Mi foto
Nombre:

domingo, septiembre 11, 2011

La hidria


Bartolomé Esteban Murillo (1617-1682)


“Al tercer día hubo una boda en Caná de Galilea, y estaba allí la madre de Jesús. No tenían vino, porque el vino de la boda se había acabado. En esto dijo la madre de Jesús a éste: No tienen vino. Díjole Jesús. Mujer, ¿qué nos va a mi y a ti? No es aún llegada mi hora. Dijo la madre a los servidores: Haced lo que El os diga.
Había allí seis tinajas de piedra para las purificaciones de los judíos, en cada una de las cuales cabían dos o tres metretas. Díjoles Jesús: llenad las tinajas de agua. Las llenaron hasta el borde, y El les dijo: Sacad ahora y llevadlo al maestresala. Se lo llevaron, y luego que el maestresala probó el agua convertida en vino él no sabía de dónde venía, pero lo sabían los servidores, que habían sacado el agua, llamó al novio y le dijo: Todos sirven primero el vino bueno y cuando están ya bebidos, el peor; pero tú has guardado hasta ahora el vino mejor.”

No se como ni cuando pero al parecer una de esas tinajas llegó a Oviedo y aquí se conserva convertida en una de las piezas más importantes de la catedral. Aparece ya en el inventario fechado a finales del siglo XI en estos términos: In ipsa autem principali ecclesia habetur una de sex idriis in quipus Dominus aquam verter in vinum, o lo que es lo mismo: En esta iglesia principal se guarda también una de las seis hidrias en las que el Señor convirtió el agua en vino.

Esta hidria está en una hornacina cerrada cuyo interior está decorado con pinturas que parecen pertenecer al siglo XVIII y está situada entre el altar de la Purísima y la puerta de entrada a la Capilla del rey Casto.


Era muy visitada por los peregrinos que camino de Santiago se detenían para ganar indulgencias orando ante el Salvador ya que conocido de todos era el dicho de que “el que va a Santiago y no al Salvador, visita al criado y deja al Señor”



Francisco Javier Parcerisa y Boada (1802-1876)

Se nota en el desgaste de los tres escalones de piedra que para llegar a ella le separan del suelo. Esta hidria es de grandes dimensiones de una piedra que parece marmórea, muy dura. La puerta antigua que cerraba la hornacina tenía un hueco por la parte inferior por donde los peregrinos introducían el bordón para tocar la hidria cuando no tenían la ocasión de verla, y de esas rozaduras tiene un desgaste muy notorio. Para evitar que se deteriorara más, en el siglo XVII, el Prelado señor Osorio mandó que se cerrara ese hueco.


Todavía hoy, esta hornacina se abre todos los años durante la fiesta de San Mateo y también el día en que se lee el Evangelio de la Misa de las Bodas de Caná. En ambas ocasiones acude gran cantidad de personas a beber el agua bendecida que se ha depositado previamente en la hidria.

20 Comments:

Blogger Francisco Espada said...

¡Qué historia tan fantástica! No tenía noción de la custodia de esta tinaja en Oviedo. De mi viaje a Tierra Santa, hace años, guardo un bello recuerdo de ese lugar y un certificado de la Renovación de las Promesas Matrimoniales. Saludos.

septiembre 11, 2011 8:00 a. m.  
Blogger CHECHE said...

!!Que interesante!!! no conocía esta historia, bueno como millones de otras, mil gracias por hacerme conocer historia, muchos besos y retomo el blog que lo tengo semi-abandonado.

septiembre 11, 2011 9:11 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Francisco Espada – Muchas veces incluso los lugareños desconocen estos tesoros que guardan las catedrales y las iglesias y es una pena porque suelen tener unas historias interesantes.

Cheche – Me alegra verte por aquí de nuevo, creí que habías dejado el blog definitivamente.
Como le digo a Francisco hay muchas historias escondidas en las catedrales que son desconocidas pero que a mi me parecen interesantes.

septiembre 11, 2011 9:25 a. m.  
Blogger Tere-Incisos said...

Como historia apasionante...pero como bien dices ¿quién se ocupó y por qué, de traer el artefacto hasta éstos lares?
Historias, leyendas, costumbres. ¿Calmaban a los lugareños ancestrales tener cerca algo divino?
Me surgen dudas y preguntas, que le voy a hacer, lo cierto es que eso fue calma y refugio para muchas almas, ¿verdad? Beso

septiembre 11, 2011 9:39 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Tere-Incisos – La llegada de este tipo de cosas a lugares distantes y extraños es a veces inexplicable y en la mayoría de los casos no se les puede dar autenticidad, pero por otra parte la vida da muchas vueltas y aunque parezca raro aparecen cosas en los sitios más insospechados. A Oviedo llegaron muchas reliquias y tesoros de la Iglesias de Toledo con la idea de ponerlas a buen recaudo cuando llegó la invasión musulmana, Asturias era casi inexpugnable protegida por sus montañas y su mala comunicación. De esto ya hablé en otro artículo hace tiempo al destacar la desaparición de la casulla de San Ildefonso, otra historia muy entretenida.
:-) De todas formas ya sabes que la fe mueve montañas.

septiembre 11, 2011 9:50 a. m.  
Blogger Senior Citizen said...

Es muy interesante todo lo que nos cuentas y, sobre todo, esa imagen del Salvador tan antigua, pero tengo una curiosidad: ¿que cabida podrá tener la hidria? Pues en las del evangelio cabían unos 100 litros, que es a lo que corresponden las dos o tres medidas que dice.

septiembre 11, 2011 9:58 a. m.  
Anonymous Marian said...

Cierto que en las bodas se tira la casa por la ventana, aquí y Canaán…pero me imaginaba la tinaja menos marmórea, menos “ennoblecida” aunque en su interior se hubiera obrado el milagro de transformar el agua en vino. Me esperaba una pieza de alfarería, algo más humilde y cotidiano. Pero como dices, la fe mueve montañas y lo mismo, si no ha aparecido aún, la raspa del pez que junto con el pan, Jesús multiplicó para dar de comer a sus hambrientos fieles, el día de S. Mateo después de beber el agua bendita de la hidra, pues como marca la tradición, en la puerta de la catedral podemos comprarnos “paxarines” de miga de pan… amuletos para que en los tiempos que vivimos, espantemos las tormentas.Por si acaso.

septiembre 11, 2011 2:02 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Senior Citizen – Tengo entendido que la cabida efectivamente son 100 litros, pero ese dato no viene en el libro que tengo sobre la catedral, los datos allí reflejados son los siguientes:
Diámetro exterior: 92 cm.
Diámetro interior: 52 cm.
Diámetro del borde: 61 cm.
Altura: 71 cm
Profundidad: 62 cm.
Anchura de las asas: 14 cm.
:-) ¿Te apetece echar cuentas?

Marian – Posiblemente si no fuera marmórea no hubiera llegado tan lejos, imagínate la de batacazos que habrá llevado hasta llegar aquí. Quizás era una casa “con posibles” y por eso sus hidrias eran de mejor calidad y si no, sencillamente nos quedaremos con las historia ya que comprobar si es auténtica o no me temo que no podemos hacerlo, así que emplearemos la fe. :-) De la raspa del pez no se nada tal vez fue a parar a otro sitio. Y mira, me diste una idea de subir el día de San Mateo a la catedral y fotografiar les paxarines que son tan típicas.

septiembre 11, 2011 6:04 p. m.  
Blogger TriniReina said...

Esta historia sí que me ha gustado.
En verdad que la hidria parece tener infinitos años y, si además sobre ella se ha derramado la fe desde hace siglos, algo divino ha de tener.

Besos

septiembre 11, 2011 6:16 p. m.  
Blogger Ligia said...

Interesante historia de esta tinaja. Lo que nunca entendí de la parábola son las palabras de Jesús, porque primero le dice a la madre que no es asunto de ellos y después hace el milagro...
Abrazos

septiembre 11, 2011 9:52 p. m.  
Blogger Senior Citizen said...

Me fío de tu palabra, Leodegundia, pues soy de Letras y eso de echar cuentas no va conmigo, pero lo que no entiendo es de que raspa de pescado habláis. ¿Otra tradición asturiana?

septiembre 11, 2011 10:10 p. m.  
Blogger Merchi said...

Te voy a nombrar ni profesora particular, porque gracias a ti, mira que no aprendo y leo sobre cosas que no tenía ni idea.
Interesante entrada, me ha gustado mucho leerla. La verdad que todo lo que tenga que ver con Oviedo me apasiona, es una ciudad que me tiene totalmente enamorada.

biquiños

septiembre 11, 2011 10:30 p. m.  
Blogger Tawaki said...

Con la cantidad de veces que he visitado esa catedral tan bonita y nunca la he visto. Voy a tener que volver...

septiembre 12, 2011 3:15 p. m.  
Anonymous unjubilado said...

No conocía esta historia, ni siquiera sabía el nombre de este tipo de cerámica de la Antigua Grecia, cuya principal característica es la de tener tres asas: una a cada lado del cuerpo del recipiente usadas para levantarlo y transportarlo, y una tercera, situada en el centro respecto a las otras dos, usada para verter el agua.
La capacidad como dice muy bien Senior Citizen era de 100 litros.
"Hornacina de la Hidria, del siglo XV. Según se cuenta, la hornacina contiene una de las 6 tinajas de las Bodas de Caná. Admite 100 litros. Se muestra al público el 21 de septiembre, festividad de San Mateo y se puede beber del agua previamente bendecida. Normalmente está cerrada al público y pasa totalmente desapercibida".
De la Catedral de San Salvador de Oviedo en Wikipedia.

septiembre 13, 2011 2:47 a. m.  
Blogger Alejandra Sotelo Faderland said...

Guau, tamaña reliquia que tienen! Realmente verla, solamente ya es un privilegio, me imagino que la gente querria de verdad tocar algo que tuvo en manos de Jesus con sus propios dedos sin pensar en el desgaste. Realmente es bellisima.

septiembre 13, 2011 3:00 a. m.  
Blogger Salamandra said...

Estuve este verano por Oviedo y me gustó mucho (aunque me perdí con el coche de forma miserable).

Por supuesto estuve en la catedral, pero no me fijé en la puerta y no tenía ni idea de que estuviese la reliquia.

La próxima vez me documento mejor.

septiembre 13, 2011 9:10 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Se me ha borrado todo lo escrito,mañana seguiré.Guille

septiembre 13, 2011 10:44 p. m.  
Blogger fonsado said...

Es realmente increíble la existencia de multitud de curiosas e inverosímiles “reliquias” por todo el país. De esta que nos muestras no había oído ni hablar, pero su existencia e historia a través de los siglos resulta de lo más curiosa.
Es una lástima que la hornacina no esté protegida por un cristal para poder contemplarla en una visita a la Catedral, pero puede que de esta manera tan exclusiva de exhibirla, aumente la curiosidad y su leyenda.
Un abrazo Leo.

septiembre 14, 2011 7:08 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

TriniReina – La mayor parte de las veces las reliquias y muchas de estas cosas tienen más de leyenda que de realidad, pero tomarse esas leyendas como buenas tampoco está mal y esta hidria puede ser auténtica o no, pero mucha es la gente que creyó en ella y le dio un gran valor por creer que en ella posó Jesús las manos.

Ligia – Le dice a su madre que no es asunto de ellos porque como aclara después:
No es aún llegada mi hora, supongo que todo tienen su momento.

Senior Citizen - :-) No, la raspa no tiene nada que ver con Asturias, al menos que yo sepa. Tiene que ver con la cantidad de cosas que aparecen que se supone tuvieron algo que ver con Jesús algunas de las cuales es totalmente imposible que sean ciertas, quizás algún día aparezca alguien diciendo que conserva una de esas raspas.

Merchi – Pues me alegra que te guste mi ciudad y :-) en cuanto a que me nombres tu profesora particular, mejor lo dejamos en narradora de historias, conlleva menos responsabilidad para mi.

Tawaki – Cuando gustes serás bien recibido. Eso te demuestra que por mucho que se viaje siempre queda algo que no se vio, lo que invita a regresar, bueno, que te digo si de eso tú sabes más que yo pues eres un gran viajero.

septiembre 15, 2011 10:49 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Unjubilado – Es cierto que pasa desapercibida porque como podéis ver en la foto sólo se ve esa pequeña puerta un tanto arrinconada por el altar que tiene al lado y en un lugar bastante oscuro.

Alejandra Sotelo Faderland – Precisamente eso es lo que le dio fama y como por aquí pasaban muchos de los peregrinos que iban a Santiago de Compostela todos querían poder contar que la tocaron ya fuera con la mano o con el bordón.

Salamandra - :-) Circular por Oviedo con el coche no es fácil ya que hay muchas calles peatonales. Oviedo es una pequeña ciudad que hay que recorrer andando, es la mejor manera de disfrutarla. Espero que la próxima vez tengas más suerte.

Guille – La rabia que da que se borre lo escrito en el comentario, pero no te preocupes, vuelve cuando quieras.

Fonsado – El misterio siempre da mas valor a cualquier cosa y supongo que el tener encerrada la hidria y sacarla a la luz sólo dos veces al año la haga mas atrayente.

septiembre 15, 2011 10:50 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home