Mi foto
Nombre:

jueves, febrero 23, 2006

El Rey Don Sebastián


Leyendo un libro de Rimas de Lope de Vega, me encuentro que al final, vienen unos cuantos epitafios escritos por él, dedicados a grandes personajes de la Historia y entre ellos el titulado “Del Rey Sebastián de Portugal” que dice así:

Dudosa piedra me encierra,
si no es arena africana,
siendo mi muerte temprana
de mi reino eterna guerra.
Mi vida parece llama,
mi muerte parece enima:
pero tierra y mar me oprima,
yo estoy donde está mi fama..


Veamos quien era y por qué se hizo famoso este rey. El rey Don Sebastián era hijo de Juan de Avís, heredero del trono de Portugal y de Juana de Austria, hija de Carlos V y por lo tanto hermana de Felipe II.

Su padre murió antes de que él naciera y a su madre apenas la conoció ya que siendo requerida por el Emperador para ocuparse de la regencia, regresó a España el mismo año del nacimiento de su hijo que quedó bajo la tutela de su abuela, Catalina de Austria, hermana menor de Carlos V . Madre e hijo no volvieron a verse.

Su educación se vio dividida entre dos bandos enfrentados, por una parte su abuela con una política pro castellana y su tío abuelo, el cardenal Enrique (hermano de su abuelo Juan III de Portugal) que tenía una visión nacionalista portuguesa.

Con 19 años, subió al tono. Apasionado por la caza y los ejercicios militares, soñaba con las cruzadas e intentó conquistar un imperio marroquí. En 1574 hizo una primera expedición a Marruecos que pasó sin pena ni gloria. Volvió a intentarlo después en ayuda de Muhammad que estaba en guerra con Abd al-Malik de Fez. Esta vez intentó que España participara en la empresa y para ello concertó una entrevista en Guadalupe con Felipe II que intentó disuadirlo, pues teniendo más experiencia vio que esta empresa no tendría ningún futuro, pero el rey portugués no se dejó convencer y siguió adelante con sus planes. Con su ejército partió hacia Arcila (1578), pero en la llanura de Alcazarquivir las tropas de Abd al-Malik le infligieron una tremenda derrota. Su cuerpo nunca apareció y así comenzó su leyenda pues sus partidarios estaban convencidos de que no había muerto y que retornaría para ayudar a Portugal a independizarse de España, pues oficialmente, al morir sin sucesión, fue nombrado rey su tío Enrique I el Cardenal y a la muerte de este, sin sucesor directo, Felipe II invadió el país y tras derrotar en la batalla de Alcántara a las tropas del Prior de Crato, pretendiente al trono, se hizo proclamar rey de Portugal, produciéndose así la unión peninsular.

La cosa no quedó ahí, pues durante el periodo de ocupación española, y en distintas ocasiones, aparecieron cuatro pretendientes afirmando ser el rey Sebastián, uno de los cuales llamado Gabriel de Espinosa, conocido como el pastelero de Madrigal es el personaje de un libro muy interesante de investigación histórica, escrito por María Remedios Casamar y que nos permite enterarnos de los “papeles” que se fueron acumulando en el curso del Proceso de Madrigal que duró más de un año y que se conservan en el Archivo de Simancas. No relato nada de lo que se desvela en este libro por si alguno de vosotros tiene interés en leerlo.

Muchos son los escritos que tienen como protagonista a este rey, entre ellos se puede citar la obra de Lope de Vega “La tragedia del rey Don Sebastián” o el verso de Fernando Pessoa que pongo a continuación:

D. Sebastiao, Rei de Portugal

Louco, sim, louco, porque quis grandeza
Qual a sorte a nao dá.
Nao coube em min minha certeza;
Por isso onde o areal está
Ficou meu ser que houve, nao o que há.

Minha loucura, outros que me a tomem
Com o que nela ia.
Sem a loucura que é o homen
Mais que a besta sadia,
Cadáver adiado que procria?

59 Comments:

Blogger Anazia said...

Vaya, pues sí que tenía razones para ser famoso... si aparece cuatro que quieren ser él. Eso me ha recordado enteramente a Anastasia

febrero 23, 2006 10:55 a. m.  
Blogger Azusa said...

Supongo que es normal, como dice anazia, siempre hay aprovechados que intentaron e intentarán apropiarse de la fama de otros, incluso suplantando identidades...

febrero 23, 2006 1:42 p. m.  
Blogger Mardolo said...

Antes era fácil asumir la identidad de otra persona porque las distancias entre poblaciones y la inexistencia de acceso a imágenes de las personas (por cuadros u esculturas porque entonces ni existía la fotografía)lo ponía todo más sencillo.
Y la superstición y la fama de un nombre en aquella época, eran un auténtico arma.
Muy interesante tu post de hoy y el libro, queda registrado en mis lecturas pendientes.
Un abrazo.

febrero 23, 2006 1:48 p. m.  
Anonymous valentina said...

Lo mismo todavía aparece alguien que dice que ha encontrado sus restos...hay gente para todo,hasta para hacerse pasar por un Rey..
Besitos.

febrero 23, 2006 4:30 p. m.  
Blogger incondicional said...

Holas Leo , espero un aprobado mínimo, eh?, aquí no vale leer y comentar, después del trabajo que te tomas para instruirnos, que menos que aportar algo al tema, veamos:

Sebastián I de Portugal, apodado el Deseado, El joven rey creció bajo la guía e influencia de los jesuitas. Fue un místico que dedicaba largos periodos a la caza. Se convenció a si mismo de que era un gran capitán de Jesús en una gloriosa cruzada contra la expansión del poder turco en el norte de África. De hecho, durante el último año de vida de Juan III, las tropas portuguesas se retiraron de sus fortalezas en Marruecos lo que permitió la expansión del Imperio turco. Esto abrió un segundo frente en el inacabable conflicto entre turcos y cristianos.

Poco después de alcanzar la mayoría de edad, y a pesar de no tener hijos ni heredero, inició los planes para organizar una gran cruzada contra Fez. Su tío Felipe II de España, rechazó tomar parte en la iniciativa aunque prometió enviar una fuerza de expedicionarios que nunca llegó y pospuso el inminente matrimonio entre Sebastián y una princesa española.

El ejército portugués, compuesta en su mayoría por mercenarios extranjeros, atravesó Marruecos en 1578 y, desobedeciendo las órdenes de sus líderes, Sebastián se adentró en tierras marroquíes para encontrarse con sus aliados. En Alcazarquivir el ejército portugués fue rodeado por Ahmed Mohammed de Fez y Sebastián casi muere en el combate. A pesar de que se le recomendó que huyera y escapara de la batalla, Sebastián se dirigió hacía las líneas enemigas. Ahí se le vio por última vez. Nunca se encontró su cadáver por lo que, para los portugueses, simplemente desapareció.

Sebastián entró en la leyenda como una gran patriota, el "rey durmiente" que retornaría para ayudar a Portugal en sus horas más difíciles (similar a la leyenda inglesa del Rey Arturo o la alemana de Federico Barbarroja). Durante el periodo de ocupación española, entre 1580 y 1640, cuatro pretendientes afirmaban ser el rey Sebastián; el último de ellos, que en realidad era un italiano, fue ahorcado en 1619.


Datos tomados de Wikipedia.

Un beso y gracias por tus clases :-)

febrero 23, 2006 5:51 p. m.  
Blogger incondicional said...

Me olvidé la traducción, libre eh? sed benevolentes ;-)


Loco, sí, loco, porque quiso grandeza
Cuando la suerte te la niega
No cupo en mi mi certeza;
Por eso donde el arenal está
Se quedó mi ser que hubo, no que hay.

Mi locura, otros que me la tomen
Con lo que en ella iba.
Sin la locura que es el hombre
Más que la bestia saludable,
Cadáver aplazado que ......


Ayuda porfa, quedé pillada y mira que me gusta Pessoa , pero claro, siempre lo leo en español.

Otro beso

febrero 23, 2006 5:58 p. m.  
Anonymous Marian said...

He echado un vistazo a la biografía del "Pastelero de Madrigal" presunto suplantador del Rey D. Sebastián y sin novelar, promete intrigas y sorpresas... ¿Cómo un pastelero en aquella época podía conocer francés y alemán?.
Pues tomo nota del libro y de la historia breve de este desafortunado rey.
Un besín

febrero 23, 2006 6:37 p. m.  
Anonymous diego said...

Pues siempre es un placer pasar por aquí y aprender de cosas de las que no sabe uno nada. Ese es mi caso, así que leo y aprendo de ti, y de Incondicional... saludos!

febrero 23, 2006 6:37 p. m.  
Blogger AZUL said...

Un libro...para mi lista(además en la portada esta una demis esculturas favoritas...la musa dormida :D) como siempre Leo nos inundas con historias intersantes y que de otra forma posiblemente yo no conocería y sentiria tan cercanas como esta.

Un biko bien fuerte y buen fin de semana!!

febrero 23, 2006 8:43 p. m.  
Anonymous Consumidor irritado said...

Portugal ese país que esta tan cerca y que casi siempre olvidamos, no esta mal acercarnos un poco a su historia, que es casi siempre tambien la nuestra.

febrero 23, 2006 9:19 p. m.  
Blogger almena said...

promete estar muy interesante el libro que comentas!
en materia de intrigas... cierto que la realidad puede superar a lo novelado.

Un beso

febrero 23, 2006 9:47 p. m.  
Blogger Raúl said...

Creo que muchos humanos guardamos en el fondo de nuestro corazón la esperanza de que alguien regrese a rescatarnos. A salvarnos.

Eso nos da fuerza, así nunca suceda.

Recibe un fuerte abrazo!

febrero 23, 2006 10:34 p. m.  
Anonymous Julio said...

Muy interesante. De todas formas, que vidas más desgraciadas las de estos personajes. Huérfanos desde su infancia...
Un abrazo

febrero 23, 2006 10:54 p. m.  
Blogger melytta said...

Una vez más, Leo, gracias por esta historia.
Nos las haces todas tan cercanas, tan asequibles que pienso que ojalá los profesores que tuve de esta materia hubieran sido como tú.
Un abrazo muy fuerte.

febrero 23, 2006 11:19 p. m.  
Anonymous jose said...

Vamos, que el fenómeno Elvis no es del siglo XX.
Contigo sí que se cumple aquello de :"no te acostarás sin saber una cosa más" Gracias
Un beso.

febrero 24, 2006 1:19 a. m.  
Blogger Cris said...

Qué quieres que te diga, me he quedado estupefacta, menuda historia... Aunque ahora que lo pienso no debía ser tan difícil si alguien quisiera hacerse pasar por uno en aquella época, quiero decir, las cosas no estaban tan controladas como ahora: ni huellas dactilares, ni DNI, ni nada de esas historias como fotografías y demás.
una vez más me quedo con la idea de que en todas las épocas han existido aprovechados.
Fascinante post, Leo.

febrero 24, 2006 1:27 a. m.  
Anonymous unjubilado said...

Leo gracias por tus clases, volveré para poder leerte con más detenimiento y buscar todas la referencias posibles.
Un beso.

febrero 24, 2006 7:29 a. m.  
Anonymous unjubilado said...

Francisco de Aldana, poeta, capitán y consejero militar del rey Don Sebastián.
Cuentan que vieron a ambos antes de morir. Y el día de la batalla, andando Aldana a pie por haberle matado el caballo, le encontró el rey Don Sebastián y le dijo: – Capitán, ¿por qué no montaís a caballo? -Y dicen que él le respondió: -Señor, ya no es tiempo sino de morir, aunque sea a pie. Y con la espada ensangrentada en la mano, se metió entre los enemigos, como buen soldado y capitán. Una muerte perfecta para un caballero y poeta de a pie.
Dicen que en esta batalla también murió el rey.
Saludos

febrero 24, 2006 11:55 a. m.  
Blogger Tastavins said...

Curiosa historia, nada menos que cuatro pretendieron ser él. Supongo que ahora sería imposible, pero antes cuanta gente habría visto al rey en persona para poder decir si el supuesto impostor era o no realmente quien decía.
El libro parece interesenta, me lo apunto.
Un abrazo!

febrero 24, 2006 1:06 p. m.  
Blogger eloryn said...

Leo, me encantó el post.
Como dice "consumidor irritado", tenemos tan cerca Portugal y les olvidamos (y menospreciamos) tanto...pero tú nos has hecho conocerles un poquito más.
Incondicional, la última palabra del poema de Pessoa sería germina, quedando el verso "Cadáver aplazado que germina".
Un placer leeros a todos
Saludos

febrero 24, 2006 3:06 p. m.  
Blogger Matías Zelick said...

Leeré el libro, y luego comentaremos al respecto, porque así sin conocimiento no puedo aportar nada. Saludos!

febrero 24, 2006 4:05 p. m.  
Blogger Mazeekeen said...

Es algo muy interesante el que haya tantos "reyes durmientes", esos reyes deseados que volverán a salvar a su reino de grandes desgracias (Arturo en Inglaterra, Don Sebastián en Portugal, Federico Barbarroja en Alemania, Vlad Tepes en Rumanía, un rey cuyo nombre no recuerdo pero que tiene una escultura preciosa en Dinamarca...). Habría que hacer algún tipo de estudio al respecto, es un tema que da para mucho, seguro.

febrero 24, 2006 4:19 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Anazia – No creas que no pudiera existir la posibilidad de que alguno fuera él, al fin y al cabo el cuerpo nunca apareció.

Azusa – Después de leer el libro que pongo al final, la idea no parece tan descabellada.

Mardolo – Es cierto antes era más fácil hacerse pasar por otro, hoy en día la cosa estaría más difícil.

Valentina – Si aparecieran los restos, hoy en día posiblemente se podría comprobar si era o no era él.

Incondicional - :-)))), de nuevo hiciste tus deberes, voy a tener que subirte tato la nota que un diez no será suficiente. Y además con la traducción del verso de Pessoa……

Marian – Y no sólo eso, tuvo relación con la hija de D. Juan de Austria y Felipe II en todo momento se negó a verlo cara a cara y hasta ahí puedo contar….

Diego – Yo también aprendo de lo que tú escribes, esto si que es un intercambio.

Azul – Este libro me gustó mucho pues es como si uno mismo interviniera en la investigación y logra que te hagas muchas preguntas.

Consumidor irritado – La historia de Portugal y la de España están muy entrelazadas y tienes razón, inexplicablemente sabemos muy poco del país vecino.

Almena – Reconozco que no es un libro fácil de leer para los que no les guste la Historia, pero puedo decirte que a mi me encantó.

Raúl – Bueno, los portugueses al final y sin la ayuda del Rey Don Sebastián lograron quitarse a los españoles de encima, pero les costó unos cuantos años.

Julio – Desde luego no se puede decir que fueran muy felices, o quizás a nosotros en la distancia así nos lo parece.

Melytta – Eso es algo que me decían mis sobrinos pues yo procuraba contagiarles mi pasión por la Historia.

José – Tú también eres un buen profesor que explicas muy bien lo que sucede en la época que nos tocó vivir.

Cris – Si aparecieron cuatro y en distintas épocas, seguro que al menos tres eran impostores, pero ¿y el cuarto?, puede que si, puede que no, siempre nos quedará la duda.

Unjubilado – Si, el rey y lo más granado de la nobleza portuguesa, pero como el cuerpo del rey no apareció, surgió la leyenda que aún hoy está sin aclarar.

Tastavins – Así es, había gente que decía reconocerlo, pero la duda vuelve a surgir, ¿decían la vedad? ¿mentían por mandato de alguien? :-) nuevamente estamos al principio.

Eloryn – Tienes razón, a pesar de estar tan cerca, nos conocemos poco, habrá que remediarlo. Gracias por colaborar en la traducción.

Matías – Sería interesantísimo poder hacer un foro con el texto de este libro.

Mazeekeen – Me apuntaría gustosa a un estudio de ese tipo, aunque creo que no sería fácil llevarlo a cabo.

febrero 24, 2006 6:15 p. m.  
Anonymous Trini said...

Muy interesante Leo, hasta ahora no tenia idea de un rey llamado Sebastián.
Sus partidarios vivieron con al esperanza de su retorno y quizá eso les mantuvo la moral alta. Al menos forjó leyenda.

Besos muchos

febrero 24, 2006 7:41 p. m.  
Anonymous José Sans said...

Hola Leo:
Curiosa historia la de este pobre rey que se dejó llevar de sus ilusiones.
Desconocía totalmente la historia.
Gracias por darla a conocer.
besos
José

febrero 24, 2006 7:43 p. m.  
Blogger Caboblanco said...

Pues sí; es uno de los personajes nobles más novelados y poetizados aunque, de lo que has contado, yo sabía poco por no decir nada, así que poco puedo aportar. Sabía que era de caracter romántico y que gustaba de las grandes empresas, pero tuvo poca o ninguna suerte. Es curioso lo cercano que esta Portugal y lo poco que sabemos de él... ¿No?

febrero 24, 2006 10:17 p. m.  
Blogger reina said...

Maravillosas historias de intrigas, bien documentadas por supuesto, pero embellecidas por el paso del tiempo.
Para que veamos que nada está inventado, que todo pasó, ahora hay más impedimientos para suplantar a alguien por los medios tecnológicos de los que disponemos, pero hecha la ley hecha la trampa, ya se sabe.

Como siempre, Leodegundía, es un placer leerte. Tomo nota del libro, que tan amablemente recomiendas.
Un abrazo

febrero 25, 2006 10:20 a. m.  
Blogger Andrea Recol said...

Me extraña que no ande Mixtu por aquí para darnos su punto de vista.

Creo que el ser humano necesita alimentarse mitos; esa mezcla de ficción y realidad que a veces mueve montañas. La verdad que la historia de este Rey es bastante enigmática y triste; nacer para convertirse en un sueño...Mmmm. Besitos miles

febrero 25, 2006 10:24 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Trini – Supongo que el creer, o hacer creer que estaba vivo les sirvió para su lucha, cosas más raras se vieron en este mundo.

José Sans – Bueno, el chico, al menos por lo que cuentan tenía una gran imaginación y se dejaba llevar por las leyendas caballerescas, lo que supongo es que ni sospechó que terminara siendo el protagonista de una.

Caboblanco – Si, ya lo comentamos, a pasar de la cercanía, Portugal creo que es para los españoles el gran desconocido.
Es muy posible que este libro te resulte interesante, por lo menos a mi me lo pareció.

Reina - En la Historia todo es así,la pena es que se suele enseñar durante los años de estudio de una forma fría y quizás por eso los niños suelen rechazar esta materia, pero si la enseñaran de forma más amena, seguro que tendría más adeptos.

Andrea Recol - Si, muchos de los reyes tienen una vida un poco extraña, hay casos muy interesantes que supongo irán saliendo poco a poco. :-))) yo los invitaré a mi blog.

febrero 25, 2006 10:36 a. m.  
Anonymous dama said...

Hola, a mi también me gusta la historia. Cuántos personajes históricos habrá y a los que no se les ha hecho justicia, a los que se les ha encumbrado sin tener honor, a los que la historia les ha olvidado, etc...

Me ha gustado mucho.
besos
la dama de Shalott

febrero 25, 2006 1:43 p. m.  
Blogger Miguelon said...

Felipe II reunió las tropas en Badajoz, donde le esperaba el Duque de Alba, para desde aquí iniciar la invasión de Portugal, Alba ya septuagenario, y Ana de Austria esposa de Felipe II moría tambien aquí mientras se desarrollaba la invasión.
En Portugal en la lista de Reyes siempre hay un vacio, el que correspondió a Felipe II.

Besos.

PD. la falta de tiempo, y cuando lo tengo viene un poco la vagancia, por eso no he escrito.

febrero 25, 2006 2:50 p. m.  
Blogger Ogigia said...

Estupenda exposición, de verdad...
Un abrazo

febrero 25, 2006 3:03 p. m.  
Blogger Bohemia said...

Lo mejor de todo es que muchas veces que paso por aquí me voy con la sensación de que me voy más llena de lo que vine...
Gracias de una saciada...

febrero 25, 2006 3:21 p. m.  
Anonymous brisaenlanoche said...

¡A cuántos reyes les habrán podido sus ansias de gloria y conquistas! Debería haber escuchado a Felipe II, aunque al final a éste le vino bien el debilitamiento que se produjo en Portugal.

Un abrazo.

PD: Eres muy amable Leo, últimamente estoy muy liada y no puedo atender tanto el blog ;)

febrero 25, 2006 6:01 p. m.  
Anonymous Max said...

Cuánto impostor. Claro que... Usted no sabe con quién está hablando...

Buen post, como siempre.

Besos

febrero 25, 2006 6:41 p. m.  
Blogger Mazeekeen said...

Leo, pues nada, sería cosa de hacer el estudio entre varios. Es una opción admisible. A lo mejor consigo convencer a alguien para que lo hagamos XD.

febrero 26, 2006 3:50 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Interesante historia.
A mi siempre me da mucha tristeza el que un niño sea apartado de su familia por pura burocracia pienso que no crece como debería y crece siendo una persona fustrada.
Pd: Me encanta la poesía en castellano antiguo.
Besitos.

febrero 26, 2006 3:58 p. m.  
Anonymous Darilea said...

Uy soy ajja la anónima se me olvido poner el nombre

febrero 26, 2006 3:59 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Dama – Pues si te gusta la historia, creo que nos veremos con frecuencia. Bienvenida a mi casa.

Miguelón – Es curioso ese vacío que me dices existe en la lista de los reyes portugueses, te agradezco la información que nos das.

Ogigia – Me alegra que te haya gustado.

Bohemia – Pues yo encantada de que cuando te vas de mi casa, te sientas saciada, eso es bueno, señal de que te gustó.

Brisaenlanoche – Ese es uno de los puntos a tener en cuenta en esta historia, Felipe II quería reinar en Portugal.

Max – En realidad el protagonista del libro que cito, pudo ser impostor o no ¿quién sabe?.

Mazeekeen – No estaría mal, pero me temo que es una labor difícil de llevar a cabo, las labores de investigación no siempre se pueden hacer en el lugar de residencia y trasladarse no es fácil.

Darilea – Por regla general, los hijos de los reyes, sobre todo en la Edad Media, casi nunca se educaban con sus padres dado que la corte no estaba establecida en un lugar fijo y andar con los niños de un lugar a otro no era posible. La forma de vida de esta gente, da para otro post, es un tema interesante. :-)) No te preocupes, a mi también se me olvida a veces poner el nombre y se queda uno “anónimo”.

febrero 26, 2006 4:32 p. m.  
Blogger Roberto said...

gracias por esta magnifica leccion de historia.
como dicen en mi pueblo nunca te acostaras sin saber una cosa mas.
saludos
robert

febrero 26, 2006 4:39 p. m.  
Blogger Mazeekeen said...

Leo: Dímelo a mí, que soy gallega y llevo casi un año en Zaragoza :P. Pero bueno, actualmente con los medios que disponemos y el poder tratar con gentes de muchos países distintos (o por lo menos en mi caso lo hago a la hora de mis trabajos académicos) suele facilitar bastante las cosas.
Sigo pensando que tarde o temprano algo así podrá ser llevado a cabo ^_^.

febrero 26, 2006 7:17 p. m.  
Blogger Meigo y Druida said...

Si en vez del fraile seco y tosco, aburrido que solo le importaban las fechas EXACTAS de los acontecimentos de la historia, hubieses sido tu mi porfe, mivida habira cambiado,seguro.
A ver si mi traduccion es correcta:

Sin la locura que es el hombre
seria una bestia violenta
cadaver adelantado ( en vida)
que procria.

(Un animal de los clasificados como irracional)
Un beso

febrero 26, 2006 9:12 p. m.  
Anonymous Adrià Urpí said...

Es frecuente en la Historia, las leyendas sobre personajes dados por muertos y nunca aparecidos..dando lugar a conjeturas, suplantaciones, ..y sobre todo a novelas e historias.

Por lo que he leído sobre la batalla, la verdad es que me puedo imaginar que poco o nada quedara de reconocible en el cuerpo del rey. Máxime si se tiene en cuenta que viendose perdido se debió despojar de cualquier identificación para evitar ser reconocido...supongo que una versión menos romántica diría que murió en la refriega o rematado como un soldado raso más.

Besos princesa.

Adrià

febrero 27, 2006 4:21 p. m.  
Anonymous nina said...

Buenas noches Leo he leido tu comentario y me parece interesante,,lo conocía un poco, sobre todo por la cercania en el tiempo de la anexión de Portugal a España, después de la desdichada vida y muerte del rey D Sebastián,y el estado de abatimiento que dejó a Portugal. Como decía Camoens:Portugal camina hacía la muerte o más bien agonizante. Nina

febrero 27, 2006 10:46 p. m.  
Anonymous natalia (cenicienta) said...

es curioso hasta donde puede llegar una leyenda... Tb entiendo q se enamorara de marruecos, arcila es precioso.. besos

febrero 27, 2006 11:30 p. m.  
Blogger Dianora said...

La historia, que está llena de misterios y leyendas, y lo atractivo que eso lo hace :-)
Besos

febrero 27, 2006 11:41 p. m.  
Blogger Kuan said...

Sí que tuvo una vida movidita y una muerte misteriosa...
Tan interesante como siempre, Leo.
Por cierto, me encanta Pessoa.

Un besito desde Madrid

febrero 28, 2006 8:42 a. m.  
Anonymous Hannah said...

Un besito también desde Madrid, bueno, desde El Escorial, lugar histórico dónde los haya... ¡Qué interesante esta narración tuya sobre este curioso Rey!

Hannah

febrero 28, 2006 11:26 a. m.  
Blogger incondicional said...

Voy dejando besos y abrazos en los blogs que no han actualizado ;-).

febrero 28, 2006 8:35 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Roberto – Creo que en la Historia siempre hay cosas que aprender, son muchos los siglos que encierra.

Mazeekeen – Es muy posible, pero por lo que veo, tú sabes bien lo laboriosos que es esto de la investigación histórica. Te deseo suerte en tu trabajo.

Meigo y Druida – Gracias por colaborar con la traducción, mi portugués no es bueno, sólo se basa en la similitud con el gallego.

Adrià – Eso es lo que dicen, que no quisiera ser reconocido y además el calor también ayudaría a la descomposición del cuerpo, pero mira, eso le facilitó la fama por los siglos de los siglos.

Nina – Ya se sabe que España quería anexionarse a Portugal y este fue un buen momento para ello, lo logró pero luego todo volvió a su lugar.

Natalia – No conozco Marruecos, pero todo el mundo dice que es un país precioso.

Dianora – Por supuesto, entre lo que es verdad y lo que es leyenda, la Historia se vuelve muy entretenida.

Kuan – Espero que te diviertas en Madrid, ya nos contarás.

Hannah – Así que tú estás en El Escorial, buen sitio, ya lo visité en repetidas ocasiones y siempre encuentro algo nuevo para mi y muy interesante.

Incondicional – Pues se te agradece, pasa por aquí cuantas veces quieras.

marzo 01, 2006 10:54 a. m.  
Blogger Carlos said...

uno puede pensar en las grandes hazañas de muchos personajes, pero muchos reyes subían al trono rápido y claro morían pronto, es feo que nunca conoció a su madre, es muy interesante toda esta historia Leo, me es grato volver a estas enseñanzas contigo, incrementando mi cultura general del mundo

marzo 03, 2006 5:17 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Carlos - Te echaba de menos, ya que se que estás muy ocupado, pero me encanta que ya puedas venir de visita.

marzo 04, 2006 2:06 p. m.  
Anonymous Settembrini said...

Si te interesa la figura de Don Sebastián te recomiendo el libro "Lisboa", de Ángel Crespo.

Un abrazo.

abril 22, 2006 8:58 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Settembrini - Bienvenido a mi casa. Tomo nota del libro que me recomiendas, gracias.

abril 23, 2006 1:08 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Antonio Lugano, Sabio Lusitano

marzo 06, 2007 2:33 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

el toledano gabriel de espinosa

mayo 02, 2007 1:15 p. m.  
Blogger Alikan said...

No solamente se narra de forma novelada la historia del Rey D. Sebastián de Portugal en "El pastelero del Madrigal" sino que hay además una segunda parte de esta novela y que nadie parece recordar, titulada "El derecho de la sangre", ambas de Manuel Fernández y Gonzalez.
Poseo ambas novelas que compré y leí hace muchos años y que me habeis hecho recordar aquí.

febrero 29, 2008 4:26 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Anónimos - Hay muchos nombres, pero creo que nunca se sabrá la verdad.

Alikan - Intentaré hacerme con esas novelas. Gracias por dármelas a conocer.

marzo 01, 2008 9:12 p. m.  
Anonymous Marcelo Soto said...

El libro de la recientemente desaparecida Duquesa de Medina Sidonia sobre Alonso Perez de Guzman, el general de la invencible, es muy muy muy interesante cuando habla del último suplantador del rey don Sebastián, Marco Tulio Garzone, ejecutado por el Medina Sidonia en Sanlucar. Felipe II encarga a don Alonso las negociaciones para el rescate de don Sebastian. La conclusion de los densos capítulos dedicados a don Sebastian y Marco Tulio es estremecedora. De la autora se han dicho muchas cosas, y yo añado una: conocía su interesantisimo y nutridisimo archivo histórico como la palma de su mano. Pueden ponerse pegas a ciertas interpretaciones, a veces muy aventuradas, pero la base del libro es la correspondencia completa entre el duque y el rey, tanto la pública como la privada. La conclusión,ya os digo, es espeluznante.
Marcelo

mayo 11, 2009 11:05 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home