gracias.

Ogigia – Hay que reconocer que tiene su encanto.

Carlos – A mi no me disgusta el color que tiene ahora, me parece que es sobrio y elegante.

Brisaenlanoche – Pues París merece la pena, tiene muchas cosas interesantes que visitar. En lo del color como en todo, depende del gusto de las personas.

Mixtu – Pues si puedes, no dejes de visitar la original, merece la pena.

Kuan – Si, hay monumentos que al verlos al natural ganan más que en las fotos y este creo que es uno de ellos.

Aitor – Como ya te dije, lo de las urnas es algo que no puedo asegurar, de todas formas yo no le cambiaría el color, tal como está ahora me parece mas discreta y elegante.

Unjubilado – Gracias por tu aportación sobre la iluminación, es algo que se me olvidó comentar.

Reina – Tienes razón, la torre no sólo hay que conocerla a la luz del día, por la noche, iluminada, es digna de ver.

Anazia – Como verás, tampoco hay tanto que saber, su historia es corta y no muy complicada.

Pol – Bienvenido a mi casa. Tienes razón, es hermosa se mire desde donde se mire.

Andrea Recol – Andrea, por que yo también estoy bastante escasa de tiempo, comprendo que tú que también lo estas, tengas que repartir tu tiempo entre todos tus amigos, así que no te preocupes, no llevo por cuenta a quien visitas ni cuando, me limito a contestar a cada uno de los que a mi casa se acercan pues quiero agradecerles el detalle que tienen para conmigo. Ahora no puedo permitirme el lujo de visitar a todo el mundo pues como te dije, mi tiempo es cada vez más limitado, pero eso si, siempre contesto a las visitas que me hacen, así que, aunque sea con menos frecuencia, seguiremos en contacto pues ni por asomo quiero dejar de leer tus relatos.

Mazeekeen – No tengo ni idea de la tonalidad, en donde leí la noticia sólo dice que amarilla, de todas formas creo que resultaría un color un tanto pajarero, me gusta en el color que tiene ahora.

Trini - :-)) Estamos tan acostumbrados a identificar la torre con París que si se cayera por algún motivo, creo que no sólo los franceses sentirían pena.

marzo 26, 2006 3:43 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Me encantan los blogs de todo tipo, pero este me encanta porque puedo aprender algo más. Besos y felicidades.

marzo 26, 2006 5:26 p. m.  
Blogger Meigo y Druida said...

Leo, pues no me cansare de felicitarte. Y Dale la gracias al fotografo.
me encantan como cuentas las cosas. Tu toque familiar lo hace como si te estuvieses escuchando.
Precisos, un beso y una rosa de la primavera parisina.

marzo 26, 2006 9:37 p. m.  
Blogger Raúl said...

Cuantas cosas provisionales, terminan siendo de las más importantes de nuestra vida...

Cuantas veces, lo que stuvimos a punto de suprimir, pasó a ser la piedra angular...

Creo que a mi país le falta un símbolo de esa magnitud. Algo moderno y emblemático del país.

Sigo aprendiendo mucho por acá,

Saludos,

marzo 27, 2006 12:42 a. m.  
Blogger eloryn said...

A mí la torre Eiffel me decepcionó muchísimo, porque me esperaba mucho más. Si que es cierto que desde lejos la veía alzarse imponente sobre los tejados de París, pero cuando me acerqué...me pareció fea.
La primera vez que fui, piqué y subí andando los 1.665 escalones (y me los bajé, claro) y reconozco que las vistas fueron impresionantes. Sólo repetí en otra ocasión y porque mi acompañante insistió (esa vez opté por el ascensor).
La verdad es que para vistas de París, aunque algo más modestas, prefiero subir a las torres de la catedral de Notre-Dame.
Un abrazo

marzo 27, 2006 1:47 a. m.  
Blogger incondicional said...

Me han matado con el cambio de hora, no tengo sueño, cachisnamarrrrrrrr, paso a dejarte un besín ( los deberes ya los entregué en su momento ;-) )

marzo 27, 2006 2:14 a. m.  
Anonymous José Sans said...

Hola Leo:
después de tanto comentario poca cosa me queda por decir, fuera de esa curiosa pervivencia de muchos monumentos o edificios construidos para durar poco y que han tenido o tienen una larga vida.
En Barcelona También se construyeron unos edificios, que en su moemnto sirvieros de hotel para una exposición universal, que tenían que derruir al final de la expo y uno de ellos no lo fue hasta las olimpiadas y el otro recientemente. Curiosamente ambos pertenecían, hasta su demolición, a la policia nacional.
Eiffel era un genio en las estructuras metálicas, en Oporto hay un puente precioso construido por él.
Felicitaciones.
besos
José

marzo 27, 2006 9:47 p. m.  
Anonymous jose said...

Que la dejen en pie al menos hasta que vaya yo. Es uno de los miles de lugares que aún me quedan por visitar y supongo que su grandeza se apreciará mejor en vivo que por fotografía, a pesar de los magníficos angulos de estas fotos.
Un saludo.

marzo 27, 2006 11:33 p. m.  
Blogger melytta said...

Maravillosas fotos. En todo viaje suele quedar algo para la próxima vez. A mi por falta de tiempo he de decir que me faltó subir a la torre. Fue un viaje mágico entre otras cosas celebré mi cumpleaños en París y por el Sena pedí un deseo que no se cumplió y no se cumplirá, ahora lo sé.
Me ha encantado saber que era amarilla y que la pintan cada siete años, a ver si tengo suerte la próxima vez que vaya y la encuentro, porque se ve desde numerosos ángulos, pintada de ese color.
Tus post como siempre, enseñan.
Un beso muy fuerte, Leo.

marzo 28, 2006 1:15 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Usuario anónimo – Gracias por la felicitación y ya que te gustó, espero que vuelvas de visita.

Meigo y druida – Pues felicitaré al fotógrafo en tu nombre, espero seguir contando con tu compañía.

Raúl – Seguro que en tu país hay montones de cosas que merecen la pena que se conozcan, por las fotos que pones en tu blog, no me cabe ninguna duda, pero hay que hacer como los franceses, mostrárselas al mundo.

Eloryn – Sucede muchas veces que cuando uno se hace idea de una cosa luego al verla se siente decepcionado, pero por lo que veo encontraste un buen sustituto, las torres de Notre-Dame.

Incondicional – :-))Lo se, lo se, y recuerda que te di buena nota.

José Sans – La torre le sirvió a Eiffel para hacer propaganda de su trabajo. Como nos comentó Miguelón, en Badajoz también hay un edificio diseñado por Eiffel.

José – Tranquilo que no creo que los franceses se deshagan de ella, atrae a mucho turismo y por lo tanto dinerillos y ya sabes el poder que tiene “Don Dinero”.

Melytta – No todos podemos decir que celebramos el cumpleaños en París, seguro que es un buen recuerdo. El que quede algo por ver cuando se visita un país creo que es bueno, así siempre hay un motivo para volver.

marzo 28, 2006 10:54 a. m.  
Blogger Cris said...

Dos veces he subido. Y lo que me ha gustado más de todo han sido las maravillosas vistas de la ciudad que se pueden disfrutar desde lo alto. En cuanto a la torre en sí, la sensación de enormidad que se siente cuando te pones justo debajo de la base y miras hacia arriba, es algo incomparable. Pero prefiero la imagen que ofrece cuando está iluminada, de noche, y de lejos.
Un post genial, Leo!
Un beso.

marzo 28, 2006 12:28 p. m.  
Anonymous nina said...

En un pueblo de Granada tenemos un puente de ferrocarril por el que pasa un tren de corto recorrido. ¿su autor?
EIFFEL Besos nina

marzo 28, 2006 3:24 p. m.  
Anonymous natalia (cenicienta) said...

las fotos son muy buenas... aún no conozco Paris, pr un día lo visitaré.. besos

marzo 28, 2006 4:08 p. m.  
Anonymous valentina said...

Muy interesante..bonitas fotos..
Besitos.

marzo 28, 2006 4:57 p. m.  
Anonymous Donosito said...

Hola...
paris la ciudad del amor que mas se opuede decir??
besos

marzo 28, 2006 6:55 p. m.  
Anonymous Dignalo said...

Despues de ver y leer.....
Que vertigo!!!!!

Besos de la familia

marzo 28, 2006 7:15 p. m.  
Anonymous ocasional said...

Espero volver a subir a ella.Eso es lo que pensamos todos los que lo hemos conseguido.

marzo 28, 2006 9:42 p. m.  
Blogger incondicional said...

Estoy repartiendo besos, no podía dejarte fuera del reparto, lo de la hora me mata, cachissssssss.
Besinos para Leo, ya colgué las nubes , como no podía subirme en ellas, las bajé al blog ;-)

marzo 29, 2006 3:33 a. m.  
Anonymous azzura said...

Una fotos fantásticas... Es el símbolo de París sí;)
Magnífico post Leo.. sabes? a raiz de leerte me voy a Roma en Semana Santa!! el próximo Paris sisisss

besitosss

marzo 29, 2006 5:49 p. m.  
Anonymous MDM said...

Estuve en Paris hace un montón de años, la verdad es que es una pena que casi no recuerde nada.
Voy a tener que volver, de momento me voy a buscar las fotos para recordar viejos tiempos.
:-)
Besos

marzo 29, 2006 7:41 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Cris – Ya ves, cada uno tiene su propia visión de la torre, pero a la mayoría nos gusta.

Nina – No lo sabía, gracias por la información.

Natalia – Pues con lo que a ti te gusta viajar, no lo dudo, verás París pronto.

Valentina – Me alegra que te guste.

Donosito – Nada, París es una bella ciudad.

Dignalo – Tranquila que de aquí no se cae nadie, pero cuando vayas a París y subas a la torre, ten cuidado, allí si se siente vértigo.

Ocasional – Si, supongo que es lo que pensamos todos.

Incondicional – Eso está bien, si no puedes ir a las nubes, te las traes a tu blog.

Azzura - ¡Qué suerte!, espero que disfrutes mucho en Roma, ya nos contarás como encontraste a esa otra bellísima ciudad.

Mdm - :-)) Esa es la misión de las fotos que con tanto entusiasmo se sacan en los viajes, nos sirven para volver a vivir esos momentos.

marzo 30, 2006 6:31 a. m.  
Anonymous diego said...

Pocos símbolos tan importantes y representativos de una ciudad como la torre Eiffel. Supongo que la Estatua de la Libertad de NY, el Big Beng en Londres... no se me ocurren muchos con esa importancia. Saludos!

marzo 30, 2006 7:30 p. m.  
Blogger Eliza Doolitle said...

HAce tan sólo una semana yo estaba montada en la Torre eiffel disfrutando de las mejores vistas de París...

marzo 31, 2006 8:12 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Diego - Todas las grances ciudades los tienen, lo que sucede es que se hace menos propaganda de ellos.

Eliza doolitle - Bienvenida a mi casa. Ya vi las fotos de tu viaje a París cuando fui a devolverte la visita y por lo que entendí, todavía vas a poner más, así que allí estaré.

abril 01, 2006 8:43 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

ola pues yo kreo k la torre eiffel no vale mucho aunque ya se krea k es muy valiosa no vale un duro

junio 19, 2006 10:53 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Usuario anómino - No es cuestión de si es valiosa o no, de lo que se trata es que a pesar de no serlo, llegó a convertirse en el símbolo de París.

junio 19, 2006 11:36 a. m.  
Blogger Jose Luis said...

Sinceramente pienso que para poder criticar o valorar la torre Eiffel hace falta plantarse en su base, en el campo de Marte, mirar hacia arriba y recordar en qué año fue erigida... impresionante.

Saludos a todos.

septiembre 13, 2006 7:28 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home