Mi foto
Nombre:

viernes, octubre 20, 2006

El cóndor de oro

Si quieres escuchar la música, pincha aquí.


Corría el año 1534 cuando el joven soldado Juan Valverde se enamoró de una bella muchacha indígena con la que huyó a la tierra natal de ella, Píllaro, en los Andes, y durante tres años fueron muy felices, pero la felicidad no es eterna y un buen día se presentó un destacamento de soldados españoles en el lugar y Juan aterrorizado ante la idea de que lo apresaran y lo declararan desertor lo que supondría su ejecución, decidió viajar a España con su esposa, quizás quería pedir la protección del emperador.

Para pagar el viaje necesitaba dinero y fue entonces que los ancianos del lugar le contaron que en las montañas había escondido un gran tesoro. Dicho tesoro procedía del oro reunido para liberar a Atahualpa que había caído en la trampa que le tendió Pizarro y al que le pedían para su liberación una cantidad de oro capaz de llenar su celda hasta la altura de un hombre. El oro empezó a llegar desde todas las partes de Imperio, pero los españoles no cumplieron el trato y le dieron muerte y fue entonces cuando el general Ruminahui que todavía no había entregado los tesoros a los españoles, decidió esconderlos y continuar la lucha.

Ruminahui que procedía de Quito hizo un llamamiento a todos los pueblos para luchar contra los españoles, castigó cruelmente a los que no quisieron colaborar y formó la resistencia indígena ayudado por otros jefes y estaban tan bien organizados que estuvieron a punto de vencer a los invasores, pero la naturaleza se le puso en contra al entrar en erupción el volcán Tungurahua y muchos indios vieron en esto una señal de enojo de los dioses y abandonaron al general. Él empezó su retirada y empleó la técnica de tierra quemada para que los españoles no se pudieran aprovechar de ninguno de los poblados. Al llegar a Quito también la destruyó, reunió todos los tesoros y los escondió en las montañas. Pero la suerte no estaba con él y Benalcázar lo persiguió y lo alcanzó en su propia región de Píllaro y lo condujo a Quito. Lo sometió a las más crueles torturas para que revelase el lugar donde había escondido los tesoros pero él callaba o les indicaba lugares erróneos hasta que un día los españoles cansados de tanta terquedad y de que les tomara el pelo, lo ahorcaron.

Después de escuchada esta historia, Valverde se dirigió a las montañas y al cabo de dos semanas regresó con una gran cantidad de tesoros entre los que se encontraba un cóndor de oro con esmeraldas a modo de ojos y alas de plata. El jefe del poblado le dijo que podía llevarse todo lo que trajo menos el cóndor que debería de permanecer escondido hasta que los españoles fueran expulsados de los Andes y el imperio inca recuperara su antiguo esplendor; así que el cóndor regresó a su escondite.

Cuando por fin regresó a España, el emperador Carlos no se conformó con lo que le traía (sabido es que nuestro emperador siempre andaba corto de dinero) y le ordenó que revelara el lugar donde estaban escondidas tales riquezas o le serían confiscados todos sus bienes. Se escribió entonces el llamado “Derrotero de Valverde” en donde se especifica el camino que hay que seguir, con detalle de los bosques, los caminos, los ríos y las cumbres a recorrer a partir de Píllaro para encontrar el magnífico tesoro inca situado en las montañas de Ecuador, pero hasta la fecha dicho tesoro sigue sin ser encontrado a pesar de las muchas expediciones que se enviaron a la zona y el misterio aumenta cada vez que algún aventurero se adentra en Llanganati y no regresa. Además se dice que en esa zona se dan temperaturas polares junto con tormentas asombrosas, hay grandes inundaciones y ruidos sobrecogedores, su vegetación es extraña con un musgo en el que casi se puede hundir una persona ya que cubre la boca de un abismo. Verdad o exageración, el caso es que el tesoro sigue reposando en algún lugar.

Nota: La música, como siempre, es regalo de Incondicional, que siempre encuentra la melodía apropiada.

35 Comments:

Anonymous Incondicional said...

Me hace ilu ser la primera, lo he leído por encima, los ojos se niegan a permanecer abiertos un segundo más, mañana sabes que no estaré, volveré a la noche para leerte mejor.

Las ideas son tuyas amiga, mi aportación es insignificante :-)

Besos transnochadores.

octubre 20, 2006 2:33 a. m.  
Blogger Carlos said...

Muy interesante, seguro que algún día con los nuevos aparatos tecnológicos y sonares para ver que hay detrás de paredes o suelo encontraran el tesoro para exhibirlo en grandes museos. Así como hubo malos españoles hubo buenos españoles en Michoacán no se puede negar a "tata" Vasco de Quiroga (tata que significa padre de familia en purepecha). Es mejor vivir con lo que el enseño en esta región del planeta pues les enseño una profesión a cada una de las tribus.

Eso si machu pichu se me hace uno de los lugares mas asombrosos.

besos Leo, que tengas un exelente fin de semana

octubre 20, 2006 5:56 a. m.  
Anonymous marian said...

Todas estas culturas precolombinas encierran tantos misterios aún sin descifrar que las leyendas y tradiciones que nos llegan, están envueltas en un halo de misterio y aventura. Tal vez, por lo exuberante de su geografía.Un relato estupendo que no conocía, profe.

Un besín

octubre 20, 2006 9:00 a. m.  
Blogger Edem said...

Hay mas leyendas de esas. Por ejemplo, la capacidad de los indigenas de seguir adorando a sus dioses en las narices de los españoles. Veras, los que construian los edificios, eran ellos. Por ejemplo, las iglesias. Y lo que hacian, era poner entre los muros sus estatuas. Justo detras del altar o de las de los santos europeos. Y luego, con la gran alegria de los sacerdotes, se ponian a adorarlos. Claro, a los suyos. Hace poco se sacó uno de sus idolos de una de las catedrales, y hay constancia de que en el pasado, los españoles descubrieron mas.
En cuanto al tesoro... las cronicas españolas, dicen que, despues del rescate de Atahualpa, ni mucho menos estaba agotado el oro, las joyas y la plata. De echo, hay constancia de que el Inca, le habia prometido tambien una habitacion llena de plata a Pizarro, y que esta estaba a medio llenar cuando sus soldados lo mataron. Y que el resto, que estaba en camino, desaparecio.
Lo del general, conocia la leyenda, pero no conocia los datos precisos.
Tambien se dice que, en realidad, el tesoro no llegó a salir de Cuzco, una de sus capitales. Recientes pruebas, han dado a entender que, la ciudad colonial y la española, estan situadas encima de la Inca. Y que debajo de esta, hay una red de tuneles que riete de las catacumbas. Hay una leyenda que dice que, el tesoro está alli.
Parte al menos. Y hay testigos de haberlo visto. Digo visto porque nadie en 500 años ha traido pruebas de ello.
Para mi... que todavia hay bastante que descubrir. Los Incas no eran tontos, y, al ver que en campo abierto no podian vencer contra los españoles, se retiraron a fortalezas en los andes. Machu Pichu era una de ellas, y, recuerdo, no se "descubrio" hasta 1911.
Podria haber mas. Una cultura sorprendente.
Un saludo de Edem

octubre 20, 2006 9:15 a. m.  
Blogger almena said...

La naturaleza y los elementos se encargan de su custodia.
Los más fieros guardianes tiene ese tesoro.

Un beso grande, Leodegundia

octubre 20, 2006 12:20 p. m.  
Anonymous whithe said...

Seguro que es el cóndor que sobrevuela protegiendo el tesoro.
Preciosa historia.
Besito

octubre 20, 2006 1:42 p. m.  
Blogger Cris said...

Me fascinan las historias de tesoros, incluso considerando la alta probabilidad de que no sean más que eso, una historia, y que el tesoro en cuestión ya no exista o no haya existido jamás. Siempre me gusta conocerlas, siempre llevan detrás personajes apasionantes y leyendas que no dejan indiferente.
Personalmente, creo que el mayor tesoro en una aventura de este tipo, se obtiene con las sensaciones que te provoca embarcarte en la búsqueda: paisajes hermosos, lugares desconocidos, civilizaciones antiguas, historia...
Un abrazo, Leo.

octubre 20, 2006 5:18 p. m.  
Blogger schatz67 said...

Pues inscribiremos al Cóndor dorado en la inmensa lista de tesoros perdidos que se encuentran pendientes de ubicar en el Perú.

Este ubérrimo lugar es pródigo en historias de galerías,tesoros,secretos e intrincados vericuetos por recorrer.Año a año se descubren nuevas ciudadelas (Caral,con 5,000 años de antiguedad es la más reciente)y crece la investigación y la búsqueda por parte de expediciones de nuevos hallazgos en lugares recónditos.Lamentablemente cuando llegan los exploradores o las misiones de antropòlogos y arqueólogos muchos de estos sitios ya han sido saqueados por lugareños y vendedores de antiguedades.Duele reconocer que muchas veces los peruanos somos los peores guardianes de nuestro patrimonio.

Uno de los enigmas más tenaces de resolver es la ubicación de las momias de los 14 incas que gobernaron el Imperio del Tahuantunsuyo.Estas momias eran objeto de adoración por parte de los indígenas y cuando los españoles conquistaron las ciudadelas "secuestraron" literalmente las momias y las escondieron en algun lugar secreto en Lima.Se dice (y hay dos misiones trabajando en eso) que estan enterradas en los claustros de un antiguo convento ubicado en el centro histórico de la capital.Ubicar estos restos completaría el rompecabezas del linaje exacto de los gobernantes incas el cual esta basado en las recopilaciones de tradiciones orales recogidas por cronistas como Cieza y Garcilaso.

Ojala algun día tengas la oportunidad de visitarnos por aquí.Te quedarías boquiabierta de ver como en el Cusco los españoles levantaron sobre las bases del Q´oriqancha(templo del sol cuyas paredes estaban revestidas de oro y que fueron arrancadas de cuajo por los soldados españoles)el Convento de Santo Domingo.Ver ese complejo arquitectónico de noche es sobrecogedor,las inmensas piedras incas (que nunca pudieron ser removidas)sirviendo de base a una monumental construcción cristiana.Y así es todo el Cusco y como no, gran parte del Perú.

Noblesse obligue, reconocer que muchos de estos monumentos histórico-religiosos han sido restaurados y salvados del colapso gracias al apoyo de la Agencia Española de Cooperación Internacional.La Catedral del Cusco,el Convento de San Francisco en Lima(con sus famosas catacumbas...con muchos pasajes por explorar y que dicen que comunican con ...el puerto del Callao!!!!)entre otras obras monumentales han sido pacientemente restauradas desde hace más de 10 años y hoy lucen remozadas y hermosas gracias al aporte de los "godos".

Bienvenida estas en el Perú,tu preocupate de llegar que casa y comida no te faltarán.

Un abrazo

Schatz

octubre 21, 2006 6:10 a. m.  
Blogger TOROSALVAJE said...

Como un niño, boquiabierto como un niño, con ganas de salir a la calle a jugar a la búsqueda del tesoro.

Me has hecho disfrutar.

Precioso.

Besos.

octubre 21, 2006 10:16 a. m.  
Blogger bohemiamar said...

fpDisculpa las prisas, te traigo saludos.

bohemiamar

octubre 21, 2006 1:32 p. m.  
Blogger Ogigia said...

Como siempre, contado de un modo interesantísimo...ya de por si el asunto lo es...Gracias, Leo, un abrazo

octubre 21, 2006 4:31 p. m.  
Anonymous lamima said...

Que delicia leer una buena historia bien contada.
Gracias, hermosa.

octubre 21, 2006 5:18 p. m.  
Blogger AZUL said...

Has dejado de ser maestra para convertirte en sacerdotista de historias llenas de magia y color...que traspasa las palabras para emocionarnos...un abrazo fuerte Leo...con mucho cariño!!

Mil bikos y buen fin de semana :)

octubre 21, 2006 10:21 p. m.  
Blogger reina said...

La leyenda es fascinante, pero más lo es la magnífica vista del Machu Pichu a vista de pájaro que nos muestras en la fotografía.

Todos los imperios mueren de sus propias miserias, da igual quienes lo formen.

Un besote Leodegundía.

octubre 22, 2006 6:50 a. m.  
Anonymous Trini said...

Me ha gustado mucho esta historia que, no conocía. Mi deseo es que siga enterrado ese tesoro y, si ha de encontrarlo alguién alguna vez, sea para emplearlo en buenas cosas para el país y no para llenarse sus propios bolsillos.

Besitos

octubre 22, 2006 1:02 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Incondicional - :-)) Las ideas puede que sean mías, pero la música siempre te la debo a ti, seguro que esta no será la última vez que me tengas que echar una mano.

Carlos – Yo siempre digo que en todas partes hay gente buena y mala y por lo tanto entre los españoles que participaron en la conquista de América había de todo aunque no puedo dejar de reconocer que quizás viajó hasta allí demasiada gente avariciosa, el dinero, entonces y ahora, sigue teniendo demasiado atractivo y por poseerlo se cometen verdaderas tropelías.
En cuanto a los tesoros, si es que existen, me gustaría que no aparecieran nunca, prefiero que el misterio siga en el aire.

Marian – A mi me encantan las leyendas en las que el misterio y la duda hacen soñar, creo que es bueno que sigan existiendo para que la vida no se vuelva tan fría y material.

Edem – Gracias por contarnos lo de la construcción de las iglesias, no lo conocía y me hace gracia porque demuestra que tenían una gran capacidad para luchar por sus costumbres y creencias.
No, el oro no estaba agotado porque además el rescate pedido por los españoles no se llegó a entregar al completo como en el caso de la leyenda de hoy. Tengo que confesar que aunque Machu Pichu forma parte de esta leyenda, en realidad la foto tendría que haber sido de la zona de Píllaro en Ecuador, pero no encontré ninguna y tuve que conformarme con hacer el montaje con esa bella foto de Perú.

Almena - :-)) Espero de corazón que esos guardianes sigan haciendo tan bien su trabajo que nunca nadie pueda encontrarlos.

Whitte – Bueno, cuando hice el montaje de la foto eso quise dar a entender, el cóndor sigue donde debe.

Cris – Bueno, me imagino que los buscadores de tesoros lo que menos miran es el paisaje y si para hallarlo tuvieran que destruir algo no dudarían en hacerlo, por eso yo prefiero que siga siendo una leyenda, independientemente de que el tesoro haya existido o no.

Schazt67 – Bueno, como le dije a Edem, en realidad el montaje de la foto no es muy exacto pues el cóndor de oro en realidad no estaría en Perú, si no en Ecuador en la zona de Píllaro, pero como no encontré ninguna foto de ese lugar, puse la de Machu Picu pues creo que es la más representativa de la civilización inca.
El problema de que los lugareños no respeten ni valoren de una forma sentimental sus riquezas no es sólo del Perú, de España salieron verdaderas joyas del arte que nunca deberían de haber salido, no todo el mundo respeta su patrimonio.
Conozco Cusco por los libros que me trajo mi hermana cuando visitó Perú, pero me temo que para mí ya será imposible hacer ese viaje, de todas formas agradezco tu amabilidad al ofrecerme tu casa.

Torosalvaje – Este tipo de leyendas suele convertirnos casi en niños porque nos hacen soñar, por eso es bueno contarlas de vez en cuando.

Bohemiamar – Gracias, :-)) tómate la vida con más calma que correr tanto no es bueno.

Ogigia – El mérito no es mío, yo sólo me limito a contar una leyenda de hace muchos años.

Lamima – Me alegra que te haya gustado.

Azul – Hay tantas leyendas interesantes para contar, tan llenas de misterio, que parecen hechas a propósito para relatarlas alrededor de una mesa camilla como la mía.

Reina – Está claro que todas las civilizaciones tienen su momento de gloria y luego lo van perdiendo hasta que algunas desaparecen y sólo quedan en el recuero gracias a las leyendas.

Trini – Opino como tú, prefiero que siga escondido, por una parte nos hace seguir soñando y por otra si apareciera nadie nos asegura que se quedara en un museo para disfrute de todos, lo más seguro es que desapareciera de nuevo para quedar escondido en alguna colección particular.

octubre 22, 2006 1:34 p. m.  
Anonymous yahoraquebonita said...

Es una leyenda preciosa, ademas reconforta q el manirroto d carlos no encontrara el tesoro de manera q se puede soñar con buscarlo, solo buscarlo pq muchas veces lo importante es el camino y alcanzar el premio final impediria q otras personas lo hicieran

Muakssssssss

octubre 22, 2006 6:09 p. m.  
Anonymous nina said...

Son muchas las leyendas e historias que corren sobre la cultura andina, leyendas de grandes riquezas, de guerras, sacrificios humanos Hasta la desaparición de sus habitantes
Los propios aztecas habían vaticinado el fin de su civilización como lo refleja umas líneas pesimistas escritas por el rey poeta Texcoco Netzahualcoyotl(Coyote ayunador, mira que nombrecito ,para una necesidad llamarlo). Este rey decía:

Hasta el jade se rompe,
hasta el oro se destruye
hasta las plumas de quetzal se hacen jirones...
Uno no vive para siempre en esta tierra:
¡Solo duramos unos instantes!
Hasta lueguin hermosa nina

octubre 22, 2006 7:09 p. m.  
Blogger Bohemia said...

Para empezar felicitar a Incondicional pues la música me encantó...y la historia que nos cuenta súpoer interesante como siempre con sus leyendas y misterios.

octubre 22, 2006 8:49 p. m.  
Blogger Peggy said...

La historia adornada de romanticismo y misterio , siempre se agradece..:)

octubre 23, 2006 12:13 a. m.  
Blogger TICTAC said...

Siempre me han encantado las leyendas y los mitos con sus tradiciones de heroes nobles y valorosos, nos desvelan misterios de culturas antiguas encendiendo nuestra imaginacion.
Ademas con tus textos creas la mejor atmosfera, y con el regalo de Incondicional tambien un fondo musical de lo mas acertado..

Un abrazo!

octubre 23, 2006 5:31 p. m.  
Blogger Darilea said...

Que bonita historia Leo.
Le quedaría un power que ni pintada eh¡.
Muy buena la música de incondicional.

octubre 23, 2006 6:35 p. m.  
Blogger Raúl said...

Ojalá el día que encuentren ese tesoro, caiga en buenas manos, que realmente valoren si importancia cultural más allá del valor comercial. ¿Cuántos tesoros aún estarán esperando por ser descubiertos en este planeta y en este universo?

Saludos,

octubre 24, 2006 9:59 p. m.  
Anonymous unjubilado said...

Leyendas, historias realidades... He buscado a Juan Valverde y he encontrado a Amusco (médico), a Mora, a un pintor, todos ellos de la época de 1534. he buscado "Píllaro, en los Andes", he buscado la historia de Pizarro y Atahualpa, también el "Derrotero de Valverde" y he encontrado varios sitios que se asemejan en lo fundamental pero no en los detalles. Así que después de todo lo que me has hecho estudiar me quedo con tu magnífica narración.
Un inciso, los españoles en según que ambientes no somos muy bien vistos, lo sé ya que estuve 6 meses en Venezuela.
Un abrazo, aunque te tenía que dar un cachete cariñoso por todo lo que me has hecho consultar.

octubre 24, 2006 10:58 p. m.  
Anonymous xienra said...

Quería agradecerte el comentario que me has dejado en mi blog, de veras que me hace siempre ilusión que la gente me lea, y más cuando parece que la historia ha gustado. De veras muchas gracias, además y he visto leyendo tu blog que somos paisanos...

Luego he estado leyendo algunos de tus post, en concreto los de este mes y me han gustado sobre todo este de los Incas (hay secretos que es mejor nunca se descubran) y el de los Romanos y Cartagineses con el que tambien he disfrutado. Como veo quet tienes amplio material, ya iré leyendo...porque veo que aqui detras hay muuuucho trabajo y eso siempre merece la pena. Gracias por tu esfuerzo y un abrazo.

octubre 25, 2006 12:57 a. m.  
Anonymous Niebla incondicional ;-) said...

Holas amiga, pasé a leer con más detenimiento tu historia y me encantó.
El tesoro seguro que está vigilado por un cuélebre ;-).

Ya veo que mi amigo pasó por aquí, biennnnnnnn, puxaaaaaaaaa.

Tú si que eres un tesoro descubierto en la red, gracias por todo lo que nos regalas, además, me consta, siempre muy bien documentada y muy rigurosa.

Besinos transnochadores, para variar ;-)

octubre 25, 2006 1:19 a. m.  
Blogger Azusa said...

Mmmm, a ver si recuerdo preguntarle a mi amiga Wendy, que es ecuatoriana si sabe algo del tesoro, jejeje

octubre 25, 2006 7:25 p. m.  
Anonymous unjubilado said...

Leodegundia acabo de enterarme que por fin han encontrado el oro que faltaba,
lee esta noticia.

octubre 26, 2006 7:14 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Yahoraquebonita – Por mi no hay inconveniente en que busquen, :-)) pero eso si, sin que destrocen el paisaje y por supuesto sin que lo encuentren.

Nina – Si, si, duramos unos instantes, pero a algunos ese tiempo tan corto les da para hacer muchas maldades y tropelías y si hay oro por el medio todavía ponen más entusiasmo. En cuanto a vaticinar el final de una civilización, creo que todas lo hacen pero con la boca pequeña, en realidad ninguna quiere desaparecer, de todas formas el mensaje de Coyote ayunador que nos comentas está expresado de una forma muy poética. Jaja, hasta lueguín.

Bohemia – Te doy las gracias en nombre de Incondicional, mi proveedora de música de fondo.
Me alegra que te haya gustado la leyenda, la verdad es que el tema da para muchas y muy variadas leyendas, demasiado oro y demasiada codicia es un buen caldo de cultivo.

Peggy – Si, romanticismo y misterio, pero también crueldad que es lo que en realidad estropea un poco la historia.

Tictac – A mi también me gustan mucho las leyendas pues a pesar de su fantasía tienen un fondo de verdad y tienes razón, la ayuda de Incondicional con la música mejoró mucho la puesta en escena.

Darilea – Supongo que mejoraría mucho, pero eso es desconocido para mi, quizás algún día (no hay que perder las esperanzas) lo logre, pero de momento lo que tu haces en tu página es imposible para mi.

Raúl – Supongo que muchos son todavía los tesoros que andan escondidos por el mundo y deseo que no se encuentren pues eso de que caigan en buenas manos lo veo un poco difícil, hay demasiada avaricia.

Unjubilado - ¿Cómo que un cachete?, las gracias es lo que me tenías que dar, fíjate cuantas cosas aprendiste mientras buscabas y buscabas, jaja, así es como se aprende, convirtiéndose en una rata de biblioteca, aunque sea “googleando”.
Desde luego que los españoles no somos bien vistos en algunas zonas de América porque siempre se recuerda más lo malo que lo bueno y malo hubo mucho, pero bueno también. Por lo menos tu hablas con conocimiento de causa, yo sólo de oídas ya que nunca estuve en América.

Xienra – Bienvenido a mi casa. No tienes nada que agradecerme, tu relato es muy bueno y la colaboración entre tu página y la de Incondicional me gustó mucho. Espero que sigamos en contacto.

Niebla – Jaja, se que eres mi amiga pero no te pases, yo soy sólo una más de las que circulan por la red y no me llames tesoro no venga algún despistado y me quiera robar, juas juas juas juas.

Azusa – ¿Si sabe que el tesoro existe o si sabe en donde puede estar? Jajaja, si ella lo supiera no creo que lo dijera en voz alta, de todas formas pregúntale y si te enteras de algo, infórmanos.

Unjubilado – ¡Felicitaciones! Veo que tu labor de investigación está dando sus frutos, ya pescaste a uno, :-))) no es precisamente el “cóndor de oro” pero es un buen pajarraco. Sigue investigando que seguro encuentras bastantes más, pero no vayas por los bosques y montañas, sigue el sendero de los bancos y en sus cuevas seguro que descubres muchos tesoros. No dejes de informar sobre los avances logrados.

octubre 26, 2006 1:01 p. m.  
Blogger Bohemia said...

simplemente vengo a verte para pedirte que te pases por mi blog, es por una buena causa. GRacias de antemano.
Abrazos

octubre 26, 2006 4:38 p. m.  
Blogger Seilgard said...

Que más da que se encuentre el tesoro o no, la historia ya es leyenda y como siempre tus historias nos sirven para ser siempre un poco mejores y más felices…gracias amiga.

Un abrazo

octubre 26, 2006 7:26 p. m.  
Anonymous caboblanco said...

Hola Leo. Dicen que el derrotero de Valverde es más un camino para conocerse a sí mismo, una especie de camino Zen, y que seguirlo solo te hace avanzar en el conocimiento de tí mismo...

Como leyenda, es muy hermosa.

Un abrazo

octubre 26, 2006 9:53 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Bohemia – Ya pasé y ya cumplí, espero que sirva de algo.

Seilgard – Si, la historia ya es leyenda, pero de todas formas me gustaría que el tesoro quedara durmiendo para siempre porque ya causó demasiados muertos.

Caboblanco – Bueno, en el libro que leí lo daban como mapa real para poder encontrar el tesoro, pero no quita que el que escribió el derrotero en realidad lo que quisiera que se encontrara era precisamente lo que tú apuntas, en fin, ahí queda la leyenda y que cada uno saque sus propias conclusiones.

octubre 27, 2006 6:06 a. m.  
Anonymous edusevi said...

Hola soy ecuatoriano, cada vez más enamorado de mi país, su geografía, su gente, su tradición y sus leyendas, la que acabas de contar es en parte muy cierta, tengo el gusto de conocer parte de la zona que Valverde describe, en verdad existe un gran tesoro y es el paisaje de los andes.
mientras recorres los poblados puedes escuchar muchisimas historias de hallazgos de figurillas o piezas de oro desde tiempos remotos.
me gusta las caminatas en alta montaña y para acceder a estos sitios debes pasar por todos los poblados cercanos, al final llegas a descubrirte a ti mismo al volver a tus raices.

noviembre 14, 2006 7:27 a. m.  
Anonymous henry said...

hola me llamo henry oñate y en el mes de agosto estare,en el misterioso llanganates espero poder crusarlo en 2 semanas ya les contare "si regreo" desearme suerte

diciembre 05, 2007 12:36 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home