Mi foto
Nombre:

domingo, julio 24, 2011

El Naranco


El Naranco es el monte que por decirlo de alguna manera protege la ciudad de Oviedo. No es muy alto pero es visibles desde cualquier punto y desde su cima se puede contemplar la ciudad que poco a poco va creciendo.


En él se hallan tres monumentos importantes, dos que datan del siglo IX situados en la ladera meridional muy cerca uno de otro, y el tercero, mas moderno, inaugurado el 5 de julio de 1981, situado en lo más alto.

Hoy me referiré a este último pues se acaba de celebrar el treinta aniversario de la inauguración de lo que se podría llamar el sueño de una ovetense, Ramoncita Bertrand, que tuvo la idea de impulsar un proyecto para la colocación de un monumento al Sagrado Corazón de Jesús en el Monte Naranco que se convertiría en el símbolo de la protección a la ciudad.

Partiendo de cero empezó a trabajar en la idea que comunicó al padre Vega que no la animó mucho pues sabía que el coste de la obra sería demasiado elevado, pero como cuando se quiere algo se pone mucho interés, su hija que quería ayudarla ideó hacer unas postales y venderlas y así, de una forma sencilla empezó a materializarse este sueño.


No era fácil conseguir tanto dinero, así que el tiempo fue pasando pero el entusiasmo no menguaba y en 1963 logró ver como por fin se colocaba la primera piedra, pero ella no llegaría a ver el monumento porque dos años después falleció. El proyecto siguió adelante aunque con algunas paradas, pero al final en 1981 y después de dieciocho años, su sueño se cumplió y el monumento quedó instalado en el Picu Paisanu.


El diseño del monumento se debe a Gacía Lomas y su autor es Gerardo Zaragoza, mientras que el montaje corrió a cargo de José Antonio Navas. La réplica de la Cruz de la Victoria que figura en su base es obra de Rafael Urrusti. Esta cruz en un principio se había colocado coronando la escultura pero el fuerte viento que suele azotar este monte desaconsejó esa ubicación y cambiarla por la que tiene ahora. La escultura tiene treinta metros de altura y se representa a Jeús con los brazos extendidos como queriendo abrazar a la ciudad.


La primera piedra es una roca extraída del santuario de Covadonga. Bajo la misma se colocaron bolsas con tierra bendecida de todos los concejos asturianos, lo que convierte a este monumento en algo representativo de todo el Principado.


El Sagrado Corazón es visible desde cualquier punto de la ciudad


Incluso por la noche, ya que desde 1992 está iluminado.



Nota: la foto de la postal fue tomada del periódico La Nueva España.

17 Comments:

Blogger Senior Citizen said...

Como no conozco Oviedo, no conocía este monumento y me admira que se pueda divisar desde todas partes. Ojalá la ciudad no crezca "hacía arriba" y lo tape, pues debe ser muy bonito recorrer las calles siempre bajo la mirada protectora de esta imagen.

julio 24, 2011 9:04 a. m.  
Blogger Tere-Incisos said...

Preciosos detalles del monumento. Grandioso pero eso de poder ser visto desde toda la ciudad es importante, desde luego, acompañará los aconteceres diarios. Un beso

julio 24, 2011 10:31 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Senior Citizen – Prácticamente se puede ver desde todas partes ya que queda en un alto, en cuanto a que la ciudad crezca hacia arriba espero que no, sería horrible perder este monte.

Tere-Incisos – Como le digo a Senior, ya que está en un alto es fácil verlo, y supongo y espero que el Sagrado Corazón cuide bien de esta ciudad.

julio 24, 2011 10:47 a. m.  
Blogger fgiucich said...

Un monumento emblemático, sin duda alguna. Abrazos.

julio 24, 2011 2:38 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Fgiucich - Si lo es a pesar de que no hace tanto que figura en el Naranco.

julio 24, 2011 5:02 p. m.  
Blogger Ligia said...

Cuando fuimos al Naranco todavía no estaba. Te diré que en Bilbao y en Donosti encontramos sendas imágenes del Sagrado Corazón y me llamaron la atención. Abrazos

julio 24, 2011 5:32 p. m.  
Blogger Alejandra Sotelo Faderland said...

Bueno, el proyecto y deseo de Ramoncita se concretaron de manera notablemente monumental, y visible aun en medio de un temporal por lo visto en las fotos.
Me alegro por ella.

julio 24, 2011 11:39 p. m.  
Blogger Merchi said...

Espero algún día poder conocer Oviedo, tiene tanto que ver que seguro no me llegan ni para empezar los días que pueda ir.
Gracias por acercarme un poquito más a esa hermosa ciudad con estas entradas.

biquiños

julio 25, 2011 12:46 a. m.  
Anonymous Marian said...

Siempre se aprende algo nuevo en este rincón tuyo. Desconocía algunas cosas sobre el monumento pese a que he estado allí en varias ocasiones. Todo el monte Naranco está unido de forma entrañable a los ovetenses, en parte porque pocos lugares pueden presumir de ser reconocidos en la historia universal del arte por esos dos monumentos románicos patrimonio de la humanidad y por otro lado, para los que no buscan el arte, el Naranco es zona de esparcimiento al aire libre, de practicar senderismo y disfrutar de la Naturaleza. Desde arriba, a los pies de la estatua, las vistas son espectaculares. No podía Ramoncita Bertrand haber elegido mejor enclave que esa cima para coronar su sueño, no pasa desapercibida como telón de fondo desde cualquier punto de la ciudad y alrededores pero mucho más que la impresión que causa en el horizonte cotidiano, para entender el simbolismo protector de la ciudad que representa el monumento, hay que subir hasta allí… las sensaciones son diferentes.
Un abrazo

julio 25, 2011 11:14 a. m.  
Anonymous Fuga said...

Me encanta ese monte, por todo.Oviedo es una ciudad preciosa.Es una gozada observar la ciudad desde ahí arriba; lo que me molesta es "la calatravada", qué espanto por dios!!!, ha destrozado la imagen de conjunto de la ciudad, se ve como un pegote.
Volviendo a tu post, te diré que desconocía el origen, una lástima que su impulsora no pudiera ver la obra terminada.
Besinos perezosos.

julio 25, 2011 2:21 p. m.  
Blogger Tawaki said...

Con la cantidd de veces que he ido por allí y nunca se me ha ocurrido subir hasta arriba del todo. Gracias por mostrarlo. Un abrazo.

julio 25, 2011 2:48 p. m.  
Blogger Mayte said...

Yo no he estado por Oviedo, pero a través de tus palabras, de tus imgenes y la forma tan rica de contarnos todo, de hacernos participes es como si lo hiciera!

Un abrazo.

julio 26, 2011 4:13 p. m.  
Blogger TriniReina said...

Debe de ser impresionante verlo desde todos los puntos de la ciudad. Verlo y recomendarse a Él.

Otro motivo más para visitar Oviedo.

Besos

julio 27, 2011 8:20 a. m.  
Blogger Balovega said...

Hola..

No quería irme sin darte un beso... cuídate mucho y nos vemos a la vuelta.. Muakssss

julio 30, 2011 1:36 a. m.  
Blogger fonsado said...

Siempre presente cuando visitas la ciudad y hasta hoy no he conocido su pequeña y reciente "historia".
Un abrazo leo.

julio 30, 2011 10:17 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Ligia – Supongo que las hay en muchas ciudades. A mi me gusta mirar hacia el Naranco y verla allí protegiendo la ciudad.

Alejandra Sotelo Faderland – El cielo de Oviedo es fácil verlo cubierto de nubes, así que muchas veces o haces las fotos así o te quedas sin fotos.

Merchi – No te creas, Oviedo es una ciudad pequeña así que si vienes por aquí no te hará falta mucho tiempo.

Marian – Tienes razón, Oviedo y el Naranco son inseparables, para los ovetenses ese monte es como de casa, algo cercano y querido. Y el que visite Oviedo y tenga suerte de disfrutar de un día despejado, desde la cima podrá ver no sólo la ciudad, verá todos los alrededores lo que le hará disfrutar de una vista preciosa.

Fuga – De acuerdo contigo, “la calatravada” como tú la llamas a mi me parece que no está en el lugar que debiera, demasiado grande para el lugar en donde se hizo y con un estilo que no pega ni con cola. :-) Pero mirándolo por el lado bueno al menos sirve como referencia para orientarse desde el Naranco.

Tawaki – Pues la próxima vez no dejes de subir, además poco antes de llegar al monumento hay una zona muy bonita y agradable para descansar un rato.

Mayte – Pues posiblemente mostraré mi ciudad mas veces en próximos reportajes.

TriniReina – Por supuesto que en algunas calles queda tapado por los edificios altos, pero no se tarda en verlo de nuevo.

Balovega – Gracias, a la vuelta nos veremos.

Fonsado – Pues ahora si vienes cuando lo visites ya te conoces como se llevó a cabo.

julio 31, 2011 10:22 a. m.  
Anonymous unjubilado said...

No conocía este monumento, aunque representan distinta imagen me ha recordado el monumento del Cristo Redentor en el Corcovado.
Las altitudes son muy similares :
638 metros sobre el nivel del mar "El Naranco", 713 "El cerro del Corcovado" en Río de Janeiro.
Saludos

agosto 03, 2011 3:35 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home