Mi foto
Nombre:

sábado, mayo 28, 2005

Buscando en mi memoria

Cuando leo algunos blogs, llego a la conclusión de que hay por el mundo personas con unas vidas llenas de peripecias a veces tristes a veces alegres que comparten con nosotros haciéndonos reír o llorar y aunque el blog que yo creé no está concebido para contar nada personal ya que es mas una especie de tertulia, me dio por cavilar si en mi vida existirían también episodios dignos de mención. ¡Jolín! no se si es que hace mucho tiempo que no revuelvo en el baúl de los recuerdos o que sencillamente mi vida es de lo mas aburrida, pero de buenas a primeras no encontré nada que pudiera tener un mínimo interés.
Me quedé un poco cabizbaja y entonces me dije - Vamos Leo, tiene que existir algún pasaje, algo que sea distinto, agita el baúl, quítale el polvo y las telarañas y verás como surge algo.
Había demasiados recuerdos mohosos que no sabía si en realidad me gustaría recordar, pero cerrando los ojos agité el baúl con fuerza y ¡plaf! saltó al suelo un pequeño recuerdo de mi niñez del que aún me parecía oír las carcajadas que se produjeron a mi costa. ¿Cómo es que no recordaba esto?, lo que yo hice entonces no lo hizo mucha gente, tal vez sea cosa de contarlo. ¿Qué que fue lo que hice? pues aunque no lo creáis parar la procesión de las fiestas del pueblo, yo, tan poquita cosa, tan tímida, ¿cómo fui capaz de hacer algo así?. Entorné los ojos y los recuerdos empezaron a llegar con una claridad como si el suceso hubiera pasado ayer mismo.
En las fiestas del pueblo que se celebran el 15 de Agosto, se hacía una procesión con una imagen de la Virgen de la Asunción, partía de la Iglesia del pueblo y subiendo una empinada calle pasaba por una capillina para recoger a otra imagen llamada la Virgen de La Cal, bajaba la procesión entonces por una caleya muy empinada para salir luego a la calle principal y regresar a la iglesia. Delante de la procesión siempre iban los gigantes y cabezudos, estos llevaban en una mano una vejiga de cerdo hinchada como un globo y con ella daban de golpes a todo aquel que estuviera a tiro y con la otra intentaban sujetar la enorme cabeza metiéndose la mano en la boca dándoles un aspecto realmente horroroso.
La casa en donde nosotros vivíamos tenía una finca que terminaba justo al lado de la caleya por donde bajaba la procesión así que mis padres decidieron que veríamos la procesión desde allí pues el prado quedaba un poco alto y no nos perderíamos nada de lo que sucediera, ¡que poco sabíamos lo que iba a suceder!. Yo estaba muy contenta pues los cabezudos siempre me dieron miedo y me creí a salvo al estar en una zona mas alta que el camino que ellos iban a recorrer.
Pero date que las cosas casi nunca son como una piensa, uno de los cabezudos conocía a mi familia y creyendo que bien lo hacía decidió subir hasta donde nosotros estábamos para hacernos una gracia ¡y vaya que la hizo!. Yo que veo aparecer a ras de suelo aquella carona tan fea con la mano metida en la boca y que me decía algo que no pude entender, me volví para echar a correr gritando a pleno pulmón, el cabezudo me perseguía supongo que intentando calmarme y decirme quien era pero yo no atendía a razones y gritaba cada vez mas, mis padres que al principio solo se sonrieron viendo que aquello iba a peor intentaron parar al cabezudo para que yo dejara de correr y así se formó una larga fila todos corriendo unos detrás de otros gritando sus consignas, yo pidiendo socorro, el cabezudo diciéndome que no me asustara y mis padres diciéndole a mi perseguidor que dejara de seguirme, total que como la procesión iba precedida de los gigantes y cabezudos y estos estaban parados, toda la procesión se quedó sin poder avanzar, los más cercanos enterados de lo que pasaba estabn muertos de risa rompiendo toda la solemnidad del acto y los que iban mas atrás se hacían mil preguntas sobre lo que estaba ocurriendo pues lo único que llegaba a sus oídos eran los gritos.
Frenado el cabezudo y dándole mis padres toda clase de explicaciones para que este no se sintiera culpable pues lo único que quería era precisamente tener un detalle con nosotros, la procesión se reanudó, pero para entonces supongo que yo ya estaba encerrada en mi casa cagadita de miedo.

26 Comments:

Anonymous Azul said...

La memoria guarda tantos recuerdos que es asombroso, que en espacios tan pequeños de la mente se contenga toda nuestra vida, y si "escarbamos" como tu dices, siempre hay algo que esta más latente que otros recuerdos...en mi país, no hay cabezones, pero si que hay un baile tradicional en la ciudad donde nacio mi madre, y en el bailaban hombres vestidos tipicamente con máscaras de "viejitos" un tanto...peculiares que a mi hasta la fecha, me dan cierto resquemor.

Un biko fuerte!

mayo 28, 2005 6:16 p. m.  
Anonymous Max said...

Recrearse en la memoria es siempre una fuente inagotable de palabras. En cuanto a si los recuerdos personales tendrán o no interés para los demás... No sé, lo bueno de escribir es quizá hacerlo para los que no te leen; algo así como abrirle las puertas a la aurora: quienes aún duermen ni siquiera se darán cuenta.

Luz y taquígrafos. Y mis saludos.

mayo 28, 2005 7:46 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Jaja, pues graciosa tu anécdota. Yo tngo una parecida, y es que cuando eran las hogueras de san juan salte la hoguera y justo en el momento en el q estaba flotando en el aire una niña se me cruza en medio y se cayo directamente al fuego. Todo el mundo veia lo q pasaba pero nadie la sakaba del fuego (era una hoguera pekeña), y yo tiraba de ella con todas mis fuerzas, y ella aciendose la muerta... jaja. Nos vemos!

mayo 28, 2005 7:58 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

por cierto el anonimo soy yo, supermorso, que se que lees mi humilde blog!. Nos vemos en http://blogs.ya.com/supermorso/

mayo 28, 2005 7:59 p. m.  
Anonymous ladina said...

Aaaaahhhhh!!!!! lo que me estoy riendo imaginando la fila de gente corriendo, jajajajaa, qué bueno.
Esa clase de recuerdos son los que intento arrancarle a mi mente, esos que permanecen olvidados por algún rinconcito y que son dignos de recordar y compartir con los demás, anécdotas, situaciones ridículas,.....en fin, recuerdos.
Tengo un amigo que siempre me dice que si notengo memoria es porque no la uso y tiene toda la razón, yo, que me sabía de memoria los números de teléfono de todos mis compis de clase y ahora, con el rollo del móvil y que marcamos cuando vemos el nombre en la agenda, no sé ni mi número, es de verguenza.
Pues eso, a agitar el baúl, a ver qué sale. Saludis.

mayo 28, 2005 8:22 p. m.  
Anonymous brisaenlanoche said...

Sería genial que nos hicieran una sesión de hipnosis para ver todos los recuerdos que almacenamos en nuestra mente. Igual que has recordado este episodio, podrías rememorar muchos otros.
Un abrazo.

mayo 28, 2005 8:30 p. m.  
Anonymous Mª Antonia said...

Hola Leo!! te he descubierto gracias a espaciodelena, soy su madre:)oye leo, me gusta tu espacio es como diria yo.. un poco diferente. Seguro que dentro de nosotras tenemos muchas cosas interesantes que contar que quizas para nosotras no tengan interes, pero q forma parte de nuestra vida y eso ya sólamente por haberlo vivido merece el interes de otras personas.
Saludos.

mayo 28, 2005 9:17 p. m.  
Anonymous diego said...

Vaya que es graciosa tu historia, me he reido mucho con ella. Sí, es bueno recordar de vez en cuando, porque al final son instantes que en mayor o menor medida te van marcando y contrbuyen a formar lo que hoy eres. Además, como en el caso de esta historia, con el paso del tiempo se vuelve graciosa, para ti y para los que somos afortunados de conocerla. Muchos saludos!

mayo 29, 2005 7:13 a. m.  
Anonymous Keizy said...

Ayayayayay Leo, todos tenemos algo interesante que contar, seguro que tu tambien. ami leer blogs me esta sirviendo para enriquecer mi vida, y llenarla de mas cosas para tener siempre algo que contar. Seguro que tu tambien puedes enriquecer la tuya, ami me pareces una gran persona y con un poquito de ilusión siempre pasan cosas buenas e interesantes. Intentalo que siempre se esta a timpo, ya verás como la proxima vez te cuesta elegir un recuerdo que contarnos ;)

mayo 29, 2005 12:37 p. m.  
Anonymous Ivich said...

Mh... cuando leo los blogs que andan sueltos yo tambien pienso a veces que mivida debe ser un poco rollo ;) pero eso no es lo esencial para mi.

Tu relato me ha traido a la memoria cuando, en una excursion, un monton de vacas se pusieron a perseguirnos, y acabe casi-volando montaña abajo... tenia apenas 6 años... pase un miedo!

Ivich

mayo 29, 2005 3:31 p. m.  
Blogger Ogigia said...

Gracias, leodegundia (por cierto, tienes un nombre visigodo muy de por aquí) por entrar en mi blog, pos supuesto que puedes visitarlo cuando quieras, muy agradecida estoy

mayo 29, 2005 4:14 p. m.  
Anonymous Gatito bonito said...

¿Cómo que a ti no te pasa nada? La acnécdota es buenísima. Sólo con imaginármela me da un ataque de risa.

Un saludo!

mayo 29, 2005 5:51 p. m.  
Anonymous Elen said...

Leo, como me he reido imaginándome la situación, jajaja, y es que a mi también me daban miedo los cabezudos, pobrecita vaya trauma, pero ahora lo recuerdas con cariño, ¿verdad?
No pienses que tu vida es aburrida, siempre pasan cosas, situaciones, recuerdos, y siempre es interesante ver la vida a traves de tus ojos y tus palabras.

Un beso.

mayo 29, 2005 9:05 p. m.  
Anonymous netes said...

pase a saludar

mayo 30, 2005 12:06 a. m.  
Anonymous leumaS said...

Es que los cabezudos.......
Yo aun me acuerdo de un gigante que habia en mi pueblo que era una negra con tres pechos horriblee, y creo q muchas generaciones hemos tenido pesadillas con ella:)
Son recuerdos bonitos que nos hacen sentir a veces añoranza, y otras no tanto de cuando eramos unos enanos.
un besin
chau

mayo 30, 2005 12:26 a. m.  
Blogger almena said...

He llegado hasta aquí ¡quién sabe cómo!. Me he entretenido leyéndote en varios de tus post. Me gustan, me alegro de haber venido.
ah! por cierto ¿la procesión siguió pasando por tu calle en los años que siguieron? :-)

mayo 30, 2005 12:59 a. m.  
Anonymous superosika said...

Digo lo mismo que brisaenlanoche deberíamos tener sesiones hipnóticas para recordar cositas asi!
Qué risa!!

Un beso!

mayo 30, 2005 3:23 a. m.  
Anonymous mark66 said...

Jajajaja, me alegro de que hayas contado esa anécdota. Y seguro que tienes muchas más. Si te esfuerzas en intentar recordar lo lograrás. NO se puede recordar todo, pero a veces se enciende inesperadamente la lucecita y entonces si eres rápida y te sientas a escribir, verás como la historia fluye.
Yo hice de cabezudo una vez, y me pasó algo parecido. Estaba empeñado en meterme con un amigo, y claro, el chico no sabía que era yo. Lo pasó más mal... y no veas al final cuando vio que era yo. Casi me mata...

mayo 30, 2005 6:48 p. m.  
Anonymous Dignalo said...

Menos mal que nunca te pasa nada!!!!
A mi me pasa igual, las fiestas del pueblo es siempre uno de los recuerdos recurrentes en la memoria..
Besos de la familia

mayo 30, 2005 7:22 p. m.  
Anonymous natalia (cenicienta) said...

jajjaa, ahora es un recuerdo q hace reír, pero en su día, debiste de pasar un miedo, jajjaj,. Besos

julio 09, 2005 9:21 p. m.  
Blogger marrakech said...

Mi pobre Leo pequeña, tu susto debió de ser garrafal, pero jamía que risa para los demás, sobre todo para los que de lejos verían el número, sin entender lo que pasaba.
Linda anécdota, tan bien contada que he visto con mis propios ojos todo: La caleya, procesión, los cabezudos y a tí, pobrecita, corriendo aterrorizada por la pradera, agitando tus manitas. Me ha gustado más que leerlo, verlo. Gracias wapa.

noviembre 04, 2005 9:48 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Marrakech - No te rías que aún hoy en día a los cabezudos sigo sin verles la gracia. Jaja, no se si agitaba las manitas, pero los pies si que los agitaba.

noviembre 04, 2005 10:03 p. m.  
Blogger Senior Citizen said...

Lo que han cambiado los tiempos... En Granada, hace unos años tuvieron que empezar a poner multas para defender a los cabezudos de los ataques con globos de agua de los gamberros, que convertian la procesión en una auténtica batalla.

agosto 04, 2013 9:15 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Senior Citizen - Que yo recuerdo antes los que repartía los golpes eran los cabezudos nadie se atrevía a respoderles, solo corrían.

agosto 04, 2013 9:33 a. m.  
Blogger Senior Citizen said...

Pues eso, que empezaron a responder con globos de agua y se armaba una auténtica batalla en la que terminaban perjudicados todos los que lo estaban viendo.

agosto 05, 2013 10:29 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Senior Citizen - Ya te había entendido, pero yo no recuerdo, al menos en mi pueblo, que nadie se atreviera a devolver los golpes. Bueno, te hablo de hace mucho tiempo, a saber que se hace ahora que la juventud es mas lanzada y respondona.

agosto 05, 2013 4:34 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home