Mi foto
Nombre:

domingo, octubre 23, 2011

Nuestros monumentos

España es un país en el que abundan los monumentos, a lo largo y ancho de toda la geografía se pueden encontrar construcciones con gran valor artístico, arqueológico e histórico y así podemos pasar de un monumento megalítico


a un complejo como el Centro Niemeyer de líneas modernas


y entre estas dos obras tan lejanas en el tiempo existen una gran cantidad de otras construcciones interesantísimas que todos deberíamos de conocer.

Hoy me voy a referir a una que a pesar de los años transcurridos desde su construcción sigue en pie y prestando servicio a la ciudad de Segovia, el acueducto.


No está muy clara la fecha en que fue construido, pero se calcula que fue a finales del sigloI o principios del siglo II.


Este acueducto conduce el agua del río Frío situado a unos 18 Km de la ciudad y discurre a cielo abierto hasta el pinar de Balsaín en donde pasa un primer filtro de arena, luego el cauce se eleva sobre un muro hasta llegar a un segundo depósito de decantación. Y a partir de ahí surge la conducción elevada que todos conocemos compuesta de arcos sencillos y dobles a lo largo de 638 metros.


Está construido con sillares de granito labrados toscamente y llama la atención que no están unidos ni con mortero ni argamasa, por lo que impresiona colocarse bajo sus arcos y ver la perfección con que están hechos.


Es fácil conocer los tramos en los que el agua discurre bajo tierra porque en el suelo existen señales como esta


Y como no hay monumento que se precie que no tenga su leyenda pues el acueducto no podía ser menos.

Cuenta la leyenda que la construcción del acueducto sucedió en los tiempos en los que no había agua corriente en las casas y por lo tanto el aprovisionamiento de la misma se tenía que hacer por medio de los aguadores. Estas personas tenían que recorrer un largo camino hasta las afueras de la ciudad y volver cargados varias veces al día lo que significaba un trabajo agotador.

Pues bien, una joven que trabajaba de aguadora, agotada de tanto ir y venir cargada con los cántaros de agua lanzó al aire una queja diciendo que daría lo que fuera con tal de poder liberarse de ese trabajo. Esa queja fue escuchada por el diablo que está siempre atento para poder hacerse con almas descontentas y le propuso a la joven que si le entregaba su alma él lograría que el agua llegase a la casa sin esfuerzo ninguno.

Ella estaba tan cansada que aceptó el trato pero quizás sospechando que en aquello existía una trampa quiso poner como condición que el agua tendría que llegar a la casa antes de que cantase el gallo, así se ahorraría el trabajo al día siguiente. El diablo que se sabía fuerte y que podría emplear todas sus malas artes aceptó la condición sin rechistar.

Durante la noche se desató lo que parecía una gran tormenta y la joven se asomó a la ventana para ver que pasaba. Se quedó aterrorizada cuando vio como el diablo volaba apresurado transportando grandes bloques de piedra con las que iba formando unos pilares y unos arcos sobre los que iría el canal que transportaría el agua a la ciudad.

Fue entonces cuando la joven se dio cuenta del tremendo error que había cometido al acertar aquel trato con el diablo y quiso anularlo pero no sabía como así que sólo se le ocurrió ponerse a rezar pidiéndole perdón a Dios por su torpeza y cuando estaba mas ensimismada en sus oraciones oyó cantar un gallo y presurosa se lanzó a la ventana para ver si ya venía el diablo a buscar su alma, pero lo que vio la dejó atónita, el diablo no había terminado su obra por no haber podido colocar la última piedra.

Todos los segovianos quedaron asombrados por la obra y para celebrarlo decidieron colocar en el hueco de la piedra que el diablo no había podido colorar, una imagen de la Virgen y otra de San Esteban, una a cada lado del acueducto y allí siguen todavía.


Y esta maravillosa obra sigue favoreciendo a los segovianos con el agua que transporta y protegiéndolos bajo su sombra.



Nota: Las dos fotos primeras fueron tomadas de la red.
Las del acueducto me fueron cedidas por Lucía.

19 Comments:

Blogger Goathemala said...

Conozco el acueducto, lo visito a menudo, queda cerca. No conocía esa leyenda, me ha gustado.

Uno no deja de sorprenderse de la cantidad de monumentos - los que tenemos y los que afloran cada año en excavaciones - que nuestra rica y tumultuosa historia.

Un abrazo.

octubre 23, 2011 7:02 a. m.  
Blogger Francisco Espada said...

Es de justicia hacer un canto a tan maravillosa construcción, te felicito. Me ha gustado mucho la introducción que has hecho para situarla sincrónicamente. Saludos.

octubre 23, 2011 7:54 a. m.  
Blogger Ligia said...

Curiosa leyenda. A mí me impresionó el Acueducto cuando lo vi, me parece una obra increíble. Abrazos

octubre 23, 2011 9:07 a. m.  
Blogger Senior Citizen said...

Conocía la leyenda, pero nunca había leido una descripción tan completa y resumida del acueducto ni visto la perspectiva de algunas de las fotos. Mi enhorabuena por ello.

octubre 23, 2011 9:10 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Goathemala – Es tremenda la cantidad de monumentos que tenemos de todas las épocas y que deberíamos de cuidar con esmero pues son parte de nuestra Historia.
Me encantan las leyendas aunque sean tan fantasiosas como esta, pero es que todas tienen encanto.

Francisco Espada – Es que hablar del acueducto de Segovia es difícil por lo muy conocido así que intenté enfocarlo desde ese punto.

Ligia – Es que es increíble tanto por su hechura como por su “edad”.

Senior Citizen – No quise meterme a dar demasiadas explicaciones sobre su construcción porque hay mucha información sobre ello mejor que la que yo podría dar y además se alargaría en exceso el artículo, preferí dar unas pequeñas notas y contar la leyenda.
Como le dije a Gaothemala me encantan las leyendas como la que tú pusiste en tu blog esta semana y que el que quiera puede leer aquí

octubre 23, 2011 10:24 a. m.  
Blogger Fran said...

Impresionan las dos fotos primeras. Esas dos obras del hombre en medio del campo con sus similitudes (quizá las dos comparten una finalidad de enfocarse hacia misterios que el hombre quisiera conocer) y tan alejadas en los extremos de nuestra historia.
Las demás fotos del acueducto son geniales, felicito a Lucia.
Y me ha encantado tu explicación, no sabía que todavía conduce agua.
Es verdad que tenemos tantos monumentos que conocer y tenemos una historia tan rica e interesante que parece mentira que solo poca gente se interese por conocerlo. Son nuestras raíces y parece que ahora se deja de lado para ocuparse solo de la actualidad y cuanto más superficialmente mejor.
Perdona que me haya extendido. Un beso.

octubre 23, 2011 11:13 a. m.  
Blogger Senior Citizen said...

Gracias por el enlace a mi blog. Nunca viene mal un poco de publicidad....

octubre 23, 2011 11:47 a. m.  
Blogger Tere-Incisos said...

Ignoraba que estuviera en activo tan antigua canalización, el enfoque estupendo y la leyenda sublime. Un buen rato, constructivo, leyendo tu entrada. Beso

octubre 23, 2011 12:04 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Fran – Me decidí por esas dos fotos porque creo que son de lo más lejano del tiempo entre una y otra, pero a pesar de que ambos monumentos están en Asturias, curiosamente no tengo foto de ninguna de las dos.
Siempre digo que España es un país que tiene monumentos maravillosos a los que no siempre se les da la importancia que tienen y es una pena pues alguno termina por desaparecer.
No te preocupes, puedes alargar el comentario todo lo que consideres necesario.

Senior Citizen – Se puede dar publicidad a tu blog porque no es publicidad engañosa, tu blog es muy bueno y siempre lleno de interés.

Tere-Incisos – Lo antiguo siempre y cuando esté bien hecho y se le procure un buen mantenimiento puede durar toda la vida. El acueducto ya tuvo restauraciones en tiempos de los Reyes Católicos y ahora en nuestros días también y así es como se mantiene algo en perfecto estado.

octubre 23, 2011 5:00 p. m.  
Blogger Alejandra Sotelo Faderland said...

Magnifica obra, lastima que si fue construida por diablos, por 'pobres diablos' durante el imperio Romano, que no conocian de las bondades ni del consuelo de la oracion a sus dioses, por especializado que fueran en su oficio.
La pericia que desempeñaron por las buenas o por las malas (mas creo en esta ultima) queda demostrada al dia de hoy que aun sirve no solo como acueducto sino tambien como un simbolo de belleza y de la capacidad humana.

octubre 23, 2011 5:30 p. m.  
Blogger Tawaki said...

Preciosas fotos. He estado muchas veces en Segovia, pero ahora quiero aprovechar que tengo un amigo viviendo allí para hacerle una visita.

Abrazos.

octubre 23, 2011 8:30 p. m.  
Anonymous Marian said...

Hace muchísimos años que visité Segovia, en una excursión del colegio. El acueducto me impresionó. Desde luego los romanos, si llegaron a donde llegaron, fue entre otras cosas por la eficacia de las infraestructuras de ingeniería civil que fueron construyendo en muchos lugares de la península, aunque no todas siguen operativas como es el caso. La leyenda es curiosa, por lo que tiene de actual aunque no lo parezca … lo de pactar con un Lucifer “constructor” que de la noche a la mañana nos construye un aeropuerto guay ( sin aviones) al ladito de casa , una piscina municipal en un pueblín de 6 habitantes (sin agua) y cosas similares está a la orden del día, lo que pasa es que ya es tarde cuando los sufridos contribuyentes nos enteramos que alguien le ha vendido nuestra alma al diablo.
Un abrazo

octubre 24, 2011 8:46 a. m.  
Anonymous unjubilado said...

Me ha gustado mucho este artículo.
Conocía todos los detalles que nos cuentas no en vano he visitado el acueducto de Segovia en bastantes ocasiones, de hecho tengo tres artículos publicados en mi blog.
Uno de ellos muy similar a este, se puede ver aquí. Otro es este, habla de detalles técnicos y de reconstrucciones.

octubre 24, 2011 12:37 p. m.  
Blogger GUILLE said...

¡Que maravilla de relato y fotografia¡No he estado en nunca visitándolo, pero he tenido una maestra experta en narraciones y leyendas, todas las noches nos contaba una antes de dormirnos y lo hacía tan real, que yo veía al demonio enganchado en las zarzas, el cementerio, el puente... pero sin miedo.Aun recuerdo como si hoy, en mi tercera infancia, fuera la primera infancia.

Gracias miles por los recuerdos
infantiles que me has hecho rememorar. España es muy rica en monumentos y leyedas y como muestra la realizada por ti como narradora y por la "fotógrafa". Me ha gustado el contrapicado del arco. Un fuerte abrazo de Guille

octubre 25, 2011 12:15 a. m.  
Blogger fonsado said...

Has escogido una obra realmente excepcional. Impresionante la ciudad de Segovia, pequeña pero repleta de grandes reliquias del tiempo.
Curiosa la leyenda que valora la inmensidad del acueducto, no atribuyéndola al hombre, sino "al diablo", alguien que, aunque malvado, es un ser sobrenatural.
Abrazos.

octubre 26, 2011 7:40 p. m.  
Blogger TriniReina said...

Siempre me han impresionado esos arcos y la grandeza y antigüedad de esta construcción, pero no he tenido la oportunidad de ir a conocerla, cosa que espero tener tiempo de remediar.

Visto la antigüedad y solidez del monumento no es extraño pensar que el diablo tuvo algo que ver:) o, Dios, por qué iba a ser él menos, no?

Besos

octubre 28, 2011 8:33 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Alejandra Sotelo Faderland – No hay duda de que es una obra grandiosa, útil y bella y buena representante de esa estupenda ciudad de Segovia.

Tawaki – Yo también volvería encantada porque además del acueducto hay otras muchas cosas interesantes allí, es una ciudad encantadora.

Marian - :-) Como suele decirse, los romanos no daban puntada sin hilo, cuando ellos construían algo era útil y necesario y construían a lo grande sin reparar en medios y si juzgamos por el acueducto sus construcciones eran excelentes no chapucillas.

Unjubilado – Yo no quise meterme en demasiados datos técnicos ya que no estoy suficientemente preparada, preferí enfocarlo hacia la belleza y la leyenda y espero que a ningún segoviano le moleste.

Guille – Ya sabes lo mucho que me gustan las leyendas y en tu ciudad si que las hay y bien interesantes, quizás algún día me atreva con alguna si me dais permiso para ello aunque sería mejor que las contarais vosotros.

Fonsado – Supongo que al ser una obra tan espectacular casi parecería que es imposible que fuera realizada por el hombre y por eso se atribuiría al diablo. Y es cierto, Segovia tiene otras muchas maravillas que mostrarnos por eso es importante visitar esa ciudad.

TriniReina - :-) Quizás se le atribuye al diablo porque da mas morbo a la leyenda.
Si tienes oportunidad no dejes de visitar Segovia, estoy segura de que te gustará y seguro que te inspirará algún bello poema.

octubre 28, 2011 8:43 a. m.  
Blogger Salamandra said...

Ayer, a la hora de la cena en la 2 pusieron un documental en el que reproducían a escala reducida un acueducto romano con tecnología moderna.

Era curioso ver al que dirigía el proyecto decir que no podían alcanzar los márgenes de tolerancia de los romanos (usando hormigón, niveles láser y todo tipo de tecnología moderna).

octubre 28, 2011 9:18 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Salamandra - No vi ese documental pero siempre digo que parece mentira las obras que se hacían antes con menos medios y lo que se hace ahora con tantos adelantos. ¿Habrá alguna edificación moderna que dure tantos siglos?

octubre 28, 2011 9:34 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home