Mi foto
Nombre:

viernes, enero 20, 2006

El castillo y sus fantasmas


No creo que nadie ponga en duda que España es un país de castillos, tiene muchos, unos muy bien conservados, otros no tanto y otros más, casi en ruinas, pero incluso estos son magníficos. Todos tienen muchos años y por lo tanto mucha historia acumulada y todos tienen también sus fantasmas, los de las personas que allí vivieron, amaron, odiaron y murieron.

Elegí el castillo de Pedraza no por ser el más bello, sino por una leyenda de amor y venganza que circula en torno a él. Cuentan que en los primeros años del siglo XIII habitaba en ese castillo un noble llamado Sancho de Ridaura, guerrero y señor generoso, respetado por todos sus vasallos.

Cerca de allí, en una aldea de sus dominios, vivía Elvira, moza de gran belleza - hija de unos pobres colonos - que estaba muy enamorada de Roberto, un joven labrador, trabajador y honrado que desde niño sentía un profundo amor por ella. Pero un día, el señor del castillo vio a la muchacha y quedó prendado de su belleza, hasta el punto de utilizar sus derechos para obligarla a convertirse en su esposa y por lo tanto en señora del castillo.

Roberto quedó destrozado al tener que renunciar a la mujer amada ya que como siervo no se la podía disputar a su señor y la única salida que encontró para ocultar su dolor, fue refugiarse en un convento y allí entregado a la oración fue cicatrizando su herida.

Pasó el tiempo, pero como la vida da muchas vueltas, sucedió que el capellán del castillo se murió y el señor pidió al convento que le enviara al monje más virtuoso para reemplazar al capellán fallecido. El abad eligió entonces a Roberto por ser el mas humilde y devoto y allá le mandó sin sospechar lo que iba a suceder. Cuando los enamorados se vieron, presintiendo el peligro que suponía que volviera a renacer su amor, se evitaban en todo momento, pero de nuevo el destino quiso jugar a su manera y ocurrió que Alfonso VIII hizo un llamamiento a los nobles castellanos para luchar contra los almohades y a esta llamada acudió el señor de Ridaura al frente de sus huestes distinguiéndose por su heroísmo en todas las batallas y llenándose de gloria en la de las Navas de Tolosa.

Regresó entonces a su castillo siendo recibido por todos sus vasallos que acudieron en masa para aclamarle y rendirle homenaje. En el umbral, rodeada de sus servidores le esperaba su esposa pero cuando él fue a abrazarla, ella turbada, se desmayó entre sus brazos. Confuso y pensativo por esta actitud, mandó llamar a uno de sus más antiguos servidores y por él supo que la intachable fidelidad de su esposa había sido durante su ausencia empañada por el amor que tenía por el fraile.

Quedó pensativo el señor del castillo no demostrando su dolor, aparentemente alegre, recibía las visitas de otros nobles que acudían para darle la bienvenida y decidió que para celebrar el triunfo, se prepararía una gran fiesta invitando al banquete a todos los nobles del reino.

Llegado el momento, se sentaron a la mesa todos los comensales presididos por el señor que sienta a ambos lados a los amantes y a la hora del brindis dice que ha llegado el momento de conceder premios a los que lo han merecido durante su ausencia. Mirando fijamente a Roberto y aludiendo a su tonsura, sentencia: ”Una corona bendita y consagrada lleva sobre la cabeza como insignia de honradez, virtud y santidad, yo le pondré otra que si no tan divina será al menos tan duradera”. Y haciendo una seña, se acercan dos vasallos vestidos con brillantes armaduras que portan en una bandeja de plata una corona de hierro, cuya parte inferior estaba erizada de afiladas puntas enrojecidas al fuego. El caballero, poniéndose unos guantes de acero, toma la corona y la coloca con fuerza sobre la cabeza del fraile mientras le decía: “La recompensa por tus servicios”.

Elvira huye espantada mientras se oyen los gritos de dolor del fraile y el espanto de los invitados se refleja en sus caras. Se dirige entonces el señor hacia su esposa pero viendo que había desaparecido la sigue a sus aposentos y allí la encuentra con el corazón traspasado por una daga.

De pronto el castillo se ve envuelto en llamas lo que hace que todos los invitados huyan despavoridos y parece ser que el señor de Ridaura también lo abandona con rumbo desconocido. Hay quien dice, que desde entonces, cierta noche del año en el ruinoso castillo, se ve pasear a dos extrañas figuras coronadas por una orla de fuego.

57 Comments:

Anonymous nina said...

buenos dias Leo hace tiempo que no se de ti hoy corriendo quiero saludarte, y despues leerme los fantasmas, ese tema me gusta mucho.Un beyco Nina

enero 20, 2006 9:21 a. m.  
Blogger Glassy said...

Qué triste historia. Me recuerda a una serie que había cuando yo era niña, "La tía de Frankenstein": la tía del susodicho se iba a vivir al castillo de su sobrino para estar con él, justo cuando él sale de viaje no sé a dónde. Así que la tía se pasa toda la serie conviviendo con un hombre lobo, el monstruo de Frankenstein y dos fantasmas, Igor y la Dama Blanca, que son los que me ha recordado esta historia porque su fin había sido también causado por su amor... :)

Y bueno, este comentario es más bien para evitar ser repetitiva y no caer en el tópico en el que siempre caigo cuando vengo aquí: decir continuamente "¡qué bien escribes, Leo!" :)

Un beso.

enero 20, 2006 10:58 a. m.  
Blogger Anazia said...

Me ha puesto los vellos irizados (los pelos de punta). Una historia que estremece el corazón, no puedo decir que bonita, pero sí muy ilustrativa.

enero 20, 2006 11:33 a. m.  
Blogger Galufante said...

Preciosa leyenda...porque estimo que lo es...
Existe todo un género literario sobre este tipo de relatos que tienen como denominador común el castillo.Sin ir más lejos, en mi pueblo se cuenta una leyenda que se pierde en la noche de los tiempos acerca de los amores de un cristiano y una mora y su infeliz desenlace...No podemos quejarnos de riqueza del folklore patrio...

Agur.

enero 20, 2006 11:55 a. m.  
Blogger Mardolo said...

Impresionante historia. Lo que me sigue llamando poderosamente la atención de este tipo de leyendas es el afán por castigar la traición.
Por descontado, no la conocía.
A mí hay una leyenda también sobre apariciones que me encanta: "El Monte de las Ánimas" de Gustavo Adolfo Bécquer.
Y es que en la tradición española existen historias tristes y misteriosas que merecerían ser recapituladas.
Gracias una vez más Leo por compartir tus letras con nosotros.
Un abrazo y buen fin de semana.

enero 20, 2006 12:13 p. m.  
Anonymous Marian said...

Castillo y leyenda... una buena opción para el fin de semana.
Espero que sea tranquilo para tí.
Un besín y un abrazo con la fuerza del "campanu".

enero 20, 2006 12:30 p. m.  
Blogger Andrea Recol said...

¿Quién echó fuego al Castillo? Vaya, ¡qué historia! Fascinante, sin duda. Cómo las juega el destino.
Feliz estoy de ser una de las primeritas por aquí. Muchas gracias por la historia. Como siempre eres toda una inspiración para mí. Un fuerte abrazo

enero 20, 2006 12:57 p. m.  
Blogger Cris said...

Menuda historia!! No le falta ni un detalle, me ha puesto los pelos de punta.
Me encantan los castillos medievales, sinceramente me apasionan. Tengo la suerte de tener cerca muchos de ellos, en la zona de Alicante, mi preferido es el de Villena. Aunque en La Mancha hay algún otro que no es desdeñable, como el de Belmonte en Cuenca o el de Consuegra en Toledo, y el de Calatrava la Nueva en Ciudad Real. Este último realmente impresionante, recomiendo la visita.
Un abrazo, Leo.

enero 20, 2006 1:05 p. m.  
Anonymous Trini said...

Me gustan los castillos, ejercen un poderoso hechizo sobre mi. Si voy en carretera y diviso uno,no puedo despegar mis ojos de el hasta que lo pierdo de vista. Hace poco visité el castillo de Cortegana, en magnifico estado de conservación.

La historia qqque narras me ha llevado dentro del castillo...

Besos muchos, Leo

enero 20, 2006 3:09 p. m.  
Blogger Bohemia said...

Me atraen los castillos, en verdad todo lo antiguo, las catedrales, los conventos, será por la historia y la piedra...

Besos

enero 20, 2006 3:20 p. m.  
Blogger Azusa said...

Si hablas de castillos y además de leyendas de fantasmas, ¿qué más se puede pedir?
Me ha encantado ^_^

enero 20, 2006 3:55 p. m.  
Anonymous Darilea said...

Me encantan las historias de amor
y aunque esta termine en trágedia
quien dice que en la intesidad de la noche esas dos figuras no son el fraile y la doncella y la orla de fuego es la pasión que les unio para siempre.
Ayss como me gustan estas historias
y lo bien que tu lo cuentas Leo.
Besitos.
Los castillos es el pequeño gran tesoro que nos quedan de aquellos tiempos de hadas...

enero 20, 2006 4:44 p. m.  
Blogger C@rpe Diem said...

Me encantan los castillos, me fascinan las historias de fantasmas .. Esta que nos regalas es triste pero muy hermosa ;) me ha encantado te lo aseguro.
Un saludo y buen finde
azzura

enero 20, 2006 4:48 p. m.  
Anonymous Consumidor irritado said...

Con toda probabilidad la realidad de aquella epoca, era mucho peor que la que nos ha llegado a traves de las leyendas.

enero 20, 2006 5:35 p. m.  
Blogger Kuan said...

Uf! Conozco el castillo pero ignoraba la historia. Yo creo que el amor trasciende a la vida, y por eso los fantasmas vagan por los castillos, buscando las almas de sus amad@s.
Es bonita la historia, aunque trágica...

Un besito, Leo

enero 20, 2006 7:51 p. m.  
Blogger AZUL said...

Me encantan las historias de esas épocas, las leyendas que se desarrollan, aunque si fuese verdadera, que injusta es a veces la sociedad con el amor de dos que no pueden estar juntos. No olvidaré visitar ese castillo, dentro de unos meses...:D

Gracias por compartir siempre cosas hermosas Leo...

Un abrazo fuerte y un fin de semana lleno de tranquilidad!

enero 20, 2006 8:22 p. m.  
Anonymous Julio said...

Estero no tener pesadillas esta noche en el sueño.

Un abrazo

enero 20, 2006 10:10 p. m.  
Blogger Dianora said...

No, si encima de que el señor se emcapricha... con lo fácil que es dejar a la gente tranquila. Ya se podía haber quedado en el castillo "sufriendo" las apariciones que él provocó.
Muy bonita historia Leo :-)

enero 20, 2006 11:56 p. m.  
Blogger Carlos said...

Leo, este tipo d ehistorias como me encantan, tristes a veces, llenas de tantos sentimientos diferentes, impresionante realmente.

Por lo de la cadena no te preocupes y disculpa.

un beso y que tengas un buen y agradable fin de semana

enero 21, 2006 12:24 a. m.  
Blogger incondicional said...

Querida Leo, con tu permiso aportaré algún dato sobre el castillo :

Aunque no se sepa nada de sus orígenes, éste es uno de los castillos más antiguos de Europa.

En él han dejado sus huellas romanos, visigodos y árabes.

El castillo roquero domina con su masa imponente la silueta de la población de Pedraza donde, al parecer, naciera el Emperador Trajano. A pesar de que le dispute su cuna la histórica Itálica, nos dicen que Alfonso X el Sabio, Marineo Siculo y otros sabios historiadores certifican tan ilustre paisanaje a favor de Pedraza.

No nos puede extrañar, así, el que la tradición popular pueda sostener que Aureliana, madre del Emperador, naciera, también, en este lugar, dando nombre, en su honor, al cercano poblado de Orejana.
Abderramán el Grande residió aquí, a raíz de su estado por estas tierras, compartiendo su residencia en este castillo de Pedraza de la Sierra con los otros de San Esteban de Gormaz, Ayllón y Sepúlveda.
Algo después, el castillo pasó a pertenecer al Conde Ridoura, principal protagonista de la LEYENDA que circula por tierras pedraceñas.

Besinos y un estupendo fin de semana

enero 21, 2006 1:16 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Nina – Si, por razones ajenas a mi voluntad, esta temporada participaré tanto en mi blog como en los vuestros con menos asiduidad.

Glassy – Me parece muy bien que aportes datos, yo esa historia que cuentas no la conocía.

Anazia – Y posiblemente muy real, para comprenderlo hay que meterse un poco en la forma de vida de aquella época.

Galufante – Supongo que toda leyenda tiene una base de verdad que luego se adorna un poco para hacerla mas interesante. Si, nuestro país es rico en castillos y en historias.

Mardolo – El afán por castigar la traición es algo que va en el comportamiento del género humano y aunque cambien los métodos, ese afán perdura en nuestros tiempos.

Marian – Gracias por tus buenos deseos, yo también lo espero porque me hace mucha falta.

Andreal Recol – Pues vete tú a saber, quizás el propio dueño queriendo hacer desaparecer no sólo a los culpables, si no también a sus recuerdos y su dolor, a nadie le gusta ser traicionado.

Cris – Si, tenemos muchos castillos y todos con su buena ración de historia y leyenda, no descarto buscar más que resulten interesantes.

Trini – Cuando yo viajo y veo un castillo siempre pienso que sería interesantísimo poder ver por un momento como se vivía en él en sus tiempos de esplendor, esa si sería una buena lección de Historia.

Bohemia – Estoy de acuerdo contigo, adoro lo que yo llamo ”piedras”, esas que si pudieran hablar nos podrían contar tantas y tantas cosas.

Azusa – Pues me alegro, buscaré más para que puedas pasar otro buen rato.

Darilea – Esas historias de amor casi siempre acababan mal, no era sólo por que el traicionado quisiera vengarse, otros a su alrededor aprovechaban para arreglar su propios asuntos, ya sabes que “a río revuelto, ganancia de pescadores”.

C@rpe diem – Me alegra saber que pasaste un rato agradable que espero no sea el último que pases en mi casa.

Consumidor irritado – Posiblemente, eran tiempos inestables y de gran violencia y las leyes escasas.

Kuan – Es posible que circulen unos cuantos fantasmas por el mundo sin que podamos verlos, no me importaría encontrarme con alguno para que me contara las historias de primera mano.

Azul - ¿Piensas venir por estas tierras?, si es así, espero que disfrutes mucho del viaje y de la estancia.

Julio – No creo que esta leyenda te de pesadillas, las peores que puedas tener son las proporcionadas por las muchas cosas desagradables que pasan en nuestros tiempos, al fin y al cabo nos tocan más de cerca.

Dianora – Bueno, es un poco difícil juzgar, pero dime ¿qué harían la mayoría de los maridos, incluidos los de ahora, si se vieran traicionados?, a pesar de que ahora hay leyes, muchas mujeres mueres a manos de sus parejas porque su idea es “o mía o de nadie” y eso en el siglo XXI.

Carlos – No hay nada que disculpar, a los que hacéis la cadena se os pide que se la paséis a otras personas, pero eso no indica que lo hagáis con mala fe ni con ganas de molestar a nadie, lo que sucede es que a mi no me gusta contestar a esas encuestas de tipo personal y con toda confianza te lo hice saber, pero nuestra amistad sigue en pie.

Incondicional – Muchas gracias por toda esa información que nos aportas sobre el castillo y para rematarla voy a decir que el pintor Ignacio Zuloaga se interesó por este castillo que entonces estaba bastante abandonado, lo compró y lo acondicionó convirtiéndolo en uno de sus lugares preferidos de descanso y trabajo y allí pintó muchos de sus cuadros.

enero 21, 2006 11:05 a. m.  
Blogger Tastavins said...

Que bien que hayas vuelto. La historia es muy triste. A veces el destino es cruel, casi tanto como el señor del castillo. Me encantan los relatos de fantasmas y más cuando tienen cierta base de realidad.
Salu2!

enero 21, 2006 11:50 a. m.  
Anonymous José Sans said...

Hola Leo:
¿A qué será debido esa cantidad de leyendas y, tradiciones y fantasmas que rodean los castillos?
Es evidente que al simbolizar el poder atraen la curiosidad.
Supongo que cada de castillo de España y de Europa deben tener una o más leyendas sobre sus piedras.
Igual que esa prodigalidad en leyendas es un prodigio también tu capacidad de encontrarlas y de hacernoslas llegar.
Besos
José

enero 21, 2006 1:01 p. m.  
Anonymous natalia (cenicienta) said...

Que triste... eso nos enseña q no podemos obligar a la gente q nos ame, pues nadie manda en el corazón, ni siquiera en el suyo propio.. Ojala, así q yo enseñaría algo más a este tonto corazón mio.. besos y gracias por tu historia

enero 21, 2006 1:58 p. m.  
Blogger Miguelon said...

la historia esta llena de amores frustrados y gente con muy mala leche, por no decir otra cosa.

Espero que algún día los dos fantasmas puedan descansar en paz.

Besos

enero 21, 2006 4:10 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Uf, los pelos de punta, seguro que se ven en las noches sin luna.
Un besito, white

enero 21, 2006 5:04 p. m.  
Blogger almena said...

¡vaya! no conocía yo esta historia cuando fui a conocer el castillo!
La recordaré cuando vuelva...
¡ay! el amor engañado y el que engaña...

un besazo, Leodegundia

enero 21, 2006 5:05 p. m.  
Blogger Ogigia said...

Hay que reconocer que algunas leyendas no tienen que envidiar en nada al lovecraft más gore..pero ¡¡¡qué bien lo cuentasssssssss!

enero 21, 2006 9:34 p. m.  
Blogger Caboblanco said...

Hermosa historia Leo. En la Isla de la Palma, se dice que el Roque de los Muchachos se formó para permitir el paso de dos jóvenes y que pudieran disfrutar de su amor, a pesar de vivir en aldeas muy distantes.

Parece que va a ser verdad eso de que el amor, es eterno

enero 21, 2006 11:07 p. m.  
Blogger Turulato said...

Me imagino que el "derecho" que utilizó el señor era el del filo de su espada..
Pues el llamado hoy "derecho de pernada" es mucho más antiguo y no tenía nada que ver con casorios y, en su origen, tampoco con malsanos deseos del "dominus".
Además, sí la gana aprieta al que manda, utiliza el "derecho de tesitura "..
"O concedes o estás en la sepultura".

enero 22, 2006 12:31 a. m.  
Blogger Matías Zelick said...

Vaya que a veces las historias que relatas pueden ser tristes, esta sin duda es una de ellas... Algo curioso es que no sé que ha pasado, pero al ir leyendo todo, influido por la música de fondo que tengo, he ido imaginando todo conforme avanzaba, incluyendo el incendio y al final he sentido una especie de paz alarmante, como a la espera de las dos figuras coronadas... sorprendentemente raro. Un beso Leo.

enero 22, 2006 5:08 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Tastavins – Bueno, a veces no hacemos nada por evitar los destinos crueles, ellos conocían las reglas y sabían a lo que se exponían, no creo que pensaran que iba a volver el marido y lo más que les iba a decir es “no os preocupéis, pelillos a la mar”.

José Sans – Yo creo que las leyendas siempre tienen un fondo de verdad, lo que pasa es que se las adorna un poco y si te fijas es normal que haya gran cantidad ya que el género humano no cesa de producir historias de este tipo, sobre todo cuando el amor anda por medio.

Natalia – Como tú bien sabes, todo lo que tenga que ver con el sentimiento del amor es tremendamente complicado ya que el amor suele nublar la mente y se deja de ver con claridad.

Miguelon – Como tú dices está llena y yo añado que seguirá llenándose, en cuestión de sentimientos el género humano no cambió nada de nada.

White – Es posible, yo nunca vi un fantasma pero es posible que los haya.

Almena – El amor siempre dando problemas ¿será que no somos capaces de entenderlo?.

Ogigia – Las leyendas no tienen nada que envidiar a nadie, fueron, son y serán un buen motivo de entretenimiento en cualquier reunión.

Caboblanco – Gracias por la explicación, conocía el nombre porque por allí hay un observatorio astronómico, pero no conocía la historia.

Turulato – Yo también supongo que dado que él era el dueño de toda la zona y teniendo en cuenta las costumbres de entonces, mandaba también en las personas y si decía esta es para mí, no daba opciones y hacer una sepultura era un momento.

Matías – Bueno, veo que tú lo viviste con más intensidad. Esta vez no puse música porque de las que puedo poner ninguna me cuadraba mucho y pienso que sólo pondré música de fondo cuando me parezca que es adecuada ¿Cuál tenías tú?

enero 22, 2006 10:46 a. m.  
Blogger Meigo y Druida said...

Amor y tragedia. Porque casi siempre van unidos?.

enero 22, 2006 12:37 p. m.  
Blogger Roberto said...

bonita histotia y de gran intensidad..
te invito a mi blogg, y lee mi post
de CASTILLOS
un saludo robert

enero 22, 2006 12:52 p. m.  
Anonymous jose said...

Soy un iluso. Por un momento pensé en la magnanimidad del señor del castillo pensando en la felicidad de su esposa. Pero ya veo que no. Desde siempre el poder ha estado en manos de la riqueza y la fuerza. La razón, el sentido común y las deseos particulares son sólo invitados de piedra a las decisiones de quienes mandan.
Espero que los fantasmasse queden en los castillos y tú estés rodeada de la gente querida a la que puedas abrazar con fuerza.
Un abrazo en la distancia.

enero 22, 2006 1:00 p. m.  
Anonymous Aitor said...

Pedraza, Segovia?? dónde se come un cordero de muerte?? :O:O:O
Jopé...debe ser la toma, pero no lo reconozco..excelente escusa para volver a visitarlo.
Un saludo!!!

enero 22, 2006 7:31 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Meigo y druida – Bienvenido a mi casa. Supongo que porque el amor es así de complicado.

Roberto – Bienvenido tú también. Acepto la invitación y leeré ese post.

José - :-))), ¿realmente conoces la magnimidad de algún marido al que le hayan puesto una buena cornamenta?, no es cuestión ni de riqueza ni de poder, el sentirse traicionado es algo que alcanza hasta al más pobre y el deseo de venganza también.
Los fantasmas se tendrán que quedar en los castillos, en los pisos de ahora no hay sitio. Gracias por tu abrazo aunque sea en la distancia.

Aitor - :-))) ¿tanta hambre tenías que no viste el castillo?, bueno, por lo menos recuerdas el cordero. Por cierto si vuelves puedes hacerle una de esas estupendas fotos que tu haces, la que yo puse no es muy buena, pero no tenía otra.

enero 22, 2006 8:37 p. m.  
Anonymous diego said...

Menuda historia la que has contado hoy... de verdad impresionante... Aquí lo interesante es saber que tanto es leyenda, y es que eso es lo que mantiene vivas a tantas historias, el mito que se forma alrededor. Me gusta, me gusta... Un beso!

enero 23, 2006 12:35 a. m.  
Anonymous ladina said...

En el castillo de mi pueblo no hay fantasmas !!!, yo quiero !!!. No sabía que los hombres también se metían en los conventos por desamores, creía que solo lo hacían las mujeres, tonta de mi.
Un besote.

enero 23, 2006 10:49 a. m.  
Anonymous unjubilado said...

Escalofriante historia. Yo conozco alguna leyenda, pero en la actualidad conozco un castillo que está lleno de fantasmas; es el Castillo de la Alfajería, en Zaragoza, actualmente es la sede del Gobierno de Aragón.
Besitos.

enero 23, 2006 10:58 a. m.  
Anonymous brisaenlanoche said...

Tampoco conocía esta historia, es muy buena, aunque muy triste también. Y yo que he pasado por allí y no sabía nada de esto...

Un abrazo.

enero 23, 2006 11:52 a. m.  
Anonymous Osvid said...

Bonita historia, y bien escrita! Enhorabuena!

enero 23, 2006 11:52 a. m.  
Anonymous Max said...

Terrible historia que me llevará a mirar con otros ojos el castillo la próxima vez que visite Pedraza. He disfrutado con su lectura.

Saludos

enero 23, 2006 1:52 p. m.  
Anonymous Elen said...

Me fascinan estas historias con un transfondo un tanto misterioso. Me encantaría visitar este castillo y comprobar que Elvira y Roberto siguen viviendo su amor eterno....que bonito.

Gracias Leo esta historia me ha encantado...como todas.

Besos ¡muaks!

enero 23, 2006 6:13 p. m.  
Blogger melytta said...

Las venganzas eran terribles. La historia está llena de este tipo de amores prohibidos. Te dejan el corazón encogido y pensando que no hemos evolucionado mucho porque no se acepta fácilmente el desamor sobre todo cuando eres poderoso.
Besitos.

enero 23, 2006 10:43 p. m.  
Blogger Aniwiki said...

gracias por pasarte y saludar leo :)
nos leemos ;)

enero 23, 2006 10:54 p. m.  
Blogger mixtu said...

me gusta mucho españa e sues castillos.Espanã, para mi, mais Itália são los dos paises mais hermosos.
amei o teu texto, a trua sensiblidade para a escrita.

p.s. já levei a 4ª injecção e de um hombre :_)

enero 23, 2006 11:22 p. m.  
Blogger incondicional said...

Te dejo un abrazo enorme, tú sabes ;-). Gracias.

enero 24, 2006 12:03 a. m.  
Blogger Amor said...

Recibida visita. Gracias por tu apoyo.

enero 24, 2006 7:53 a. m.  
Anonymous chupituni said...

La verdad que hay muchas historias bonitas de castillos, para mí el más bonito el de Toledo y esa parte...

Besitos Leo

enero 24, 2006 3:38 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Diego – Yo creo que todas las leyendas tienen un fondo de verdad, pero desgraciadamente no se puede asegurar nada.

Ladina – Seguro que el castillo de tu pueblo también tiene su correspondiente fantasma ¡faltaría más!.

Unjubilado - :-))) claro que ahí hay un buen número de fantasmas y en la sede de cualquier gobierno también.

Brisaenlanoche – Pues cuando pases ante cualquier castillo, piensa que también tiene su leyenda, todos la tienen.

Osvid – Bienvenido a mi casa. Me alegra que te haya gustado.

Max – Seguro que la próxima vez tu visión del castillo no será la misma.

Elen - :-)) No se si Roberto después de su coronación estará para muchos amoríos.

Melytta – Exactamente, en pleno siglo XXI esas traiciones siguen sin perdonarse y si no se venga uno de una manera, lo hace de otra.

Aniwiki – Espero que así sea.

Mixtu – Te olvidaste de incluir tu país que también es muy hermoso. :-)) me pasaré ahora por tu página.

Incondicional – Claro que se, pero en realidad soy yo la que tiene que dar las gracias.

Santiago Tena – Todos nos tenemos que apoyar cuando alguien manda anónimos.

Chupituni – Si, por historias y por castillos que no quede, de ambos tenemos cantidad.

enero 24, 2006 4:54 p. m.  
Blogger Raúl said...

Cuanto amor y cuanta violencia acompañan permanentemente el trasegar de los humanos por este mundo. Cuanta belleza y magia han alojado el mundo. Algún día quiero ir a ese castillo... Habrá que visitar España!

Un fuerte abrazo, Leo!

enero 25, 2006 1:06 a. m.  
Anonymous Muralla said...

Una vez más la leyenda sigue manteniendo el amor por encima de la vida y de la muerte...
Muy hermoso.
Bicos.

enero 25, 2006 11:26 a. m.  
Anonymous diego said...

hola Leo! sólo vine a saludarte! un abrazo!

enero 25, 2006 7:46 p. m.  
Anonymous Dignalo said...

Joder, como las gastaba el señor del castillo, si esto hubiera pasado hoy en dia la señora se hubiera divorciado y tan contestos... menos mal que existe el progreso!!!!
Besos de la familia

enero 26, 2006 7:25 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Raúl – Pues anímate que estoy segura de que España te va a gustar.

Muralla – Las leyendas son así, siempre dejan como una posibilidad de continuación.

Diego – Gracias, se te agradece la visita.

Dignalo – Jaja, ¿estás segura que ahora es tan fácil?

enero 26, 2006 9:31 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Leo, no soy español pero me encantan los castillos y las historias medievales. En mi país el único castillo es el Castillo de San Felipe en Cartagena Colombia. Algún día, antes de morir deseo conocer uno de los mas bellos castillos que Uds. poseen.

enero 28, 2014 1:26 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home