Mi foto
Nombre:

domingo, marzo 24, 2013

Los gatos en la pintura


Todos los que me conocen saben lo mucho que quiero y que admiro a los gatos. Son unos animales fantásticos y que desde mi punto de vista son los grandes desconocidos dentro del grupo denominado animales de compañía.

Tienen fama de antipáticos, ariscos y poco cariñosos, pero eso no es cierto, lo que pasa es que los que tratan con ellos no se molestan en conocerlos a pesar de que sus costumbres son muy rutinarias y para entenderles y llevarse bien con ellos sólo hace falta saber unas pocas cosas. Por ejemplo, que durante algunos momentos del día necesitan su espacio, o lo que es lo mismo, que nadie les moleste. Ni caricias, ni besos, ni arrumacos y si alguien no entiende este mensaje es posible que reciba un zarpazo, pero no porque el gato sea antipático, sino porque la persona ocupó su espacio sin permiso y fuera de hora. Si tú los respetas, ellos te respetan. ¿Qué no son cariñosos? lo son, en cuanto te sientas en un sillón o te echas en el sofá, no tarda en venir el gato de turno a tomar posición a tu lado, cuando no encima, y se encoge convirtiéndose en un ovillo buscando tu calor. Y le gustan las caricias, y los mimos, y las bromas, pero todo en su momento, momento que por supuesto él decide cuando es.

Pero este no es el tema de hoy, el tema es el gato en el arte. A mí siempre me pareció que los perros eran los más retratados y aunque no me molesta que se retrate a los perros, sentía un poco de resquemor porque los gatos lo fueran menos. Pero una buena amiga me regaló un día un libro titulado "Gatos en el arte" de Stefano Zuffi que me mostró la gran cantidad de veces que los gatos forman parte de los cuadros sin ser ellos los protagonistas, pero allí están, mas o menos a la vista, y que en muchas ocasiones pasan desapercibidos.

Por ejemplo ¿quién reparó en el gato que hay en el cuadro titulado "El rey bebe" pintado por David Teniers, El joven? posiblemente muy pocos, la escena de gente alegre que celebra la fiesta del Rey Haba que consiste en que al final de la comida se servía un bizcocho en cuyo interior estaba escondida un haba y a quien la encontrara se le proclamaba rey de la fiesta se lleva todas las miradas, pero bajo la silla del rey hay un gatín escondido que tal vez esté vigilando al perro que parece participar en el jolgorio.

David Teniers, el joven (1610-1690)

Y en un cuadro que seguro visteis un montón de veces, como es el cuadro de "Las hilanderas" de Velázquez, ¿alguno de vosotros reparó en el gato que se está quedando dormido al pie de una de las hilanderas? seguro que vuestros ojos se fueron al fondo del cuadro que está bañado de luz y le proporciona profundidad o fuisteis recorriendo las figuras que mas o menos iluminadas nos muestran la actividad de la sala, sólo el gato a pesar de estar presente no forma parte de ella inmerso como está en su mundo.

Diego Velázquez (1599-1660)

Pero también hay multitud de cuadros en los que los gatos son los protagonistas retratados con más o menos acierto, algunos son gatos reales, vivos, otros sin embargo son gatos imaginarios y extraños pero que aún así no pierden su encanto que radica principalmente en sus enigmáticas miradas. Veamos una muestra:

Podemos empezar por este gatín tan entrañable que desprende ternura

George Stubbs (1724-1806)

también hay quien representa a los gatos con un estilo moderno e incluso irreal, pero que no dejan de tener su encanto

Lilian Zampol (1963- )


Alex Sala Machuca

Pero si hay alguien que sabe retratar a los gatos ese es sin duda Antonio Guzmán Capel. Sus gatos tienen vida y muestran los estados de ánimo por los que pasan a lo largo del día.

En este cuadro podemos ver dos preciosos gatinos, mientras uno asoma con mirada expectante, el roxín permanece indolente distraído con algo que nosotros no alcanzamos a ver.


Una madre con su hija, ambas se sienten tranquilas, la pequeña se sabe protegida y su madre nos mira fijamente pero sin miedo.


Les encanta acomodarse en las ventanas, buen lugar para ver lo que les rodea, tomar el sol, o sentirse protegidos. Pero su actitud no es siempre la misma, unas veces se les ve relajados


mientras que otras, atentos a algo que se mueve frente a ellos, están a punto de saltar.


Muchas veces cuando se enfrentan a personas desconocidas se quedan quietos esperando su reacción para decidir cual va a ser la suya.


Enternece ver a una gata con sus crías recién nacidas que apenas se dejan ver. Su mirada nos comunica el momento por el que está pasando mezcla de felicidad y preocupación.


Y es una gata la que nos despide clavando en nosotros esa mirada enigmática, limpia, con la que quiere conocernos y que la conozcamos a ella, una comunicación sin palabras pero intensa.


Si, los gatos de Capel están vivos y desde aquí le felicito por retratarlos no sólo físicamente, sino también en sus distintos estados de ánimo, lo que podrá servir para que la gente conozca mejor a estos grandes desconocidos a pesar de su cercanía. 

29 Comments:

Blogger GUILLE said...

LOS gatos son magníficos, son capaces de controlar sus estados anímicos mejor que nosotros, son autosuficientes,muy mimosos,a diferencia de los perros que dependen más de su amo,son muy juguetones,tienen un lenguaje especial con su cuerpo,son fieles al dueño que ellos eligen...
En fin para mi son los preferidos.
Parece ser que existe más de 200 millones de mininos en el mundo. Un abrazo.

marzo 24, 2013 5:26 a. m.  
Blogger Senior Citizen said...

Yo conozco muy poco los gatos, pues nunca he tenido en mi casa ninguno, pero a través de ti estoy empezando a conocerlos y viendo en ellos cualidades que no sabía que poseyeran. Sin embargo, estos pintores las han captado al introducirlos o hacerlos protagonistas de sus cuadros.

marzo 24, 2013 8:53 a. m.  
Blogger TriniReina said...

Diríamos que los gatos de Capel desnudan el alma en sus pinturas. Parecen que hablan, los entiendes al mirarlos.

No hace mucho "trasteando" entré en una página donde se exponían pinturas de gatos, o con gatos. Me acordé de ti entonces al conocer tu afición por la pintura y tu amor por los gatos. Si la vuelvo a encontrar te la remito .

Besos

marzo 24, 2013 10:00 a. m.  
Anonymous unjubilado said...

Me he dedicado a buscar información sobre los gatos y sobre las pinturas con las que ilustras el artículo, así además de empaparme de lo que nos dices he conocido a pintores, escultores, literatos, teatro, cine...
Entre todos ellos me ha llamado la atención un dibujo, de Louis Wain (1860-1939)

marzo 24, 2013 10:01 a. m.  
Blogger Ligia said...

El de Las Hilanderas me ha sorprendido porque ni había reparado en el gatito. Y como dices tú, los de Capel tienen vida. No conocía a este pintor y he entrado en su página para conocerle. Una maravilla tanto los gatos como las personas. Gracias por la información. Abrazos

marzo 24, 2013 10:07 a. m.  
Blogger GUILLE said...

En la decoración de la Cartuja de Granada,Sanchez Cotán pintó el gran lienzo de la Santa Cena,propiedad del Museo de Bellas Artes, ubicado en la cabecera del locutorio. En el podemos observar a un gato y un perro disputándose una raspa de pescado
Besos

marzo 24, 2013 10:27 a. m.  
Anonymous unjubilado said...

Detalle de un gato y un perro disputándose una raspa de pescado del que nos ilustra GUILLE.

marzo 24, 2013 11:01 a. m.  
Blogger GUILLE said...

Gracias unjubilado por el detalle del cuadro, yo tengo la fotografía del cuadro pero no "el detalle", valga la redundancia.
La cara que pone el gato ante un perro que quiere arrebatarle tan deliciosa golosina.¡
A través de ese fragmento el pintor nos señala la fidelidad de la orden, con la obligada abstinencia, que le obligó a sustituir con peces el histórico cordero pascual.

marzo 24, 2013 1:43 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Guille – Se nota que tú también eres una enamorada de estos bellísimos animales.
No se cuantos hay en el mundo, sólo espero que no se les maltrate.

Senior Citizen – Espero que llegues a conocerlos y comprenderlos aunque nunca vayas a tener uno en tu casa, pero así al menos cuando te encuentres uno por la calle le prestes atención pues ya no será un desconocido para ti.

TriniReina – A mi los gatos que pinta Capel me encantan porque son algo mas que una pintura, como dije, tienen vida.
Si la encuentras te agradecería que me la pasaras.

Unjubilado – No conocía ese dibujo de esos gatos tan juguetones.
Y si, parece que hay muchos artistas que optaron por pintar, dibujar o esculpir gatos.

Ligia – Estoy segura que mucha gente conoce el cuadro de Las Hilanderas pero que muy pocos repararon en el gato.
Yo hace tiempo que conozco a este pintor y como veo que ya visitaste su página comprobaste los buenos cuadros que tiene.

Guille – Estoy segura que muchas veces cuando contemplamos cuadros se nos escapan esos pequeños detalles, seguro que a partir de ahora no se nos pasará por alto ningún gato mas.

Unjubilado – Gracias por mostrárnoslo es una buena aportación a esta entrada.

Guille – Tanto gato como perro se miran con desconfianza.
Una forma de enseñarnos el pintor la forma de vivir de esa orden.

marzo 24, 2013 2:16 p. m.  
Blogger Una mirada... said...

Atracción felina... Esas pupilas, esas orejas inquietas, los bigotes en posición o la cola marcando la siguiente pauta. Excelsos y autosuficientes gatos, libres, juguetones y, casi siempre, circunspectos.
(Y tan inteligentes y seguros de sí mismos que son capaces de captar al ser humano que será su compañero),

marzo 24, 2013 3:09 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Una mirada - Cierto, aunque la gente crea lo contrario, es el gato el que elige a un humano como amigo, ya puedes querer mucho a un gato, que como el no te acepte nada de lo que hagas vale para cambiar su opinión.

marzo 24, 2013 4:37 p. m.  
Blogger Francisco Espada said...

Que no comparta el gusto por la compañía de estos animalitos no quiere decir que no admire su belleza y respeto por todos aquellos que así lo hacen.

Un fuerte abrazo

marzo 24, 2013 4:56 p. m.  
Blogger Una mirada... said...

Dícese que el señor Ratzinger tiene buena sintonía con los felinos; antes de ser jefe del Estado Vaticano era habitual verlo junto a varios gatos callejeros dándoles comida y caricias. Y ellos se dejaban hacer. Parece ser que se llevó algunos al mismísimo Vaticano y, ahora, a su nueva residencia.

Por cierto, las imágenes que has colocado son estupendas.

marzo 24, 2013 9:33 p. m.  
Blogger Javier 16 said...

Personalmente, por lo visto, me atrevería a decir que este genial pintor sentía tanta admiración por los gatos como por las personas, sin duda. Como comentas, no sólo es capaz de pintarlos con una fidelidad increíble, sino que además, es capaz de darles esa vida, naturalidad y expresión facial propios de un genio observador y conocedor como nadie de estos felinos. Son unas pinturas increíbles por su perfección expuesta y manifiesta.
En este enlace existe otro pintor español capaz de pintar, en este caso, los animales salvajes con la misma capacidad que el autor que tratas en tu entrada. No te lo pierdas Leo merece la pena.

http://www.manuelsosa.com/e_home.html

Saludos.

marzo 24, 2013 10:17 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Francisco Espada – Con eso es más que suficiente, yo siempre me conformo con que nadie los maltrate.

Una mirada – Pues bien por Ratzinger, con lo que me cuentas se acaba de ganar un punto a su favor.

Me alegra que te hayan gustado las imágenes.

Javier 16 – Conozco las pinturas de este pintor pero no sus gustos, pero efectivamente a juzgar por sus cuadros diría que por lo menos entiende a los gatos. Eso es lo que me gusta de sus cuadros de gatos, que no son meras pinturas, los convierte en seres vivos.
Conozco las pinturas de Manuel Sosa, otro buen pintor.

marzo 25, 2013 6:18 a. m.  
Blogger fonsado said...

He recordado a Nefertiti, una siamesa egoísta y cariñosa a la vez. Ella dictaba las normas. Una bruja.
Saludos.

marzo 25, 2013 7:22 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Fonsado - Yo también tengo una siamesa que se llama Clara y es la mas cariñosa de todas las gatas que tengo.

marzo 26, 2013 8:47 a. m.  
Anonymous Leonor said...

Hola, Leodegundia.
Me ha encantado el primer cuadro, el del siglo XVIII. Chica, es que yo para eso soy muy de la vieja escuela, muy antigua. Yo de pequeña tuve una gata llamada Bruja que era más lista y cazaba ratones que no veas. Aunque en mi familia siempre hemos tenido perros. Hace poco di a Chula un nuevo compañero rescatado del maltrato de su anterior dueña.
Un abrazo.

marzo 26, 2013 5:10 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Leonor - Perros o gatos poco importa, lo que si importa es quererlos y respetarlos como se merecen. A mi me encantaría también tener un perro, pero con cuatro gatas en casa creo que ya no puedo meter a nadie más.

marzo 27, 2013 10:01 a. m.  
Blogger Alejandra Sotelo Faderland said...

Que hermoso post felino nos has deleitado hoy!!! Los que hablan mal de los gatos es porque jamas disfrutaron de uno. Ya se sabe que soy fanatica de ellos, los amo, y deseo que todos tengan un hogar. Que hallan sido retratados por pintores famosos es lo menos que merecian nuestros amigos mininos.

marzo 28, 2013 7:29 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Alejandra Sotelo Faderland - Lo mismo pienso yo porque cuando se les conoce de cerca se tienen que dar cuenta de que son maravillosos.
Eso me parecía a mi y no hay queja porque muchos pintores retratan a los gatos.

marzo 29, 2013 11:07 a. m.  
Blogger Tawaki said...

Son todos cuadros muy buenos. Yo creo que lo que pasa es que aunque veamos los gatos en la pintura los olvidamos fácilmente.

Como amante que soy de los animales son seres que me fascinan.

marzo 30, 2013 1:21 p. m.  
Blogger Alejandra Sotelo Faderland said...

Amiga gatera como les decimos aca a los amnantes de los gatos. La verdad es que me gustaría que hubiera mas pintores dedicados a los gatos, son modelos por excelencia.
Quejarme que los retraten? Jamás!!!

marzo 30, 2013 5:00 p. m.  
Blogger Alejandra Sotelo Faderland said...

Ah, el comentario era para decirte que pasaba esta informacion a la radio, para el tema del dia del animal. Esta vez no leeran tu nota en vivo para la cadena Prisa, pero espero que incluyan tu nota.

marzo 30, 2013 5:01 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Tawaki - Espero que a partir de ahora cuando encontréis un gato en la pintura o de forma real en la calle, no sólo lo miréis sino que también lo veáis.

Alejandra Sotelo Faderland - En realidad hay muchos, mas de los que yo creía en principio, pero no podía poner más en esta entrada.

Jaja, estás empeñada en hacerme famosa en la radio.


marzo 30, 2013 5:26 p. m.  
Blogger Fran said...

Los gatos me gustan. Tuvimos uno 12 años y puedo ver lo bien que los conoces.
Me impresionan los cuadros de Capel por ese realismo.

marzo 31, 2013 3:19 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Fran - Como no los voy a conocer bien, en estos momentos tengo cuatro gatas.
Los cuadros de Capel son magníficos y no sólo los de los gatos.

marzo 31, 2013 5:16 p. m.  
Blogger Soledad said...

Los gatos me fascinan, me parecen criaturas enigmáticas y misteriosas, sin embargo, no creo que me decida a tenerlos como mascota, pues creo que parte de su encanto está en su libertad. Es un placer pasar por tu blog. Un saludo.

abril 17, 2013 9:58 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Soledad - Bienvenenida a mi casa.
No creas, su encanto está en todo su comportamiento y son unos compañeros magníficos, te lo dice una que tiene cuatro en casa.

abril 17, 2013 4:15 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home