Mi foto
Nombre:

jueves, marzo 30, 2006

Lucila Godoy


El 7 de Abril de 1889 al amanecer, nació Lucila Godoy en la aldea de Vicuña, en la época en que los vientos cordilleranos acarician la naturaleza, ese viento que como ella diría años después: “Yo he adorado siempre el viento. En las tardes, después de terminadas mis labores escolares, me iba hacia el punto alto de la escarpa y ahí por largo rato me sumergía en su soplo.”.

Fue su padre don Jerónimo Godoy Villanueva, un maestro de primaria de la aldea de Montegrande, que gustaba más del vagabundeo y los amoríos que del trabajo. Aparecía y desaparecía de su casa cuando le venía bien y cuando regresaba a su hogar, lo hacía como si nada hubiera ocurrido, alegre y bromista hasta que de pronto, un día cualquiera y sin ninguna explicación, volvía a desaparecer. Cuando Lucila tenía tres años, desapareció para siempre. Su madre Petronila Alcayaga de Molina, era viuda y tenía una hija adolescente de su anterior matrimonio, Emelina, que va a convertirse en una gran amiga y una gran ayuda para Lucila.

La vida de Lucila nunca fue fácil y su niñez la marcó para siempre. Primero fue la desaparición de su padre que a parte de su pérdida las dejó en una situación muy precaria de la que salían no sin dificultad gracias al carácter tenaz y luchador de su madre y la ayuda de su hermana que ya ejercía de maestra de primaria. Ella se vuelve retraída, juega sola y empieza a inventar historias con muñecos, conversa con las iguanas o los almendros y así crece en su infancia solitaria rodeada de la naturaleza y es tanto su aislamiento que incluso se olvida las horas de la comida por lo que su madre decide enviarla a la escuela en donde ejercía de maestra una amiga suya, doña Adelaida Olivares.

Aquí recibe otro golpe que no olvidará. Doña Adelaida era ciega y Lucila se convirtió en su lazarillo y la acompañaba de su casa a la escuela y de nuevo a su casa, pero esta mujer no era persona muy afectiva y no fue capaz de comprender el carácter de Lucila, tan tímida que incluso le costaba pronunciar bien su nombre. A la maestra no se le ocurrió nada mejor que confiarle la misión de repartir entre sus compañeras el material escolar fijándole una cantidad para el mes. Pero las niñas, con la maldad característica de la infancia, se apoderaban de cantidades superiores a la prevista y al poco tiempo la pobre Lucila se encontró con que ya no quedaba material para repartir. Preguntada por la maestra sobre el mal reparto de dicho material, no fue capaz de contestar por lo que doña Adelaida reuniendo a toda la clase, la acusó de robar y la condenó sin más. Fue tal el disgusto de Lucila que perdió el conocimiento y para rematar, cuando salió a la calle un grupo de niñas la estaba esperando a la puerta para apedrearla.

Como se suele decir, Dios escribe derecho con renglones torcidos y lo que para unos fue una desgracia, para Lucila fue la salvación. Su hermana Emelina era maestra en Montegrande, donde vivía con su marido y su hija Graciela. Un día llegó la noticia de que la niña Graciela había muerto y a raíz de esto, deciden que Lucila se vaya a vivir con su hermana para que pudiera consolarla de la pérdida de la niña. Este cambio de residencia es muy positivo pues su hermana se vuelca con ella y la cuida y la atiende con todo cariño y además como buena maestra que era, la ayuda en sus estudios y es tal la admiración que despierta en la niña que esta decide convertirse también en maestra para lo que pone mucha atención en los estudios y a pesar de una grave enfermedad que la retiene en cama bastante tiempo, continua sus estudios bajo la atenta mirada y supervisión de Emelina. Así definió ella su vocación:
“Yo también seré maestra, como mi hermana Emelina; ya lo tengo decidido. Tendré mis alumnos, el bullicio en los patios y lecciones dichas en voz alta en alguna escuelita”
En 1905 obtiene un trabajo como ayudante en una escuela rural, enseña y aprende y una de las cosas agradables que observa es que los niños aprenden mucho más si se les crea un clima feliz, le gusta llevar a cabo sus clases al aire libre y las lecciones se desarrollan como un juego, pero cuando regresa a su casa, se siente sola y se pregunta que será de su vida. Y entonces, como suele suceder en la vida, el amor apareció en su vida transformándolo todo, Romelio Ureta, ferroviario, este es el hombre que la hace feliz y los sentimientos que le produce quedan captados en este verso:
El mundo fue más hermoso
desde que me hiciste aliada
cuando junto a un espino
nos quedamos sin palabras.
¡Y el amor como el espino
nos traspasó con fragancias!

Pero la felicidad es una extraña pasajera que recorre un trecho a nuestro lado en la vida y luego se aleja y así le sucedió a Lucila, él la dejó para casarse con otra y esto la hirió profundamente, pero Romelio no se llevaría la mejor parte, tiempo después él se suicidó. Ella seguía escribiendo y un buen día decidió presentarse a un certamen poético que se celebra en Santiago de Chile, los Juegos Florales que la Sociedad de Artistas y Escritores convoca para premiar las mejores composiciones Para ello los concursantes deben de presentar sus trabajos firmados con seudónimo. La obra elegida es “Tres sonetos de la muerte” y ella elige el nombre de GABRIELA MISTRAL.

El 22 de Diciembre de 1914 los “Tres sonetos de la muerte" fueron premiados en el concurso y se puede decir que a partir de aquí Lucila va desapareciendo para surgir con fuerza la que se convertirá en una de las más famosas poetisas del mundo conocida por ese seudónimo que la acompañará durante toda su vida.

1915 – Forma parte de un grupo que funda el “Club de Señoras” para reformar las costumbres sociales y emancipar a la mujer.
1918 – Fue nombrada Directora del Liceo de señoritas en Punta Arenas
1920 - Se traslada al Liceo de niñas de Temuco y aquí conoce a Pablo Neruda.
1921 – Pasa a dirigir el Liceo nº 6 de Santiago
1923 – Publica en Estados Unidos su primer libro de poemas “Desolación”.
1924 – Publica “Ternura”. Viaja por Europa.
1928 – Gabriela viene a España
1929 – Estando ella en Bedarrides (Francia) se le presenta un hermanastro suyo, Carlos Miguel Godoy, con una criatura en brazos, su hijo natural y le ruega que se haga cargo de él pues su madre acababa de morir. El niño de nombre Juan Miguel Godoy era conocido por Yin-Yin, ella acepta y desde entonces se convierte en su madre.
1930 – Recibe una invitación de estados Unidos para dar clases y conferencias.
1935 – El gobierno chileno crea para Gabriela el cargo de cónsul con una renta especial y vitalicia. En 1936 es designada cónsul en Madrid
1938 – Edita en Buenos Aires “Tala”. Los Cursos de Vacaciones organizados por el profesor Eduardo de Salterain Herrera reunieron en Montevideo a las tres damas de la poesía americana. Gabriela Mistral, Alfonsina Storni y Juana de Ibarbaorou.
1940 – Se traslada a Brasil y establece el Consulado en Petrópolis.
1943 – El 14 de Agosto Yin-Yin se suicida.
1945 – Obtiene el Premio Nobel de Literatura
1947 – Muere su hermana Emelina.
1948 – Sufre un colapso que casi le cuesta la vida.
1951 – Empieza a fallarle la vista. Se instala en Italia como cónsul de Chile en Nápoles. Se le concede el premio Nacional de Literatura
1954 – En Chile se publica “Lagar”. Gabriela llega a Santiago y es recibida con todos los honores. Es nombrada Doctor Honoris Causa de la Universidad.
1955 – Lee un mensaje en la solemne sesión celebrada en la gran sala de las Naciones Unidas.
1956 – Permanece durante unos meses en el Hospital de Hamstead, muy cerca de Nueva York.
1957 – Muere en la madrugada del 11 de Enero de un cáncer de páncreas.

BALADA DE LA ESTRELLA

-Estrella, estoy triste.
Tú dime si otra
como mi alma viste.
-Hay otra más triste.

-Estoy sola, estrella.
Di a mi alma si existe
otra como ella.
-Si, dice la estrella.

-Contempla mi llanto.
Dime si otra lleva
de lágrimas manto.
-En otra hay más llanto.

-Di quién es la triste,
di quién es la sola,
si la conociste.

-Soy yo, la que encanto,
soy yo la que tengo
mi luz hecha llanto.


YO NO TENGO SOLEDAD

Es la noche desamparo
de las sierras hasta el mar.
Pero yo, la que te mece,
¡yo no tengo soledad!

Es el cielo desamparo
si la luna cae al mar.
Pero yo, la que te estrecha,
¡yo no tengo soledad!

Es el mundo desamparo
y la carne triste va.
Pero yo, la que te oprime,
¡yo no tengo soledad!


Obsequio de Incondicional, Gabriela Mistral recita un poema.

42 Comments:

Blogger Azusa said...

No tenía ni idea de quién estabas hablando hasta que has puesto su pseudónimo, me ha gustado mucho la forma en la que lo has contado...Y siempre me había gustado la balada de la estrella

marzo 30, 2006 10:22 a. m.  
Blogger reina said...

Magnífica la historia Leo, como nos tienes acostumbrados, no me cansaré de decirlo.

¡Que triste vida! pero dime tu si son precisamente estas desgarradoras experiencas en su alma tan sensible las que hicieron surgir esta magnífica poetisas.

(Lo de los renglones torcidos me recuerda un queridísimo libro de Torcuato Luca de Tena)

Un abrazo.

marzo 30, 2006 12:33 p. m.  
Anonymous Trini said...

Leo, conocía algunos poemas de Gabriela Mistral, pero he de confesar, que no sabia su verdadero nombre. Este post tuyo, que me ha mostrado la biografía de una gran mujer y gran poeta, me ha emocionado. No sé por qué, pero así ha sido. Quizá sus desgracias en la vida que han sido tantas. Su manera de superarse de ellas, pienso que en el refugio de sus letras, no sé Leo, todos tus post me gustan porque en ellos aprendo cosas que no conocía, pero este de hoy, me ha llegado al alma. Debo de estar más suceptible de lo que en mi es normal...

Besos muchos

marzo 30, 2006 2:07 p. m.  
Anonymous Aitor said...

Me han encantado los nombres: Lucila, Petronila, Emelina, Romelio.....habria que recopilarlos para que no se pierdan, (claro que solo como documento, a ver quien le pone un nombre asi a su hijo)
Interesante, como siempre :)

marzo 30, 2006 4:14 p. m.  
Blogger Darilea said...

Interesante historia la de Gabriela.


Muy triste su vida, pero supongo que eso es lo que le dio la fuerza para entregarse de esa manera en la forma de escribir.
Gracias Leo por mostrarnos esta gran mujer.
Besitos.

marzo 30, 2006 4:30 p. m.  
Blogger Caboblanco said...

Hola Leo. Creo que España es una de los países europeos que peor vende sus ciudadanos ilustres. Además, en el caso de las mujeres esto es especialmente sangrante en el caso de las mujeres. A ver si hacemos como los anglosajones, que saben todos sus personajes históricos de la "a" a la "z"

Un abrazo

marzo 30, 2006 6:10 p. m.  
Anonymous valentina said...

Increible relato de una vida..
Besitos.

marzo 30, 2006 6:57 p. m.  
Anonymous diego said...

Me encanta Leo que hayas escrito de Gabriela Mistral, que como te dije en un post anterior me parece fabulosa. Muchas gracias por hacerlo y por dejar dos poemas de ella... Me gusta. Saludos!!

marzo 30, 2006 7:14 p. m.  
Blogger Nando said...

Hola! Necesito hablar contigo... pero no encuentro tu direccion de mail en el perfil... ¿me puedes escribir a nan_garrido@hotmail.com? Gracias!

marzo 30, 2006 8:27 p. m.  
Anonymous brisaenlanoche said...

No conocía de esta escritora, ni de sus composiciones, gracias por descubrírmela... Contigo siempre aprendo.

Un abrazo.

marzo 30, 2006 9:04 p. m.  
Anonymous Consumidor irritado said...

Una vida dura, pero que vio reconocida su labor literaria....eso no lo es todo, pero espero que le ayudara a seguir adelante.

marzo 30, 2006 9:30 p. m.  
Blogger incondicional said...

Vengo con los deberes preparados y no como otr@sssssssss y no miro a nedie ;-), anda queeeeee, no saber que es chilena, manda webs, a lo que iba, en ésta dire encontré algo que amplia tu estupendo post, como los trabajas guapa.


http://www.ale.uji.es/mistral.htm

"La obra poética de Gabriela Mistral surge del modernismo, más concretamente de Amado Nervo, aunque también se aprecia la influencia de Frédéric Mistral (de quién tomó el seudónimo) y el recuerdo del estilo de la Biblia. De algunos momentos de Rubén Darío tomó, sin duda, la principal de sus características: la ausencia de retórica y el gusto por el lenguaje coloquial. A pesar de sus imágenes violentas y su gusto por los símbolos, fue, sin embargo, absolutamente refractaria a la "poesía pura", y, ya en 1945, rechazó un prólogo de P. Valéry a la versión francesa de sus versos. Sus temas predilectos fueron: la maternidad, el amor, la comunión con la naturaleza americana, la muerte como destino, y, por encima de todos, un extraño panteísmo religioso, que, no obstante, persiste en la utilización de las referencias concretas al cristianismo. Al citado Desolación siguieron los libros Lecturas para mujeres destinadas a la enseñanza del lenguaje (1924); Ternura (1924), canciones para niños; Tala (1938); Poemas de las madres (1950), y Lagar (1954). Póstumamente se recogieron su Epistolario (1957) y sus Recados contando a Chile (1957), originales prosas periodísticas, dispersas en publicaciones desde 1925.

Luego de larga enfermedad, muere el 10 de enero, a las 4,10 horas, en el Hospital General de Hempstead, en Nueva York. Sus restos reciben el homenaje del pueblo chileno, declarándose tres días de duelo oficial. Los funerales, efectuados el 21 de enero, constituyen una apoteosis. Se le rinden homenajes en todo el Continente y en la mayoría de los países del mundo. Por disposición testamental del 17 de noviembre de 1956, donó todos los derechos de sus obras que se publiquen en América del Sur a los niños de Monte Grande."

La suya si que fué una vida dura, es increíble lo que puede llegar a sufrir una persona y que capacidad para levantarse, aprendamos de ella.
No te dejo un poema, me dá que nadie se ha fijado en que tienes su voz, si es que....las prisas.
Abrazos amiga :-)

aanda que no lo ponen difícil , lee el código atxvcnxh

marzo 30, 2006 9:31 p. m.  
Blogger Doc said...

que bonita historia. Supongo que la tristeza y la tragedia, a veces son caldo de cultivo para obra de arte como sus poemas. Un abrazo Leo

marzo 30, 2006 9:47 p. m.  
Blogger AZUL said...

Una vida interesante, una escritora llena de cosas hermosas...y una sorpresa muy grata encontrarla hoy aqui Leo.

Un abrazo fuerte!

marzo 31, 2006 12:38 a. m.  
Blogger Carlos said...

Eh de ser sincero nunca eh oído hablar de ella hasta el día de hoy gracias a ti Leo, me gusto mucho "la balada de la estrella" creo que su vida era dura al principio. Y su hermana fue muy buena con ella.
No pude oír la grabación. =(, regreso para oirla luego.

abrazos !!!

marzo 31, 2006 4:57 a. m.  
Blogger Anazia said...

Una historia interesante y que me ha dado bastantes ánimos. Gracias.

marzo 31, 2006 9:59 a. m.  
Anonymous Donosito said...

Hola...
que bonito es leer algo de historia...gracias
besos y buen fin de semana

marzo 31, 2006 10:23 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Azusa – Como relatar su vida era demasiado extenso, fue por eso que decidí presentarlo de esta manera, más como Lucila que como Gabriela ya que Lucila era menos conocida.

Reina – La vida de esta mujer fue siempre muy difícil y lógicamente se refleja en sus poesías.
Me encanta Luca de Tena.

Trini – Te comprendo, en muchas ocasiones nos identificamos con una persona aunque nuestras vidas no sean iguales, pero algo en su forma de expresarse nos llega al alma y creo que Gabriela es una de esas personas.

Aitor – En América todavía es muy corriente el uso de estos nombres, :-)) pero no te creas que algunos de los que ponen por aquí ahora son mas hermosos.

Darilea – Su vida a nivel personal fue tan triste que sus penas no cabrían en un post.

Caboblanco – Razón no te falta, tendré que hacer un repaso de las españolas; pero en el caso que nos ocupa Gabriela en ese aspecto no salió mal parada ya que es mundialmente conocida, quizás porque es chilena.

Valentina – Hay muchas vidas interesantes, la pena es que hoy en día sólo se dan a conocer precisamente las que no valen nada (véase la tele en dónde las famosas ni nunca dieron un palo al agua, ni su nivel cultural para de cero).

Diego – Tal y como me lo habías pedido, escribí sobre ella, pero tuve que hacerlo de esta forma pues su historia es muy extensa, al igual que su obra.

Nando – Ya lo hice, ahora espero a lo que me tengas que decir.

Brisaenlanoche – Como dije en otra ocasión, esta es una de las tres grandes damas de la poesía americana junto con Alfonsina Storni y Juana de Ibarbourou.

Consumidor irritado – Tienes razón, por lo menos ella en vida vio como se le reconocía su trabajo aunque su vida personal fuera un desastre.

Incondicional – Nuevamente aportas mucha y buena información y te doy las gracias de nuevo por tu regalo, nunca creí que en mi página se pudiera escuchar su voz.

Doc – Creo que de una forma u otra, los poetas terminan por transmitir su estado de ánimo y desde luego el de esta mujer no estaba para muchas fiestas.

Azul – La pena es que como ya era muy largo el relato tuve que elegir las poesías entre las más cortas no entre las mejores, aunque reconozco que a mi me gustan las dos.

Carlos – Pues me alegro de habértela presentado, cuando tengas tiempo dedícale unos minutos a leer sus poesías, son interesantes.

Anazia – Me alegra mucho de que te sirviera de algo, cuando puedas lee algunas de sus poesías pues aunque suelen ser tristes, a veces ayudan.

Donosito - :-)) En mi páginas se suelen encontrar cosas de este tipo, me alegra que te gusten.

marzo 31, 2006 12:19 p. m.  
Blogger Eliza Doolitle said...

Es precioso, al principio no supe de quién hablabas... Súper bonito. Muy buen blog...

marzo 31, 2006 8:10 p. m.  
Blogger Raúl said...

Hace un par de años leí una recopilación de versos de Gabriela Mistral. Me pareció muy bonito... Amo la poesía, y a sus representantes. Desde los más ortodoxos hasta los más vanguardistas. Cada uno tiene un contexto histórico y unas razones que validan su causa...

Gracias por recordarnos a Gabriela, Leo.

Saludos

abril 01, 2006 5:24 a. m.  
Blogger Dianora said...

Algo conocía de Gabriela Mistral, pero lo tenía en el más recóndito de los olvidos. Bellísimos poemas, Leo, muy bonitos, cómo no rendirse ante semejante maestría.
Besos

abril 01, 2006 4:23 p. m.  
Anonymous José Sans said...

Hola leo:
hasta hoy domingo no he podido leer tu artículo, creo que a partir de ahora podré estar más "al loro".
Leo, este artículo es el mejor que te he visto, es magistral, la descripción, los detalles.
El misterio hasta conocer que estas hablando de gabriela Mistral.
En fin, muy alto te has puesto el listón tu misma.
besos
José

abril 01, 2006 11:00 p. m.  
Blogger almena said...

Leodegundia, me ha encantado conocer la historia de Mistral.
Así, como tú la cuentas.
No he conseguido escuchar el archivo de sonido, pero ha sido una gozada leerla.

Un beso

abril 02, 2006 9:54 p. m.  
Anonymous Donosito said...

Hola...
le dejo un kisss...y gracias

abril 03, 2006 12:52 p. m.  
Blogger Cris said...

Qué sorpresa saber que se trataba de Gabriela Mistral! Y la verdad es que me ha encantado conocer todo esto acerca de su vida, pues cuando estudié sobre ella solo tuve oportunidad de conocer sus obras, y muy someramente.
Me he sorprendido y sobrecogido a partes iguales, gracias por este magnífico post, Leo, siempre es un placer conocer contigo.
Un beso.

abril 03, 2006 1:07 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Eliza doolitle – Bienvenida a mi casa, me alegra que te haya gustado.

Raúl - :-)) Lo se, se que amas la poesía, tú la llevas dentro.

Dianora – La vedad es que hay muy buenas poetisas en el mundo, tendré que invitar a alguna más a mi casa.

José Sans – Me alegra mucho que te haya parecido bien la forma de presentar la vida de Gabriela Mistral. En cuanto al listón si se me fue la mano, tendré que bajarlo un poquito :-))) .

Almena – Cuanto me alegra que estés de vuelta, pasaré a visitarte.

Donosito – Encantada de verte por aquí de nuevo.

Cris – Tienes razón que la primera parte de la vida de Gabriela no es tan conocida, por eso decidí destacarla más.

abril 03, 2006 2:21 p. m.  
Blogger Matías Zelick said...

Leo, confieso que sé poco de poesía, por lo que saber un poco más del tema me ayuda, por ejemplo, no sabía que Gabriela Mistral, no se llamaba así realmente...

abril 03, 2006 6:39 p. m.  
Blogger Legabal said...

Aparte de algunas poesías la verdad es que no he leido mas de G. Mistral. Creía tener un libro suyo y resulta que es de Frederic Mistral, también Premio Nobel. Me pregunto ahora por qué eligió el apellido de otro escritor. ¿ Se conocieron ? Habrá que investigar.

abril 04, 2006 3:55 a. m.  
Blogger Andrea Recol said...

Querida Leo: Como siempre te superas. He leído a Gabriel Mistral, pero desconocía todos los detallles de su vida. Alguno sí conocía, sobre su desgraciada vida amorosa por ejemplo. Me quedo pasmada...cómo nos enseñas cada días, sobre los más variados temas. Un gran abrazo ¡crack!

abril 04, 2006 8:44 a. m.  
Anonymous nina said...

Poco puedo añadir a tu artículo. Tan solo que me siento orgullosa de pertenecer a su gremio: maestra de escuela.
Tal es su valia y la delicadeza de sus escritos, que le valió el premio Nobel de Literatura en 1954 y premio Nacional de literatura en 1951. Un fuerte abrazo Nina

abril 04, 2006 8:59 a. m.  
Anonymous unjubilado said...

Conocía un poquito a Gabriela Mistral, sin embargo no sabía su nombre, muy poco sé de poesía pero me han encantado los dos poemas que has publicado.
Un abrazo.

abril 04, 2006 8:11 p. m.  
Blogger Mentacalida said...

Gracias por mostrar en tu blog la biografia de Gabriela Mistral,la mejor poeta de nuestra historia hasta hoy.

Un abrazo desde Chile.

abril 05, 2006 7:46 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Matías – Bueno, no eres tú el único, como es tan famosa como Gabriela Mistral, su nombre verdadero apenas se conoce.

Legabal – Sobre el nombre te diré que no se ponen de acuerdo, hay quien dice que por que admiraba al que tú citas y quien opina que como adoraba el viento decidió ponerse el nombre de uno “ el mistral”.

Andrea Recol – Toda su vida fue bastante desgraciada, no sólo la amorosa, pero supo seguir adelante.

Nina – Si y además fue una maestra que adoraba su trabajo y su forma de enseñar creo que era muy buena.

Unjubilado - :-))) Al final todos sabremos un poquito más de muchas cosas, creo que esto es lo bueno de los blogs, en todos se aprende algo.

Mentacalida – Bienvenida a mi casa. Hace muchos años que conocí la obra de Gabriela Mistral y siempre me gustó, así que tarde o temprano tenía que ser invitada de honor de mi casa.

abril 05, 2006 1:58 p. m.  
Anonymous Julio said...

gracias Leo por estos post tan trabajados e instructivos.
Un abrazo

abril 05, 2006 10:23 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Julio - No tienes que darme las gracias, yo disfruto haciéndolos y sobre todo viendo que os resultan agradables.

abril 06, 2006 8:07 a. m.  
Anonymous white said...

Triste historia de una gran mujer. No conocía los avatares de su vida.
Ha sido muy interesante y muy doloroso. Un beso

abril 06, 2006 2:41 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

White - Por regla general se presta más atención a la obra de los poetas y menos a su vida, es lógico, pero no está mal conocer su vida para poder comprender mejor su obra.

abril 07, 2006 4:52 p. m.  
Anonymous natalia (cenicienta) said...

me has dejado sorprendida pq no sabía q estabas hablando de ella hasta el final.. me ha encantado.. besos

abril 09, 2006 9:01 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Natalia - Me alegra que te haya gustado. Creí que estabas de viaje.

abril 10, 2006 10:12 a. m.  
Blogger MAURA_ said...

Me siento orgullosa como chilena al encontrar homenaje tan bello dedicado a Gabriela Mistral.
Besitos y muchos.

abril 11, 2006 6:11 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Maura_ - Gabriela Mistral siempre fue una poetisa de mi agrado y creo que se merece todos los homenajes que se le hagan, me alegra que te gustara.

abril 11, 2006 6:52 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

bacan la historia de gabiela me marco para siempre fue una gran poetisa me alegro mas era chilena una mujer que porfin saco la cara i lucho hasta ganar el mas grande premio de literatura hablamos de el premio nobel ademas a los 3 años desaparesio de sus padres y vivo toda su infancia sola con y sin su padres pero me alegro a sacar la cara por cile viva chile mierda

abril 09, 2012 5:14 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home