Mi foto
Nombre:

domingo, julio 04, 2010

Cencerros

Como todos sabéis, un cencerro es una campana un tanto tosca hecha con chapa de hierro o de cobre que se coloca en el cuello del ganado para poder localizarlo. A pesar de vivir en estos tiempos tan avanzados en tecnología, todavía se pueden escuchar estos cencerros cuando se sale al campo que nos avisan de que cerca podremos encontrar vacas, ovejas, cabras o caballos, que todos ellos pueden usarlo.

Aunque ahora se sigan utilizando los cencerros, eran mucho más importantes hace años cuando en nuestro país existían grandes rebaños que transitaban por las cañadas reales recorriendo enormes distancias para buscar los pastos al cambio de las estaciones, lo que se conocía por el nombre de trashumar y los cencerros servían para identificar a los grupos y para facilitar la labor de búsqueda cuando alguna res se perdía. Su sonido se esparcía por toda la geografía ya que se realizaba a patita y andando, no como ahora que se utilizan los trenes o los camiones para llegar antes a destino con lo que los cencerros ya no resuenan como antes.

Cuando algo es muy importante en la sociedad y los cencerros lo fueron en su época, alrededor de ese algo surgen dichos, refranes, interpretaciones y muchas cosas más que luego se van transmitiendo de generación en generación. Entre los refranes podemos citar estos: “Quién bueyes ha perdido, cencerro le parece todo ruido” o “Buey sin cencerro, piérdese presto”.

Tampoco podían faltar las adivinanzas:

Adivina, adivinanza,
va al monte y no come;
va al río y no bebe
y con el cántico, se mantiene.


Tamaño como un pepino,
da voces por el camino
¿qué es?.


Supongo que en cada zona del país a la palabra cencerro se le de un significado diferente al formar frases aunque alguna creo que es conocida por todos como la de “Estás como un cencerro” y todos sabéis lo que esto significa. En Asturias un “cencerru” además de ser un objeto puede también referirse a las personas, por ejemplo: la persona que anda de un lado a otro llevando cuentos, o la que habla mucho y sin sentido, o la persona protestona. Hay frases como “llegó a cencerru” que no quiere decir que haya alcanzado la calidad de cencerro, si no que llegó sin avisar, sin decir ni media o “a cencerru tresecháu” que equivale a secretamente, sin que nadie se enterara, o sea, a la chita callando.

También sucede que los cencerros se utilizan para diversas cosas como por ejemplo en las vestimentas que se lucen en las fiestas de carnaval de algunas localidades, estos cencerros se atan a la cintura y con los movimientos del caminar suenan y arman la suficiente bulla como para animar el ambiente. Véanse muestras

Pero no queda aquí la cosa, los cencerros también su usaban para bromas, pesadas según mi opinión, pues servían para dar la cencerrada en la noche de bodas a los novios que siendo viudos se volvían a casar. La cencerrada consistía en ponerse varios vecinos al pie de la ventana en donde se suponía iban a pasar la noche los novios y meter todo el ruido posible tocando el cencerro. Algunos novios evitaban tan molesta música de fondo entregándoles un dinero, si a los rondadores les parecía suficiente les dejaban en paz, si no, el jaleo continuaba toda la noche. Claro que también tiene sucedido que después de cobrar siguieron dando la murga pues ya una vez empezada para que dejarla.

En fin, quizás cuando se creó el primer cencerro no se pensó que iba a servir para algo más que para colgarlo al cuello del ganado.


Nota: Todas las fotos menos la de la vaca fueron tomadas de la red.

23 Comments:

Blogger Senior Citizen said...

Como por aquí no hay vacas pastando en el campo nunca he visto un cencerro de esos grandes, pero sí más pequeños en los rebaños de cabras y de ovejas. No sé si se seguirá haciendo, pero antiguamente las cabras salían a pastar de día y volvían al pueblo al atardecer por lo que era un concierto de cencerros de cada grupo de cabras camino de su "dormitorio".

julio 04, 2010 9:32 a. m.  
Anonymous Toupeiro said...

Yo suelo escucharlos cuando hago salidas por el monte con mi bici y, la verdad, es que siempre me ha gustado su sonido...un ratito. Mucho tiempo te taladra la cabeza.

julio 04, 2010 1:59 p. m.  
Blogger Ligia said...

"Estar como un cencerro" aquí le decimos también "estar como una cabra" o más "como una cabra loca". Interesante tu artículo de hoy. Abrazos

julio 04, 2010 8:55 p. m.  
Anonymous unjubilado said...

En Aragón existe un rebaño de ovejas que viaja en verano a través de todo Aragón desde las planicies zaragozanas a los altos picos del Pirineo, en invierno ocurre al contrario, este año ofrecían un bocadillo o una comida a los que quisieran seguir andando a los pastores con sus rebaños.
En Broto a estas alturas todo el ganado lo suben a las partes altas del Pirineo para que no sufran el calor agobiante que existe en las zona bajas.
Hace unos años me invitaron a subir donde estaban pastando las ovejas, se le subió al pastor tabaco, carne, verduras pero él ya lo sabía y nos preparo una exquisita comida que agradecimos todos, ya que aunque subimos en coche, el último tramo tuvo que ser andando.
Allí las ovejas pastaban a sus anchas y los cencerros se oían por doquier.
Sobre las 7 de la tarde nos despedimos del pastor y se quedó solo con el ganado que cuidaba y en un cobertizo en el que había un fuego para poder pasar la noche.
Saludos

julio 04, 2010 9:06 p. m.  
Blogger Isabel Romana said...

Evocas un mundo muy bello que ya no es fácil encontrar aquí en mi tierra. Hasta la huerta más hermosa y extensa de Europa ha desaparecido casi por completo. Con todo eso se pierden también costumbres, sentido a muchas palabras o dichos, la sabiduría que da el estar en contacto con la naturaleza y conocerla y respetarla... Me ha entrado morriña... Un abrazo muy fuerte.

julio 04, 2010 9:49 p. m.  
Blogger Salamandra said...

Mi suegro tenía un cencerrito en un llavero. Amenacé a la que era mi novia y hoy es mi mujer con que si no desaparecía el llavero desaparecía yo.

Una cosa es oír a un cencerro cuando se mueve un animal y otra estar sometido a un francotirador del cencerro.

Otro día cuento porqué las panderetas no son buen regalo para los niños.

julio 05, 2010 12:02 p. m.  
Blogger Senior Citizen said...

Ni las vuvuzelas...

julio 05, 2010 3:48 p. m.  
Blogger Darilea said...

A mi me gusta el sonido me recuerda al campo, y cuando pasaba las vacaciones de niña en plena naturaleza, en casa de mis tios.
Un besito :-)

julio 05, 2010 5:21 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Senior Citizen – Por aquí en cuanto sales al campo puedes escuchar los cencerros, sobre todo los de las vacas que creo son mayoría y me parece un sonido agradable cuando los oyes a lo lejos que te permite localizar donde está el ganado.

Toupeiro – :-) Por supuesto, una cosa es escucharlos un poco y otra muy distinta tener su sonido en la oreja todo el día. Como suelen decir “lo poco agrada y lo mucho cansa”

Ligia – Por aquí también se cambia a veces lo de cencerro por lo de cabra, :-) en realidad significa lo mismo.

Unjubilado - ¿Lo de acompañar a los pastores era para ayudarlos con el ganado o sólo por hacer bulto y dar ambiente a la trashumancia?
Aquí el ganado también sube en el verano a las montañas y en el invierno lo bajan al valle.

Isabel Romana – Los tiempos van cambiando y hay cosas que se van perdiendo, antes las trashumancia era lo normal, ahora sólo se ve de vez en cuando pues al ganado lo trasladan en tren o camiones y será más rápido, pero creo que pierde encanto y no se si al ganado le gustará ir apiñado en esos transportes, seguro que prefería ir caminando.

Salamandra – Me imagino que estar escuchando un cencerro en casa a todas horas no es agradable.
:-) Me dejas intrigada con lo de las panderetas, ya tengo ganas de que lo cuentes.

Senior Citizen – Jaja, desde luego que las vuvuzelas no son buenas ni para los niños ni para nadie, menos mal que Sudáfrica nos queda lejos, espero que no se les ocurra después de Mundial hacer una importación masiva de ellas.

Darilea – A mi también me gusta, claro que las escucho poco, no se si tuviera que estar cerca de ellas con más frecuencia tal vez me cansaran.

julio 05, 2010 6:12 p. m.  
Anonymous Marian said...

Ahora que se ha puesto de moda la “vuvuzela” y como de I+D andamos flojitos, no sería mala idea que para el próximo mundial de fútbol exportáramos el cencerro que, en esencia, tiene el mismo carácter auditivo y alborotador. Además, es susceptible de afinación…otro oficio que se va perdiendo: afinador de cencerros. Lógicamente no para usos musicales… “Que de cencerros nunca se concertó música suave”. Por supuesto, prefiero el tañer del cencerro en las dehesas, majadas o caminos. El propio paisaje armoniza el sonido.

Pero no nos pongamos bucólicos que “ahí viene el abuelo con el cencerro” y “a cencerro destapado, verdades como puños”…dizque “Amor, tos y dinero llevan cencerro”.
Haciendo memoria sobre dichos o refranes familiares “dar la cencerrada” es una expresión que usaban mis mayores pero que yo asociaba a los carnavales y sus liturgias paganas en los que el cencerro formaba parte de la vestimenta más que a la costumbre de incordiar a las parejas desiguales en edad o a viudos y viudas.
Respecto a esta práctica, curioseando en su significado sociológico, encontré esta página:

http://www.vallenajerilla.com/berceo/carobaroja/cencerrada.htm

que amplía el espíritu de la cencerrada en sus diferentes variantes, según la región y otras curiosidades sobre la moral pública de la época. Ya sabes, “a buey viejo, cencerro nuevo”.

Un besín

julio 06, 2010 10:58 a. m.  
Blogger GUILLERMINA said...

Cencerro (según yo) persona que está como una cabra, traducción literal de mi diccionaio particular.

Aunque aun se usan los cencerros, van desapareciendo con lentitud, donde más se escucha su precioso repetiqueo es por el norte, tenéis un pasto que aqui no existe y el ganao vacuno por esa escasez va desapareciendo, y hay más burros/as que vacas.

Un besazo y un feliz verano. Guille

julio 08, 2010 5:07 p. m.  
Blogger Maca said...

Qué interesante la historia del cencerro, yo conocía la función para localizar el ganado, sobre todo en la transhumancia, pero no tenía ni idea de esa broma a los viudos vueltos a cad¡sar .ni tampoco conocía ningún refrán al respecto.
Gracias por enseñarnos esas curiosidades.
Un biquiño muy grande

julio 08, 2010 7:29 p. m.  
Blogger Balovega said...

Hola amiga

Tengo la pc en la enfermeria y poco o nada comento, sin embargo no queria que pensaras que me había olvidado de los amigos..

Saludotes de buenas noches

julio 08, 2010 10:33 p. m.  
Anonymous unjubilado said...

En realidad era para hacer bulto, pero además con actos programados después de la andada.
Me ha costado encontrar la noticia, pero prefiero que la leas a que te la cuente yo.
Me voy corriendo que se me escapa alguna oveja sin esquila y me quedo sin bocata.
Saludos

julio 09, 2010 8:54 a. m.  
Anonymous unjubilado said...

¡Perdón! Se me olvidaba.
Contesto a Leodegundia y a Senior Citizen.
Con respecto a las vuvuzelas he recibido un correo de una casa comercial en España, dirigido a unjubilado.
Ver imagen.

Me temo que estas trompetas van a proliferar como hierba mala, no he querido publicarlo en mi blog para no difundir la noticia.
Saludos

julio 09, 2010 9:13 a. m.  
Blogger Senior Citizen said...

Me temo que yo ya he oído alguna en vivo y el directo.

julio 09, 2010 9:47 a. m.  
Blogger La Gata Coqueta said...

Cuatro estaciones
del año tengo
para ti reservadas
en mi interior...

Tolerancia
sinceridad
equilibrio
y entusiasmo

Y todas ellas
las comparto
contigo
en este día

Al desearte
un fin de semana
pleno
de emociones

Con la satisfacción
de disfrutarlo:
en el campo, playa
río o en la montaña

Reuniéndose
con amigos y familiares.
Unos en periodo vacacional
y otros en pronta espera.

Para todos ellos
un radiante verano...

… y para mi
un hasta mañana
que volveré a dejarte
una sonrisa de azahar

María del Carmen

julio 09, 2010 11:32 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Marian – :-) Pues si el próximo mundial se hace en España, habrá que promover el cencerro como animador de los partidos, creo que incluso su sonido sería más agradable que el de las vuvuzelas.
Muy bueno ese refrán que nos dejas de “amor, tos y dinero llevan cencerro”, es muy cierto.
Pena que la dirección que dejas no sale completa, veremos si se puede cambiar.

Guillermina – Jaja, según tú y según cualquiera, eso de la cabra está extendido por todo el país.
Todavía queda mucho cencerro porque todavía hay mucho ganado para llevarlo.

Maca – Pues es una broma, pesadita creo yo, que se extendió bastante, supongo que hoy en día con tanta gente que repite boda ya no tenga sentido.

Balovega – Pues que tu pc se recupere pronto.

Unjubilado – Gracias por la información, ya veo que además de hacer bulto los que toman parte en la andada se ponen morados :-) ¡si en este país todo lo arreglamos con comer!

Unjubilado otra vez – Nada, visto el precio me encargo unas quinientas para dar ambiente en mi ciudad, seremos la vuvuzela del norte.

Senior Citizen – Tú no se, pero el miércoles aquí alguien tenía un cacharro de esos y nos dio una larga serenata al acabar el partido ¡qué horrooooooor!

La Gata Coqueta – Me gustan esas cuatro estaciones. Feliz fin de semana para ti también.

julio 09, 2010 1:09 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

En mi carpeta de papeles viejos me he encontrado este comentario sobre el cencerro:
Campanilla para los animales, de chapa de hojalata o de cobre. Se le cuelga del cuello al jefe de la manada para saber, a través de su sonido, por donde se encuentran pastando.(de relleno)
Cencerrá de carácter popular, ruido desapacible que se hace con cencerros, cuernos, cubos de metal para burlarse de la noche de bodas de los viudos. Carlos III las prohibió por ser injuriosas para los contrayentes, bajo multa de 100 ducados y cuatro años de cárcel.
Parece ser que viene del tiempo de los paganos, en que los ricos, al casarse, ofrecían regalos al pueblo bajo, quien acudía formando jaleo.
Si no es por tu post no me entero de lo de Carlos III. Abrazos Guille

julio 10, 2010 12:01 a. m.  
Blogger GUILLERMINA said...

Leo perdona que no halla borrado el comentario repetido, ya que no me funcionaba bien el ordenador

Besos
Guille

julio 10, 2010 10:59 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Guillermina - :-) Ya ves cuanto se puede aprender en los blogs, unas cosas porque se leen y otras porque se queda una con las ganas de saber más y se investiga.
No te preocupes por el comentario repetido, sucede a veces y ya los quito yo.

julio 11, 2010 7:52 a. m.  
Blogger Nahuel said...

Cada vez se oyen menos, supongo que porque los pueblos se van modernizando. en cuanto a la fiesta, en este país nos doctoramos sin problemas en esa especialidad, y cuanto más ruido haya, mejor.

julio 17, 2010 10:32 a. m.  
Blogger magnoliazaldivar said...

Hola. Soy decoradora de interiores. Mi hermano compro una colección de cencerros de cabra y quiero utilizarlos decorativamente en su nueva casa. Alguna idea de como debo exhibirlos? Les agradezco de antemano. ( desde Monterrey México)

diciembre 23, 2011 7:35 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home