Mi foto
Nombre:

domingo, agosto 29, 2010

Excursión al Cabo Peñas (2ª parte)

Y de nuevo volvemos la vista al mar











Pero no todo eran acantilados y mar, también encontré animales como gaviotas



Una yegua con su potrín


Una araña, mi primera araña ya que hasta ahora no había podido fotografiar a ninguna


Y como no, también gatos



No faltaron los maizales y las moras




Para finalizar la excursión visitamos la playa de Verdicio, la marea estaba baja y por lo tanto el mar estaba lejos como podéis ver al fondo de la foto, pero cuando sube la marea todo lo que se ve en la foto de arena y más, queda cubierto por el mar.


Así queda la arena cuando el mar se retira


Dejando charcos de los que emergen pequeñas rocas que semejan islas




Y decimos adiós al mar

23 Comments:

Blogger TriniReina said...

Me encantan las fotos de los acantilados y el mar. Tengo ansias de mar...

Gracias por esta hermosa excursión virtual.

Besos

agosto 29, 2010 9:12 a. m.  
Blogger Senior Citizen said...

Te agradezco que hayas vuelto al mar para mostrarme un mar distinto al mío. Esas peñas, ese mar que se retira no tiene ningún parecido con mi Mediterráneo, en el que no hay mareas apreciables, en el que las olas siempre rompen en el mismo sitio.

agosto 29, 2010 10:08 a. m.  
Anonymous unjubilado said...

Me gusta la montaña, pero también me gustaría tener un mar cerquita para poder hacer de vez en cuando alguna excursión, e incluso darme algún baño, por ello agradezco tus preciosas imágenes.
Un saludo

agosto 29, 2010 10:29 a. m.  
Blogger Ligia said...

Hiciste unas fotos muy lindas. Ay las moras... y curiosa la foto de la arena ondulada. Abrazos

agosto 29, 2010 12:49 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

TriniReina – Pues anímate y ven a visitarnos al norte que aunque ya se que en el sur también tenéis mar el de aquí es diferente.

Senior Citizen – Si, el mar es muy diferente en las dos zonas. En estas fotos se ve el mar tranquilo, pero tiene que ser impresionante visitar el Cabo Peñas cuando el mar está embravecido, espero poder hacerlo algún día este invierno y de paso tal vez la playa estaría con la marea alta para que pudieras ver la diferencia pues una cosa es contarlo y otra verlo.

Unjubilado – Jaja, no es por presumir pero nosotros tenemos ambas cosas a muy poca distancia, así que si te animas a visitarnos treparás por la montaña y al bajar acabarás en el mar.

Ligia – Estamos en época de moras y por aquí hay muchas.
En cuanto a la arena aquí es corriente verla así en las playas pues la marea sube y baja todos los días.

agosto 29, 2010 6:28 p. m.  
Blogger Tawaki said...

¡Me encanta! ¡Qué bonita es la costa cantábrica, y la asturiana en especial. Nunca decepciona.

Un abrazo.

agosto 29, 2010 8:16 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Seguro oue podrias sacar más fotografias tan hermosas como las que nos ofreces.A mi me llaman más la atención por carecer de ese paisaje idílico, nuestras playas son sosonas y me indigna que las gaviotas estén por ahí, aqui solo tenemos gorriones y palomas descaradas.

Otro gran post unido al esfuerzo y a la ilusión. Un besazo Guille.

agosto 29, 2010 9:26 p. m.  
Blogger Senior Citizen said...

Aquí las moras se vendían antiguamente por las calles en un cucurucho hecho con una hoja de higuera o de parra. (Lo que enlaza con el otro post)

agosto 29, 2010 9:50 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Preciosas fotografías Leo, me encantan las multimples imagenes que puede general ese misterioso azul.
Besitos, aunque sin blog no dejo de visitarte.
Cuídate :-) Darilea.
Pd: Me ha encantado la fotografía de la yegua y el potrillo.

agosto 30, 2010 12:37 a. m.  
Blogger Azusa said...

Muy bonitas fotos, Leo. El otro día estuve yo también cogiendo y comiendo moras :D

agosto 30, 2010 9:12 a. m.  
Anonymous Marian said...

Solo al contemplar la fuerza con la que el mar rompe contra los arrecifes, se entiende la poderosa
fascinación que ejerce sobre quién lo contempla... aunque en las fotos de hoy se muestra apaciguado. Un paseo delicioso.

Besinos

agosto 30, 2010 9:28 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Tawaki – Me alegra que te guste y ven cuando quieras que serás bien recibido.

Guille – Jaja Guille, no eches tanto de menos a las gaviotas que si a las palomas se las considera sucias no te puedes imaginar lo que pueden llegar a hacer las gaviotas y en cuanto a vuestras playas no son sononas, todas tienen su encanto, la próxima vez que las visites fíjate bien verás como cambias de opinión.

Senior Citizen – No recuerdo que aquí se vendieran por la calle quizás porque como hay muchas la gente no las apreciaría lo suficiente y sin embargo que buenas son cuando están bien madurinas y tan dulces.

Darilea – Me alegra verte otra vez por mi casa, la verdad es que esperaba noticias tuyas sobre el asunto del blog pero no se si sigues teniendo el mismo correo, ya me dirás.

Azusa – Es la época así que ahora es fácil encontrarlas en todas partes.

Marian – Si, este día estaba muy pacífico por eso digo que me gustaría volver cuando estuviera mas bravo porque tiene que ser digno de ver.

agosto 30, 2010 10:49 a. m.  
Blogger fgiucich said...

Siento por el mar una especial atracción. Gracias por las fotos. Abrazos.

agosto 30, 2010 1:32 p. m.  
Blogger Senior Citizen said...

Es que yo estoy hablando de la posguerra cuando cada cual se ganaba la vida como podía y si una persona podía sacarse unas pesetas trayendo moras del campo para los que lo teníamos lejos, pues nos las ponía en la puerta. Parece que estoy oyendo el pregón a la hora de la siesta:

♫ ♫ ¡Mooooras, moritas, moooooras! ♫

agosto 30, 2010 1:44 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Fgiucich – El mar es hermoso y ejerce una gran atracción sobre el que lo contempla.

Senior Citizen – Si, en aquellos tiempos se buscaba uno la vida como podía y seguro que con las moras sacaban unas pesetillas.
:-) Casi parece que se escuche el llamamiento con música y todo.

agosto 31, 2010 9:30 a. m.  
Anonymous Leonor said...

Hola, Leo.
Muy bonitas las fotos, aunque las que más me han llamado han sido la de los acantilados y la de los caballos. Las de los acantilados son de una majestuosidad apreciable, la naturaleza se expresa con toda su fuerza. La de los caballos, porque son animales bellísimos, me acuerdo que estaba también de ruta por mi pueblo haciendo fotos y vi unos caballos; uno se acercó y se puso como quien dice de "modelo", como si supiera mis intenciones de hacerles fotos.
Saludos y un abrazo.

septiembre 01, 2010 2:10 p. m.  
Blogger Cani said...

Leo, como te imaginaras, viviendo como vivo tan cerca, conozco bien el Cabo Peñas pero tus fotos me han hecho ver, de nuevo, su grandeza. Ya sabes que muchas veces lo que tenemos mas cerca nos pasa inadvertido a fuerza de la costumbre.
Tus fotos me han mostrado un lugar mas intimo.
Un besin fuerte

septiembre 02, 2010 6:43 p. m.  
Anonymous Ocasiones said...

Qué bonitas fotos!!

septiembre 03, 2010 1:34 a. m.  
Blogger Merchi said...

Me alegro de estar por aqui de nuevo, y disfrutar de estas maravillosas cositas que nos ofreces al entrar en tu blog. Espero que las vacaciones hayan sido satisfactorias, que las hayas disfrutado y en fin, que aqui andamos ya como el resto o la mayoria de los mortales...dando guerra.

besitos linda :)

septiembre 03, 2010 5:40 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Leonor – Me encanta verte por aquí de nuevo, espero que eso signifique que volviste a publicar en tu blog.
Tienes razón, los caballos son unos animales precisos y en ocasiones hasta elegantes y últimamente vi unos cuantos en las excursiones a las que fui.

Cani – Si, eso es cierto, cuando algo se tiene siempre demasiado cerca no suelen verse los detalles o sencillamente porque lo que miramos es el conjunto que es muy bello, pero los detalles son importantes.

Ocasiones – Me alegra que te gusten.

Merchi – Otra sorpresa encantadora hoy, se te echaba en falta así que iré corriendo a tu blog que espero ya esté en marcha.
Bueno, yo vacaciones, lo que se dice vacaciones no tuve pero hice alguna excursión por esta tierra mía como podrás ver.

septiembre 03, 2010 5:49 p. m.  
Anonymous Toupeiro said...

Que ricas las moras, De niños hacíamos un brebaje a base de moras, agua y azúcar para simular que bebíamos vino tinto. Estaba muy bueno, por cierto.

septiembre 07, 2010 1:09 p. m.  
Blogger Mari Carmen said...

¡Qué preciosidad! Son una joya esas fotos.

Saludos

septiembre 14, 2010 5:56 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Toupeiro – Si que están ricas, yo de niña las tomaba pisadas con azúcar y ya de mayor hacía anís de mora.

Mari Carmen – Bienvenida a mi casa.
:-) Más que las fotos el lugar en donde fueron hechas, lo mejor de la naturaleza es disfrutarla al natural.

septiembre 17, 2010 12:21 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home