Mi foto
Nombre:

domingo, febrero 27, 2011

La tierra se enfada



Desde que la tierra existe, y por distintos motivos, de vez en cuando digamos que se tiene que acomodar. Su interior se rebulle y empieza a moverse hasta que ese movimiento llega a la superficie presentándose de distintas maneras todas ellas bastante violentas aterrorizando a los que vivimos en la superficie y que en comparación con la fuerza que la tierra puede desencadenar somos como pequeñas hormiguillas que ante estas demostraciones de la que pomposamente solemos llamar “la madre Tierra” nos sentimos aterrorizados e impotentes ante ella.

Es cierto que estas demostraciones de mal humor de la tierra no son de ahora, pero llevamos unos años en que las catástrofes naturales se producen con tanta frecuencia y son tan destructivas que me hacen pensar si muchas de ellas no se producirán por el maltrato que le damos los humanos. En esto no meto a los animales pues ellos bastante tienen con intentar defenderse de nosotros como para colaborar en la degradación del planeta.

Esta degradación tanto de la tierra como de la biosfera cada vez se produce a mayor velocidad y creo que somos nosotros los que a sabiendas o por ignorancia la estamos produciendo, nos cargamos los bosques tan necesarios, realizamos unas expansiones urbanísticas descontroladas, llenamos la tierra y el mar con productos químicos y basuras, empobrecemos el suelo al intentar que produzca continuamente sin pensar que la tierra tiene que descansar, hacemos mal uso del agua, etc. etc. En una palabra, estamos acabando con todo.

Y la Tierra, nuestra buena madre Tierra, se enfada y con razón y así nos llegan los tornados, los ciclones, los tsunamis, los terremotos, las erupciones volcánicas, las intensas lluvias o las tremendas sequías. Y nos quejamos y le echamos la culpa a quien no la tiene pues no queremos reconocer que muchas de estas catástrofes se podrían evitar o al menos reducir si fuéramos más considerados con la naturaleza. Y tampoco queremos acabar de comprender que si la naturaleza sufre nosotros sufrimos y si ella llega a extinguirse, nosotros también.


Hace unos días se produjo un terremoto en la isla sur de Nueva Zelanda, el segundo en pocos meses y aunque este fue de menor intensidad en realidad fue más destructivo que el primero. Se contabilizan ya varios muertos y muchos desaparecidos y numerosos son también los edificios derrumbados.






Para finalizar os ofrezco unos párrafos del relato que hizo una persona que lo vivió y lo está viviendo en directo.

Día 22

Christchurch ha sufrido esta tarde una réplica de 6.3, pero que al ser muy superficial ha sido más fuerte que el terremoto principal. De momento hay 65 muertos y un montón de heridos. El centro de la ciudad está destrozado. En el hospital vivimos escenas terribles, a mí me pilló en la cafetería comiéndome un pastel de postre... de repente el suelo empezó a temblar, y supe que aquello no era una réplica como las anteriores. Se movía tanto y tan fuerte que casi me tira al suelo... me arrodillé debajo de la mini-mesa de la cafetería, agarrándome a la pata como si me fuera la vida en ello (nunca más apropiado), mientras todo a mi alrededor se caía: botellas, tazas, vasos, estanterías... se fue la luz y el suelo estaba lleno de cristales. Gente con muletas y sillas de ruedas estaban tirados por el suelo, la gente gritando, y llorando. Yo agarré a dos viejinos que estaban cerca de mi mesa y los saqué de allí espendolada. No me dejaron volver a entrar, y desde fuera podíamos ver a algunos de los pacientes en los pisos de arriba llamándonos desde las ventanas. :-( Terrible, terrible.

Día 24

Ayer hicimos una visita al centro (o lo más cerca que puedes llegar, que no es mucho) Es un panorama desolador, La mayoría de las casas están para derrumbarse. Algunas parece como si las hubiera pisado un gigante, totalmente aplastadas. La iglesia de Bealey Ave ha perdido la fachada, no hay más que piedras y ladrillos por todas partes. La licuefacción ha producido la aparición de conos de arena y barro por las calles y los jardines, y en algunas zonas es tan gruesa que se necesita un 4x4 para poder atravesarla. Varios coches se han quedado atascados, son como arenas movedizas. En algunas zonas alcanza medio metro de altura.

Hoy por fin he podido darme una duchita rápida y se permite tirar de la cadena, aunque "lo menos posible". Tenemos agua, aunque hay que hervirla si la vamos a usar para beber o cocinar, ya que puede estar contaminada

Ayer encontramos a dos familias de compañeros de trabajo de los que no se sabía nada, así que estamos muy contentos. A veces nos sentimos muy culpables por alegrarnos de estas cosas, cuando tantos otros están esperando a identificar el cuerpo de sus seres queridos. Pero hoy somos nosotros los que tenemos suerte, y mañana no se sabe.

Y así transcurren para ellos los días, alegrándose por seguir vivos y por encontrar con vida a algunos amigos pero también con la pena por los que ya no están y con el miedo de que el terremoto vuelva a repetirse pero sin perder por ello la esperanza de poder reconstruir de nuevo la ciudad y poder recomenzar sus vidas.

¡Cuidemos la naturaleza y respetemos a la madre Tierra!


Nota: Las fotos de los desastres naturales y las del terremoto fueron tomadas de Internet.


14 Comments:

Blogger Senior Citizen said...

Es cierto que estamos maltratando a la Naturaleza y que quizá esta responde con desastres que cuestan muchas vidas. Los terremotos tienen causas más profundas de placas tectónicas que se mueven y fallas que están ahí desde hace miles de años, pero hay otras catástrofes en las que se ve más claramente la mano del hombre como causante. Por ejemplo, las inundaciones que se producen en cuanto caen cuatro gotas por haber cortado con una carretera la salida natural de las aguas hacia el mar o por haber construido en la zona inundable de los ríos.

febrero 27, 2011 8:46 a. m.  
Blogger almena said...

Estremecedor el relato de este testigo. Estremecedor también esos sentimientos encontrados y opuestos de alegría y tristeza.
Leodegundia, todos tus espacios son un canto a la armonía con la naturaleza. También esto que tú haces es poner en su cuidado tu granito de arena.

Un abrazo!

febrero 27, 2011 1:12 p. m.  
Blogger Fran said...

Qué importantes son los testimonios para ponernos en la piel y el sufrimiento de otras personas.

Creo que la humanidad puede ir a mejor precisamente porque la comunicación llega de un extremo a otro, podemos sentirnos más humanos, más comprensivos, más solidarios, estamos mejor informados para poder encauzar los remedios.

febrero 27, 2011 2:03 p. m.  
Blogger Ligia said...

Un relato escalofriante el que nos muestras. Debió ser una terrible experiencia. Abrazos

febrero 27, 2011 5:00 p. m.  
Blogger RosaMaría said...

Pues has agregado más a lo poco que yo tenía en mi blog al respecto. Terrible, verdaderamente tenemos que tomar conciencia de que por algo ocurre, todo esto es de ida y vuelta. Un estremecedor relato, con una pizca de alegría implícita que nos muestra el verdadero valor: el del Ser humano en contraposición al de las cosas materiales. Un abrazo amiga a ti y la persona que escribió el reporte. Besos.

febrero 27, 2011 5:16 p. m.  
Blogger GUILLERMINA said...

Así muy por encima, como todos sabemos los terremotos estan producidos por el acoplamiento de las placas tectónicas, cuando estas se enfurecen la tierra baila a su compás, con más o menos fuerza, haciendo el daño según crea y en el momento apropiado, no tiene piedad ni de personas, animales, ciudades...surge sin avisar a intensidades más o menos fuertes como ha ocurrido en Nueva Zelanda situada en el Océano Pacifíco, que de pacífico no tiene nada por que es la zona más propeensa del mundo a los terremotos, en el se encuentra el "cinturón de fuego".
Granada es una zona de terremotos y todos los días se detectan unos cuantos que apenas se notan,pero por los años 1958 hubo uno que hizo desaparecer Albolote. fue terrible. Si encima que la tierra se destroza sola los humanos no hacemos nada por mantenerla. Un abrazo Guillermina

febrero 27, 2011 7:15 p. m.  
Anonymous nirene said...

Llego tarde porque ya es 28, pero justamente ayer que publicaste tu post se cumplió un año del terremoto de Chile.
A que a pesar de provocar mas de 500 muertos y otro tantos desaparecidos, fué por muchos olvidado por la tragedia de la mina.
Extraña conducta tenemos los hombres, y ni hablar de cómo maltratamos al planeta.

febrero 28, 2011 5:53 a. m.  
Anonymous unjubilado said...

Realmente impactante el relato de esa persona que lo está viviendo en directo. En ocasiones la Tierra se comporta airada de manera unilateral, pero en la mayoría de los casos tenemos culpa los "inquilinos" que vivimos en ella.
Un abrazo

febrero 28, 2011 6:42 a. m.  
Blogger Mayte said...

La naturaleza esta y ha sido maltratada siempre, abusada...es normal que responda con tanta furia, agredemos siempre lo que nos permite permanecer con vida.

Cuánto más avanza el hombre en descubrimientos más...decae el planeta.

Un abrazo grande!

febrero 28, 2011 5:22 p. m.  
Blogger TriniReina said...

Se me han puesto los vellos de punta mientras leía este testimonio. A veces, vemos las cosas de tan lejos, que las creemos peliculas, y basta que alguien cercano te las relate, para que te des cuenta que en cualquier momento...
Sí, la tierra se enfada, no hay duda.

Un abrazo

marzo 01, 2011 8:53 a. m.  
Blogger fgiucich said...

Un relato que preocupa, pero muy didáctico para los tiempos que corren. Abrazos.

marzo 02, 2011 12:09 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Senior Citizen – Tienes razón, y no sólo por haber cortado con una carretera la salida natural de las aguas es que en algunos sitios incluso se construye en los cauces secos de los ríos sin pensar que cuando el río vuelve a correr, aunque hayan pasado muchos años, pasará por el mismo cauce y luego vienen las quejas y las lamentaciones.

Almena – Adoro la naturaleza y me entristece muchísimo cuando veo el mal trato que recibe cuando ella nos da tantas cosas buenas.

Fran – Desde luego pasar por algo así es tremendo pues no sólo es el momento del terremoto con todo lo malo que puede suceder, es también lo que viene a continuación incluso cuando la tierra ya no se mueva.

Ligia – Como le digo a Fran no es sólo la experiencia terrible del momento del terremoto, es todo lo que llega a continuación.

Rosa María – Yo no digo que se puedan evitar todas las tragedias, la Tierra es algo vivo que de vez en cuando digamos que se mueve, pero si creo que se podrían evitar otras catástrofes si nosotros respetáramos mas el medio ambiente.

Guillermina – Si, la zona de Granada es zona de terremotos que espero no reciba ninguno como este de Nueva Zelanda que desde Septiembre para acá no dejan de tener réplicas a veces tan fuertes casi como el mismo terremoto.

Nirene – Créeme que desgraciadamente cualquier catástrofe se olvida rápidamente y se corre en busca de otras noticias. Aquí es difícil que den alguna sobre este terremoto de Nueva Zelanda pues una vez dada la primer anoticia luego es como si ya todo se hubiera acabado dejándonos con el corazón en un puño a los que tenemos a alguien por aquella zona que está en las antípodas y que en estas circunstancias no es fácil comunicarse.

Unjubilado – Desde luego algo de culpa tenemos pero como humanos que somos y también irresponsables actuamos como si no fuera así y luego vienen las quejas y los lloros.

Mayte – Es cierto, cuando el hombre aspira a más calidad de vida menos le dejamos a la naturaleza y claro, al final tenemos que pagar por ello.

TriniReina – Aparentemente por las noticias, o mejor dicho, por la falta de las mismas en los telediarios, parece como si ya todo hubiera terminado y no es así, siguen las réplicas y para que no falte de nada se presentó un viento tan fuerte que levanta todo el polvo de los derrumbes y es incluso difícil respirar.

Fgiucich – Me encantaría que la gente comprendiera esto y que prestara atención a lo que estamos haciendo con la Tierra.

marzo 03, 2011 4:30 p. m.  
Anonymous Toupeiro said...

Tiene todo el derecho a enfadarse con el ser humano en general; lo malo es que suelen pagar los que menos culpa tienen: los más pobres.

marzo 05, 2011 6:11 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Toupeiro - Claro que tiene derecho a enfadarse y al final, como casi siempre, paga el que menos culpa tiene.

marzo 06, 2011 4:24 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home