Mi foto
Nombre:

domingo, junio 19, 2011

La Tierra de las Teteras

En la zona más al Sur de Nueva Zelanda existe un pueblecito muy pequeño llamado Owaka, con tan solo 395 habitantes en el último censo. Owaka está en la carretera que conduce a las Catlins, una de las zonas más agrestes de Nueva Zelanda, desde la que resulta fácil observar todo tipo de especies de aves y mamíferos marinos en su hábitat natural: albatros, alcatraces, focas, delfines, leones marinos, pingüinos...


Owaka podría fácilmente pasar desapercibida para el viajero que la atraviesa: un puñado de casas, un pequeño museo, una cafetería, un par de artistas locales que hacen esculturas con diversos materiales de la zona... De buenas a primeras, nada que diferencie a este pueblecito de tantos otros desperdigados por Nueva Zelanda. Sin embargo, en Owaka hay una casa en particular que hace a todos los visitantes parar su vehículo para una segunda mirada. Porque el número 21 de la calle principal de Owaka no es una vivienda cualquiera, no... es la Tierra de las Teteras. O como la llaman por aquí, “Teapotland”



El buzón de correos del número 21 es una tetera gigante. Esto ya de por sí sería algo muy curioso, pero no es más que uno de los cientos de teteras que adornan la casa, el jardín y la entrada de esta curiosa vivienda


Hay teteras enormes, teteras diminutas, teteras tradicionales de varios países (como las teteras japonesas, que en vez de tener un asa semicircular tienen una agarradera en forma de cono invertido), teteras en forma de animales, casas de pájaros en forma de teteras, teteras boca arriba, teteras boca abajo... Algunas simples, otras cubiertas de complicados adornos. Algunas solitarias, otras compuestas de varios miembros de curiosas familias teteriles. Todas juntas conforman un paisaje encantado, digno de un bosque mágico de curiosas criaturas que habitan en teteras












Esta zona de Nueva Zelanda es tan tranquila, y tiene una criminalidad tan baja, que la dueña de las teteras las deja en su jardín día y noche, para el disfrute de todo aquel que desee contemplarlas. Hay letreros que animan a tomar fotos, y una pequeña hucha en la que se admiten donativos para cuidar de la colección y adquirir más teteras. Y sí, lo habéis adivinado... la hucha es, también, una tetera



Entre los cientos de teteras, la dueña de Teapotland ha escondido también docenas de pequeñas hadas que los visitantes son animados a encontrar. ¿Sois capaces de identificar alguna en las fotos?




Gracias a “Teapotland”, Opawa ha conseguido ser la única población del Mundo en la que las teteras superan a los habitantes humanos por 15 a 1.



Nota: Podemos conocer este pueblo tan singular por las fotos y el texto que nos envía Lucía desde Nueva Zelanda. ¡Gracias Lucía!

18 Comments:

Blogger Senior Citizen said...

¡Que cosa más curiosa! Y lo increíble es que todo eso pueda estar al aire libre. Aparte de que no lo roben y de que no haya gamberros que lo estropeen, debe ser muchísimo trabajo mantenerlo limpio.

Gracias a Lucía por darnos a conocer algo tan sorprendente y a ti por ponerlo a nuestro alcance.

junio 19, 2011 11:35 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Senior Citizen - Estoy segura que desgraciadamente esto sería impensable en nuestro país porque o robarían las teteras o sencillamente las destrozarían.
Le daré las gracias a Lucía de tu parte.

junio 19, 2011 5:03 p. m.  
Blogger Ligia said...

Pues sí que es curioso el lugar. Me ha gustado mucho el cocodrilo...
Abrazos

junio 19, 2011 9:11 p. m.  
Blogger Alejandra Sotelo Faderland said...

Oh, que belleza, quiero una de esas!!! Creo que se mueren de ver que tengo una vieja, enlozada, algo golpeada pero que mantiene intacto el encanto, convertida en maceta donde florece una planta, pero a mime parecion un destino mas digno que el basurero. si, creo que estarian de acuerdo con este, pero yo me muero por algunos modelitos que tienen.

junio 19, 2011 11:12 p. m.  
Anonymous unjubilado said...

Todas las imágenes son maravillosas.
- Jubi, en España cuanto durarían??
Menos que un caramelo a la puerta de un colegio.
- Y si tuviera rejas la parcela?
Entonces hasta que una granizada rompiera todas.
Perdón, pero es que he recordado a mi cuñado, que tiene un huerto (en la provincia de Segovia) y árboles frutales para consumo propio o para regalar, la granizada le ha roto todas las teteras... huy quería decir que le ha chafado toda la cosecha.
Gracias a tí y a Lucía por compartir estas imágenes.
Un abrazo

junio 20, 2011 9:17 a. m.  
Blogger Tere-Incisos said...

Precioso reportaje, insólito y gratificante. Coincido con todos los que aseguran lo improbable que sería traer el invento a éstas tierras...pero al menos nos consta que existe un rincón así de luminoso. Un beso

junio 20, 2011 10:01 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Ligia - :-) Por lo menos no se puede decir que sea corriente.

Alejandra Sotelo Faderland - :-) No creo que te dejen hacerte con una, pero si creo que estarían encantados de que tú les llevaras una para seguir aumentando la colección.

Unjubilado – No se si en ese lugar graniza aunque parece que no a juzgar por lo mucho que le duran las teteras, o quizás tienen algún método para resguardarlas.
Siento la pérdida de la cosecha del huerto de tu cuñado, tiene que ser muy triste estar cuidando los frutales para que al final te encuentres sin fruta.

Tere-Incisos – Desgraciadamente creo que aquí no durarían mucho pues si se llevan los cables que están bajo tierra que no harían con lo que está en la superficie y al alcance de la mano.

junio 20, 2011 10:33 a. m.  
Blogger Salamandra said...

No dejo de pensar en que mi gata se lo pasaría muy bien con las teteras, especialmente con las que estén colgadas. Además posiblemente vendrían algunos amigos del barrio a jugar.

El vandalismo de cuatro patas aunque no suele tener mala intención no deja de ser destructivo.

Por otra parte, ¿cada cuánto limpia todo eso? porque a la intemperie se debe poner perdido de polvo.

junio 20, 2011 12:06 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Salamandra - :-) Pues no te digo nada si suelto yo a los cuatro míos, sobre todo a Clara que es un verdadero terremoto.
Pues no tengo ni idea de a cada cuanto lo limpia porque cuando Lucía hizo las fotos no tuvo la suerte de que la dueña estuviera en casa y se quedó sin poder hacerle unas cuantas preguntas.

junio 20, 2011 1:03 p. m.  
Blogger TriniReina said...

¡Madre mía! que cantidad de teteras y otras figuras. Qué trabajo.
Imagino lo que pasaría aquí con las teteras en el jardín. No no se las llevarían, que también, sino algo peor, las destrozarían...

Por deformación profesional (ama de casa) me imagino quitándoles el polvo una auna y...

En serio, me ha impresionado y me gustaría visitar tan curiosa casa.
Lucía, además de buena fotógrafa, tiene alma de poeta.

Besosssss

junio 21, 2011 8:28 a. m.  
Anonymous Marian said...

Curioso, desde luego… Conocemos museos dedicados a objetos o utensilios de lo más variopinto pero esta colonia de teteras en el jardín es de lo más original. Parece que no solo superan en número a los habitantes de pueblo, con semejante superpoblación,” amenazan” con colonizar también su nombre ¿Pasará a conocerse a partir de ahora como Teterilandia?.:-)

junio 21, 2011 10:43 a. m.  
Anonymous Toupeiro said...

Simpática colección.

junio 21, 2011 8:37 p. m.  
Blogger Maca said...

Oh, qué hermosura!!!!, yo viviría feliz ahí. Besos

junio 22, 2011 8:28 p. m.  
Blogger Maca said...

Ya tomé algunas ideas para mi jardín ,je,je.
Besos otra vez.

junio 22, 2011 8:29 p. m.  
Blogger Oréadas said...

Que bonito, me ha encantado el reportaje tan chulo que has hecho Leo.
:-) Un besito

junio 23, 2011 3:31 p. m.  
Blogger fonsado said...

¡Vaya obsesión!
No sé cuanto durarían por aquí.
Un Abrazo.

junio 24, 2011 4:12 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

TriniReina – La verdad es que es curiosa esa colección al aire libre y por lo que se ve piensa seguir aumentándola y me pregunto si llevará un registro de todas las que tiene, menudo trabajo.

Marian - :-) Bueno, como verás ya tienen el nombre elegido “Teapotland”.

Toupeiro – Por lo menos poco usual.

Maca – Jaja, seguro que dentro de poco tu jardín lucirá muy hermoso con una tetera decorada por ti.

Oréadas – Como habrás podido observar por la nota final yo sólo me limité a publicarlo, ni texto ni fotos son míos.

Fonsado – Por aquí nada, ya te lo digo yo.

junio 25, 2011 11:34 a. m.  
Blogger Goathemala said...

Sorprendente.

Nunca dejará uno de maravillarse de la naturaleza de la gente.

Una lástima que pille ta pero tan lejos.


Un abrazo.

junio 26, 2011 6:50 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home