Mi foto
Nombre:

viernes, enero 13, 2006

Y si no, a palos

Hay personas que cuando entran en una lucha no se rinden ante ninguna dificultad que se les presente, buscan rápida solución para no darse por vencidos y eso es lo que le pasó a Diego Pérez de Vargas en la batalla de Jerez.

En plena campaña de reconquista y poniendo como disculpa – por poner algo ya que en aquellos tiempos ir a pelearse con los moros era lo habitual – que los musulmanes se habían apoderado del castillo de Quesada, Fernando III decidió enviar una expedición de razia contra Andalucía, que en esos momentos obedecían al caudillo murciano Aben-Hut. Participaba en esta expedición su hijo Alfonso, niño todavía, por lo que al mando iba el magnate don Alvar Pérez de Castro y acompañando a éste, entre otros, los hermanos Diego y Garcí Pérez de Vargas.

Don Alvar decidió dirigirse hacia Córdoba y no dejaron cosa en su sitio, quemaron, destruyeron y saquearon todo lo que se les puso delante; llegados a Palma del Río la asaltaron y no dejaron a nadie con vida según dice la Crónica de Veinte reyes; luego siguieron hacia Sevilla, pasaron por delante de ella y llegaron a Jerez. Una algarada tan grande como esta no era normal verla en al-Andalus, por eso Aben-Hut hizo un llamamiento general a todos los musulmanes de sus dominios reuniendo un ejército varias veces superior al de los cristianos y levantó sus tiendas en un olivar entre los cristianos y Jerez. De saber lo que iba a ocurrir, creo que jamás hubiera escogido dicho lugar.

Después de haberse confesado con un clérigo los que pudieron, y unos con otros los que no lo tenían y tomándose tiempo todavía para nombrar caballero a Garcí Pérez de Vargas, por don Alvar, los cristianos formaron un único bloque muy conjuntado que se lanzó en tromba al ataque y a los gritos de Santiago y de Castilla, lograron abrir brecha en el bando enemigo. La lucha fue tan violenta que Diego Pérez de Vargas se quedó sin armas al quebrarse su lanza y su espada, pero en el furor de la contienda, y ya metido en faena, desgajó de un olivo una gruesa rama y manejándola a guisa de porra descargó golpes a diestro y siniestro sembrando la muerte y el espanto, los que estaban más cerca, dejaron de pelear para observarlo y Alvar Pérez le repitió una y otra vez: “Así, así, Diego, machuca, machuca”

Llamáronle a Diego Pérez,
de Machuca el afamado;
de aquel día en adelante,
este renombre le han dado.

Efectivamente, a partir de entonces, y después del éxito de la batalla, se le concedió el derecho de usar el nombre de Machuca como apellido, a él y sus descendientes; y en su escudo figuró la rama de olivo.

Fue tan renombrado este hecho, que Cervantes lo saca a colación cuando a Don Quijote se le rompe la lanza al atacar a los molinos:

“Yo me acuerdo de haber leído que un caballero español, llamado Diego Pérez de Vargas, habiéndosele en una batalla roto la espada, desgajó de una encina un pesado ramo o tronco, y con él hizo tales cosas aquel día y machacó tantos moros, que le quedó por sobrenombre Machuca. Hete dicho esto, porque la primera encina o roble que se me depare, pienso desgajar otro tronco, tal y tan bueno como aquel que me imagino, y pienso hacer con él tales hazañas, que tú te tengas por bien afortunado de haber merecido venir a verlas, y a ser testigo de cosas que apenas podrán ser creídas”.

62 Comments:

Blogger Tastavins said...

Como para irse con tonterías con el Machuca :P Es curioso, es un apellido que no había oído y tiene una historia muy interesante.
Un abrazo!

enero 13, 2006 10:03 a. m.  
Anonymous José Sans said...

Hola Leo:
Eso era fervor guerrero, aquellas batallas cuerpo a cuerpo deberían ser terribles.
Como tastavins no había oído nunca ese apellido, creo que en esa fuente, los apellidos, se pueden encontrar historias curiosas.
Besos y buen fin de semana.
José

enero 13, 2006 10:41 a. m.  
Blogger Amor said...

Tampoco en loas sueños te das cuenta de que sueñas hasta que despiertas. Hasta entonces, en el sueño, lo vives como la vida misma.

enero 13, 2006 11:18 a. m.  
Anonymous Muralla said...

Leñe, pero que brutos eran...
o qué cosas tenían que hacer para entretener la vida...
Ya sin bromas, gracias una vez más, por otra historia interesante.
Bicos.

enero 13, 2006 11:23 a. m.  
Blogger Cris said...

Conocía estos hechos, pero no con tanto detalle como los has detallado, cosa que de nuevo te agradezco, Leo.
Desde luego que no se andaban con tonterías nuestros hombres hace unos siglos...
Me gusta conocer la historia que se oculta detrás de los apellidos, a veces encuentras cosas sorprendentes.
Un abrazo!

enero 13, 2006 11:48 a. m.  
Blogger Mardolo said...

¡Cómo se las gastaban por aquel entonces!
Y si bien no me gustan las guerras, pienso que en la antigüedad tenían un algo de nobleza y espíritu que, si bien no las justificaba, si las hacía comprensibles.
Me encanta tu forma de descubrirnos personajes históricos.
Me recuerdas al profesor de Historia que tenía en bachillerato. Gracias a esta forma de relatar hechos históricos nos facilitaba aprender las lecciones a fuerza de acordarnos de las "anécdotas" que llevaban implícitas.
Buen fin de semana Leo.

enero 13, 2006 12:49 p. m.  
Blogger almena said...

Leodegundia, son estupendas estas "pildoritas" llenas de esos detalles desconocidos de la historia.
¿Sabes?, así suministradas, se fijan en la memoria, se retienen.
Me gustan!

Un gran abrazo

enero 13, 2006 1:10 p. m.  
Blogger Azusa said...

jojojo, qué brutote el tío, y de ahí mira que hasta le sacaron un apellido... curioso

enero 13, 2006 1:18 p. m.  
Blogger Anazia said...

Desde luego que el hombre no se anda con chiquitas, como ya han dicho anteriormente...

Gracias Leo, mil y un millón de besotes grandes.

enero 13, 2006 4:04 p. m.  
Anonymous Azul said...

Mira que tenia...su punto este hombre eh...me gusta cuando nos dejas historias en epqueñas dosis, siempre esperas más y las disfrutas mucho!

Un biko fuerte y buen fin de semana Leo. ;)

enero 13, 2006 5:09 p. m.  
Anonymous Miguelon said...

Luego dicen que una rama de olivo es simbolo de paz que se lo pregunten a machuca, que daba la paz eterna a los moros con el olivo.

Un beso.

enero 13, 2006 5:33 p. m.  
Blogger Turulato said...

Y sus descendientes llegan hasta hoy. Uno de ellos, persona bondadosísima, fué profesor mío cuando yo era joven. Su apellido, como no podía ser menos, Vargas-Machuca.
(Al que me refiero, ya fallecido, era Coronel de Caballería. Seguía la tradición)

enero 13, 2006 6:05 p. m.  
Blogger Carlos said...

Nunca eh oído Machuca como apellido pero si de nombre, es muy curiosa historia, esa era una lucha cuerpo a cuerpo, sin armas de fuego. Teniéndole miedo algunos moros por ver semejante hombre, rama y coraje que debió haber tenido en ese momento. Siempre salgo con algo nuevo y muy bonito de tu blog Leo.

enero 13, 2006 6:19 p. m.  
Blogger Bohemia said...

Machuca!!! Había oído hablar sobre él, pero ni idea de la historia...
Es muy agradable pasear por aquí.

enero 13, 2006 9:23 p. m.  
Blogger Kuan said...

Leo: La verdad es que cada vez que entro en tu blog, no dejo de sorprenderme agradablemente, haces que la historia resulte tan amena, tan interesante...

El tal machuca era un hombre de recursos! Eso sí, un poco bruto, pero... :))

Besitos

enero 13, 2006 9:29 p. m.  
Blogger Matías Zelick said...

Machuca... la verdad es que no conocía de esta historia, pero no deja de sorprenderme de lo que uno es capaz a veces... te dejo un beso y que tengas muy buen fin de semana!

enero 13, 2006 11:58 p. m.  
Blogger incondicional said...

Muy interesante, en tu línea, gracias por acercarnos la historia.
Besínos.

enero 14, 2006 12:35 a. m.  
Blogger Andrea Recol said...

Extraño verbo "machucar" (¿De dónde proviene? Ya sé que es golpear, pero la terminación es extraña, al menos para mí) Cuando yo digo "machucar" inmediatamente tengo la imagen de algo espachurrado. Respecto a la historia decirte que me encanta leer "estas pildoritas" como las llama Almena. Es más fácil que se fijen así en la memoria. Un gran abrazo

enero 14, 2006 8:04 a. m.  
Anonymous unjubilado said...

¡Eran brutos los tios!. Aunque ahora te sueltan una bomba y no te enteras.
Da gusto leerte Leo, no me pierdo ninguno de tus post, nunca hubiera relacionado a Cervantes con Diego Pérez.
Un abrazo.

enero 14, 2006 8:30 a. m.  
Anonymous valentina said...

Jerez no está demasidado lejos de aqui.,..y yo no tenía ni idea..
Gracias..
Besitos.

enero 14, 2006 10:48 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Tastavins – Me temo que los chavalotes de aquellos tiempos no se andaban con tonterías y además, ¿te imaginas en medio de una batalla y sin armas?, supongo que todos cogeríamos lo primero que tuviéramos a mano, al fin y al cabo estaba en juego la propia vida.

José Sans – Estoy de acuerdo en que esas luchas eran tremendas, no es que sean buenas las de ahora, pero aquellas algaradas debía de poner los pelos de punta.

Santiago Tena – Es cierto, pero lo que no se puede hacer es una vez despierto empeñarse en creer que se sigue soñando.

Muralla – Eran tiempos muy difíciles con muchas luchas y pocas leyes.

Cris – La Historia es lo más entretenido que hay, siempre encuentras sucesos llenos de interés y cuando crees que ya nada te asombra del género humano, encuentras algo que te hace ver que estás en un error.

Mardolo – Estoy contigo en que estas anécdotas hacen que uno recuerde mejor los hechos históricos, a mi me pasó con un profesor de Geografía que aparentemente es una asignatura bastante árida, pero él nos contaba cosas que sucedieron en los distintos lugares y así los recordábamos bien.

Almena – Estoy de acuerdo contigo, y te puedo asegurar que en la Historia hay mas “pildoritas” que en una farmacia.

Azusa – Ya ves, encima con guasas en plena pelea.

Anazia – Supongo que este no era el único, cuando te ves luchando con la idea de “o mato o me matan” se te agudiza el ingenio.

Azul – Me alegro que compartas conmigo el placer de conocer la Historia, esta si que es una buena novela, eso si, con muchos personajes.

Miguelón – :-)), es que eso de las interpretaciones, ya sabes, cada uno las hace a su manera.

Turulato – Mira que es curioso, yo la verdad es que no conozco a nadie con ese apellido, pero la palabra machucar se usa mucho aquí tanto con el significado de aplastar y golpear como insistir o cansar.

Carlos – En aquellos tiempos las armas de fuero no existían, así que todo era a base de espadas, puñales, mazas y otras lindezas por el estilo.

Bohemia – Me alegra que te guste, así que vuelve que seguro encontrarás más.

Kuan – Parece bruto, pero piensa lo que era enfrentarse al enemigo cuerpo a cuerpo sin armas, supongo que agarras lo primero que ves y ¡hala! a golpes.

Matías – Tienes razón, nadie es capaz de adelantar lo que haría en ciertas circunstancias.

Incondicional – Tengo poca imaginación, así que casi siempre estoy en mi línea y es que además disfruto con este tipo de cosas.

Andrea recol – Lo espachurrado sería el resultado de la acción de machucar ya que esta palabra significa golpear, aunque como le dije a Turulato, aquí en Asturias también puede significar insistir o cansar.

Unjubilado – Supongo que esta historia era lo suficientemente famosa como para que Cervantes la incluyera para dar un poco de ambientillo en el pasaje de los molinos.

Valentina - No creo que haya un lugar en el país que no tenga su ración más o menos grande de Historia.

enero 14, 2006 11:20 a. m.  
Anonymous Max said...

Por casualidad, tuve el dudoso privilegio de conocer y tratar durante algún tiempo a dos de sus descendientes.

Los Vargas-Machuca que yo frecuenté no emulaban, ni por su oficio ni por su talante, a su feroz antepasado. El paso de los siglos hace estragos.

Un punto de investigación para quien se interese: El curioso apellido aparece en varias ocasiones en el suelo de los jardines de Aranjuez. La razón... Eso lo dejo para los eruditos.

enero 14, 2006 11:50 a. m.  
Anonymous Max said...

Mmmm... Acabo de leer tu respuesta a mi comentario del post anterior. Fue precisamente en Taramundi donde tuve serias dificultades para encontrar una navaja artesanal. Ahora ofertan unas magníficas navajas de acero inoxidable, no sólo de procedencia industrial sino que, ¡ay!, made in China, me temo.

La razón, según me dijeron, es que sólo queda un artesano que anda cerca de los 90 años y que limita su producción a una docena de ejemplares al año, que suministra para el mes de Agosto, cuando aprieta el turismo.

Al final, en una caja de zapatos, apareció un ejemplar. Pronto serán historia.

Mil besos.

enero 14, 2006 11:59 a. m.  
Blogger Caboblanco said...

Hola Leo; Su hermano también debía de ser cosa fina. Según afirma la tradición, estando muy viejo Garci Pérez de Vargas, se retiró á una pedanía llamada Mazarambroz, á cerca de Toledo. Cazando por aquellos lugares el Rey Don Fernando, preguntó en su casa por él, respondiendo los suyos que estaba podando la viña para pasar el rato; Fernando fue a su encuentro, y sin que le viese Garci Pérez, empezó a recoger los sarmientos que estaban cortados por el suelo, aproximándose con gran cautela; al ruido, volvió la cabeza Garci Pérez, y al encontrarse con el Rey le dijó: «aquí como vedes, y allá como sabedes»; respondiéndole el Rey: «a tal poblador, tal sermentador»; y abrazándole, le levantó del suelo.

Un abrazo

enero 14, 2006 12:08 p. m.  
Anonymous nina said...

Hola Leo feliz fin de semana. La fotografia con la que ilustras tu comentario lo dice todo, tenían que ser más brutos que un arado, parece como si varearan aceituna ¡que animales!El apellido Machuca me es conocido por su actividad, era pintor, escultor y arquitecto del S.XVII y español, se llamaba,¡ como no ! Pedro Machuca Autor del pilar de Carlos V una fuente de la Alhanbra de Granada

enero 14, 2006 1:37 p. m.  
Blogger mixtu said...

Eis una grande lição de vida....
historia interessante
saludos

enero 14, 2006 2:01 p. m.  
Anonymous natalia (cenicienta) said...

Que interesante historia, pr no deja de parecerme cruel.. besos

enero 14, 2006 3:01 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Max – Bueno, dentro de las familias y a través de las generaciones no todos se comportan igual, así que es lógico que los que tú conociste no se parezcan en nada.
Me dejaste intrigada con lo de Aranjuez, tendré que investigar para ver si encuentro algo.
Menudo disgusto me das con lo de las navajas de Taramundi, cuando yo fui tuve suerte pues había navajas –aunque no las compré, lo que compré fueron cuchillos – pero lo que me dices ahora de que pronto serán historia lo considero triste, está bien el progreso, pero no aplaudo que se pierdan las piezas artesanales, claro que tendré que resignarme como con tantas otras cosas.

Caboblanco – Su hermano era también cosa fina y todos los que iban con ellos no lo eran menos. Cuenta la Crónica de Veinte Reyes que antes de esta batalla, habían apresado a unos 500 musulmanes que eran custodiados en retaguardia, pero antes de comenzar el combate y viendo que eran necesarios todos los hombres, decidió don Alvar decapitar a todos los cautivos y así se hizo, como verás no se andaban con chiquitas.
Gracias por tu aportación con ese dato tan interesante.

Nina – Bueno Nina antes eran muy brutos, pero ahora tampoco lo hacen mal, la brutalidad en el género humano no se suavizó nada.
Muy interesante lo que cuentas de ese Pedro Machuca del siglo XVII, quizás nos podrías ampliar la información haciendo un post sobre el, ¿te animas?.

Mixtu – Me alegra que te guste, a mí toda la Historia me parece interesante.

Natalia – La crueldad es algo que acompaña al género humano desde el comienzo de los tiempos y desgraciadamente no me parece que vaya a desaparecer.

enero 14, 2006 4:19 p. m.  
Anonymous Trini said...

Pues ahora cuando escuche este apellido, me acordaré de donde viene. Cualquiera se ponia a tiro del caballero. Y es que la vida es tan valiosa que hay que defenderla con lo que se tenga a mano.

Besos

enero 14, 2006 6:07 p. m.  
Anonymous brisaenlanoche said...

Así hay que hacer, cuando no tengamos a mano con lo que luchar, buscar algo que lo sustituya, y hacerlo con rabia, potencia y energía...

Un abrazo.

enero 14, 2006 6:34 p. m.  
Anonymous ladina said...

Eso me recuerda aquello de "a falta de pan, buenas son tortas", jajajaa.
Besurris.

enero 14, 2006 7:46 p. m.  
Anonymous jose said...

Eso nos debe hacer pensar. A veces nos creemos desvalidos para luchar contra las injusticias que vemos porque no tenemos armas poderosas. No hay mayor arma que la fe y la voluntad de uno.
Deberíamos tener miedo unicamente a no haber peleado.
Un saludo. Disculpa, he bajado la frecuencia de visitas,
era por salud.

enero 14, 2006 8:39 p. m.  
Anonymous Aitor said...

Bonita historia...Yo conocía un Machuca, de una pelicula chilena sobre los tiemps del golpe, no recuerdo su nombre...igual era asi "Machuca". Supongo que de ahi vendrá el apellido.
Un saludo

enero 15, 2006 1:22 a. m.  
Anonymous diego said...

Hola Leo!
Nunca había oido hablar de Machuca ni de esta historia, en general gracias a ti aprendo muchas historias que de otro modo jamás conocería... maestra!

enero 15, 2006 6:04 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Trini – Tienes razón, cuando ves tu vida en peligro, haces lo que sea por conservarla.

Brisaenlanoche – Eso es, aunque no sea de formar contundente, también hay que luchar en la vida cuando se presentan las dificultades.

Ladina – :-)) creo que ese dicho le cuadra de maravilla.

José – Desde luego que una buena cosa es tener ánimo y decisión para luchar por lo que se cree, pero para eso hay que tener una buena dosis de voluntad.
No te preocupes, te comprendo, yo tampoco puedo hacer las visitas con tanta frecuencia como antes, no siempre se puede hacer lo que se quiere.

Aitor – Es posible que alguno de sus descendientes se trasladara a Chile, o también puede ser que no tenga nada que ver y haya otros con ese nombre.

Diego – Con esto de los blogs, todos aprendemos de todos, eso es lo bueno.

enero 15, 2006 12:06 p. m.  
Blogger Dianora said...

Lo que viene a confirmar... nuestro querido hidalgo Alonso Quijna, habría perdido el juicio pero no la cordura del conocimiento adquirido por sus ávidas lecturas.
Un beso

enero 15, 2006 5:35 p. m.  
Anonymous MDM said...

Un hombre de recuersos y reflejos rápidos.
Una historia curiosa que desconocía.
Saludos.

enero 15, 2006 7:51 p. m.  
Anonymous Marian said...

Muy entretenida la historia de este apellido.Y el episodio, que desconocía, pero confirma que cuando la vida está en juego se agudiza el ingenio.
Un abrazo

enero 15, 2006 8:44 p. m.  
Anonymous contadora said...

Me encanta volver por aquí y aprender tantas cosas, Gracias. La verdad lo que me impresiona es que en aquellos tiempos los niños eran los jóvenes de ahora, y los jóvenes eran ya viejos.
Besos

enero 16, 2006 11:55 a. m.  
Blogger Glassy said...

¡Qué casualidad! Aquí te dejo un fragmento traducido de ese libro de mitología y folclore gallego que leí hace un tiempo. Es muy parecido a lo que narras tú:

Refiere la leyenda que a finales del siglo VIII un jefe gallego llamado Mauregato se propone traicionar a Alfonso I en su lucha contra los árabes si estos apoyan sus deseos de ser rey de Galicia. A cambio, él dará a los musulmanes un tributo anual de cien doncellas, cincuenta nobles y cincuenta plebeyas [...]

Ahora bien, un año le toca el turno de ser entregada a los musulmanes a la hija de un hidalgo de la zona. Este, decidido a no satisfacer el humillante pago, llama a sus parientes y amigos. Disfrazados de mujeres aguardan la llegada de los sarracenos. Al llegar éstos, los gallegos -que previamente se habían escondido en una zona de higueras- se echan sobre ellos, comenzando una sangrienta lucha. La leyenda refiere que en el fragor de la batalla al fidalgo se le rompió la espada, la cual sustituyó por una rama de higuera con la que siguió combatiendo, consiguiendo librar a su hija y a todas las mujeres de allí en adelante de aquel injurioso pago.


Guía da Galiza Máxica, Mítica e Lendaria, de Vitor Vaqueiro (1998)

Leyenda recogida en el lugar de Figueroa (de ahí, o de alguna de las muchas versiones de la leyenda, surge el nombre), en el ayuntamiento de Abegondo.

Un abrazo Leo.

enero 16, 2006 12:09 p. m.  
Blogger Amor said...

De acuerdo en lo del equilibrio, pero un poco menos en lo de que si querías volar alto no haber formado una familia. Volar alto es lo más importante estés en las condiciones en las que estés, y otro día lo hablamos largo. Un abrazo, y gracias.

enero 16, 2006 2:45 p. m.  
Anonymous Dignalo said...

Como que se iban con chiquitas!!!!
Menudos piezas!!!
Besos de la familia

enero 16, 2006 5:36 p. m.  
Blogger Grial said...

No conocía toda la historia, aunque tenía referencias del hecho.
Gracias por la magnífica lección de historia.
Un beso :)

enero 16, 2006 9:47 p. m.  
Blogger Darilea said...

No había escuchado ese apellido nunca Machuca, y anda que hacerse valer de la rama de la paz la del olivo para darle palos a los moros.
Tiene tela.
Besitos.
Pd: Por un error(soy una manazas)
no puedo postear en ya.com
he tenido que hacerme otra cuenta
es muy parecida:
http://blogs.ya.com/
susurrosdedarilea

enero 16, 2006 9:59 p. m.  
Anonymous Max said...

Nota (algo) desesperada:

Ya.com me ha borrado de un plumazo. Esta vez (lo juro) no he sido yo.

Intento reemprender el camino en la nueva dirección que dejo en el enlace.

Sorry y mil besos.

enero 17, 2006 1:48 a. m.  
Blogger Aniwiki said...

siempre que encontro en tu blog aprendo alguna cosa nueva :)
gracias por la historia del tal machuca.
saluditos y cuando quieras pásate por el blog ;)

enero 17, 2006 10:37 a. m.  
Blogger melytta said...

Ayer precisamente, Leo, hablaba con nina sobre este escultor apellidado Machuca. Una mañana entrañable en la que no faltastéis vosotros.
Besitos.

enero 17, 2006 6:11 p. m.  
Anonymous Elen said...

Hola Leo! que no, que no me he olvidado de ti, jajaja, luego entro con más calma y te comento como te mereces.....

Muchos besos.

enero 18, 2006 9:06 a. m.  
Anonymous chupituni said...

Otra historia más para el bote!!! joé Leo, a este paso te contrato para que seas mi profe :)

Besitos

enero 18, 2006 11:27 a. m.  
Anonymous Adrià Urpí said...

Hola princesa, en primer lugar perdòname porque últimamente te tengo abandonadita...pero teclear con una sola mano es un engorro..pero no te preocupes que no te olvido. Procuro postear algo y visitar a mis amigos.

Tu historia de hoy me ha gustado mucho...pero ten cuidado, no te vayan a considerar políticamente incorrecta...A un amigo mío le han obligado a firmar un trabajo como José M. García (se apellida Matamoros, el nombre y el segundo apellido son inventados para poner el ejemplo).
Besos.
Adrià

enero 18, 2006 12:15 p. m.  
Blogger Ogigia said...

Jo, sigo diciendo que me encanta cómo lo cuentas.........

Un abrazo

enero 18, 2006 12:21 p. m.  
Blogger Galufante said...

Preciosa historia la que cuentas, leodegundia, supongo que extrapolable enteramente a nuestros días...

Acabo de descubrir tu blog y he de reconocer que me ha encandilado desde el primer momento...Me temo que me vas a tener que sufrir a partir de ahora...

Un placer leerte.

Agur.

enero 18, 2006 12:23 p. m.  
Anonymous Elen said...

Hola otra vez!! jajaja, ahora con más tiempo.

Debió de ser brutalmente violento este hombre para que se le recuerde así, pero supongo que en combate era o tu vida o la del otro.

Nos recordarán por nuestras hazañas....

Besos Leo!!

enero 18, 2006 5:50 p. m.  
Blogger Doc said...

Gracias por la historia Leo.La verdad imaginarme a los caballeros mediavales, rama de olivo(simbolo de la paz) en mano dandole palos a los moriscos..vaya que debio ser algo para ver. Supongo que no tendra ningun tipoo de relacion que usara una rama de olivo con el hecho que simbolize la paz , ¿verdad? un abrazo Leo.

enero 19, 2006 6:37 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Dianora – Realmente yo no creo que estuviera tan loco, algunas veces lo que pasan por locos son los mas cuerdos.

mdm –Los reflejos rápidos muchas veces nos pueden salvar la vida.

Marian – Si, no se puede llegar a sospechar lo que estamos dispuestos a hacer en caso de peligrar nuestras vidas.

Contadora – Encantada de que te gustara esta historia.

Glassy – Del tributo de las cien doncellas hay muchas versiones, pero lo que no había oído contar es lo de la rama de la higuera, por lo que se ve en aquellos tiempos las ramas eran una buena salida en caso de apuro.

Santiago Tena – Como tu comentario no tiene nada que ver con el post de hoy, puedes contestar a mis comentarios en tu blog que yo me pasaré a leerlos.

Dignalo – En caso de lucha no creo que nadie se ande con chiquitas.

Grial – Pues ahora ya la conoces con un poco más de detalle, a mi estas historias me gustan, son mejores que cualquier novela.

Darilea – Espero poder visitar los blogs este fin de semana, por causas ajenas a mi voluntad, voy con mucho retraso.

Max – Parece que ya.com está un poco de mal humor, lo siento, intentaré localizarte este fin de semana.

Aniwiki – Tienes razón en recordarme que hace tiempo que no te visito, esta temporada tengo problemas, pero intentaré remediarlo el fin de semana.

Melytta – No conozco a ese escultor, tendré que investigar para conocerle.

Elen – Cuando puedas serás, como siempre bienvenida.

Chupituni – Si te sirve de algo, me presento voluntaria y además sin cobrar.

Adrià – Mira Adrià, supongo que hay mucha gente como yo que está hasta la coronilla de que siempre haya que decir lo “políticamente correcto”, me gustaría saber quien decide que es lo correcto y lo que no lo es; la historia cuenta lo que pasó nos guste o no y hay que saber aceptarla y si tenemos que aceptar y reconocer que los moros nos ganaron en algunas batallas y nos dieron para el pelo, ellos tienen que aceptar que también recibieron lo suyo y si no les gusta, que no hubieran venido a meter sus narices en este país que no era el suyo.
Yo de tu amigo no hubiera consentido que me hicieran esconder mi apellido.

Ogigia – Pues me encanta que te encante y me alegra que vengas de visita a mi casa.

Galufante – Bienvenido a mi casa, para mi no será un sufrimiento que formes parte de los tertulianos que me visitan, al revés, será un honor.

Elen – No creo que fuera mas violento que los demás, lo que pasa es que lo de la rama en aquel momento debió de causar impacto y por eso se recuerda.

Doc – No se si en aquellos tiempos tendrían en cuenta que simbolizaba la paz, pero para Machuca lo único que significó era la posibilidad de salvar su vida y lo mismo le hubiera dado si era de un olivo o de otro árbol cualquiera, le hubiera servido el que estuviera más a mano.

enero 20, 2006 7:22 a. m.  
Anonymous Francisco Machuca said...

Bueno pues nada, me llamo Francisco, primer apellido Machuca, y me constaba que tenia un apellido muy singular ya que no conozco nadie que lo tenga a excepcion de familiares, claro está.habia oido esta historia pero no me acordaba y buscando informacion encontre esta pagina, y que decir ,me encanta el origen de mi apellido.

marzo 11, 2007 1:48 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Francisco Machuca - Pues me alegra saber que mi artículo te sirvió para conocer la historia de tu apellido, gracias por decírmelo.

marzo 11, 2007 7:37 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Hola... Me llamo Erick Zamudio Machuca, soy mexicano y buscando sobre las raíces de mi apellido me encontré con esta pagina web. La verdad me siento muy orgulloso de mi apellido tan raro y especial, más ahora que conozco en mayor medida sobre él y los que lo han portado y de su origen, Cristobal Colón-Diego Vargas Machuca, Pedro Machuca-Sor Juana Inés de la Cruz, etc. Saludos

septiembre 23, 2007 7:24 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Hola, yo me llamo Lía Gabriela Machuca Rose, y buscando el significado de mi apellido encontré esto. Gracias. Ahora comprendo que es un apellido interesante. Chau.

abril 13, 2008 11:10 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Buenas a todos, en especial a Leodegundia. Esa historia la leí yo en una novela del gaditano Luis de Eguílaz que se llama "La espada de San Fernando, en la que los principales protagonistas son Garcí Pérez de Vargas, su hermano y el rey Fernando III El Santo.Es uno de los principales representantes de la novela post-romántica del s. XIX. Aunque cinco o séis años mayor que Gustavo Adolfo Bécquer, se puede decir que son de la misma quinta.
Si os gusta este tipo de historias os recomiendo que no os perdáis "El señor de Bembibre", de Enrique Gil y Carrasco, algo anterior a los autores anteriores y al que algunos consideran precursor de Bécquer. Que lo disfruteis.

mayo 14, 2008 8:58 p. m.  
Blogger Gabriel said...

hola, gracias por la historia, caray que es chistosa, e interesante, ya que ese es mi apellido, saludos desde Guadalajara, Jalisco, MÉXICO!

julio 04, 2009 1:45 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Hola, Me gustaría decir que hay un pequeño error, ya que era un antepasado de mi familia y ellos me han contado sobre el. Se ve que la rama era de Olivo y no de Encina y por eso el nombre de Pérez de Vargas Machuca y Olivete, pero me ha gustado.

febrero 15, 2017 4:48 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home